A los desafíos socio-económicos el cooperativismo es la solución

A los desafíos socio-económicos el cooperativismo es la solución

Aporte social

Diálogo Ecosolidario con Oswaldo León Gómez, líder de la plataforma solidaria de Confiar. Una visión política alternativa, entre otros aspectos

El Grupo Gilinski vino de compras a Colombia con el dinero de los jeques árabes y “no es gratuito que hayan seleccionado a Nutresa es un grupo que se mueve en el sector de alimentos ¡importante! desde de la dieta alimenticia y de la soberanía”.

‘El mundo del sistema capitalista logra niveles de acumulación, se cierra una cadena de producción que es un negocio extraordinario y se abren otras, que implica en apariencia más beneficio que protección a la humanidad’.

Seguridad alimentaria. “Hay que salvaguardar   la importancia de una cooperativa como Colanta”. Podría una gran alianza con Consumo Cooperativa, para que se de ese sueño que tú planteaste del consumo popular cooperativo nacional.

Te comento que Confiar el año pasado logró una meta extraordinaria, cuando la planteamos pensamos que era un imposible el crecer los aportes sociales en un monto de 30 mil millones de pesos y logramos 32 mil cuatrocientos millones.

Publicidad 

Sobre los honorarios a perpetuidad que buscan algunos delegados. “Ahora no le veo problema en el pago de los honorarios, querido amigo, me preocupa más cuando a parte de los honorarios empiece a generar unas relaciones de favoritismo y ventajas superiores a la que tiene –los delegados– en conjunto de los asociados”.

¿Qué rompe las relaciones?

Que también los administradores no solo ganemos unas sumas extraordinarias a la usanza de los empleados del capital, incluso va uno a mirar la escala de salarios y no se compadece, hay unas instancias y diferencias muy grandes.

Bogotá – Medellín, 14 de febrero de 2022

wiltonrizzo@ecosolidario.com.co

¿Qué hacer en estos momentos de una economía difícil? para que las personas logren un desarrollo integral dentro de las propias dificultades que tienen los trabajadores y los pequeños empresarios.

Bueno, querido amigo, lo primero que hay que decir, es que la economía sigue teniendo unos comportamientos muy interesantes y con crecimiento, en el caso de Colombia, que ya escucharon  fue el año pasado, el crecimiento del PIB y así en otros países latinoamericanos y en el mundo.

Lo que esta difícil es la economía para los pobres y los excluidos, a propósito, de lo que ha significado el COVID un mensajero del descuido y la fragilidad en la que nos pone el sistema del capital, y obviamente esto se acentúa, las últimas informaciones del DANE así lo confirma, que hoy tenemos pobres más pobres en condiciones extremas, y quienes podían tener tres alimentos al día hoy solo tienen dos y muchos ni siquiera están comiendo.

Entonces frente a una situación como esa que vuelvo a insistir en general, el mundo del sistema capitalista logra niveles de acumulación, se cierran una cadena de producción y se abren otras, incluso la cadena de producción que es un negocio extraordinario, que implica en apariencia, más beneficio que protección a la humanidad.

Frente a una situación como esta, yo creo que una alternativa muy importante es el cooperativismo y la mutualidad solidaria, juntas rinden más y es posible hacer frente a una situación tan oprobiosa, yo creo que el cooperativismo no solamente en Colombia si no en el mundo  ha sido un instrumento extraordinario, particularmente me es satisfactorio, decir que en medio de esta pandemia tan difícil, el cooperativismo ha sido respuesta, no hemos tenido dificultades, como algunos pensaban que esto iba a ser el acabose para las cooperativas, todo lo contrario, fuimos respuesta, fuimos alivio, como lo hizo el sistema financiero, pero en la cooperativas el alivio es mucho más natural, para que los asociados pudieran mitigar esta situación tan complicada.

“Ahorrar con paciencia y gastar con parsimonia”

Una cosa que se destaca mucho es que la gente actúa con razón y con criterio de racionalidad gastando menos y recurriendo a aumentar el ahorro en sus cooperativas y en el caso concreto de nosotros en Confiar Cooperativa ¡sí que sentimos eso! sobretodo en el 2020. Que además coincidió con un criterio importante y valioso, eso de llamar a la gente a “ahorrar con paciencia y gastar con parsimonia” son cosas pues que en medio de toda esta adversidad dan cuenta de la importancia que tienen todos estos instrumentos para hacer democracia económica y ofrecer servicios a los que excluyen y no les ofrecen las alternativas suficientes.

A propósito de empresas antioqueñas como Nutresa y Suramericana que el capital transnacional de mano de una familia colombiana, los Gilinski entran con recursos importantes para después controlar una compañía que han sido muy importantes para este territorio y el país.

No solo las compañías Oswaldo, también se están jugando ahí el territorio del país, la seguridad alimentaria ¿no cree?

A bueno, este es otro tema, esto es muy importante claro, no es gratuito que hayan seleccionado a Nutresa, porque es un grupo que se mueve fundamentalmente en el sector de alimentos, muy importantes, no solo desde el punto de la dieta alimenticia y de la soberanía, sino desde el punto de vista de los negocios, que eso es algo lastimoso, que a nuestros empresarios a veces les hace falta más compromiso con el desarrollo de nuestro país.

Pues, los capitales multinacionales optan con su mirada hacia un mundo global, se van encontrando con esos tesoros como lo pueden ser esas empresas colombianas y muchas de otros países latinoamericanos, donde es muy fácil venir a comprar con un dólar de cuatro mil pesos, donde en apariencia para los accionistas puede ser muy buena la oferta, pero, para ellos es mejor, ya que es relativamente fácil comprar con dólares y más cuando nuestro peso es el que sufre, producto de  los sistemas hegemónicos de la economía mundial, que cada vez tenemos que poner más pesos para un dólar.

Los Gilinski vinieron de compras a Colombia con el capital de los jeques árabes

Así es, son los jeques árabes los que de alguna manera con tanto dinero y tanto poder apalancando la intención de negocios y su ambición de una familia, que cada vez crece más en esas intenciones y que de la mano de esos recursos hacen esa avanzada bastante fuerte a lo que ha sido el famoso Grupo Empresarial Antioqueño que así se llamaba.

El Sindicato Antiqueño, como una manera de reconocer la capacidad que habían tenido de implicar sus acciones de una compañía con otra y protegerse de las amenazas que en el pasado tuvieron con otro inversionista, que hizo uso de recursos del público.

En Colombia, nos toca trabajar con la cooperativa Consumo de Medellín, replicar el modelo a nivel nacional para tener un equilibrio en la canasta familiar, cuando las multinacionales manejan la seguridad alimentaria de los pueblos, pone en peligro su crecimiento y el desarrollo de su gente ¿Te parece Oswaldo?

Esa es una buena referencia, pero te voy a poner otra que es mucho más precisa y que en estos días incluso hablábamos con el gerente de Colanta y el expresidente del Consejo de Administración de Nutresa, les decía “hay que salvaguardar, hay que decirle a la gente la importancia de una cooperativa como Colanta” que agrupa campesinos, que hacen producción agropecuaria, que desarrolla toda la capacidad de creación de productos alimenticios.

Mercado Mercolanta. Foto Colanta
Mercado Mercolanta. Foto Colanta

Podría ser eso, una gran alianza con Consumo para que ese sueño que tú planteaste del consumo popular cooperativo nacional, sea muy importante, hay mucho cooperativismo en el mundo que se mueve en esa dinámica, yo recuerdo hace algunos años que estuve en Trento una localidad italiana, donde el cooperativismo es muy fuerte, pero con una particularidad, es un cooperativismo de ahorro y crédito apoyando toda la producción agrícola del campo y con unos supermercados cooperativos extraordinarios.

Claro, nosotros a veces de alguna manera no reconocemos que entidades como Colanta y otras cooperativas lecheras, que pueden ser muy importantes apropósito de la seguridad alimentaria.

Le decía a la gente de Colanta “nosotros tenemos una gran ventaja, contamos con una bella cooperativa y por ser cooperativa no se compra ni mucho menos se vende.” No tenemos el riesgo de que el capital internacional venga e interrumpa queriendo destruir lo que ha sido la acumulación de Colanta, porque hay muchas otras que hacen cosas maravillosas no solo las de ahorro y crédito.

Como Copidrogas con esa capacidad extraordinaria de desarrollar una red para que droguerías que no tienen tantos recursos se mantengan haciendo una gran cadena de medicamentos que, si no fuera por Copidrogas, hoy tendríamos solo droguerías todas tomadas por el capitalismo como pasa en otros países de Latinoamérica y del mundo entero.

Oswaldo, creo que al cooperativismo le toca actuar. Tengo una preocupación y es que, en algunas cooperativas les pagan por asistir a las juntas directivas o a los consejos de las cooperativas, se ha vuelto casi una competencia por ser delegado, para tener un ingreso mensual permanente, porque hay algunas cooperativas que les pagan un millón otros cuatro millones, por asistir a una junta directiva a un delegado.

 ¿Qué pasa con este fenómeno que está sucediendo en el cooperativismo colombiano?  ¿Cómo lograr que haya un equilibro?

Yo creo que eso tampoco hay que volverlo un mito, si un cooperativista cumple un gran papel como dirigente y le aporta su cooperativa, merece un reconocimiento.

Lo que pasa es que hay que prestarle cuidado porque eso se va volviendo un atractivo burocrático, que lleva a que se pierdan los criterios de lo que fue tan bonito por tantos años y que se mantiene aún en muchas cooperativas de un voluntariado de cooperativistas que presta un concurso en su condición de dirigente.

Foto de referencia Fedecaces.

Ahora yo no le veo problema en el pago de los honorarios querido amigo, me preocupa más cuando a parte de los honorarios empiece a generar unas relaciones de favoritismo y ventajas superiores a la que tiene en conjunto de los asociados, eso si ya es algo muy importante que es la ética, no es solo importante para los negocios de empresas del mundo de capital, sino que es importante un criterio de distinción del cooperativismo a nivel internacional,

A mi cada que me preguntan cuál es el éxito de Confiar y cuál es el secreto, yo te digo “él secreto no es otro que el compromiso y la convicción de aplicar la ideología del cooperativismo”

Y la idea del cooperativismo cruza con muchos otros sectores sociales alternativos que tienen función del interés del bien común, es lo que tiene que prevalecer por encima de cualquier cosa, el bien común y la racionalidad en la justicia de entender que estas son empresas de naturaleza cooperativa y solidaria y debe haber una “abundante ajusta” que yo llamo, y eso significa, a cada quien no solo lo que le corresponde, si no en una racionalidad que no rompa las relaciones.

 ¿Qué rompe las relaciones?

Que también los administradores no solo ganemos unas sumas extraordinarias a la usanza de los empleados del capital, incluso va uno a mirar la escala de salarios y no se compadece, hay unas instancias y diferencias muy grandes.

Entiendo que es bajo un criterio, pero el criterio desde el más alto al más bajo no puede ser del uno al diez, hay que reconocer la capacidad, el mérito y el conocimiento de quienes tienes responsabilidades, pero, debe haber una racionalidad y un criterio, somos distintos más no diferentes, sino distinto el cooperativismo en lo fundamental así lo dice las Cooperativas para  2000, no somos siquiera diferentes, la diferencia esta como en el mismo plano, pero aquí es una organización distinta al modelo imperante.

Lo que se quiere es la aplicación de la democracia económica, convocar, entonces, los pequeños capitales para hacer grandes organizaciones y eso es posible.

Asociados crecen aportes sociales en Confiar

Te comento que Confiar el año pasado logro una meta extraordinaria, que cuando la planteamos pensamos que era un imposible el crecer los aportes sociales en un monto de treinta mil millones de pesos y logramos treinta y dos mil cuatrocientos millones.

Confiar en el oriente Antioqueño.

Eso habla de que si uno compromete a los asociados y les hace ver que esos recursos pequeños de capital que aportan cada uno se convierten en una masa gigante y solidaria para acrecentar el patrimonio de la cooperativa y hacer factible la democracia económica cooperativa, eso redunda en fortaleza de nuestras organizaciones para poder prestar un mejor servicio, para restarle a las amenazas que tenemos todos los días por unas condiciones de competencia que cada vez son más agresivas.

De Confiar, una cosa que me parece excelente ¿qué resultados se obtienen, acercar la literatura, el cuento, la novela, la poesía, el ensayo, los libros que Confiar patrocina? ¿Eso como beneficia a la cooperativa y a los asociados?

Esa es una pregunta muy importante, alguna vez leí, la importancia de hablarle a la gente de manera muy cercana, buscar una narrativa que nos permita acercarnos a las personas, a veces en el cooperativismo y en algunos discursos se van volviendo pesadas y tediosas como ladrillos, que la gente no los entiende, hoy hablamos de cómo establecer narrativas de verdad, porque a través delos medios y de los noticieros también se desarrollan noticias falsas, para imponer la mentira.

En el caso de Confiar nosotros hemos entendido la importancia, la bondad de las palabras para comunicarnos y establecer cercanía y relaciones de afecto con la gente.

Hoy, Irene Vallejo, famosa doctora española, habla de una manera muy hermosa de la historia del libro, que hay que buscar todos los días en el lenguaje impreso palabras haladas, me parece muy bonito esas palabras haladas, hay que buscar la manera de decir cómo comunicar los mensajes de manera bella, sonora, que las palabras sean algo musical para la gente.

Nosotros hemos logrado a través de la literatura construir una narrativa de relación con nuestra gente que nos distingue y nos da mucho mérito y valor a Confiar, quien va creer que mucha gente esté con nosotros.

A finales del 2020 hace poco más de un año abrimos una agencia en el barrio Laureles en Medellín, barrio que construyó el cooperativismo antioqueño en manos de la cooperativa de empleados del departamento que la dirigía para esa época un famoso, un histórico, Francisco Luis Jiménez, no es en la cuadricula española, es circular, es diagonal, es un barrio completamente distinto, no es diferente si no es distinto.

Apropósito que hablábamos ahora y Confiar quiso volver a Laureles casi  80 años después que se hizo ese barrio hermoso se mantiene una agencia que adicionalmente tiene librería y  cafetería y tú no sabes ese significado para el posicionamiento de Confiar en ese sector de la ciudad y conciencia que eso tiene con todo lo que hemos hecho a lo largo de todos estos años desde el punto de vista de importancia de los libros y de la literatura, de establecer una relación mucho más cercana con la gente, te voy a contar una cosa que puede ser anecdótica pero que habla muy bien todo eso que hemos hecho.

En la época del paro que fue muy dura y difícil, donde muchas entidades cooperativas fueron agredidas, mucho más los bancos que llevo a que los bancos tuvieran que encerrarse en una serie de protección para que no les reventaran sus fachadas y se les metieran.

Me llamó el Presidente de la Asociación Bancaria a decirme que circulaba en las redes sociales que el caso de Confiar no optamos nunca por cerrar ni tapar nuestras fachadas y que en muchos de los casos cuando pasaban las movilizaciones cerca de las agencias de Confiar lo que hacíamos era regalar mini cuentos entregar nuestros textos literarios y que eso abría genera mucha simpatía en las redes sociales.

Una foto para recordar Confiar 45 años. Foto El Mundo.

Me pidió Hernando José Gómez el presidente de la Asociación Bancaria que le explicara eso, que porque a Confiar no le pasaba nada y no lo agredían y porque a los bancos sí, eso es muy fácil de explicar más allá de los libros, y es que no es lo mismo bancarizar que cooperativizar, hay una gran diferencia, creo que de alguna manera la comunidad capta eso y es lo que finalmente lleva a entender que Confiar es una entidad querida, que establece relaciones cercanas y que es muy noble patrocinar libros y regalárselos a la gente.

Es que la literatura llega más a los jóvenes, los que se levantaron el 28 de abril fueron de los jóvenes.

Apreciado Oswaldo, El ser humano es un animal político, las cooperativas no deben hacer política, hacen democracia, los cooperativistas si, y nos hace falta presencia en el gobierno nacional, en el congreso, ¿Por quién se debería votar? ¿hacia qué línea se debería ir el cooperativismo en estas elecciones para la Presidencia de la República? ¿Le llama la atención la línea de Petro o de otros partidos?

Yo creo que en general el cooperativismo tiene que acercarse a propuestas alternativas, el cooperativismo desde su nacimiento en 1844, nació como un proyecto alternativo de la búsqueda de interés común, de lo colectivo y yo creo que esa línea de trabajo hay que seguirla, a mí me duele y me preocupa cuando nuestras prácticas son ausentes de ese interés por lo colectivo, de reconocer en el paro pasado, a propósito -ese poder y a la ves esa angustia de quererse manifestar- porque no tienen oportunidades, me duele cuando muchos cooperativistas renegaban de esa expresión espontánea y popular de los jóvenes, creo que la mayoría lo hacía con una intención de querer mostrar que estaban activos y que era necesario el cambio y poder brindarles oportunidades.

Sin que no dejara de haber situaciones reprochables que creo que eran de unos pocos que también actúan muchas veces por intereses de hacer rupturas y romper esa credibilidad, entonces, para resumirte yo creo que en el cooperativismo tiene buscar relaciones con la política, esa que se hace en función del interés común y eso es fácil identificarlo, porque hay muchos que se hacen llamar y sobre todo en épocas electorales y dicen que quieren defender los intereses colectivos pero ya uno los conoce y dicen por ahí “que por sus actos los conoceréis”, en esa clasificación de sus hechos hay que establecer muy claramente quienes han hecho no solo en función de cooperativismo sino en función de lo colectivo y quienes han actuado en función de proteger  mucho más un modelo y que excluye un modelo que no da oportunidades.

Yo creo que, en ese orden de ideas con ojos mucho más abiertos, romper también un criterio que ha sido muy propio del cooperativismo colombiano y es siempre actuar en favor de la política convencional institucional, somos muy institucionalistas muy del “status quo”, yo creo que el cooperativismo tiene que dar el permiso de mirar otras oportunidades y de actuar en consecuencias.

Hecha esta alegoría, en la práctica ¿Por qué candidatos debería votar? ¿Por qué grupos?

Uno no puede hacer una recomendación específica, además, porque yo debo de ser muy cuidadoso con decir que tiene que ser esto o lo otro, sí creo que el momento actual ofrece una variedad de candidatos en definiciones muy claras de quien me esta ofreciendo propuestas distintas, contrario a los que llevan tanto tiempo ofreciendo tantas cosas y finalmente dándonos un balance final de realizaciones muy escasas.

Cada que puedo planteo lo siguiente:

Si en las cooperativas se trabajara con el criterio que lo hacen muchos gobiernos y que año tras año presenten resultados tan poco gratos para el conjunto de la sociedad, en este caso que fueran las cooperativas, que cooperativas se puede aguantar en asamblea general, que cada que le presenten un informe de resultados las cosas queden en déficit y las cosas nos muestren que vamos por mal camino y que sigamos, entonces, por esa misma gente para quedar en el consejo de administración, eso no lo toleraría nadie absolutamente nadie.

Entonces de la misma manera como no aceptaríamos eso en la cooperativa, indefinidamente tengamos un mal gobierno, en el consejo y una mala administración no deberíamos de aceptar lo mismo a la hora de votar por candidatos tanto para para cámara y senado,  como quien va a tener la autoridad para ser ejecutivo y yo creo que en eso tenemos que dar oportunidades de mirar hacia otro lado y actuar en consecuencia, salirnos un poco del formato, que estamos enseñados y yo creo que explorar otras opciones.

Tenemos que salirnos de la caja porque a veces saliéndonos de la caja a lo mejor nos da el sol y eso de por sí ya es muy importante para no seguir viviendo en la oscuridad, metafóricamente quiero terminar con lo siguiente:

Cuando hay luz, se genera sombra, la oscuridad no genera sombra.

¿Votaría usted por Alejandro Gaviria por Federico Gutiérrez, Oscar Iván Zuluaga o por Petro? ¿Por cuál de ellos votaría?

Yo vuelvo y te insisto nosotros en la práctica de cooperativismo colombiano tenemos que optar por candidatos que se acerquen más a modelos que estén en la línea del interés común, y yo creo que muchos de ellos ya tuvieron la opción de estar, de manera directa o a través de sus aliados y no han demostrado que sea el interés común ni el apoyo a formas organizativas tan valiosas y tan necesarias como el cooperativismo, no creo que merezcan indefinidamente ese resultado.

Mi estimado Oswaldo León, muy amable te deseo muchos éxitos con Confiar y estamos en contacto permanente.

Bueno hermano, suerte y cuídate mucho me alegra que te mantengas en ese interés de mantener un medio cooperativo, pero también, con un tinte de criterio crítico, que nos permita estar en una búsqueda permanente.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *