Bogotá, distrito maravilla

Bogotá, distrito maravilla

wilton  rizzo

Bogotá, 21 de septiembre de 2019

Es preocupante la historia de las alcaldías de Bogotá desde el Siglo XX que acaba de cruzar la esquina del Palacio de Liévano, por allí salieron Andrés Pastrana, Enrique Peñalosa, Jaime Castro, deslucidos por sus precarias realizaciones.

Samuel Moreno Rojas junto con su hermano, el mago de las comisiones de éxito  fueron a parar a la cárcel, Mockus abandonó la silla de burgomaestre para soltar sus  ambiciones desmedidas a una aspiración fracasada de la presidencia de la Republica. Lucho Garzón, dicen los que saben,   se pasó el ultimo 31 de diciembre 2007 de su mandato rumbero firmando contratos, hasta que cantaron los gallos de la Catedral, a Petro lo destituyeron el 19 de marzo de 2014.

Por tanto, cabe vociferar desde la Plaza de Bolivar -que entre el diablo y escoja, porque cualquiera de los  ex soberanos del Palacio de Liévano le puede servir en sus cálidas y vacantes regiones de pretor, provincial, alcalde, regente o cancerbero.

En continuidad a estos fracasos de promeseros, se nos viene otra bandita de inspirados pichones que quieren hacer barrida y limpia en la Alcaldía Mayor de Bogotá, es ver tal cual,  a una profesora regañona arengando a sus alumnos malcriados, bravucones e inquisidores en el intento de convencerlos para  que retiren sus aspiraciones y estos intentan con frases simplonas y posturas de artistas en promoción clavar a los electores para que voten por ellos: Hollman Morris, el espadachín de Petro, el hijo de Galán y consentido de Vargas Lleras, Miguel Uribe -el desafiante- de rancio abolengo, empaque liberal y conservador con reencauche uribista

Cosa que no es muy fácil -porque la pinta es lo de menos- así hayan precursores fajos verdes, magenta, terracota o de pálido color,  conseguir quien sufrague  sin saber porque y por quien es requiebro de cuello entre el centro, la izquierda y la derecha, usted gira, da vueltas y no encuentra por quien depositar el perdido sufragio.

Al parecer se acabaron los partidos y las ideas, son desechadas por cualquier babosada mal expresada o de baja factura literaria.

En su genética expansiva que proviene de los anteriores alcaldes, los actuales son ahijados políticos que se pelean la herencia partidista sin ideas, incluida la Sra. López cuyas promesas son vagas, idénticas, a ninguno se le ocurrió algo atractivo o novedoso.

Cada quien será el mago o la maga que construirá el metro, van a acabar con la inseguridad, el medio ambiente nos lo darán entero y la educación será una porción a granel para que cada familia, escoja el lugar más cercano para estudiar, porque las universidades y los institutos se construirán y dotarán a la vuelta de la esquina o cerca  a los parques –tacitas de porcelana– libres de indeseables, a partir del 2020 viviremos en el Distrito Maravilla Bogotá. 

Entonces ¿dónde están los prohombres que egresan o son insignes catedráticos de las acreditadas universidades colombianas rankeadas entre las mejores de América y del mundo?

¿Que podrán responder las eminencias de La Javeriana, Los Andes y La Nacional?

Porque para desempañarse en la coyuntura política estas universidades preparan a sus vástagos luminosos con esmero y dedicación.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *