Álvaro Uribe ante la Comisión de la Verdad: “me engañaron los soldados”

Álvaro Uribe ante la Comisión de la Verdad: “me engañaron los soldados”

Comentario y edición wiltonrizzo@hotmail.com La verdad de Álvaro Uribe se conoció en la Comisión de la verdad, acompañada de la patanería de Tomás Uribe, contra Lucia González la comisionada para la paz. De estas conversaciones nos queda que el país está radicalizado, que las palabras de Uribe mantienen dividida la opinión de los colombianos y que la polarización seguirá hasta las próximas elecciones y continuará de allí en adelante.

Sin avisorar vientos de paz nacional, se hacen acuerdos, pero la calma definitiva no llegará, porque las conversaciones siempre se desvían por horizontes diversos, hoy es la amnistía general, que con la fuerza del viento que llega, con ese mismo impulso se desvanecerá.

 La paz continua en el patinodromo de las incertidumbres, lo cual, favorece a los populistas de las diferentes sectas políticas.   Foto: Youtube Álvaro Uribe. Composición Pitalito Noticias.

Enfrentamiento de los Uribe con Lucía González

“La expresión que uso Uribe al sacarla fue ‘usted es demasiado radical y tiene sesgo’, en una sola frase. Cuidado, el punto de Lucía sobre las Farc y que lo pudo expresar con toda claridad, es que ella no es partidaria de las Farc, ¡sino que cuando lee el programa de ellos, que es social demócrata, ella tuitea que está de acuerdo con esos principios!”

Tomás interrumpió la conversación

González, De Roux y Uribe, ahí, la primera le decía al expresidente que quizá no se caían bien, entró el tema de un tuit que escribió la comisionada el primero de septiembre de 2017, día en el que se fundó el partido político Farc -hoy Comunes-. En el mensaje González celebró que pasaran de las armas a la política. “Yo hoy estoy de fiesta porque las FARC @FARC_EPueblo constituyeron su partido político. No solo respeto, comparto sus principios. Buen camino”, publicó González, hecho que le molestó profundamente a Tomás.

“Le encantan las Farc, ella lo dijo en un trino en 2017, acá lo tengo, ¿se lo muestro?”, preguntó en tono fuerte el empresario.

Por su parte el expresidente Uribe le dijo a su hijo que no lo hiciera y la comisionada repuntó diciendo que Tomás ya había ido hacia su puesto a “amenazarla” y le insistió en que no valía la pena tocar el tema porque “podemos pensar distinto y usted lo ha dicho”. Tomás siguió recordando el trino y le pedía que dijera que compartía los principios de las Farc.

La comisionada González siguió diciendo que podían pensar distinto y Tomás remató con la frase: “yo nunca diría que comparto los principios de Pablo Escobar, ni de Castaño, ni de Mancuso, ni de las Farc. Ningún grupo terrorista, todos me saben a mierda”, expresó exaltado el hombre. El expresidente Uribe reaccionó y le dijo “no, Tomás, quieto, hombre”.

Entregamos información suficiente de tres medios, editorial de El Espectador, y noticias de Infobae y BluRadio.

Francisco de Roux vs Álvaro Uribe

Este lunes 16 de agosto, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, y el presidente de la Comisión de la Verdad, el padre Francisco de Roux, se encontraron para dar su versión sobre el conflicto armado durante su mandato en Colombia, y entre esos puntos, habló sobre las ejecuciones extrajudicales en el país, las cuales han sido conocidas como ‘falsos positivos’.

Durante el diálogo, Uribe reconoció la masacre de 2004, en la zona rural de Potosí, corregimiento de Anaime de Cajamarca (Tolima), la cual fue llevada a cabo por miembros del Ejército, y sobre la cual, el expresidente aseguró que fue engañado por los militares que perpetraron los crímenes, puesto que le informaron que los fallecidos eran guerrilleros y no civiles.

“Yo visité Cajamarca y, me da mucha tristeza decir esto, me engañaron los soldados. Porque el día que yo llegue allí, me dijeron que unas personas habían fallecido en combate con las Farc y resultó que no fue así. Cuando leo las piezas judiciales que hay sobre el tema, hay sombras”, contó Uribe.

El exmandatario nacional aseguró que en realidad nunca hubo un combate en la zona e indicó que las víctimas eran campesinos, reconociendo así que lo que ocurrido en Potosí, en el corregimiento de Anaime de Cajamarca, fue un asesinato.

“No se percataron de la identificación de las personas a quienes les dispararon. Hay sombras, pero de todas maneras no fue un combate con las Farc. Asesinaron a unos campesinos y esas personas están condenadas”, señaló el expresidente en su diálogo con el padre Francisco de Roux.

Cabe recordar que la masacre de la zona rural de Potosí, corregimiento de Anaime de Cajamarca (Tolima), ocurrió el sábado 10 de abril del año 2004, cuando, de acuerdo con la Fiscalía, uniformados del Ejército abrieron fuego indiscriminadamente contra cinco personas.

Durante el ataque fallecieron Albeiro Mendoza Reyes, Yamile Urueña Arango, el menor Julio César Santana Gutiérrez, un bebé de seis meses de edad, identificado como Cristian Albeiro Mendoza Urueña y Norberto Mendoza Reyes, quien quedó herido, pero también fue asesinado horas después, para que, de acuerdo con la Fiscalía, no relatara lo sucedido en el lugar.

Por la masacre, cinco de los militares implicados fueron condenados, mientras que otros dos fueron absueltos de su culpabilidad, luego de que se demostrara que no tuvieron responsabilidad en los hechos.

Uribe sobre los falsos positivos en Soacha: “decir que no estarían recogiendo café fue un error”

Durante su diálogo con el padre Francisco de Roux, el expresidente Uribe también recordó su relación con las madres de las víctimas de falsos positivos en Soacha, y aceptó que sí cometió un error cuando justificó el asesinato de esas personas con la frase “no estarían recogiendo café”.

“Yo cometí un error de decir ‘no estarían recogiendo café’. He reconocido ese error en muchas oportunidades, pero lo repito hoy. ¿Por qué lo cometí? Porque fui inducido al error por informaciones que escuché”, expresó Uribe.

El exmandatario nacional y también exsenador de la República, además aprovechó el encuentro para rememorar los años en los que tuvo una reunión con varias madres de Soacha, de las cuales, un grupo no estuvo presente pues denunciaron ante la Corte Suprema de Justicia que estaban siendo revictimizadas. Ante ello, Uribe reiteró que les pidió perdón.

“Allá les pedí perdón, le dije que ese no era el interés y me comprometí a no revictimizarlas”, indicó el expresidente de Colombia.

Respecto a su responsabilidad por los ‘falsos positivos’, Uribe aseguró que “la culpa nunca es de quien exige resultados con transparencia.”

“No falta el que diga que como yo exigía muchos resultados, por eso asesinaron inocentes… ¡Por favor! Es mi deber, hace parte de mi temperamento, de mi formación, exigir resultados con transparencia, con observancia de los derechos humanos. La culpa nunca es de quien exige resultados con transparencia. Es del incapaz criminal que, para demostrar resultados, produce crímenes”, aseveró el expresidente. www.infobae.com

Con su diálogo con el padre Francisco de Roux, Uribe se convierte en el cuarto expresidente de Colombia en contar su versión sobre el conflicto armado en el país. Sin embargo, el caso de Uribe Vélez es particular, debido a que él considera como ilegal a la Comisión de la Verdad, al ser resultado de los acuerdos de paz entre las extintas Farc y el Gobierno Nacional.

La importancia de Álvaro Uribe ante la Comisión de la Verdad

No puede leerse como un fracaso el encuentro de los comisionados con el expresidente

El encuentro entre el expresidente Álvaro Uribe Vélez y los representantes de la Comisión de la Verdad tiene una importancia histórica que no debería verse en dilemas maniqueos. Si bien es cierto que tanto la actitud adoptada por el líder político como muchas de sus afirmaciones buscan socavar los esfuerzos de la justicia transicional por pasar la página del conflicto, los ataques que recibió la Comisión por haber accedido a las condiciones del exmandatario son injustificados.

Sabíamos que se trata de un espacio no judicial donde cada uno de los involucrados en la historia contemporánea colombiana pueden asistir a relatar su versión. También sabíamos que entre más diversos fueran los concurrentes, más distintas iban a ser las visiones sobre lo que ocurrió. Eso debe celebrarse, no censurarse.

Hay dos lecturas posibles al encuentro del expresidente Uribe con la Comisión de la Verdad. Una es concentrarse en lo ineludible: el exmandatario sigue sin reconocer la legitimidad del Acuerdo, continúa atrincherado en sus ataques a la justicia transicional y hasta fue displicente con el presidente de la Comisión, el padre Francisco de Roux.

En un momento, hablando sobre el proceso de La Habana, soltó una frase que bien podría resumir la postura política del Centro Democrático en la última década: “El manejo de ese proceso fue una dictadura, con muchos congresistas comprados”.

Claro que muchas de las afirmaciones del expresidente deben ser verificadas y leídas en perspectiva. En El Espectador lo haremos, así como en su momento también les hemos pasado el análisis periodístico a las intervenciones hechas ante la Comisión. El ejercicio de construcción de verdad requiere escuchar las versiones libres y luego ubicarlas en un complejo entramado de hechos y otras narrativas.

Por eso mismo, la segunda lectura de lo ocurrido nos parece un poco más persuasiva. Después de años de oposición y todavía con un discurso ambivalente, uno de los principales líderes políticos aceptó aportar al proceso de construcción de verdad. Él dirá que no, que no reconoce la legitimidad de la Comisión, y sus opositores salieron a decir que se trató de un espectáculo, pero la imagen del exmandatario hablando con el director de la Comisión es un acto simbólico importante.

Es injusto, entonces, el reclamo que hizo Rodrigo Londoño, líder de los comunes y excombatiente de las Farc. En su cuenta de Twitter, escribió: “Lamento profundamente que la Comisión de la Verdad se preste para el proselitismo político de Uribe contra la paz y en detrimento de los derechos de las víctimas. La desnaturalización de la Comisión de la Verdad, convertida hoy en tribuna del proselitismo de Uribe, es contraria a sus deberes éticos”.

Eso no fue lo que ocurrió. La Comisión está llamada a recibir todos los aportes. Por supuesto que las intervenciones están plagadas de intereses personales y políticos, de historias a medias y de relatos que tienen que ser verificados. Así consiste el proceso. Las mismas colaboraciones de los ex-Farc ante la Comisión y ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) han estado llenas de imprecisiones, omisiones y otros problemas. Escuchar de manera atenta y responsable es el compromiso ético de la Comisión. Atacarla por cumplir su labor, más sin conocer el informe final, es un despropósito.

https://www.elespectador.com/opinion/editorial/la-importancia-de-alvaro-uribe-ante-la-comision-de-la-verdad/

Uribe le faltó el respeto a la comisionada Lucía González: padre Francisco de Roux

“La paz no es solamente un asunto de armas, sino de señalarnos unos a otros como ilegítimos”, dijo el presidente de la Comisión de la Verdad en Mañanas BLU.

Lucía González, comisionada (Comisión de la Verdad) y Tomás Uribe (Colprensa – Mauricio Alvarado)

El padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, se pronunció sobre la polémica entrevista al expresidente Álvaro Uribe este lunes festivo, en la que el ex gobernante no admitió responsabilidad en los miles de asesinatos de civiles cometidos por militares, quienes fueron presentados como delincuentes para inflar las cifras de la lucha contra la guerrilla en el escándalo conocido como ‘falsos positivos’.

El sacerdote aseguró que el encuentro le dejó un sinsabor y calificó como una falta de respeto las palabras de Uribe en contra de la comisionada Lucía González, quien recibió descalificada.

“Un sabor complejo, quiero ser franco, no es fácil de digerir”, dijo el sacerdote.

“Hubo una falta de respeto del expresidente Uribe a la comisionada. Yo lo recalqué y él en ese momento, cuando yo le digo, por favor, aquí usted silenció y sacó a la comisionada, reconoce y cambia e invita a Lucía. Entonces ella le dice, ya dije lo que tenía que decir”, agregó.

De Roux aseguró que él mismo le pidió a la comisionada González que hiciera presencia y consideró que ello no significó una provocación a Uribe.

“La expresión que uso Uribe al sacarla fue ‘usted es demasiado radical y tiene sesgo’, en una sola frase. Cuidado, el punto de Lucía sobre las Farc y que lo pudo expresar con toda claridad, es que ella no es partidaria de las Farc, sino que cuando lee el programa de ellos, que es social demócrata, ella tuitea que está de acuerdo con esos principios.

El presidente de la Comisión de la Verdad dijo que no reaccionó a la intervención de Tomás Uribe en la entrevista, quien aseguró que el 57% de los falsos positivos se dieron durante el tiempo en que Juan Manuel Santos fue ministro de Gobierno.

“No me quise meter en esa polémica, porque no quería poner la discusión como una discusión entre Santos y Uribe. Esa cifra, que podría ser discutible, la dijo Tomás desde una esquina. Se metió. Yo no quise armar una polémica”, declaró.

Según el padre De Roux, es de destacar que Uribe habló sobre la masacre de Guaitarilla y la de Cajamarca. También destacó que reconociera que el procedimiento del Ejército en Jamundí fue sido ilegítimo y violento, además de aceptar su equivocación al decir que los hijos de las madres de Soacha no habían ido a recoger café.

“La paz no es solamente un asunto de armas, sino de señalarnos unos a otros como ilegítimos”, afirmó De Roux.

“El punto más delicado que hay allí, es que en La Habana se hizo la paz entre las Farc y el Estado. Pero no se ha hecho la paz en Colombia. Esto es una cosa delicadísima”, complementó.

https://www.bluradio.com/nacion/paz/uribe-le-falto-el-respeto-a-la-comisionada-lucia-gonzalez-padre-francisco-de-roux

}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *