Kamala Harris, la próxima presidenta de los EE.UU.

Kamala Harris,  la próxima presidenta de los EE.UU.

 

Silvania, 9 de noviembre de 2020

Wilton Rizzo Director Universo Digital Ecosolidario

De este este gobierno de -Esperanza Americana- Biden–Harris no podemos recibir generosidad para Latinoamérica,  porque los EE.UU. tienen problemas de su tamaño para reacomodar su economía estatal, las finanzas del estado y de sus contribuyentes, equiparar el sistema de salud y profundizar en fortalecer la democracia hacia el centro,  para evitar otro batatazo de populismo Donald Trump, así como se ven la cosas para Colombia se buscará  el  ‘Trabajaremos juntos en fortalecer la agenda común’: de acuerdo al mensaje de Duque a Biden.

Democracia de centro

 

Los demócratas tienen una misión para  su nación y para las otras democracias mundiales: orientarlas hacia el centro, allá van la gran mayoría de partidos políticos, en el  encuentro de ideologías y filosofía para esta estropeada actualidad, la moderna ciencia del pensamiento de la humanidad no puede ser de derecha ni de izquierda, es el centro, el trabajo, la empresa, porque esa es la esencia de la vida, de los seres, de las plantas, del universo, debe ser  centro de cualquiera política pública, capaz de incidir en el mejoramiento integral de las naciones y de sus elementos en un conjunto vital ordenado,  armónico y amable entre quienes hacemos parte de este planeta Tierra.

Por ello, las frases de los discursos de exaltación de los triunfadores en estas contiendas electorales que permitieron llegar a Biden-Harris a la presidencia No 46 de EE.UU.  son líneas de pensamientos ideológicos, abiertos en el marco filosófico de la política de renovación, conciliación y reestructuración de la plataforma partidista, hacia la unificación de una política de centro para ellos y para el resto de naciones que acogen ese estadio como sistema de gobierno.

«Prometo ser un presidente que no busca dividir sino unir», dijo Biden durante un acto al aire libre en su feudo en Wilmington, Delaware.

Harris agradeció a los estadounidenses por haber votado por «la esperanza, la unidad, la decencia, la ciencia y la verdad», para dar pie a «un nuevo día» en el país.

Soy la primera vicepresidenta de EE.UU., pero no seré la última: Kamala Harris

Y… aquí me atrevo a dejar mi disquisición, la próxima presidente de Norteamérica, será Kamila Harris, eso refrendará el compromiso de los demócratas con los cambios vertiginosos de la humanidad con respeto a la equidad en la diversidad de culturas, razas y comportamientos de las personas y de estas con la naturaleza y el universo que nos permite navegar en sus brazos.

A pico no se gobierna y menos por los micrófonos

Sr. Presidente de Colombia, Iván Duque; Sra. Alcaldesa Mayor de Bogotá, Claudia López

Silvania, 8 de noviembre de 2020

wiltonrizzo@hotmail.com

Ese estilo que al cual le marcan paso marcial es inaceptable, maltrata la realidad de un pueblo que hizo el reconocimiento al elegirlos como mandatarios, que en ninguna parte de las actas electorales, dice: electos para que se cogieran a pico, sería mejor que lo hicieran a picos en los medios de comunicación, que estos en esos casos se tornan morbosos y la gallera es parte de su negocio, tanto por los fans de la politiquería, como por los negocios mediáticos que reciben pauta publicitaria del gobierno Duque como del Distrito, ustedes son los trabajadores más costos y mejor tratados en la autopista de la política nacional y de funcionarios gubernamentales. ¡Así que pórtense bien¡ por el bienestar nacional.

Como ciudadano tengo que pedirles con respeto ¡que no jodan más!  dediquen su tiempo cada uno a lo suyo y cuando haya asuntos que toquen los predios de los jardines del Palacio de Nariño y el asfalto de Liévano, previamente discutan ¡póngase de acuerdo! recordando, que tanto la Presidencia de la República de Colombia, como la Alcaldía Mayor de Bogotá son patrimonio nacional irreductible e indivisible los une la adyacente Plaza de Bolivar.

Pica pleitos y cancerbero, mescla politiquera personal

En la mitología griega, el Cerbero (en griego Κέρβερος Kérberos, ‘demonio del pozo’), también conocido como Can Cerberos, era el perro de Hades, un monstruo de tres cabezas (aunque a veces se decía que tenía 50 o 100) con una serpiente en lugar de cola e innumerables cabezas de serpiente en el lomo. Wikipedia.com

Las discusiones mediáticas se dan por el Covid, por pruebas PCR, por camas UCI, por los migrantes venezolanos y algunos de sus paisanos delincuentes y criminales, por la minga, en fin, siempre tienen pretextos para las graderías mediáticas.

Ahí sembraron el paradigma picapleitos entre Iván Duque y Claudia López más sus agregados, el cancerbero de la presidencia Diego Molano, desde el Dapre y entraron al tercio de la arena televisual y microfónica el gerente de la migra nacional, la vicepresidenta, que no sabemos porque mete discordias en asuntos que no le competen a ella; el afán de figurar en los medios caracterizándose es insaciable ¡bendito seas Ecosolidario!

Le solicito a Iván Duque, presidente, que frene tanto hostigamiento por parte de sus subalternos a la majestad de la mujer, que encarna la Alcaldía Mayor de Bogotá, no puye al cancerbero de tres cabezas o más, por encima de todo prima el buen trato a la mujer, van dejando un anclaje de insultos desde la presidencia, con un tono autoritario de mal gusto y desprecio.

Y usted Sra. Alcaldesa Claudia López, no se deje calentar el cerebro tan fácil, no responda en caliente, el que más habla con elevado tono, no siempre tiene la razón. Tiene su propio raciocinio, hasta ahí no más.

Ahora bien, la pregunta que me hago y se hacen los paganinis o sumiso pueblo es: ¿a qué nos metió el gobierno Duque en una cuarentena de 6 meses para luego traer desde el extranjero personas que no cumplen con los requisitos mínimos, solo porque la celestina de los poderosos la ONU, dice que no presentan riesgo, pero si pide que se tome la temperatura a todos los viajeros… O, se hizo para no girar los más de 20 mil millones de pesos que el gobierno Duque, ofreció para implantar medidas correctivas medidas de bioseguridad.

Son suficientes los problemas que tiene Colombia y Bogotá para que continúen desgastando al país El presidente Iván Duque y la alcaldesa mayor Claudia López.

Foto Dapre / Alcaldía de Bogotá

De Google adjuntamos la pieza de un pleito picado entre La Casa de Nariño y la Casa Liévano.

“El Ministerio de Salud dio a conocer, en la noche del miércoles 4 de noviembre, la resolución 1972 del 2020, que actualiza el protocolo de bioseguridad para el manejo y control del riesgo del coronavirus en el transporte aéreo y, de paso, elimina el requisito de una prueba PCR negativa con 96 horas de antelación para los pasajeros que ingresan al país.

Este había sido uno de los requisitos establecidos en medio de la reactivación de los vuelos internacionales, que se dio el 19 de septiembre.

Sin embargo, en la actualización del protocolo se anula la petición de ese documento y se deja como únicos requisitos para abordar el vuelo no presentar fiebre o síntomas respiratorios asociados a la covid-19 y diligenciar los formularios dispuestos en la aplicación Check-Mig.

“Por su parte, las aerolíneas deberán informar a sus pasajeros que al llegar a Colombia serán objeto de seguimiento por parte de su asegurador, secretarías de Salud o a través del Centro de Contacto Nacional de Rastreo (Ccnr). Estas entidades, así como los operadores de los aeropuertos, tienen el compromiso de recordar a sus viajeros que el uso del tapabocas es obligatorio para toda persona mayor de dos años de edad durante todo el vuelo”, indicó el Ministerio.

El anunció causó revuelo. La alcaldesa de Bogotá, Claudia López reaccionó afirmando: “Cuando se reabrió el aeropuerto el Ministerio de Salud se comprometió a hacer el rastreo y cerco epidemiológico de los pasajeros. ¡Nunca cumplió! Ahora además quita obligatoriedad de la PCR, que sí le exigen a colombianos cuando viajan. ¿Qué parte de ‘tenemos que cuidarnos’ no hemos entendido?  Tomado de ELTIEMPO.COM”

 ‘Trabajaremos juntos en fortalecer la agenda común’: Duque a Biden

FOTO ARCHIVO GOOGLE.

Uribe define la agenda internacional con los EE.UU.

Análisis del expresidente Álvaro Uribe Vélez y jefe natural del Centro Democrático

Inicia destacando Uribe, algunos retos que esperan al presidente Biden

Silvania – Bogotá, 9 de noviembre de 2020

El presidente Biden fue fundamental en el Senado para la aprobación del Plan Colombia, impulsado por el Embajador Luís Alberto Moreno y acordado por administraciones Clinton y Pastrana.

Tratamiento del riesgo y la rentabilidad financiera 

VIDEO

Sobre este proceso determinante de la tranquilidad financiera empresarial, Garantías Comunitarias – GC HUB, trae para usted… practicas recomendaciones en formato de video,  que encontrará en el recorrido de las categorías de esta edición 175 de Ecosolidario, para el mejor conocimiento en la aplicación de riesgos, control,  perfiles, mediciones, resultados, entre otros, contando con la estructura de soporte tecnológico, en el espectro de una matriz de riesgo.

El Plan Colombia mostró una utilidad irreemplazable en la lucha contra el narcoterrorismo, fue el soporte para el magnífico apoyo recibido del presidente Bush y que la administración Obama continuó hasta 2012. En este año el Gobierno de Colombia, aburrido por el éxito dehaber logrado bajar a 42 mil hectáreas, récord de reducción, cambió toda la política para complacer al grupo terrorista Farc y empezó la cuenta de regreso que llevó a más de 200 mil hectáreas que volvieron a mostrar más de mil toneladas del alcaloide.

Sin el apoyo de los Estados Unidos y del delegado Aronson, la firma con la Farc habría sido diferente. Cuando el No ganó el plebiscito, los Estados Unidos, con la autoridad de haber sustentado el acuerdo de La Habana, pudieron jugar un papel para el pacto nacional que propusimos, pero no lo hicieron. Se consumó la impunidad total que en nombre de la Paz ha traído más violencia auspiciada por el narcotráfico.

La ayuda del nuevo Gobierno norteamericano será esencial para que el Presidente Duque pueda remontar los obstáculos heredados y avanzar eficazmente en la eliminación del narcoterrorismo. La eliminación de la droga, de la mano del cuidado remunerado de la selva, la Amazonía, por ejemplo, es un imperativo que requiere todo el apoyo del Gobierno Biden.

Venezuela:

Mientras tanto la tiranía de Venezuela se ha estabilizado a pesar de las severas sanciones impuestas por el presidente Trump. Un factor de esa estabilidad es la financiación del narcotráfico y el apoyo de los grupos terroristas de Colombia.

La amenaza de Maduro es la más cercana que ha tenido los Estados Unidos después de la crisis de los misiles con la Unión Soviética. Esta fue durante la guerra fría un desafío de ataque convencional. Maduro hospeda a terroristas de diferente tipo, todos declarados enemigos de los Estados Unidos. El régimen tiránico toma el diálogo como un juego para reforzarse. El cambio de Maduro por otra figura no derogaría el régimen. Sin libertades democráticas y sin reglas nuevas de confianza a la iniciativa privada, Venezuela seguirá con más miseria y más riesgo para Colombia y los Estados Unidos.

Corea:

La política del presidente Trump de diálogo directo y retirada, pareció disuadir a Corea del Norte de la aventura nuclear, sin embargo, las recientes noticias de ensayos de misiles de largo alcance prenden de nuevo las alarmas sobre este país.

El Medio Oriente:

Aunque Siria produce menos noticias da la impresión de una muerte humanitaria prolongada por inanición.

Ojalá los acuerdos de los Emiratos Árabes y Bahréin con Israel contribuyan a una paz definitiva con Palestina.

No puede ignorarse el riesgo social y económico para algunos países árabes en la medida que avance la sustitución del petróleo.

América Latina:

En América Latina la pandemia hará perder mínimo 10 años de reducción de pobreza. Los países han aumentado mucho su endeudamiento, también los requerimientos de nuevos créditos y ven menos posibilidades de obtenerlos.

Aquellos países que acuden a los mercados enfrentarán la cautela de los prestamistas y las alarmas de los calificadores del riesgo. No se sabe si China mantendrá o expandirá su cartera en la región. Los bancos locales y sub regionales son pequeños frente al desafío. Brasil con su banco de desarrollo puede mirar más a la región. Seguramente Chile y Colombia algo se protegerán con los fondos de pensiones.

Será crucial el papel de los Estados Unidos en el Banco Mundial, BM, vinculado al Fondo Monetario, FMI, y en el Banco Interamericano, BID. En este último Estados Unidos tiene el 30% (aproximado) de las acciones y fue definitivo en la capitalización de 2010, todavía en nuestro Gobierno. El BID desembolsó entre préstamos e inversiones más de 16 mil millones de dólares en 2019. Este año, por los efectos económicos de la pandemia, se aproxima a 22 mil millones, al sumar los dos rubros. Sin embargo, esta cifra no serásostenible por el nivel de su capital y la rebaja de la calificación a muchos países. ¡Qué reto tan difícil y necesario la nueva capitalización!

En el BM los Estados Unidos tienen la mayor votación y poder de veto. Este año ha distribuido más de 4500 millones de dólares entre América Latina y el Caribe.

Todo indica que la emisión de títulos de nuestros países al acudir al mercado financiero, es mayor que los desembolsos de las multilaterales, lo cual es insostenible.

El liderazgo de los Estados Unidos en ambos bancos será apremiante porque muchos de nuestros países no tienen fuentes diferentes de crédito, especialmente en la coyuntura. En cuanto a subir impuestos, algunos podrán hacerlo sobre los sectores más pudientes, sin excesos que frenen la iniciativa privada.

La conexión entre pobreza y migración a los Estados Unidos indica que a más atención social en la región menos presión para ingresar a los Estados Unidos.

La deuda de los Estados Unidos:

La deuda de los Estados Unidos en 2012 era aproximada al 74% del PIB. En 2021 excederá el tamaño de su producto. Su condición de prestamista y prestatario por el dólar, su moneda, no deja de crear preocupaciones. La necesidad de recuperación económica, que muestra mucha velocidad, también regulará el espacio para subir impuestos. Estos temas incidirán en el papel de los Estados Unidos en los organismos multilaterales para ayudar a enfrentar la pobreza en América Latina.

El presidente Biden ha sido miembro descollante de la coalición bipartidista frente a Colombia.

Las fuentes energéticas:

Los Estados Unidos han superado su dependencia de importadores de combustibles. El fracking ha contribuido a ello, pero el reto, independiente de posturas políticas, es encontrar cómo hacerlo sin contaminar aguas y sin crear riesgos de inestabilidad en los suelos. Muchos países observan esa evolución.

Las mayores reservas de carbón parecen una reliquia allá y en Colombia, a no ser que la tecnología avance para generar energía con captura total de residuos, expectativa que se crea con el procedimiento “ultra crítico”, en desarrollo.

La energía eólica y la solar han pasado en pocos años del 1% al más del 7.2% de la canasta energética. En Colombia, el Presidente Duque dejará en estas fuentes renovables aproximadamente el 14% de la oferta total, gran ejemplo.

La educación:

Hay 4 universidades de los Estados Unidos que en algunas mediciones se destacan entre las primeras 10 del mundo.

Sin embargo, es muy intenso el debate sobre la accesibilidad universitaria y la calidad en educación primaria y secundaria. El futuro constitucional de Chile abre interrogantes sobre el grado de preponderancia estatal. En Colombia la función muy elevada del Estado ha creado sindicatos privados, guiados por la ideología más que por la ciencia.

La salud:

Estados Unidos gasta el 15% del producto en salud, Colombia el 7%, allá el gasto per cápita es de 10 mil dólares, aquí difícilmente pasa de 500. Aquí hay grandes avances de solidaridad en el texto legal. En Estados Unidos sigue la discusión sobre el papel del Estado, tanto en la financiación como en la prestación del servicio.

Hoy la angustia es la pandemia y su relación con la economía. Un ejemplo en patentes e investigación:

Los retos de los Estados Unidos son muchos y las ventajas también. Por ejemplo, conservan su liderazgo en solicitudes de patentes en los mercados de exportación.

La coalición bipartidista es necesaria:

El presidente Biden ha sido miembro descollante de la coalición bipartidista frente a Colombia. Hay que fortalecerla. Que haya todo el respeto de aquí para allá, del cual el Presidente Duque da ejemplo. Y que en los Estados Unidos también escuchen a quienes piensan diferente del pacto con Farc.  Álvaro Uribe Vélez. Noviembre 8 de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *