Colombia una nación por gobernar

Colombia una nación por gobernar

Le encantan las cábalas al discípulo amado, y la filosofía de lo que pudo haber sido y no fue, cree que el mundo giraría mejor con la rueda cuadra de la economía naranja.

¿O es mentiras las 100 casas que se construyeron en 90 días, a herido grito microfónico desde San Andrés, después del paso desgarrador para sus habitantes del huracán Iota?

Es tanto el desgreño, que en el Congreso de la República de Colombia están colgadas una reforma tributaria o clavada impositiva y una contra reforma del Comité Nacional del Paro y partidos de oposición.

Bogotá, 31 de julio de 2021

wiltonrizzo@hotmail.com

En el día a día de América continental las manifestaciones, las protestas, los escándalos por violaciones, manoseos, acosos, abusos, corrupción y otros delitos son el insumo noticioso diario, es un reflejo de los parches hirvientes que son estos países, la matanza de líderes sociales, medioambientales, de indígenas y otras diversidades parten desde el Canadá y no terminan en la Patagonia, van y retornan, como las olas sacudidas por los vendavales en esa antigua Amerriqua: territorio de vientos.

Cuanto daríamos por la reestructuración económica en Colombia y su vecindario, tanto Centro, Caribe y Suramérica, lo que consiste, según los especialistas: en atender el cambio que está ocurriendo en diversas regiones del mundo, desde economías y mercados protegidos hacia un tipo de industrialización basado en la eficiencia y la competencia internacionales y el fomento a las exportaciones.

Para desde allí encontrar el camino de la reactivación económica, cuya política intenta dar un nuevo impulso a la actividad productiva, que se encuentra en una fase de recesión o estancamiento.

Comunidades mendicantes, votos cautivos

Si no hacemos este ejercicio conjunto, lo único que los gobiernos pueden encontrar son paliativos para sobrevivir y para calmar el hambre de los más necesitados, en la entrega de subsidios de miseria, que como se ha dicho, solo genera una población mendicante, unos votos cautivos, que seguirán introduciendo en las urnas electorales a favor del Centro Democrático.

Toda la perorata discursiva de los presidentes de Sur, Centro América y el Caribe son populismo de izquierda y derecha, eructos de ese cuerpo en descomposición que es el feudalismo democrático. Es el añejamiento mal oliente de la crisis que estos ancestrales mafiosos bañados en el oro de la corrupción –desde muchos gobiernos–  siguen en sus alianzas con toda clase de delincuentes.

En la región no hay acuerdos para generar empleo a plenitud desde las fronteras, ni desde las urbes, la forma como se cultiva en este continente y los territorios insulares, es a la par de la venta de arepas, perros o chorizos en los barrios de cualquier ciudad latinoamericana, como al vecino le va bien, se abren cuatro puertas en la misma cuadra para ofrecer las mismas agresiones comestibles.

En los países -si Perú exporta aguacate y Colombia café, el resto inician idénticos procesos agrícolas.

Competidores potenciales

Por ahora no se sabe hasta cuándo continuará el desorden público y el Covid alterando el bienestar humano, estos fenómenos compiten a ver quien pesa más en el daño social, como en la carrera coyuntural de las ventas barriales de empanadas.

Por esa relación lejana entre suramericanos, centro y caribeños, no es posible que estos hermanos latinoamericanos del poder dominante se pongan de acuerdo, los acercamientos se producen por la corrupción de muchos, que ocupa su capacidad intelectual, que los tiene supremamente ocupados en cada nación, se ponen de acuerdo para cierto tipo de blanqueos y lavaderos, excepto para| montar industrias mixtas y sacar del atraso a estos pueblos subyugados.

Mafalda

https://tallersurzaragoza.files.wordpress.com/

Dolorosa desindustrialización

Con pesar, tendremos que decir que Colombia no tiene ni gran industria, ni industria que puedan ser indicadores para engrosar el PIB o que haya grandes clúster o grupos para generar empresas de alta generación de riqueza y bienestar.

La ANDI con todo el respeto, nos más que un club del buen recuerdo textil y otras actividades, que no lograron su despegue a plenitud y por ese trancón de obsolescencia: se difuminaron en los saltos de la transformación cibernética, que dio el planeta de los terrícolas.

Colombia desde la década anterior viene sufriendo de una dolorosa desindustrialización, por defecto de información y conocimiento en dúo, según los expertos.

El tejido social de estos países subdesarrollados o en desarrollo es conflictivo, problemático e irrealizable, sin soluciones de envergadura para sus pueblos, porque -donde no está roto, esta descocido, y llegan ellos –los políticos– se tiran todo ambiente socio-económico, en detrimento del progreso general.  

Matanzas de líderes

En el día a día de América continental las manifestaciones, las protestas, los escándalos por violaciones, manoseos, acosos, abusos, corrupción y otros delitos son el insumo noticioso diario, es un reflejo de los parches hirvientes que son estos países, la matanza de líderes sociales, medioambientales, de indígenas y otras diversidades parten desde el Canadá y no terminan en la Patagonia, van y retornan, como las olas sacudidas por los vendavales en esa antigua Amerriqua: territorio de vientos.

Crecimiento económico del segundo trimestre del año habría sido de 20% de no ser por bloqueos: Duque

Miren lo que nos pasa a los colombianos con el imberbe -en su desgobierno, él niño bueno del club, cuando le va mal le echa la culpa al retrovisor, al Covid 19, a los bloqueos, al invierno, como si a estos cuatros años, aquellos que considera sus enemigos le hubiesen soltado los monstruos mitológicos de la América de hoy.

Le encantan al discípulo amado las cábalas y la filosofía de lo que pudo haber sido y no fue, y, cree que el mundo giraría mejor con la rueda cuadra de la economía naranja.

Estamos jodidos en Colombia, a mí me gustaría vivir en el país de iDuque.
Y,
para rematar su locura paradisiaca y desintegrar más a las naciones de la región América, pelea con Maduro y esté desde Caracas le hace cualquier clase esguinces a la seguridad nacional, se burla de cada berrido que iDuque pega contra Venezuela, le encanta gobernar en cuerpo ajeno desde las lejanías: al Gobierno de Haití le señala como manejar la justicia para atender a presuntos criminales colombianos, como sacrificados devotos la Virgen de Chiquinquirá.

En sus ínfulas bolivarescas y devoto de la virgencita mencionada, trata de quitar los apegos bolivarianos de Chávez, Maduro y Diosdado, a los gobiernos centro americanos y del Caribe les dicta línea política, creyendo que es habitante de otro planeta.

En Sur, Centro América y sus territorios insulares, hay populismo, dictaduras, feudalismo democrático y muy poca democracia.  

Y en Colombia no se respetan los derechos humanos, se violan, se quiere desestimar la protesta social y se desconocen las Observaciones y        Recomendaciones de  la visita de trabajo       de la CIDH realizada del 8 al 10 de junio de 2021.

La transformación económica o como se quiera llamar, no es solamente inaugurando ferias artesanales, eso lo hacen los mismos artesanos, ellos y la gente de los municipios saben de eso.

Un gobernante del orden nacional tiene buscar, tanto en territorio como fuera las inversiones para el gran desarrollo agroindustrial, medioambiental, académico científico, con educación, salud y conectividad. En Colombia no se ve aquello que tanto pregona por los micrófonos y cámaras, ni siquiera en la elemental educación rural, donde los establecimientos educativos carecen de todo, inclusive de vías de acceso y transporte.

O es mentiras las 100 casas que se construyeron en 90 días, a herido grito microfónico desde San Andrés después del paso desgarrador para sus habitantes del huracán Iota.

Ese estilo de gobierno a punta de micrófonos y televisión produce exaltación en cada comisión de aplausos y nada más.

ObservacionesVisita_CIDH_Colombia_SPA

Para aportar a la lectura de esta realidad de América entregamos estas notas estadísticas a abril de 2021. Fuente Wikipedia Y FMI. Y un artículo de análisis.

Los 4 países con mayor agricultura en América del Sur, actualmente

Brasil es el mayor productor mundial de caña de azúcar, soja, café, naranja, guaraná, açaí y nueces de Brasil; es uno de los 5 mayores productores de maíz, papaya, tabaco, piña, plátano, algodón, frijol, coco, sandía y limón; y es uno de los 10 productores más grandes del mundo de cacao, anacardo, aguacate, caqui, mango, guayaba, arroz, sorgo y tomate;

Argentina es uno de los 5 mayores productores del mundo de soja, maíz, semilla de girasol, limón y pera, uno de los 10 mayores productores mundiales de cebada, uva, alcachofa, tabaco y algodón y uno de los 15 mayores productores mundiales de trigo, caña de azúcar, sorgo y pomelo;

Chile es uno de los 5 mayores productores mundiales de cereza y arándano rojo, y uno de los 10 mayores productores mundiales de uva, manzana, kiwi, melocotón, ciruela y avellana, centrándose en la exportación de frutas de alto valor;

Colombia es uno de los 5 mayores productores del mundo de café, aguacate y aceite de palma, y uno de los 10 mayores productores de mundo de caña de azúcar, plátano, piña y cacao;

Perú es uno de los 5 mayores productores de aguacate, arándano, alcachofa y espárragos, uno de los 10 mayores productores mundiales de café y cacao, uno de los 15 mayores productores mundiales de patata y piña, y también tiene una producción considerable de uva, caña de azúcar, arroz, plátano, maíz y mandioca; su agricultura está considerablemente diversificada;

La agricultura en Paraguay se está desarrollando actualmente, siendo el sexto mayor productor de soja en el mundo y entrando en la lista de los 20 mayores productores de maíz y caña de azúcar.

En Centroamérica, se destacan

Guatemala, uno de los 10 mayores productores en el mundo de café, caña de azúcar, melón y caucho natural, y uno de los 15 mayores productores de banano y aceite de palma del mundo;

Honduras, que es uno de los 5 mayores productores de café del mundo y uno de los 10 mayores productores de aceite de palma;

Costa Rica, que es el mayor productor mundial de piña;

República Dominicana, que es uno de los 5 principales productores mundiales de papaya y aguacate y uno de los 10 mayores productores de cacao.

México es el mayor productor mundial de aguacate, uno de los cinco principales productores mundiales de pimiento, limón, naranja, mango, papaya, fresa, pomelo, calabaza y espárragos, y uno de los 10 productores más grandes del mundo de caña de azúcar, maíz, sorgo, frijol, tomate, coco, piña, melón y arándano. https://es.wikipedia.org/wiki/Econom%C3%ADa_de_Am%C3%A9rica_Latina

Atraso Industrial

POR: RUDOLF HOMMES RODRÍGUEZ

La industria colombiana está muy atrasada, pese a que ha dado señales de recuperación y en febrero de este año creció a una tasa récord de 8,2 por ciento). Ese retardo es una de las razones por las cuales no ha aprovechado las ventajas del TLC con EE. UU.

La mayoría de los sectores que experimentaron crecimiento significativo en exportaciones al mercado estadounidense en el 2014 y el 2015, según Portafolio (5/5/2016), son aquellos que no han avanzado suficientemente en tecnología o no la necesitan.

Eso nos conviene en el corto plazo, pero no garantiza que sigamos exportando esos productos. Muchos otros países lo hacen, algunos con artículos más competitivos. Lo mismo se puede decir de nuevos productos que han ingresado a ese mercado.

El otro peligro es que en EE. UU se vuelvan a producir bienes que hoy se importan.

El mercado mundial y, sobre todo, los métodos de producción están experimentando cambios radicales, inducidos por avances significativos en tecnología, para los cuales no están preparados los empresarios colombianos, y que requieren que el país dé un gran salto adelante en muy corto plazo para ponerse al día.

La desindustrialización no solo es problema de aranceles y tasa de cambio, sino de información y conocimiento. El mundo vive una nueva revolución industrial y nuestro futuro industrial y productivo depende, ahora más que nunca, de que las escuelas de ingeniería, química y ciencias físicas y biológicas sean capaces de trasmitir esa información a los sectores productivos.

La manufactura de zapatos es un ejemplo de lo que está pasando afuera y de cómo nos puede afectar: en el 2012, los ingenieros de Nike modificaron una máquina de tejer suéteres para hilar en una sola pieza la parte superior de un zapato, utilizando una mezcla de materiales sintéticos y naturales.

También han desarrollado otra tecnología de manufactura aditiva para hacer la parte inferior del calzado. Estos dos desarrollos juntos hacen innecesario el proceso de manufactura tradicional, que implicaba sentar a miles de trabajadores en grandes fábricas a cortar, coser y pegar las partes de un zapato.

Ahora, lo pueden hacer con muy pocas piezas, de forma casi automática. Eso quiere decir que pueden producir zapatos cerca a los centros de consumo sin tener que fabricarlos en Indonesia o China. Adidas ya está produciendo ese calzado en Alemania (ver John Koten, A Revolution in the Making, Wall Street Journal Reports: Leadership, 6/10/ 2013).

Las implicaciones de ese cambio son dramáticas. La industria de zapatos va a abandonar la periferia. El menor costo laboral ya no va a ser un factor que determine su localización. Las tecnologías de producción aditiva, como las que usan las llamadas impresoras en 3D, hacen posible producir localmente lo que antes se tenía que importar. Se van a cerrar grandes mercados de exportación y, a la vez, aparecen oportunidades para sustituir importaciones que se pueden manufacturar en casa. Eso va a cambiar las posibilidades y los retos que tendremos que enfrentar y para los cuales no estamos preparados. Las escuelas de ingeniería no están respondiendo a esta necesidad.

Rudolf Hommes Exministro de Hacienda rhommesr@hotmail.com

https://www.portafolio.co/opinion/rudolf-hommes-rodriguez/analisis-industria-colombia-495519

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *