Un punto de vista diferente

Un punto de vista diferente

El sector solidario en general, y el cooperativismo en particular, no tienen por qué exigirle cosas a un gobierno, tendría que presentar un plan de acción, proponiendo proyectos y haciendo cosas que impacten en la sociedad y en la economía

Un escenario de post-pandemia es que el proceso de integración empresarial sea mucho más efectivo. Esto se hace como un proceso lento de convencimiento o por un choque de mercado, y estamos justamente ante este último.

DIÁLOGOS ECOSOLIDARIO

wiltonrizzo@hotmail.com

Fabio Chavarro Gonzáles, presidente corporativo de Juriscoop, nos hace un recorrido del desarrollo del cooperativismo este siglo 21, al resolver la inquietud: ¿es en verdad el cooperativismo modelo para el desarrollo empresarial, si es tan bueno porque los gobiernos no le ponen cuidado?

Silvania – Bogotá 24 de agosto de 2020

Wilton un saludo especial para usted y para todos los que tenemos el placer de leer y analizar sus artículos en el periódico.

Vehículo ideal en procesos socioeconómicos

A la primera pregunta, yo si tengo la firme convicción de que el cooperativismo es uno de los mejores vehículos que hay para avanzar en un proceso de desarrollo socioeconómico. El cooperativismo ha demostrado a través de los años, en distintos países, que constituye una herramienta valiosa para lograr un equilibrio entre la eficiencia empresarial y el desarrollo social, no solo de los propios asociados, sino de la economía global.

Hay que aclarar que el cooperativismo ha tenido unas grandes deficiencias en la forma como se comunica con la comunidad y muestra sus beneficios, creo que no ha sido exitoso en eso, que hay muchas oportunidades para mejorar en ese aspecto. Eso hace que haya desconocimiento del modelo socio empresarial del cooperativismo en distintos grupos de interés, así como de las oportunidades que brinda el mismo.

Y encontramos que a nivel académico muy pocas personas han entrado a analizar y a estudiar el modelo, lo mismo en medios de comunicación, los sectores empresariales y cuando se llega ante el Estado, ante los gobiernos y los legisladores, encontramos que estos desconocen todas las bondades que tiene el modelo.

Usos, abusos, ideologías

También hay que reconocer que, en algunos casos, se ha usado de manera equivocada el modelo cooperativo, se ha abusado del mismo no para beneficio general sino para fines individuales distintos, en eso creo que nos cabe un poco de responsabilidad a todos.

Otro problema es que, en ocasiones, se mezcla mucho el cooperativismo con temas ideológicos de política partidista, se abusa a veces del tema doctrinario y nos victimizamos diciendo que el gobierno no nos quiere, que el estado nos persigue o nos limitamos a ser reactivos, reclamar, protestar y pedir ayuda. En ese sentido considero que el sector debería ser más proactivo, más propositivo y demostrar que somos parte de la solución y no del problema.

Discrepancia – reconocimiento

Con respecto a la 2ª parte de su pregunta, discrepo un poco, yo creo que el sector solidario en general, y el cooperativismo en particular, no tienen por qué ir a exigirle cosas a un gobierno, sino más bien tendría que presentar un plan de acción, un plan de desarrollo, proponiendo proyectos y haciendo cosas que verdaderamente impacten en la sociedad y en la economía, para después si llegar a pedir los reconocimientos y hacer las exigencias que consideremos pertinentes para el desarrollo y fortalecimiento del sector.

Obviamente hay algunos espacios para que el estado cumpla su tarea de proteger y promover al sector solidario, porque algunas normas y políticas imponen restricciones y perjudican al sector en lugar de protegerlo.

Sin embargo, reitero mi criterio de que debemos ser más proactivos y propositivos, que debemos ejecutar proyectos para mejorar la calidad de vida de los asociados e impactar en el bienestar de comunidades y de la sociedad en general, es decir proponer qué podemos hacer por el estado y la sociedad y no solo esperar a ver qué hace el estado o el gobierno por nosotros.

Tenemos la oportunidad de aplicar el principio de integración para crear verdaderos ecosistemas para mejorar la competitividad, la eficiencia y el servicio a los asociados, así como crear nuevos sistemas de producción, comercialización, transformación y prestación de servicios.

Vivimos con el pánico del Covi19 ¿cómo va a salir el cooperativismo financiero y de ahorro y crédito de esta crisis, ¿cómo se vislumbra el panorama, de acuerdo a su buen sentido de análisis?

Wilton, esto pasa como todo en la vida ante las crisis, van a salir unos fortalecidos y otros afectados.  ¿Quiénes van a salir fortalecidos?, Aquellos que son más proactivos, que estaban preparados para el cambio, quienes se conectaron rápidamente con la realidad actual, quienes vieron como esta situación como una oportunidad y entraron en acción rápidamente.

Estamos en medio de una revolución digital, y esta crisis fue un acelerador, por lo tanto, quienes empezaron a avanzar en la trasformación digital van a resultar fortalecidos, igualmente quienes son más flexibles, que se adaptan mucho más fácil a los cambios, que son capaces de transformarse rápidamente van a resultar ganadores.

Pero, aquellos que son reacios a avanzar en esos procesos de trasformación, que quieren mantener un modelo muy tradicional, o que no se adapta fácilmente a los cambios van a resultar perjudicados. Esa es la realidad, como en todo, unos ganan y otros pierden.

Destrucción y daños colaterales

Creo, igualmente, que la reacción que ha tenido el mundo, y en particular Colombia, de entrar en cuarentenas tan extensas, está generando un profundo daño en la economía y en la vida de las personas.

La destrucción de empleo y del producto interno bruto, no lo habíamos visto en la historia reciente, ni se dimensionó el impacto de la cuarentena, por lo tanto, en esa paranoia colectiva se está generando un daño terrible porque ya vemos millones de empleos destruidos, miles de empresas y negocios han tenido que cerrar y el proceso de recuperación se va a tardar mucho más de lo que uno esperaría.

Obviamente la salud es un tema prioritario, debemos prestarle toda la atención y adoptar los cuidados necesarios, pero la afectación, los daños colaterales son mucho más grandes, puede generar una crisis social, no solo económica, sino que podemos llegar a una etapa posterior con una crisis social, porque la gente sin empleo y con hambre, empieza a generar otro tipo de problemas como la violencia, cosas que tenemos que prever y tener cuidado.

Tenemos que prepararnos, si no se toman cursos de acción distintos, si no se reabre pronto la economía y se vuelve a la nueva realidad, en el sentido que debemos convivir con los virus y que cada uno tiene que cuidarse, es responsabilidad de cada uno adaptar ciertas medidas de sanidad, de protección, de distanciamiento, pero no seguir con el aislamiento porque eso causa unos daños muy grandes.

Oportunidades ante la crisis

Por otra parte, usted me pregunta ¿qué pasa con las cooperativas y en general con las entidades, pues, más allá del proceso interno que están viviendo? las que han podido adaptarse y las que habían avanzado en el proceso de trasformación generan oportunidades y saldrán adelante; las que se ven muy afectadas deberán evaluar opciones como incorporarse o fusionaren con otras para sobrevivir.

De aquí puede surgir una oportunidad de integración empresarial en distintos sectores, donde cada cooperativa mantenga su esquema de participación democrática y de atención a los asociados, pero que los procesos del back y del middle office se integren,  como opera y ha sido exitoso en otros países, donde los procesos administrativos, financieros, operativos y tecnológicos, de apoyo y de gestión de riesgos son integrados y compartidos, pero cada cooperativa se encarga de atender a sus asociados y clientes, de prestarles los servicios, de todo el esquema de relacionamiento, obviamente bajo una políticas unificadas o coordinadas.

Igualmente surgirán otras oportunidades para integrar pequeños productores, crear cadenas de comercialización, integrar prestadores de servicios, crear esquemas de logística con muchos partícipes, incursionar en servicios tecnológicos y esquemas de comercialización en línea, avanzar en nuevas opciones para educación, vivienda, transporte, formas de trabajo y esquemas de propiedad colectiva cooperativa, entre otras.

Integración empresarial

Usted tal vez me ha escuchado decir que en el sector hay muchas entidades, pero se mantienen pequeñas, y un mecanismo para fortalecernos sería a través de procesos de integración empresarial, es decir entidades más fuertes, más eficientes y que puedan prestar mejores servicios. Un escenario de post-pandemia es que el proceso de integración empresarial sea mucho más efectivo. Esto se hace como un proceso lento de convencimiento o por un choque de mercado, y estamos justamente ante este último.

Estamos ante un choque de mercado y yo creo que lo más probable es que en el futuro vamos a encontrar algunas entidades que no logren adaptarse o que resulten muy afectadas de esta crisis, que estén en peligro de entrar en algún proceso de liquidación, y ante eso, lo más viable es que avanzaran en un proceso de fusión o incorporación con algunas otras entidades que hayan podido adaptase mejor. Eso es lo que visualizo mi estimado Wilton.

¿Fabio, Juriscoop cómo afronto esta realidad Covid 19 y cuál es el futuro?

Nosotros, afortunadamente, habíamos empezado unos 2 años atrás un proceso de transformación digital, ya teníamos aplicaciones y portales completamente transaccionales, con redes de pagos y recaudos, ya estábamos con la posibilidad de otorgar créditos de manera automática para los asociados y los clientes de la financiera, teníamos las herramientas de trabajo colaborativa y en la nube, tenemos tercerizados muchos procesos y con canales comerciales independientes, por lo tanto, cuando llegó esta emergencia sanitaria y económica, lo que hicimos fue acelerar dichos procesos de trasformación y hemos podido avanzar bástate bien.

Creamos un plan de choque, con muchas variables y aspectos, buscando,

en primer lugar, preservar la salud de nuestros empleados, así como la de nuestros asociados y clientes;

en segundo lugar, adoptamos una serie de medidas económicas para darle alivios y apoyos a los deudores, asociados y clientes que se vieron afectados;

en tercer lugar unas medidas para preservar la marcha de la empresa, cuidando los indicadores económicos, especialmente la liquidez y la solvencia.

En resumen, una combinación de acciones y factores que nos permitieron que la empresa siga funcionando con unas afectaciones muy pequeñas y que los empleados y clientes preservaran su salud.

Cuando empezaron las cuarentenas y el aislamiento se disminuyó la operación, especialmente en marzo y abril, pero en mayo ya habíamos retomado la normalidad y estamos operando sin problemas; las captaciones y colocaciones de créditos han crecido muy bien, han aumentado los asociados y clientes, todo gracias a la confianza de ellos.

Además, seguimos generando excedentes y utilidades por las empresas, lo cual me parece una noticia buena en medio de todas estas vicisitudes.

La calidad de la cartera se mantiene buena, obviamente, hay una parte de asociados y clientes que han visto disminuido los ingresos a raíz de esta emergencia, son la minoría, pero los hemos apoyado con alivios, pero la ventaja es que nuestro mercado natural son 80% servidores públicos y pensionados y éstos no se han visto afectados ni por disminución de los ingresos y tampoco por desempleo.

Tenemos un esquema de operación mixta, donde ofrecemos operaciones, transacciones y créditos digitales, aunque también mantenemos la oferta tradicional, para aquellos que quieren atención personal o en nuestra red de oficinas y aliados.

Dr. Fabio Chavarro en los últimos 20 años el mundo ha girado en su desarrollo tecnológico, económico y financiero, en las costumbres de una manera vertiginosa.

El cooperativismo hace un gran aporte a la comunidad, teniendo en cuenta, que 2000 – 2009 fue una década perdida para muchos sectores económicos y sociales en Colombia ¿cuáles son los hechos más importantes que puede desatacar en estos 20 años?

Bueno lo que pasa es lo que usted dice, estamos en una era de cambios constantes y en los últimos 20 años lo hemos visto con mayor notoriedad.

Colombia, y una buena parte del mundo, sufrió una profunda crisis económica, recuerda usted, a fínales de del siglo pasado, en 1998, cuyos impactos duraron muchos años. Después vino una época de gran crecimiento, de muy buena prosperidad, recordará usted, que a partir de 2003 o 2004 fue expansionista, con un buen crecimiento económico, una subida en los precios de las materias primas, eso nos favoreció mucho porque Colombia es un exportador de materias primas. Luego nos encontramos con la crisis del 2008, que aunque se generó en Estados Unidos y países más desarrollados, hubo algunos impactos en Colombia.

En los últimos años veníamos en un proceso mucho más lento de crecimiento hasta cuando nos encontramos con la pandemia actual, un hecho imprevisto e impredecible para todos.

Por todo lo anterior, no creo que debamos hablar de una década perdida, simplemente estamos ante una crisis profunda, propia de los ciclos económicos y tenemos que afrontarla. El mundo ha cambiado, estamos ante la cuarta revolución industrial, la era de la revolución digital y eso genera unos cambios profundos en la forma como vivimos, como trabajamos, como consumimos, en general, en todo que todavía no alcanzamos a dimensionar, y creo que con la pandemia se acelerarán esos procesos.

En este entorno encontramos a los han podido adaptarse rápidamente, aprovechando oportunidades, y ellos han logrado un buen crecimiento, una buena consolidación. Los que van mucho más lentos son lo que se han visto más afectados negativamente.

Lo importante es entender la economía tiene sus ciclos, eso implica que hay momentos de crisis y momentos de crecimiento y de expansión; hoy estamos justamente en medio de una gran crisis económica, pero vendrá después una etapa de crecimiento y de desarrollo. Por otra parte, reitero, estamos en medio de esta revolución digital que trasforma y que va a seguir trasformando más la vida de las personas y los negocios, transformando lo que conocemos hasta ahora, entonces comprender esas realidades y saber direccionar los negocios hacia allá va a ser fundamental para sobrevivir y para aprovechar oportunidades.

Dentro del sector solidario se pueden destacar en esta época perdimos a SaludCoop pero hay cooperativas como Juriscoop con un aporte al desarrollo en estos 20 años ¿qué otros aspectos encuentran usted?

Si hay algunos casos dolorosos, también muchos exitosos. Si uno mira aquí en Colombia hay unos ejemplos dignos de reconocimiento, para mencionar solo algunos ejemplos de consolidación, como Coopidrogas, Colanta, Grupo Coomeva,  Coosalud, Financiera Comultrasan, entre tantos otros, pero hay decenas de casos, que han sido muy exitosos en todo el proceso de consolidación y de cómo han sabido adaptarse a las nuevas realidades.


   
HistoriaCoop 

 

 

 

 

 

 

 

Edición 15 Pagina 7 abril de 2007 Ecosolidario

Así se dio la reactivación de Coopdesarrollo para lo que es hoy el establecimiento bancario de caracter cooperativo, una realidad que se hizo al perder el sector al Megabanco. Apartes de la entrevisa publicada en la  mencionada fecha

Estoy en lo que le hemos llamado el Comité de Los 5, en representación de la Junta Asesora del Liquidador, con Carlos Palacino, Carlos Arturo Guzmán, presidente y vicepresidente de Confecoop; Fabio Becerra del Comité Prodefensa de Coopdesarrollo: Jorge Andrés López gerente de Coopcentral e integrante de Confecoop.

Por iniciativa propia, retomé el estudio de las diferentes alternativas de reactivación de Coopdesarrollo, incluida la fusión con Coopcentral que había planteado el Presidente de la Junta de Confecoop y que había esbozado también el Comité Pro-defensa en la propuesta inicial de reactivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *