Rodrigo Silva, Gerente General Coopeuch, hace un análisis internacional de como participar en las grandes ligas y sacarle el cuerpo a la corrupción . ¿Cuéntenos los secretos para estar en ese primer lugar? Cumpliendo 50 años estamos muy contentos de haber acompañado a miles de socios en Chile, en su desarrollo y en mejorar su calidad de vida. Queremos una lógica que pretende relevar los valores y principios cooperativos, en conjunto con ser competitivos, ser muy eficientes y finalmente tener una muy buena gestión. Este conjunto nos da la posibilidad de ir abriendo espacios en el mercado chileno y tener un crecimiento importante en los últimos 25 años que nos han llevado a tener esta posición a nivel latinoamericano y también una respetable posición en el mercado financiero chileno. Dentro de las cosas que puedo destacar, es que siempre nos hemos preocupado por el personal, nuestros colaboradores. En la lógica de entender que cualquier sueño que nosotros podamos tener en nuestra cooperativa, de entregarle a nuestros socios una oferta de valor, acompañarlo en todos los ciclos de su vida; pasa de manera fundamental por tener un compromiso muy elevado con ellos. No solo compromiso y pasión por lo que se hace, sino también, todas las capacidades y conocimientos técnicos de tal manera que al final podemos entregar una oferta de valor que sea adecuada para nuestros asociados. Una serie de cosas que le dije yo: “esto no es una bala de plata, no es una sola cosa, es un conjunto de cosas”. Finalmente, yo lo resumiría en esa convicción de que es perfectamente compatible, tener objetivos sociales como los nuestros y ser absolutamente competitivos, de tal manera, tener una empresa cooperativa eficiente que permita traspasarle a nuestros socios mejores productos y servicios que la competencia. ¿Cómo protegerse de la corrupción internacional, caso Odebretch, cómo lo están viviendo al interior de Chile? En Chile también hay un tema político, un tema de confianza, de transparencia que se está viviendo también con harta fuerza; hay un cuestionamiento de las instituciones tradicionales del país, de las instituciones en general, más allá de un gobierno en particular. Hay desconfianza en la población por distintas situaciones que han pasado, ha habido una lógica de financiamiento de la política a través justamente –como dice usted– del mundo empresarial, totalmente cuestionado; se han hecho leyes para poder mejorar esta situación y por lo tanto, creemos que es el camino adecuado. No debe haber ningún tipo de lógica como la que usted me señala, en Chile –en particular– esta empresa si tuvo, hay una razón social hay una empresa que está relacionada allí pero, no tuvo una preponderancia en ningún negocio importante, sí hemos visto como en Latinoamérica y en otras partes del mundo, esto es aburrido y evidentemente es malo. Como cooperativa ¿cómo los perciben? Nosotros como cooperativa, estamos bien lejos de esto, estamos bien lejos del mundo político. Somos una institución que no tiene ningún tipo de connotación política y por lo tanto, si bien, estamos lejos por un lado. Si usted me pregunta como cooperativa cómo lo vivimos, estamos lógicamente en pro de que todos los negocios, todo el desarrollo del movimiento cooperativo se haga en un ambiente de máxima transparencia. ¿Cuáles cree que son las principales conclusiones de esta convocatoria de la ACI y Coomeva? Creo que se dieron tres temas muy interesantes. Siempre es importante analizar como tal la economía y el doctor Cabrera, puso elementos bien interesantes respecto de mirar cómo se están desarrollando los países desde el punto de vista económico y social. En general, en Chile tenemos dos grandes desafíos en materia económica que son bastante similares a los que vimos hoy día acá, el tema de la desigualdad y el tema de la dependencia –en nuestro caso– del cobre, en Colombia, del petróleo. Justo y ecuánime La lógica que tenemos que seguir es, cómo desafiamos estos temas que son tan importantes, el doctor Mauricio Cabrera habló en la conferencia, coyuntura económica latinoamericana de un tema que no desarrolló, lo dejó como desafío para las cooperativas, es bien interesante, el tema de la democracia de los activos, de la participación –yo diría– no concentrada de la riqueza, porque en general, en el tema económico y en el de la desigualdad siempre se habla de la distribución del ingreso, pero también, se empezó a hablar de la distribución de la riqueza. Para nosotros como cooperativa, siempre es importante hablar de cómo se está desarrollando la economía tanto mundial como latinoamericana. Buen gobierno y riesgo Hay dos aspectos bien importantes en el manejo de las empresas cooperativas: el gobierno corporativo y el manejo de los riesgos, porque yo creo que están intrínsecamente relacionados, no se pueden separar. Un buen gobierno corporativo; entre otras cosas, tiene que preocuparse de manera fundamental de los riesgos sobre todo, las cooperativas de ahorro y crédito, los bancos cooperativos o en cualquier institución financiera y, por lo tanto, nos parece de suma importancia desarrollar ese tema.

Encuestas

Volver