Foto: Varguardia
Foto: Varguardia

El ente cooperativo, con 77 años de existencia, cierra sus puertas, no por quiebra, sino al no poder cumplir con su objeto social, debido a que los cultivos de caña de azúcar para la confección de la panela se acabaron en Piedecuesta, principalmente.
Edición Ecosolidario

Según Germán Pava Capacho, quién oficiaba como gerente y ahora es liquidador de Coopanelas, designado por mayoría de los socios, en la última asamblea y con votación unánime se determinó su liquidación voluntaria.

“Igualmente, quedó el compromiso de editar un libro donde se tendrá la historia de la Cooperativa, una de las más significativas en el desarrollo agrícola de Santander”, agregó.

Pava Capacho expresó que la liquidación, que incluye venta de activos y legalización de la misma, se extenderá hasta diciembre.

Coopanelas cerró con 26 socios; pero llegó a tener 735 en los años 60 cuando era una necesidad tener un sitio donde comercializar la panela, una de las principales actividades económicas de Santander. En su mejor momento aglutinó 20 mil hectáreas entre Rionegro, Lebrija, Girón, Piedecuesta y Floridablanca.

“Su producción llegó a las 190 mil cargas; pero en sus últimos días solo acopiaba 300 cargas, como lo acontecido en lo corrido de 2017”, agregó.
Urbanismo, el verdugo

En la Hoya del Río Suárez, donde hay 40 mil hectáreas de caña, una hectárea con cultivo vale $20 millones; es decir, a $2.000 el metro cuadrado.

Hace un año, en el Valle de Guatiguará, Piedecuesta, una finca cañera valía $3.000 millones la hectárea. La razón: el desarrollo urbanístico. Para los expertos, al convertirse en la única salida para el desarrollo urbanístico del área metropolitana, las tierras tomaron un valor significativo y la caña panelera pasó a un tercer plano, al dejar de ser un negocio atractivo. A lo anterior hay que sumarle que el campo no fue llamativo para las nuevas generaciones, tal y como acontece en toda Colombia, estimaron.
Fuente: varguardia.com

Confecoop presentó el Informe “Desempeño de las Cooperativas 2016” el documento contiene las principales cifras y datos obtenidos de las actividades sectoriales durante el año 2016.

El día de ayer el Director de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -DIAN-y su equipo de trabajo se reunieron

Mediante Circular Externa N° 10 del 31 de julio de 2017, se modifican los plazos previstos en el numeral 3 de la Circular Externa 04 de 2017, teniendo en cuenta el nivel de supervisión y el valor de los activos de las organizaciones vigiladas.

Hasta la llegada de la cooperativa, no había ninguna entidad financiera al servicio de los habitantes de este histórico municipio golpeado por el conflicto armado. Situado en el piedemonte llanero, en la cordillera del Sumapáz, el municipio de Uribe (Meta) fue durante décadas clave para las FARC. Su ubicación fue fundamental cuando la guerrilla, en los años noventa, llegó a varios municipios de Cundinamarca con la intención de alcanzar a Bogotá.

Fue en la zona rural de ese municipio en donde estaba ubicado Casa Verde, el famoso campamento que fue la sede del Estado Mayor y del Secretariado General de las FARC, hasta 1990 cuando el Ejército - durante el primer año de gobierno de César Gaviria- desplegó sus fuerzas en la denominada Operación Colombia y ocupó la zona.

Por esa historia, por la dificultad de llegar al municipio y por el abandono estatal -causa y consecuencia del conflicto-, durante mucho tiempo Uribe fue el único municipio de Colombia sin una entidad financiera en su territorio. Para que los habitantes pudieran llegar a un banco tenían que viajar hasta casi cuatro horas a algún municipio aledaño, como Mesetas o Macarena.

Una verdadera travesía a la que no deberán someterse de nuevo pues el pasado 21 de junio Congente, una cooperativa fundada el 30 de abril de 1964, abrió su primera oficina en el municipio. Antes de Congente había bancos, como Bancolombia o el Banco Agrario, que hacían presencia en el municipio, pero mediante asesores móviles a los que no siempre podían acceder los habitantes debido a la dispersión de la zona rural, las dificultades en las vías de acceso y la falta de conexión a internet.

Durante el primer mes de trabajo de Congente, que para abrir su sede contó con el apoyo de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID), más de 50 personas se afiliaron y se hicieron cuatro microcréditos que, en total, sumaron $19 millones. Entre enero y junio, antes de que llegara Congente, según la Banca de las Oportunidades, solo se había hecho un préstamo de esta naturaleza en el municipio. Este miércoles se hizo el evento de lanzamiento de la cooperativa, en el que estuvieron Vicente Pabón (gerente de la Cooperativa), Nathaniel Bills (representante de USAID), Héctor Raúl Ortiz (superintendente de la Economía Solidaria), Juliana Álvarez (directora de la Banca de las Oportunidades), María Clara Hoyos (presidenta de Asomicrofinanzas), entre otros.

Vicente Pabón Monroy, gerente de la cooperativa, dijo que “este modelo ayudará a que Colombia se proyecte de otra manera ante el mundo, en los temas de paz y de agricultura”. Más adelante, Pabón explicó a El Espectador que la intención de la cooperativa es “colaborar lo que más podamos frente a las pequeñas asociaciones”.

Sobre las dificultades que podría tener para la cooperativa, el gerente de Congente también explicó que esa no es una preocupación. No solo por la solidez económica de la organización (activos de $100 mil millones, patrimonio de $30 mil millones, cartera de $82 mil millones, ahorros cercanos a los $50 mil millones, aportes sociales $15 mil millones y capital institucional de $11 mil millones), sino, por el papel que ha tenido en los Llanos Orientales. La Cooperativa fue fundada en 1964 por veinte trabajadores de la Secretaría de Obras Públicas de la Gobernación del Meta con 310 pesos, cuenta Pabón, quien en esa época tenía 14 años y alcanzó a conocer a todos los fundadores. Entre ese año y 1990, la cooperativa solo era para funcionarios públicos y tuvo alrededor de 1800 afiliados. Pero, luego de la asamblea de 1990, le abrieron las puertas a quien quisiera. Así, en 27 años, sumó más de 48 mil afiliados. Pero lo que busca Congente va más allá de las cifras, que no son despreciables. La idea de llegar a Uribe, es tener un impacto social e impulsar a las asociaciones de los campesinos. Una de esas es la Asociación de Cafeteros de Uribe, Meta (Asocafeurmet), dirigida por Flaminio Castillos.

Castillos, que estuvo en el acto de lanzamiento de la cooperativa exponiendo sus productos, cuenta que desde 2011 se han unido más de 100 familias, llegando a tener 350 hectáreas de café, que producen más de 120 mil kilos. Cuenta que optaron por estas plantaciones, porque “café es el único producto que paga los fletes, como lo hacía la coca, porque las vías son tremendamente malas”. Además, dice que su trabajo ha sido facilitado gracias al acuerdo de paz con las FARC. “Por fin sabemos qué es dormir tranquilo. Hasta nos extrañamos cuando escuchamos que la gente dice que el Gobierno entregó el país a las FARC, para nosotros es lo contrario”.

Y si Congente tiene posibilidad de acompañar este tipo de iniciativas es también, en buena parte, gracias a su fundación social. Pero no es solo con asociaciones campesinas que trabajan, también lo hacen con integrantes de las FARC, pensando sobre todo en lo dicho por Pabón respecto a que con las cooperativas Colombia cambiará su proyección en el mundo. Así, en días pasados estuvieron en la zona veredal Georgina Ortiz, en Vista Hermosa, para asesorar a varios exguerrilleros en temas de cooperativismo (algo que tampoco es extraño para ellos, pues en junio pasado se lanzó Ecomún).

Gabriel Parrados, el capacitador que estuvo en la zona veredal, cuenta que los exguerrilleros “Tienen muchos conocimientos desde el punto de vista empírico. Entre ellos priman los proyectos agrícolas y, como conocen mucho las regiones y conocen muchos paisajes, las empresas de servicios turísticos. Están ávidos de aportarle al país, deseosos de salir a la vida civil, están cansados de la guerra. Están deseosos de salir a producir”.


Fuente: www.elespectador.com
En un momento en que la desigualdad crece en el mundo, es bueno recordar que existen soluciones

Encuestas

Volver