Hace dos semanas, el Gobierno sacó el decreto que regula la ley de amnistía para los guerrilleros de las Farc. Sin embargo, los jueces de ejecución de penas están en operación tortuga para aplicarla. Al día de hoy se han fallado 48, de unas 3 mil que hay en cola. ¿La razón? Están presionando al Gobierno para que les renueven el contrato a los 56 auxiliares de descongestión, cuyos encargos expiraron en diciembre. Sacar una amnistía es un proceso muy sencillo y que, con voluntad, puede salir en cuestión de horas, aunque la ley les da 10 días para fallarlas. Que se aprueben estas amnistías es fundamental pues es una señal para los guerrilleros de las Farc que el Gobierno está cumpliendo con su parte del Acuerdo. También porque hay cientos de guerrilleros presos que ya no deberían estarlo. Sin embargo, para los jueces que se han declarado “en asamblea permanente” (es decir que no reciben nuevos casos hasta evacuar los que tienen), precisamente esta urgencia es una oportunidad para conseguir que el Gobierno les de más recursos para operar. "No estamos torpedeando el proceso de paz, pero el Gobierno tampoco puede improvisar", le dijo a La Silla Fredy Machado, presidente de Asonal Judicial. Shirley del Valle, la juez coordinadora del Centro de servicios de los juzgados de ejecución de penas de Bogotá, dice que los 29 jueces de ejecución de penas que hay en Bogotá tienen 15 mil procesos atrasados y que las solicitudes de amnistía no harían sino empeorar la situación. Por eso, hasta que el Gobierno no les de los cargos extras para completar los 62 auxiliares que ya tienen contrato, no abrirán las puertas. Mientras tanto, los guerrilleros de las Farc tendrán que esperar otro rato más. Fuente: lasillavacia

Encuestas

Volver