Caducidad de contratos Mintic, afecta construcción de colegios en Colombia

Caducidad de contratos Mintic, afecta construcción de colegios en Colombia

El 13 de agosto informó la Silla Vacía que la ministra de las TIC, Karen Abudinen, anunció la caducidad del contrato que le habían adjudicado a la unión temporal Centros Poblados para llevar internet a zonas rurales del país. Se trata de una medida administrativa fuerte, tomada en medio del escrutinio público intenso que ha generado el caso. Edición wiltonrizzo@hotmail.com

Se basó en los incumplimientos del consorcio Centros Poblados y cuestionamientos que fueron apareciendo en el camino, como que las pólizas que presentaron para ganar el contrato son aparentemente falsas. Esa movida la veía venir desde hace días el abogado de Centros Poblados, Jorge Pino Ricci.

“Si eso ocurre (caducidad) todos los contratos de la unión temporal se terminan o deben cederse, esos podría llevar a las empresas de Centro Poblados a la quiebra. Esa decisión del Ministerio quebraría a esas empresas”, dijo ayer Pino Ricci.

Anticipando ese escenario, advirtió que si les aplicaban la caducidad, como efectivamente pasó, van a demandar al MinTic. “Nos vamos a ir a un pleito multimillonario contra la Nación”, le dijo el abogado a El Tiempo.

La caducidad anunciada por Abudinen significa que los integrantes de Centros Poblados – la fundación Novotic, ICM Ingenieros, Intec de la Costa y Omega Buildings- no solo pierden ese contrato, sino que deberán ceder inmediatamente todos los contratos que están ejecutando con entidades públicas. Eso tendrá repercusiones en varias zonas del país.

Una de esos contratos, de Inctec de la Costa, es la construcción de colegios en Huila por 45 mil millones de pesos, la inversión más grande que hizo la pasada Gobernación.

La decisión del MinTic que obliga a Intec a ceder su participación en ese contrato pone en entredicho el futuro de una obra que ya traía cuestionamientos por la forma en la que fue otorgado.

El caso también involucra anticipos, por cerca de 17 mil millones de pesos, obras con retrasos de más de un año, y al abogado Jorge Pino Ricci, quien hoy encabeza la defensa ante el MinTic de Centros Poblados.

Pero en el contrato del Huila, Pino estaba del otro lado. Era asesor de la Gobernación que entregó el contrato de los colegios a Intec de la Costa. Ahora pasó de asesor del contratante, a asesor del contratado, en dos casos donde hay sospechas de que se perdieron recursos públicos.

Además, el caso del Huila, muestra que la decisión de hoy que tomó la ministra Abudinen tendrá repercusiones en otras regiones, en varias obras, en las cuales ya estaban involucrados los contratistas.

El papel de Intec en el caso del MinTic

A la ministra Abudinen le están pidiendo la renuncia por las irregularidades en un contrato de más de un billón de pesos para llevar internet a zonas rurales, que el MinTic adjudicó el año pasado. El ganador fue la unión temporal Centros Poblados, que desde que se presentó al proceso generó advertencias y alarmas que fueron desatendidas.

Los ruidos de la adjudicación fueron la punta del iceberg.  A comienzos de este año, Centros Poblados empezó a incumplir con las obras. Luego, se conoció  que el MinTic le giró un anticipo de 70 mil millones de pesos que no es claro donde están. Y esta semana La W contó que las pólizas de garantía, que esa unión temporal presentó como respaldo para ganarse el contrato, son presuntamente falsas.

Intec de la Costa tiene el 15 por ciento del control de la unión temporal Centros Poblados. A la convocatoria del MinTic, esa empresa barranquillera llegó con varios ruidos encima. Por un lado, que desde octubre de 2020 tenía las cuentas bancarias embargadas por un juzgado de Barranquilla, algo que no la inhabilitaba, pero sí ponía en duda su capacidad de servir como respaldo financiero del consorcio.

Y por otro, que Intec cambió sus estatutos días antes de la licitación para incluir la “planeación, instalación, operación y mantenimiento de infraestructura para prestar servicios de internet”. Es decir, hasta antes de este contrato no solo no tenía experiencia en el tema central de la licitación, sino que ni siquiera podía hacerlo.

Ahora Intec y su dueño, Hugo Canabal Hoyos, están en el ojo del huracán porque los demás integrantes de Centros Poblados dicen que ellos consiguieron las garantías y pólizas que al parecer fueron falsificadas.

El abogado Jorge Pino Ricci aparece en la historia porque fue el apoderado de Centros Poblados para ganarse el contrato, y ahora es el que está dando la cara a los medios para responder a los cuestionamientos.

Pino Ricci ha dicho que los 70 mil millones de pesos no están embolatados sino invertidos en compra de equipos, que las pólizas no son falsas y que solo un juez puede definir eso.

Lo que no se sabía hasta ahora es que los caminos de Intec de la Costa y Pino se habían cruzado ya en 2018.

El contrato en el Huila

En diciembre de 2018, la gobernación del Huila de Carlos Julio González Villa (Cambio Radical), adjudicó un contrato de 35 mil millones de pesos para construir la primera fase de seis colegios en los municipios de La Plata, Isnos, Agrado, Pital, La Argentina y Algeciras.

Esos colegios deben beneficiar a unos 5 mil estudiantes. Fue el contrato más grande de la Gobernación de González Villa. A pesar de su importancia solo un proponente cumplió con el pliego de condiciones que puso la Gobernación, por eso no tuvo competencia y se ganó el contrato sin problemas.

El ganador se llama Consorcio Huila con Futuro, y de él hace parte Intec de la Costa SAS con el 15 por ciento. El mismo porcentaje que, coincidencialmente, tiene en el contrato con el MinTic.

Con la decisión de la caducidad del contrato del MinTic, Intec debe ceder esa participación, y eso va a implicar que el los demás integrantes del consorcio tengan que buscar un nuevo socio que cumpla con lo que Intec estaba haciendo.

Cuando aparezca ese nuevo socio, la Gobernación del Huila debe aprobar esa modificación, asegurándose de que se mantengan las condiciones originales. En ese trámite se puede ir el resto del año.

Eso dejará aún más en entredicho el futuro de esa obra, porque arrastra ruidos y cuestionamientos desde que se adjudicó el contrato.

saicitación del Huila tuvo serios cuestionamientos, no solo por tener poca presencia de oferentes. Y hoy presenta retrasos a pesar de haber recibido inyecciones de dinero anticipado.

La Sociedad de Ingenieros del Huila (SIH) denunció que el pliego de condiciones estuvo direccionado desde un principio para favorecer al ganador. “Las cantidades solicitadas para la ponderación son exageradas y traídas de los cabellos, solamente las cumplió el proponente al cual le tenían confeccionados los pliegos a su medida”, dice el ingeniero Javier Valderrama, en su momento presidente de la SIH.

Dice Valderrama que como gremio enviaron esas denuncias a la Fiscalía, Contraloría y Procuraduría.

La oficina jurídica de la Gobernación del Huila respondió esa y otras observaciones sobre la experiencia que debían demostrar los proponentes citando conceptos del abogado Jorge Pino Ricci.

Gobernación blindó sus procesos jurídicos con conceptos de Pino Ricci.

En ese momento, Pino Ricci, el abogado que hoy representa a Intec de la Costa en el lío con MinTic, estaba del otro lado. Se desempeñaba como asesor de la Gobernación del Huila.

Entre sus funciones estaba el “asesorar a las dependencias de la entidad durante la etapa precontractual, contractual y postcontractual de los procesos de selección que le corresponda adelantar a la entidad, así como el acompañamiento a los procesos contractuales en ejecución”.

Un abogado que trabajó en la Gobernación en esa época y un diputado cercano a esa administración, le confirmaron a La Silla que Pino Ricci tenía influencia en el andamiaje jurídico y contractual de esa administración.

“En la parte final del Gobierno al hombre sí le consultaban bastante. Casi todo era por teléfono porque él casi no iba a Neiva”, le dijo a la Silla el abogado, quien pidió omitir su nombre porque aún hace parte del equipo político de los González Villa.

Los contratos de asesoría en la Gobernación, el abogado Pino Ricci los hizo a nombre propio y a través de su empresa Pino Ricci SAS.

Según la SIH los conceptos de la oficina jurídica de la Gobernación direccionaron el proceso a favor del Consorcio Huila con Futuro.

“Al momento de entrega de las propuestas se presentaron cuatro, y tres de ellas ni siquiera cumplieron la experiencia específica en lo correspondiente a las cantidades de obra; es decir se presume que se reunieron para aumentar el número de propuestas generando con ello a los organismos de control una supuesta pluralidad de oferentes que no hubo”.

Los conceptos jurídicos y académicos de Pino Ricci también fueron usados por la Gobernación del Huila para resolver cuestionamientos en otra licitación de 34 mil millones para construir unas carreteras rurales en las que también solo hubo un proponente.

“El doctor Pino Ricci era la última palabra en lo jurídico, era el norte y la luz jurídica de la Gobernación de Carlos Julio. Era al último que le preguntaban las cosas antes de aprobar los estudios. Incluso él estuvo muy de cerca del proceso de licores y en la Asamblea fue el que frenteó esas dudas. El tipo era muy consultado por Carlos Julio”, nos dijo el diputado.

Sobre este asunto el abogado Pino Ricci le respondió a La Silla que aunque tenía contratos de asesoría en la Gobernación del Huila no tuvo que ver en la licitación que ganó Intec de la Costa.

“Efectivamente fui asesor del Departamento del Huila bajo la administración del Doctor Carlos Julio González. Sin embargo, no asesoré la licitación a la que se refiere este artículo, por lo que no emití concepto para su adjudicación. Simplemente el Departamento para responder una observación presentada a los pliegos, utilizó opiniones generales contenidas en mi libro”, dijo.

“Por otra parte no es cierto que en materia de contratación yo tuviera la última palabra en el Departamento del Huila. Simplemente era consultado en algunos casos especiales. Quiero dejar constancia que siempre he creído en la transparencia y pulcritud del Dr. González Villa”, añadió.

“En consecuencia la relación que se hace en este artículo del caso de Mintic con la licitación en en Huila es perversa y mal intencionada”, señaló.

Además de asesor de contratación, el vínculo del abogado Pino Ricci con la familia del gobernador González Villa tiene más historial. Pino Ricci fue abogado de la Gobernación de Cielo González Villa entre 2013-2014. En una investigación por presunta cartelización en el programa de alimentación escolar, la Superintendencia de Industria y Comercio lo menciona como el abogado de la empresa Multiactiva Surcolombiana.

Esa empresa es de propiedad de Germán Trujillo conocido en el país como el zar de los programas de alimentación escolar, esposo de Cielo. “Mi relación con Multiactiva Surcolombiana fue solamente eso, un concepto”, dice Pino.

“De eso será uno siempre víctima en este país. La falta de seriedad de la prensa y de los periodistas. No invierten en eso. No se forman. Le disparan a las sombras. Y, como una balacera en un bar de mala muerte, de malas”, remató el abogado.

Volviendo al Consorcio Huila, pese a los ruidos denunciados en la licitación, se quedó con el contrato de los colegios del Huila.

Ese contrato, igual que el que tiene con el MinTic, también arrastra muchos inconvenientes.

Se repite la historia

El plazo inicial de ejecución que le dieron a Intec de la Costa y compañía para construir los colegios fue de 12 meses y empezó a contar desde el acta de inicio que se firmó en marzo de 2019. Es decir, los nuevos colegios debían estar listos en marzo de 2020.

El proceso arrancó bien porque la Gobernación les aprobó un anticipo de 17 mil millones de pesos, casi un 40 por ciento del total de la obra.

Pero empezaron a aparecer los retrasos. Justificando demoras por temas financieros, errores de diseño y actualizaciones de estudios de suelo, Intec de la Costa y sus socios han pedido tres prórrogas. El plazo inicial de 12 meses ya va en 26 meses con el visto bueno de la Gobernación.

Incluso, Intec de la Costa y sus socios lograron que les dieran más plata de la acordada inicialmente. En 2019, en el último año de Gobernación de Carlos Julio González Villa, en el que Pino Ricci aún seguía como asesor, les aprobaron dos adiciones de plata que suman más de 10 mil millones de pesos. Es decir, el contrato total creció de 35 a 45 mil millones.

Dos años y medio después del acta de inicio, y un año después del plazo inicial, el avance de las obras de los colegios es del 60 por ciento, según reportes de la interventoría. Las sedes educativas aún no son funcionales.

“Los avances que reportan en los informes son muy altos comparados con lo que uno ve en terreno. En el colegio de El Pital los salones que dicen estar construidos parecen más galpones de gallinas”, dijo el diputado Armando Acuña.

El avance del contrato es del 60 por ciento y los colegios aún no son funcionales. Foto: Rodrigo Amaya.

Ante eso, y la queja de los municipios afectados por falta de colegios en el reinicio de las clases presenciales, desde hace unos días la Gobernación empezó a presionar al contratista con un proceso sancionatorio o la posibilidad de aplicar una caducidad por incumplimiento.

“El contrato se reinició en julio pasado. Pero no se tuvo el reinicio esperado en la ejecución de las obras por parte del contratista. En virtud de ello, la interventoría presentó un informe de incumplimiento a la entidad y el departamento de contratación ha adelantado la ruta para abrir un proceso sancionatorio contra el contratista”, le dijo a La Silla Vacía la secretaria de Educación del Huila, Milena Oliveros.

El contratista, dice la secretaria Oliveros, está pidiendo un nuevo plazo hasta diciembre para poder cumplir con lo acordado. Con eso llegaría a 33 meses, casi el triple del plazo original. “Fue un contrato heredado de la administración anterior con muchos problemas, pero daremos las instancias necesarias para tratar de que se ejecute. Si no, el camino es el proceso sancionatorio o incluso la caducidad”, añadió la secretaria Oliveros.

Si la Gobernación encuentra méritos para avanzar en esa sanción a Intec de la Costa y sus socios, la historia sería casi la misma que los llevó a perder el contrato con el Mintic.

Por lo pronto los líos de Intec de la Costa y sus socios no solo tienen sin internet a decenas de escuelas rurales del país, sino que también podrían dejar sin colegios a seis municipios del Huila.

Nota del Editor: Esta nota fue publicada originalmente bajo el título “El otro lío, con anticipos y Pino Ricci, de uno de los contratistas cuestionados del MinTic”. Fue modificada luego de la decisión del MinTic de declarar la caducidad del contrato de Centros Poblados.

https://www.lasillavacia.com/historias/silla-nacional/el-otro-lio-con-anticipos-y-pino-ricci-de-uno-de-los-contratistas-cuestionados-del-mintic/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *