¡INDIGNACIÓN! ¿Para qué creen que los eligieron?

¡INDIGNACIÓN!  ¿Para qué creen que los eligieron?

Folclórico regalo del feudalismo democrático a congresistas para aprobación de futuras reformas. Los salarios de los congresistas junto con sus gabelas los convierten en los que más ganan en la región y España. Colombia supera a Brasil, Uruguay y Panamá, mientras los que menos ganan son los de El Salvador, Bolivia, Argentina, España y Ecuador”. Ver más adelante gráfico histórico. Edición wiltonrizzo@hotmail.com

www.dinero.com, de esta forma entregó la noticia del Decreto 1779 de 2020, que generosamente el presidente Duque aumentó el salario de los congresistas, los funcionarios administrativos y secretarios generales del Congreso.

En la noche del 25 de diciembre, el presidente Iván Duque dio a conocer el decreto mediante el cual reglamenta el reajuste salarial de los congresistas, funcionarios administrativos y secretarios generales del Capitolio.

De acuerdo con el mandatario, este era un aumento que estaba proyectado para julio de este año, pero que tuvo que aplazarse por cuenta de la pandemia y por ello ahora firmó este decreto que reglamenta el aumento.

Este reajuste de salarios tomó por sorpresa a los colombianos, que han manifestado su indignación en redes sociales, ya que aún no se conoce el aumento del salario mínimo y ya se hizo el de los congresistas.

Además, el incremento genera indignación porque, en estos momentos difíciles que vive Colombia y el mundo por cuenta de la pandemia, es un mensaje contradictorio de parte del Gobierno. 

También vale la pena recordar que el mismo Gobierno hundió la propuesta de congelar la transferencia de los gastos de representación a los legisladores mientras estén trabajando desde sus casas, lo que también despertó la molestia de los colombianos, quienes no ven necesario que sigan teniendo los mismos incentivos sin estar en las oficinas.

El decreto 1779 de 2020 ordenó el aumento deL 5,12% del salario de los congresistas, lo que significa que este rubro quedará en $34.417.339 mensualmente. 

Los congresistas también recibirán una prima mensual de gestión que corresponde a $2.107.862.

El ajuste salarial también aplica para los secretarios y empleados administrativos del Congreso, a pesar de que en febrero de 2020 hubo un primer aumento del año.

A partir de enero de 2021, los secretarios generales de Cámara y Senado ganarán un salario de $17.989.089 mensualmente. Además, los subsecretarios generales y los secretarios de las comisiones constitucionales y legales tendrán un salario de $14.098.560.

El decreto recordó que este aumento no cobija a los senadores y representantes a la Cámara, que ganan más de 33 millones de pesos, ni a las personas que hacen parte de las unidades de trabajo legislativo.

www.noticiasdiaadia.com así reseñó el regalito de Navidad para los pobres congresistas

Mientras el propio Mandatario nacional y su ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, se oponían vehementemente contra alza del salario mínimo por encima del 2% para los trabajadores colombianos, ahora autorizan ajustes del 5.12% para senadores y representantes.

La decisión última desató oleadas de duros cuestionamiento en las redes sociales, varias de ellas, incluso, promovidas por algunos legisladores que se muestran contrarios a esa determinación.

Quiere decir que mientras un obrero tendrá un incremento de $17.556 al mes o $585 diarios (quedó en $895.363 básico mes. Ver: «Seis rayitas de salchichón» quiere aumentarle el Gobierno al salario de los colombianos ), un congresista recibirá ajuste igual a $1 millón 660 mil ($53.000 al día); en otras palabras su sueldo (el de los congresistas) pasó de 32.7 millones a 34.3 millones de pesos al mes.

En la actualidad un senador recibe un básico de $7.916.660, a lo cual debe sumarse $10.751.027 de prima especial de servicio; este beneficioso rubro, creado durante el gobierno de Juan Manuel Santos, aún no termina de convencer a los nacionales.

Postulados del irónico feudalismo democrático –  wr.

Para muchos se trató de una jugada o enmermelada del entonces mandatario nacional para lograr apoyo a varias propuestas suyas incluyendo su reelección.

La endulzada a los congresistas tituló en su momento la Revista Dinero en su edición virtual cuando registró la noticia en el 2.013; fue considerada como una especie de soborno” a los congresistas del más tarde premio Nobel de Paz.

A la relación de pagos a los parlamentarios hay que agregarle otros $14.074.068 de gastos de representación; se supone que esta es una suma con la cual los colombianos sufragan los costos que le significan a los padres de la patria desplazarse desde sus regiones a Bogotá para que puedan trabajar sin problemas.

Sumado todo lo anterior un congresista recibe la módica suma de $32.741.755 al mes, sin descuento, se encuentren o no en período de sesiones.

Ante esa condición “desigual” para la crítica, no pocas voces se alzaron reclamando “cordura” a la Casa de Nariño y la cartera de Hacienda frente a asuntos de este talante, lo cual genera mayor inconformismo dentro del golpeado sector laboral.

Es tan preocupante lo sucedido que, incluso, la gran prensa nacional, generalmente aliada del Gobierno central, hizo eco a las señales de rechazo desde diversos sectores de la crítica.

Los coros más airados se escucharon desde la oposición; «Lluvia» de críticas al Gobierno por aumento del salario a congresistas tituló una nota el portal RCN Radio al registrar el hecho.

Esos mismos sistemas informáticos replicaron pronunciamiento del senador Gustavo Petro, quien pidió que en ese mismo porcentaje debe incrementarse el salario de los trabajadores colombianos.

Mucho más allá fue el excandidato a la presidencia, Humberto de la Calle; pidió “una movilización virtual” para que los congresistas renuncien al aumento de sus salarios ordenado por el presidente Iván Duque y el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla.

Dentro de la lista de argumentos para rechazar el incremento al suelo de los parlamentarios aparecen el hecho de que, por ejemplo, solo adelantan trabajo legislativo durante 8 meses y, por esta temporada de pandemia, lo estén haciendo virtualmente.

HISTORIA DE LAS MILLONADAS giradas a los congresistas PARA TENERLOS CONTENTOS POR PARTE DE LOS GOBIERNOS Del FEUDALISMO DEMOCRÁTICO


Estas son las millonarias gabelas que reciben los congresistas además del sueldo

Tomado de www.asuntoslegales.com

Angélica Benavides

viernes, 19 de julio de 2019

La retroactividad en el pago a los parlamentarios supera los $200 millones

Con la firma del decreto que reglamenta el incremento del salario para los congresistas, determinado según la Constitución de 1991, el pago de cada uno de ellos será desde este mes de $ 32,741 millones, equivalente a 41 veces el salario mínimo determinado para los trabajadores colombianos.

La norma establece que los congresistas deben recibir un salario básico y varias primas, que suman los más de $30 millones mensuales. El pago básico es de $ 7.916 millones con el incremento, de los cuales se descuentan cerca de $320.000 de aporte a salud e igual monto para pensión.

A este valor se le deben añadir $ 14.074.068 de prima de representación y $10.751.027 de prima de servicios especiales, creada para garantizar recursos suficientes para el pago de vivienda y transporte a aquellos congresistas que no son originarios de Bogotá.

Para los representantes a la Cámara que asisten a las sesiones a nombre de sus departamentos y ciudades, el Congreso además garantiza el pago de un tiquete ida y vuelta a la semana si es un destino nacional y dos tiquetes mensuales si representan a una jurisdicción internacional.

Además, los congresistas reciben las primas de navidad y vacaciones que se calculan sobre el salario básico.

De estos ingresos, los congresistas deben asegurar el pago de su alimentación y viáticos si se desplazan a otro lugar del país o en el exterior, el pago de sus líneas celulares y la gasolina de los vehículos entregados por el mismo Congreso para su transporte y protección, cuya manutención asume la corporación y según el representante a la Cámara, Mauricio Toro, es cercano a los $10 millones.

Otros costos que asume el Congreso son los materiales y mantenimiento de sus oficinas, así como el pago de sus Unidades de Trabajo Legislativo (UTL), que incluye hasta 10 empleados que deben sumar máximo $50 millones pagados por salario según el rango al que puedan aplicar y que tienen derecho mínimo a un salario de $2’800.000 por cada uno.

El Departamento Administrativo de la Función Pública explicó que el incremento salarial de los congresistas debe hacerse calculando el ponderado del incremento que se le aplicó a los demás funcionarios públicos. Dado que la Contraloría General certificó un incremento ponderado de 4,5%, el presidente de la República sancionó el decreto que aumentó en la misma proporción.

Los salarios de los congresistas junto con sus gabelas los convierten en los funcionarios de este tipo que más ganan en la región y España. Colombia supera a Brasil, Uruguay y Panamá, mientras los que menos ganan son los de El Salvador, Bolivia, Argentina, España y Ecuador.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *