Covid 19 otro que dispara al aire y mata

Covid 19 otro que dispara al aire y mata

Gráfico ABC DUS, Partículas de coronavirus flotantes podrían infectar células.

#Ecosolidario15Años. la pandemia del virus está viva y va matando a su paso, el paseo es letal y el capricho de a mí no me toca, y al Covid no temer, y usted Covid, no sabe quién soy yo, no tienen ninguna aceptación, perdieron la validez pragmática.

El Covid19 es mortal, pasa por el elemento más preciado, el aire y su nave el viento lo lleva con rapidez a cumplir con su propósito atacar las vías respiratoria profundas: los pulmones que  se ubican en la caja torácica, a ambos lados del mediastino.

Por ello, el cuidado sanitario de usar el tapabocas, desinfectar la suela de los zapatos, lavarse las manos, el antibacterial son los escudos para defendernos ese loco que mata, al igual que cualquiera de esos colombianos o venezolanos armados, que disparan al aire.}

Así que hay Covid por el aire y el viento y por qué expulsa el retrete, razones poderosas para ponernos en guardia y salir a la calle, al transporte público y al aéreo lo menos posible,

Seguir en casa mientras se pueda es lo mejor para la salud y así mantenernos alejados de las UCI como de los aeropuertos, los rumbaderos clandestinos y otros conglomerados con tinte de hacinamiento. wiltonrizzo@hotmil.com

Para corroborar esta nota, adjunto 3 informaciones de medios que aparecen en seguida de este comentario, para cumplir con el deber de informar cómo debe ser.

El doctor Jorge Alberto Cortés explicó que las gafas de seguridad contribuirían a la protección ante la COVID-19

SEGÚN ESTUDIO, PARTÍCULAS DE CORONAVIRUS FLOTANTES PODRÍAN INFECTAR CÉLULAS

Caracol Radio18/08/2020 – 08:46 COT

En diálogo con 6AM Hoy por Hoy, el doctor Jorge Alberto Cortés, infectólogo y jefe del Departamento de Medicina Interna de la Universidad Nacional de Colombia, se refirió al análisis de algunos expertos de la Universidad de Florida que recolectaron el coronavirus del aire de un hospital y descubrieron que puede ser infeccioso.

Cortés explicó que muchos expertos creen que el virus en el aire juega un papel importante en la transmisión comunitaria, y que en el caso de que las personas contagiadas no usen el tapabocas las gafas de seguridad contribuirían a la protección.

“Uno se puede infectar de pacientes con COVID-19 a partir de la saliva que la persona bota cuando habla, ríe o tose, al entrar en contacto con esa saliva se infecta, así uno esté a 1 o 2 metros de distancia. Lo que el estudio dice es que, sin una persona estar tosiendo o hablando, encontramos el virus en el aire, pero no sabemos qué tan infeccioso es el virus y en qué escenarios una persona simplemente por respirar el mismo aire se pueda infectar”, dijo.

El experto explicó que en la medida que el virus esté en espacio libre es más fácil que se diluya, y la probabilidad de que genere infecciones es baja.

“En estos espacios abiertos, la probabilidad va a disminuir, por eso en lugares como los buses se recomienda que el número de personas sea imitado y que se mantengan las ventanas abiertas para que circule el aire (…) Si la persona con la que usted está hablando no tiene una mascarilla, las gafas ayudan a disminuir la probabilidad de la transmisión”, contó.

El experto recordó que el principal método de cuidado es usar el tapabocas, mantener la distancia y lavarse las manos.

ESTUDIO EN UN HOSPITAL DE EEUU

Hallan partículas de covid-19 en el aire de una habitación con capacidad de infectar

Un estudio desata de nuevo la polémica sobre la posibilidad de contagio por vía aérea Los investigadores localizaron estas partículas a cinco metros de la cama del paciente

Foto: Reuters.

13/08/2020 15:36 – ACTUALIZADO: 14/08/2020 07:35

Que quedan aún muchas cosas por aclarar sobre el coronavirus es algo más que evidente. Una de las que más está dando que hablar es la capacidad de infección de los aerosoles, esas partículas que expulsamos al hablar o respirar y que quedan suspendidas en el aire hasta 16 horas según algunas investigaciones realizadas hasta la fecha. La Organización Mundial de la Salud, reacia en un principio a admitir este supuesto, tuvo que salir al paso a principio de julio y decir que revisaría sus recomendaciones tras las «evidencias» de que el covid-19 flota en el aire, aunque matizaban que estas pruebas no eran «definitivas».

China detecta trazas de coronavirus en una muestra de alitas de pollo de Brasil

EFE

Todo el personal relacionado que pudiese haber tocado el producto en cuestión ha tenido que hacerse también pruebas, que hasta el momento han dado negativo, según la información

La decisión llegó tras una carta abierta firmada por 239 científicos de 32 países que exigían al organismo que reconsiderase y valorase esto. Ahora su postura se ha visto reforzada por una nueva investigación que ha encontrado partículas del virus con capacidad infectiva suspendidas en el aire de una habitación de hospital. Partículas que flotaban a prácticamente cinco metros del paciente contagiado, algo que, en caso de confirmarse, podría tener que obligar a repensar las medidas de distanciamiento social en locales comerciales u oficinas, teniendo que ampliar aún más la distancia social.

El estudio en cuestión se ha realizado en el Hospital Shands, localizado en la localidad de Gainesville. «Nuestros resultados refuerzan la idea de la transmisión aérea es posible y que juega un papel crítico», sostienen los investigadores detrás de un ‘paper’, aún pendiente de recibir luz verde y recogido por el New York Times. Advierten que sus hallazgos serían la evidencia de que los dos metros en interiores no sería suficiente y que se podría estar generando una falsa sensación de seguridad.

La investigación

La habitación del centro donde tomaron las muestras se trata de una estancia de 3,5 metros de alto y 7 de largo teniendo en cuenta también el baño. En dicha estancia había dos pacientes contagiados con la enfermedad. Uno de los dos tenía infección respiratoria activa. Se utilizaron muestreadores para hacer dos tipo de capturas del aire de la estancia. Primero a dos metros de cada paciente, la distancia de seguridad recomendada. Y luego casi a 5.

Las partículas en suspensión provenientes de nuestras heces también contagian la Covid-19

PABLO RODERO 08.09.2020 – 19:54H Muy confidencial

 

Nueve personas se infectaron por esta vía en distintos pisos de un bloque de viviendas en China.

Un estudio demuestra que tirar de la cadena del váter con la tapa abierta promueve el contagio de la Covid-19.Un retrete en un baño público, en una imagen de archivo.GTRES

Tirar de la cadena -o más bien pulsar el botón de la cisterna- es un gesto que repetimos varias veces al día, pero el camino que recorren nuestros excrementos después nos es mucho más ajeno.

El agua del retrete y todo lo que arrastra cuando vaciamos la cisterna fluye tuberías abajo y termina en las alcantarillas. De ahí, continúa hacia estaciones depuradoras y, finalmente, el agua ya libre de contaminación regresa al medio natural.

Sin embargo, aunque pueda ser desagradable visualizarlo, lo cierto es que pequeñas partículas de las heces -que en adelante llamaremos bioaerosoles- se desprenden del cuerpo principal y toman otro camino después de renovar el agua del váter, ascendiendo tuberías arriba.

Generalmente, estos aerosoles son inofensivos y vivimos mejor sin considerar su existencia, pero un estudio publicado la semana pasada en la revista Annals of Internal Medicine sugiere que nueve personas se infectaron de Covid-19 por esta vía en distintos pisos de un bloque de viviendas de la ciudad china de Guangzhou a comienzos de año.

Evitar el contagio a través de partículas de saliva que contienen el coronavirus ha sido la columna vertebral de la estrategia de prevención frente a la Covid-19 desde el inicio de la pandemia, pero las heces o la orina también portan el patógeno y sus partículas son igualmente contagiosas al ser inhaladas.

«Cuando alguno de los pacientes usó el retrete y tiró de la cadena, el desagüe de la bañera en el mismo cuarto de baño podría haber permitido a los bioaerosoles portadores del virus volver a filtrarse en la estancia y en otras habitaciones conectadas con el sistema de drenado», explica el artículo.

Pero estas micropartículas infectadas con el coronavirus no solo se habrían trasladado a través del sistema de drenado de la propia vivienda, sino que podría haber pasado a otros pisos superiores mediante lo que los científicos chinos han definido como un «efecto chimenea».

«Los bioaerosoles de un tamaño suficientemente pequeño pueden haber sido transportados por el aire a través de las tuberías y los conductos de ventilación durante horas y haber sido succionados en otros cuartos de baño cuando se cumplieran unas condiciones adecuadas».

El contagio mediante partículas fecales ya quedó registrado en la epidemia generada en 2003 por el SARS-CoV-1, pariente cercano del actual coronavirus.

Entonces, 321 vecinos de una urbanización de Hong Kong llamada Amoy Gardens se infectaron y 42 de ellos acabaron falleciendo después de que un solo visitante contagiado y con diarrea severa utilizara un baño de uno de los edificios, cuyo sistema de ventilación estaba en malas condiciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *