Con anticipo para internet rural Mintic - Abudinen, compraron apartamento en Miami

Con anticipo para internet rural Mintic - Abudinen, compraron apartamento en Miami

Edición wiltonrizzo@hotmail.com Historia de anticipos. Una modalidad de avances como en la gobernación de los Cote en el Magdalena repitió en el escandaloso contrato de Abudinen – Centros Poblados.  El apartamento, en lujosa zona de Miami, que se negoció con el anticipo del millonario contrato del MinTIC y Centros Poblados.

Juan Carlos Cáceres dio 1,3 millones de dólares para la primera cuota del inmueble, su apoderado explicó la inversión del dinero producto del negocio entre el consorcio y Nuovo Security. Foto de archivo del sector de Brickell en Miami, Florida. CREDIT: Bloomberg photo by Scott McIntyre. Con los Cote, JUAN CARLOS CÁCERES BAYONA (DER), INVOLUCRADO EN EL ESCÁNDALO DE MINTIC. / ARCHIVO

Otra curiosidad de este contrato (Se refiere al de los Cote) es que -al igual que lo hizo Karen Abudinem- el gobernador Cotes también dio un anticipo del 50%; anticipo que se replicó luego en la autorización de la adición por casi 4 mil millones que otorgó la gobernadora Rosa Cotes al mismo contratista.

Los medios siguen revelando, aquello que se oculta a la opinión pública

“Cada vez se conocen más detalles sobre el escándalo que se provocó por el millonario contrato que el Ministerio de las TIC firmó para llevar conexión a internet a zonas rurales de más de 16 departamentos del país y por el cual se entregó un anticipo de más de $70.000 millones de pesos en febrero de este año a la Unión Temporal Centros Poblados 2020 (UT).

Este viernes se llevó a cabo el debate de moción de censura a la ministra Karen Abudinen en la Cámara, donde la funcionaria de esa cartera se defendió de las acusaciones por la pérdida de este dinero y señaló que “Yo no me robé esa plata, he actuado para poner las denuncias y hacer seguimiento a estas. He actuado con determinación y con apego a la ley. He respondido con denuncias, acciones administrativas, embargos y con toda la determinación para desmantelar la corrupción”.

Mientras el caso avanza, en las últimas horas, la unidad investigativa del diario El Tiempo reveló que parte de los $70.000 millones se utilizaron para pagar la primera cuota de un apartamento en un exclusivo sector de Miami, Florida. Esto se ha podido demostrar gracias a las investigaciones que adelantan las autoridades colombianas y estadounidenses para saber a ciencia cierta dónde terminó el dinero con el que se prometió llevar conexión a internet a miles de escuelas en zonas rurales del país.

Según el diario bogotano, en este nuevo apartado del escándalo se ven involucrados, nuevamente, la compañía Nuovo Security y su socio fundador, Juan Carlos Cáceres. Dicha empresa proveedora, asentada en el estado de Delaware, fue subcontratada por Centros Poblados para adquirir la mayoría de los equipos para los puntos de conectividad y, según el medio, Cáceres usó 1,3 millones de dólares, producto de ese contrato, para la cuota inicial de un apartamento en Brickell, Miami.

El Tiempo señaló que la cuenta de la sucursal de West Kendal del Citibank, a nombre de la empresa proveedora, fue bloqueada con un saldo de 750.000 dólares. Además, que también se está investigando una cuenta abierta por Karin Stefania Pupo Benito Revollo, representante legal suplente de ICM Ingenieros y socia de Centros Poblados.

La compra cruzada del apartamento en Miami

La indagación del FBI avanza tras la cuenta de Nuovo Security, tal como lo confirmó el fiscal Francisco Barbosa, y se ha podido establecer que con parte de los 58.301 millones de pesos que se giraron del anticipo se negoció un apartamento.

Esta información fue confirmada por agentes federales y por el mismo Juan Carlos Cáceres ante la Fiscalía. El Tiempo, por su parte, se comunicó con la defensa de Cáceres para conocer más detalles del caso y el abogado les señaló que la empresa de tecnología cumplió a cabalidad el contrato con Centros Poblados y que no es la primera vez que el MinTic, a través de una fiducia, habilitaba giros para esta empresa.

“La firma se fundó en Delaware, en 2017, para adquirir equipos de tecnología directamente con el fabricante. En Colombia hay canales que cobran entre un 30 y 40 por ciento más”, dijo al diario.

Y sobre el caso del apartamento adquirido por Cáceres reveló que, efectivamente, se utilizaron 1,3 millones de dólares para la primera cuota, pero que ese dinero hacía parte de las ganancias que dejó el negocio y que, tras lo sucedido, el empresario reversó la compra y puso a disposición de la Fiscalía el dinero, mientras avanzan las investigaciones.

“El señor Cáceres reversó esa compra porque lo tienen bloqueado bancariamente. Sin embargo, puso a disposición de la Fiscalía ese dinero, mientras se adelantan las investigaciones y se comprueba que todo ha sido legal”, dijo el apoderado del empresario a El Tiempo.

Además, coincide con las declaraciones del exfiscal Mario Iguarín, que hace parte de la defensa de Centros Poblados, quien señaló que el dinero no era público. “Una vez salen de la fiducia se convierten en fondos privados y el contratista (en este caso Centros Poblados) puede hacer con ellos según su criterio”. El abogado de Cáceres resalta este argumento e insiste en que Nuovo Security cumplió con lo pactado con la UT.

Por otro lado, el abogado también habló de los señalamientos de Efraín González, socio de Cáceres, quien aseguró que se usó su nombre y su firma falsificada para aprobar este contrato. En contexto: Los 70 mil millones de MinTIC, empresario involucrado en el escándalo dice que usaron su nombre y firma

El apoderado señaló que son falsas esas afirmaciones y que “hay correos y una trazabilidad documental en los que consta que sí conocía el contrato y que recibió honorarios. Ya se le interpuso una denuncia legal”.

https://www.infobae.com/america/colombia/2021/09/04/el-apartamento-en-lujosa-zona-de-miami-que-se-negocio-con-el-anticipo-del-millonario-contrato-del-mint

Seguimiento.co, en equipo con el periodista Jorge Espinosa, de la mesa de trabajo de Caracol Radio, escudriñó en los archivos de contratación del Magdalena

El escándalo de Centros Poblados, como se le ha conocido a la polémica contratación que adjudicó el Ministerio de las TIC en Bogotá a un consorcio que ahora tiene que explicar qué hizo con el anticipo de $70 mil millones que autorizó la ministra Karen Abudinem, ha puesto sobre la mesa la existencia de unos megacontratistas -pertenecientes a este consorcio- que, desde años atrás, venían ganándose jugosos contratos en otras regiones del país, entre esas, en el departamento del Magdalena.

Fue así como Seguimiento.co, en equipo con el periodista Jorge Espinosa, de la mesa de trabajo de Caracol Radio, escudriñó en los archivos de contratación del Magdalena y descubrió que, en un periodo no mayor a tres años, las administraciones de Luis Miguel Cotes (2012-2015) y Rosa Cotes (2016-2018), adjudicaron contrataciones a la entonces fundación Funtics, representada legalmente por Juan Carlos Cáceres Bayona, uno de los involucrados en el escándalo.

El contrato del Mello

El más llamativo de los contratos en el Magdalena es el número 1929 de 2015, celebrado el 14 de diciembre de 2015, dos semanas antes de que Luis Miguel Cotes finalizara su mandato como gobernador del Magdalena.

Dicho contrato se firmó por 26.656 millones de pesos, con la intención de que se desarrollara a un plazo de 3 años, aunque, posteriormente, la sucesora del Mello, Rosa Cotes, autorizó aplazamientos por 7 meses y una adición en presupuesto de 3.399 millones de pesos.

Otra curiosidad de este contrato es que -al igual que lo hizo Karen Abudinem- el gobernador Cotes también dio un anticipo del 50%; anticipo que se replicó luego en a autorización de la adición por casi 4 mil millones que otorgó la gobernadora Rosa Cotes al mismo contratista.

Este contrato no pasó por proceso de licitación pública sino por la figura de convenio, en la que se supone que las partes “aúnan esfuerzos” por un propósito común. Sin embargo, en este caso los esfuerzos fueron, por parte de la Gobernación, la entrega de dinero y, por parte de la fundación, la ejecución del mismo.

El objeto del contrato no tiene una explicación clara a simple vista: “fortalecimiento de la cultura ciudadana y la democracia en CT+ I A  a través de la IEP apoyada en TIC en el departamento del Magdalena”.

Al revisar las justificaciones del contrato se asume que el contratista debía generar unas especies de ‘grupos de investigación’ en los colegios públicos del Magdalena, que llevarían a la ejecución de proyectos educativos en los que participarían estudiantes y profesores de estas instituciones.

El contrato de Rosa Cotes

La gobernadora Cotes, quien sucedió al Mello, no solo autorizó los otrosíes en tiempo y recursos en favor de esta fundación, sino que también le adjudicó un contrato por 1.599.366.918 millones de pesos, que, posteriormente tuvo una adición de 208 millones de pesos, además de dos meses y medio para un contrato que, originalmente, debió ejecutarse en 4 meses, a partir del 21 de agosto de 2018, es decir, hace casi 3 años.

El objeto del contrato que se le adjudicó a Juan Carlos Cáceres Bayona -y que tuvo también su respectivo anticipo del 50%- tenía el objeto de proveer servicios de conectividad en las sedes educativas públicas, en el marco del programa Conexión Total, del Ministerio de Educación Nacional.

Estos contratos evidencian la fuerte influencia que tenía en el Magdalena Juan Carlos Cáceres, quien no solo fue un gran contratista en este departamento, sino que llevó sus negocios por departamentos como Bolívar, Córdoba, Atlántico, y el Norte de Santander.

https://seguimiento.co/magdalena/los-contratos-de-involucrado-en-escandalo-de-mintic-con-la-gobernacion-de-los-cotes-49018

POR NORBEY QUEVEDO | JUE, 02/09/2021 – 12:30

Una de las empresas que integran la cuestionada Unión Temporal Centros Poblados 2020, con el 35% de participación es la Fundación Empresarial de las Nuevas Tecnologías de la Información de Colombia, Funtics, hoy Novotics. La firma en tela de juicio también por negocios millonarios para la entrega de cursos de inglés en La Guajira y de suministro de Internet en Norte de Santander.  Ahora, se evidencia que  es  un viejo conocido del Ministerio de  Tecnologias de la Información y las Comunicaciones, MinTIC, con polémica contratación.

Para entender la génesis de los negocios en telecomunicaciones del mentor de la firma, Juan Carlos Cáceres Bayona, hay que remitirse a 2015.  Ese año, cuando el ministro de esa era cartera era David Luna, se suscribió el contrato 685 para implementar el Proyecto Conexiones Digitales II. Un convenio que implicó la instalación, operación y mantenimiento de banda ancha en el departamento de La Guajira, pese a que su experticio en la materia no era tan amplio.

No obstante, pactó con el ministerio la entrega de más de 2.278 puntos de acceso obligatorio, 272 accesos en hogares de estratos 1 y 2 con computador y 150 accesos en hogares también para estratos 1 y 2 pero sin computador. Servicios por los que pactó con el MinTIC recibir $9.504 millones.

El 29 de diciembre de 2015, tras la legalización y la firma del contrato se desembolsó un anticipo de $665 millones. Luego se realizaron otros dos pagos con la entrega del informe de ingeniería y operación, el plan de desarrollo y sistemas de información, entre otros, por $695 millones y $1.028, respectivamente.

Los municipios objeto del contrato fueron Riohacha, Barrancas, Distracción, Fonseca, Hatonuevo, Maicao, San Juan del César y Villanueva, con un número de acceso poco representativo  que osciló entre 196 en el caso de Riohacha y 718 en Fonseca.

La Guajira

“Sabemos que las Zonas Digitales Rurales son un vehículo para la transformación digital de las regiones colombianas, por eso nos propusimos la tarea de llevar este proyecto a los territorios de más difícil acceso del país, al departamento La Guajira”, aseguró en 2020 la ministra de las Tic, Karen Abudinen / El Tiempo.

Lo anterior aunado al número de accesos adicionales en conectividad de hogares estratos 1 y 2 que  incluyendo computador en cada municipio fueron 34 y sin PC, en promedio 18 accesos por municipio.

Se trata de un  proceso contractual que se derivó de la licitación pública 006 de 2015 y de selección abreviada FTIC-SAPMC-12, en la que el MinTIC escogió a cinco contratistas para implementar el proyecto Conexiones Digitales II en seis departamentos del país. Uno de ellos fue Funtics.

Posteriormente, un año después de su paso por el MinTIC, se evidenciaron nuevos lios. Esta vez estalló un escándalo por cuenta de un contrato suscrito entre el departamento de La Guajira y la empresa Niu Telco SAS. Se trata de una sociedad de economía mixta integrada por el departamento de Norte de Santander y la empresa Funtics, de la mano de su enigmático fundador y dueño, Juan Carlos Cáceres Bayona.

Un bumangués, que, según documentos y testimonios recogidos por la Agencia de Periodismo Investigativo, API, se adentró en 2008 en el negocio de las telecomunicaciones como intermediario y tres años después se graduó como tecnólogo en sistemas para después darle vida a la sociedad de economía mixta.

Y es que el contratista empezó a evolucionar rápidamente en el sector en medio de la sorpresa, ya que pocos lo conocían. De hecho, en 2014 y gracias a voluminosos convenios interadministrativos que facilitaban la contratación directa y evitaban el cedazo de las licitaciones públicas, la dupla Funtics-NiuTelco logró contratos por $8.083 millones, de los cuales $5.435 fueron de manera directa.

https://seguimiento.co/magdalena/los-contratos-de-involucrado-en-escandalo-de-mintic-con-la-gobernacion-de-los-cotes-49018

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *