]Entrevista con Mario Bonilla Romero, codirector nacional de Agrosolidaria

¿Objetivos del Convenio 006 y beneficios?

Queremos contarle a Colombia que cerramos oficialmente el Convenio 006 del 2016 entre la unidad administrativa especial de Organizaciones Solidarias

y la federación de prosumidores agroecológicos Agrosolidaria que desarrollamos desde abril y que se firmó hasta finales de noviembre con el propósito de: “Aunar esfuerzos para fortalecer organizaciones solidarias a través de circuitos económicos agroalimentarios para posicionarlos como un modelo alternativo de desarrollo socio-económico en los departamentos Cesar, Córdoba, Nariño, Putumayo, Risaralda, Santander, Sucre, Tolima y Valle del Cauca.” 9 departamentos, como Agrosolidaria y en acuerdo con Organizaciones Solidarias la entidad estatal que pone el presupuesto mayor para el convenio, son 267 millones de pesos de aporte de la UAEOS y 59 millones de contrapartida nuestra, entonces integramos 3 departamentos Caquetá, Cauca y Guajira, que no estaban dentro del convenio. Procedimientos El proceso de trabajo de este año se centró, primero, en socializar el convenio, que fuera muy conocido en los territorios donde íbamos a intervenir, luego realizamos un diagnóstico para ver el estado de desarrollo organizacional de cada una de las asociaciones. Ese diagnóstico es a partir de una matriz de diagnóstico que ha desarrollado Planeación Nacional como una herramienta, y que nos permite ver 8 aspectos del estado de desarrollo de una organización e identificar cuáles de esos 8 aspectos son los más débiles, cuales están en término medio y cuales están en término mayor. Con este diagnóstico pudimos orientar la capacitación para que les permitieran fortalecerse, especialmente en asambleas y consejos directivos de las asociaciones, algunos temas administrativos porque en el diagnostico se identificaron bastantes debilidades en esta parte y el otro componente del trabajo fue ayudarles a elaborar, actualizar, mejorar o ampliar los planes de vida y los planes de negocio solidario. Estos planes de negocio solidario permiten orientar el quehacer y han sido elaborados de manera participativa con los miembros de las asociaciones, con sus directivos, son procesos que generan conocimiento, que se forja y queda en el territorio y que luego le permite a los directivos de las asociaciones avanzar en sus ejecutorias con unos pequeños recursos del convenio. Aunque no es exactamente el objeto del convenio, equipar, dotar a las asociaciones porque es básicamente un convenio de desarrollo de capacidades, gestión del conocimiento que después se vuelve capacidad de buscar recursos, de construir alianzas, de construir vínculos colaborativos con el gobierno local, con los gobiernos departamentales, con la cooperación internacional.- Destinación económica Invertimos 16 millones de pesos del aporte de UAEOS para generar unos pequeños equipamientos de un listado de necesidades que muchas de las asociaciones tienen, pero estos equipamientos se destinaron a organizacionales y administrativos. A algunas asociaciones se les dotó de equipos de oficina para sus reuniones, identificamos las asociaciones que tenían el lugar para reunirse pero no tenían suficientes sillas para 30 a 40 personas, entonces, se hizo equipamiento de sillas, tableros, archivadores, mesas sillas. Hicimos una alianza con una empresa que tenemos vinculo como Agrosolidaria hace tiempo, Famoc de Panel, empresa colombiana que fabrica y distribuye muebles de oficina como: escritorios, sillas, archivadores, mesas de reunión. El vínculo con esta empresa nos permitió también que ellos en el trascurso de este año dotaran algunas de estas asociaciones y a otras asociaciones les dimos un computador portátil para sus actividades de archivo y registro, porque sabemos que es una herramienta, lo solicitaron ellos, todas estas cosas fueron en relación a necesidades específicas.

¿Cuáles fueron los logros de este año?

Los resultados concretos, este año tenemos 32 asociaciones –así lo expresaron– fortalecidas en desarrollo de capacidades, en acceso a conocimiento que no lo tenían apropiado, se identificaron con ellos algunas rutas de gestión, de cogestión, de planes de negocio, se pudieron presentar a algunas de las asociaciones los potenciales colabores que pueden tener al poseer un buen plan de negocio formulado

¿Qué viene?

Hay una gran expectativa de parte de las asociaciones, ellos desean que el proceso continúe, fue un proceso de 7 meses –contado desde abril hasta noviembre. Planteamos que el proceso de acompañar a una asociación, a un grupo de personas para que accedan a un conocimiento que no tenían apropiado en el marco de este modelo de organización que es la organización solidaria, requiere más tiempo. También –lo expresan los miembros de las asociaciones– hay una expectativa grande de que podamos darle continuidad al acompañamiento a esas asociaciones para tirar unas raíces más profundas que permitan que ninguna brisa o ventarrón fuerte pueda tumbar un proceso asociativo como este. Creemos se requiere que por lo menos mínimo otro año de acompañamiento ampliando, puliendo todo lo que ya se tiene, revisando un diagnóstico que a futuro debe mostrar cambios, el diagnostico que hicimos seguramente aplicarlo en abril o mayo del otro año, tiene que mostrar comparativamente mejoras en los 8 aspectos que se diagnosticaron y que sentimos que así es en este momento, pero es conveniente si se puede acompañar por más tiempo. En el Plan Nacional de Fomento de la Economía Social y Solidaria que lo estamos trabajando con la UAE y varias organizaciones solidarias del país; que es un plan post-acuerdo de La Habana, estamos sugiriendo que un proceso de acompañamiento a una asociación no debe ser menor de 4 años, el tiempo es una variable pero no es la única, 4 años sentados mirando la luna pues no hay cambios; pero, 4 años con un plan de trabajo, con unas metas y unos logros evaluables y verificables, va mostrando mejoras. Esperamos que estos planes de negocios que se han formulado puedan presentarse y sustentarse en ruedas de negocios con fondos de inversión solidaria, porque además de generar conocimiento, requieren inversiones y creemos que el país también viene caminando, tanto el Gobierno, como algunas empresas privadas con responsabilidad social empresarial y el mismo sector solidario con sus excedentes están haciendo inversiones solidarias en emprendimientos para que tomen vida, porque muchos de los planes de negocio que trabajamos durante este año tienen ya un camino recorrido y lo que requieren es fortalecerse. Esta es una de las expectativas que queda pendiente como prospectiva. En el sector agrario,

¿Cómo ha sido el desarrollo del mutualismo y de las escuelas mutualistas?

Este año, en el marco del convenio, organizamos nuestra intervención alrededor de un enfoque que llamamos la ‘escuela del mutualismo agrario’. Lanzamos la escuela del mutualismo planteando que este, así como el cooperativismo merece un escenario de mayor participación en el espectro de la economía solidaria en Colombia; históricamente en el país y dentro de la economía solidaria, el cooperativismo es el más visible, el más fuerte, el que ha tirado líneas muy profundas y tiene la experiencia de figuras cooperativistas muy importantes para el país. Por el contrario, el mutualismo ha sido más marginal y por esta razón decidimos que para poder enriquecer las expresiones de la economía solidaria en Colombia, la lógica de ayuda mutua –que es la base del mutualismo– merecía una apuesta específica y por esto, hemos diseñado de forma conceptual y metodológica y también con algunas herramientas didácticas la ‘escuela del mutualismo agrario’.

¿Qué es lo que requieren estos procesos?

Que no alcanzamos en este año, pero sí se inició; la voluntad de que muchas de estas asociaciones que hasta ahora están inscritas como organizaciones Sin Ánimo de Lucro, o en lo que algunos llaman las organizaciones solidarias en desarrollo… no son exactamente organizaciones de economía solidaria, pero quieren dar el paso para formalizarse e inscribirse como asociaciones mutuales. Esto permite que la expresión mutualista –especialmente agraria– en el campo colombiano salga por primera vez a la luz pública y Colombia, en un corto plazo pase a tener una red mutualista muy importante. Avance de la propuesta mutualista Teníamos la intención de que este año pudiésemos haberlo finalizado con algunas asociaciones ya formalizadas e inscritas como mutuales, no se alcanzó por varias razones; pero estamos convencidos que en el primer trimestre del próximo año se van a formalizar muchas de estas asociaciones. Una de las razones por las cuales muchas de estas asociaciones no pudieron formalizarse en este momento, es porque muchas de ellas tienen estipulado que su Asamblea Ordinaria se realiza en los tres primeros meses de cada año; entonces, lo que todas han expresado luego de entender lo que implica formalizarse como una mutual –no solo incorporar el nombre de asociación mutual– pero además, deben cambiar de organismo de vigilancia y control, ya no las controla la Oficina de Personas Jurídicas de la Gobernación, sino que pasan a ser vigiladas por la Superintendencia de Economía Solidaria. Estos pasos todavía no se han culminado y por esto no está inscrito como un resultado exacto del convenio, sino que eran intenciones internas o anhelos que teníamos, pero ya en este momento tenemos toda la seguridad de que en el primer trimestre del 2017, las mismas asociaciones, en sus Asambleas van a formalizar ese registro y a partir de mayo en Colombia vamos a empezar manejar una estadística de asociaciones mutuales agrarias, que van a darle cuerpo a una red mutualista, que esperamos se convierta en el futuro en una red muy fuerte a nivel regional y nacional. Este es uno de los grandes retos Efectivamente, este es uno de los retos más grandes que también está en concordancia con los acuerdos de La Habana, con los acuerdo de desmovilización y reintegración de los insurgentes de las Farc a la vida pública, y es que en el campo colombiano –y esto está escrito en el primer punto de reforma rural integral– se fortalezcan las formas de organización económica solidaria, no solo de cooperativas; sino que también aparece la figura de asociaciones mutuales como una alternativa de organización. Este es un importante paso que ya dimos, hemos sembrado la semilla del mutualismo en Colombia a lo largo de estos 7 meses y está semilla empieza a germinar, pero en los tres primeros meses del próximo año ya se va a ver un pequeño cultivo de asociaciones mutuales y, sí podemos continuar esta tarea; que dependerá de un nuevo convenio y de sentarnos a ver nuevos resultados, seguramente este pequeño cultivo se irá fortaleciendo y creciendo, convirtiéndose en un pequeño bosque de asociaciones mutuales que le darán una esperanza y unos escenarios de oportunidad a familias agriculturas de pequeña escala.

¿Existe un plan de mejoramiento?

Hicimos un plan de mejoramiento, construimos unos listados de dónde estuvieron nuestras fragilidades en términos comunicativos, organizativos, de gestión, de organización de cronogramas, de tiempos, etc., realizamos una evaluación muy interesante y construimos pactos de mejora, sí nos mantenemos en esta tarea, que tenemos la confianza de que así sea. Hay algunas entidades que también han conocido el proceso y han mostrado su interés de que el otro año vía acuerdos y convenios con otras entidades –No Gubernamentales– se pueda dar continuidad. Nos parece, sobretodo, que si la UAEOS se mantiene en esta apuesta también va a ser muy importante para el país

Encuestas

Volver