Voluntad política espera el modelo cooperativo del gobierno 2022 – 2026

Voluntad política espera el modelo cooperativo del gobierno 2022 – 2026

El movimiento cooperativo le propone al próximo gobierno que mire la otra forma economía, con el ingrediente social necesario para hacer de Colombia una nación para su gente.

wiltonrizzo@ecosolidario.com.co Dice el documento de propuestas Confecoop a los candidatos a la Presidencia de La República, que es necesaria una economía cooperativa para la transformación del país, recurriendo a la cultura para la cooperación y la solidaridad, que abarque a las cooperativas como actores del desarrollo integral en territorio, con procesos  que conlleven componentes estratégicos para lograr la innovación social. Fotos archivo Ecosolidario.

Politicas públicas sin coadminstración de la Supersolidaria

El modelo cooperativo, desde sus comienzos buscó ser el mejor aliado de los gobiernos para solucionar problemas inherentes a la familia colombiana, en su trasegar de 98 años, más o menos, siempre intentó que los gobiernos comprendieran la importancia de la ayuda mutua para la solución de problemas económicos y sociales inherentes a las comunidades.

En la historia cercana, desde 2016 Confecoop viene presentado propuestas de índoles económicas, sociales y educativas, entre otras, para que el cooperativismo sea el movimiento que cubra a más gente, dadas sus bondades, comprobadas por la trayectoria y la permanencia de las cooperativas como empresas privadas sin ánimo de lucro.

En la actual administración de Confecoop que preside como ejecutivo Carlos Acero se lanzó el plan Cooperativas por Colombia, que continua en su lucha buscando que sea incluido el sector de la economía cooperativa y solidaria en las políticas públicas de los gobiernos colombianos.

Algo valioso se finiquitó el año pasado con la ley 2069 de 31 de diciembre de 2021, que tiene como objeto establecer un marco regulatorio que propicie el emprendimiento y el crecimiento, consolidación y sostenibilidad de las empresas, con el fin de aumentar el bienestar social y generar equidad.

El Consejo Nacional de Política Económica y Social -CONPES- elaboró el documento 4051 de 1º de octubre de 2021, que contiene la propuesta de política pública para el desarrollo de las Organizaciones de Economía Solidaria (OES).

Con la ley de vivienda, el sector cooperativo fue incluido en el sistema de financiación para compra de casa propia. Cuya cartera tiene un rubro de $4 billones.

Publicidad 

Todas estas normas necesitan que se reglamenten por sus respectivas autoridades legislativas para poder sacar el mayor provecho.

Aquí también el sector solidario y cooperativo con sus gremios cúpula Confecoop, Analfe, las mutuales, con el apoyo de Fecolfin, Ascoop y Asocooph tienen la responsabilidad de fortalecer los negocios entre cooperativas y unir esfuerzos –dinero–- para llevar a cabo como iniciativa propia proyectos de envergadura.

En este aspecto y en cuanto a la casa propia para los asociados que es una idea añeja del sector ¡que no la descubrió ningún político populista! se pueden fortalecer los programas de vivienda digna, con los mejores servicios incluidas piscinas en sus climas propicios, como lo hacen Cootradecun y la Cooperativa Financiera Confiar.

En este mismo aspecto está la opción creada de las cooperativas de consumo por Colombia, tomando como piloto la de Consumo de Medellín y la Cooperativa Integral Agroindustrial de Boyacá y otras de esa región, la mesa está tendida, le corresponde a las empresas del sector mostrar su unidad, su fortaleza y sus ganas der salirse del confort del ahorro y crédito, que este renglón sirve para apalancar las cooperativas que vayan con visión y misión mutualista a mover la economía real y a regular la canasta familiar.

Sin lugar a dudas hay que buscar el apoyo del legislativo, más que de los políticos en sí, estos son promeseros y en el recorrido de la historia de Colombia, su mayor preocupación nunca es el bienestar de la gente. Muchos van a las cooperativas a pedir plata para sus campañas.

Regulación

Otro aspecto que el sector cooperativo insiste es en una regulación moderada, eficiente y oportuna para el sector, acabando por esa asfixia de normas que tienen sumidas a las pequeñas cooperativas en el conseguir asesores y tecnologías inalcanzables para poder cumplir los excesivos requerimientos de los inexpertos acomodados por los políticos en la Supersolidaria.

Es necesaria la tecnología, lo es más la innovación social,  por tanto, no tiene porque la Supersolidaria de hoy querer coaministrar a las empresas de su vigilancia y control, se debe respetar la automía cooperativa.

Adjuntamos el PDF contentivo de las propuestas Confecoop 2022 –  2026

BROCHURE PROPUESTAS CANDIDATOS

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *