Con Coraje y bravata Argentina de Messi festejó la Copa América

Con Coraje y bravata Argentina de Messi festejó la Copa América

Comentario wiltonrizzo@hotmail.com el fútbol argentino impuso su coraje, fue una bravata dura la que soportó Neymar y el resto de sus compañeros de la selección Brasil en el Maracaná el sábado 10 de junio de 2021. Los argentinos fueron por lo suyo, Messi quería ganar algo jugando con la albiceleste, esa camiseta que tantos éxitos pasea por el mundo del balompié. La presencia de Messi fue discreta, tiene aún todas las ideas, pero le falla el oxígeno de los años y la física de sus piernas, que tantas satisfacciones le dio al fútbol mundial. Foto Olé.

A partir de su tocayo y amigo el entrenador, Lionel Scaloni el entrenador, la partitura fue partir las fortalezas brasileras comandas por Neymar, Paquetá y Casemiro.  A los 21 minutos del primer tiempo Di María le hace un globito a Ederson y sella el marcador.

En el segundo tiempo Argentina repartió pata como en Fiorito la tierra ancestral de Maradona, se olvidaron del fútbol y empezaron a bloquear a Neymar y a levantarlo, los árbitros cómplices del jugo brusco dejaron pasar.

El objetivo de la Copa América era consagrar a Messi con la albiceleste y se les dio y se la ganaron. Antes pasaron por encima de Colombia. A su estilo.

Admiro del fútbol argentino por su coraje, ese amor por la camiseta azul y blanca, esa obsesión por ganar, al final, mientras los árbitros permitan el fútbol torpe a favor de los genios de este negocio, ellos seguirán felices cobrando los unos y los otros. Haciendo de las finales de los torneos un campo de batalla semejando encuentros de lucha libre.

Lo ganado y lo bailado no se lo quita nadie. Y el que gana es el que goza.

Argentina

Emiliano Martínez, Montiel, Cristian Romero (Pezzella, min. 78), Otamendi, Marcos Acuña, Paredes (Guido Rodríguez, min. 53), Di María (Exequiel Palacios, min. 78), De Paul, Giovani Lo Celso (Tagliafico, min. 62), Lautaro Martínez (Nicolás González, min. 78) y Messi. Entrebador Lionel Scaloni.

Brasil

Ederson Moraes, Thiago Silva, Danilo, Marquinhos, Renan Augusto (Emerson, min. 75), Lucas Paquetá (Gabriel Barbosa, min. 75), Casemiro, Fred (Roberto Firmino, min. 45), Everton (Vinicius Junior, min. 62), Richarlison y Neymar. Entrenador Tite.

Grito de campeón, así reseñó al mundo www.clarin.com/deportes “El Maracanazo de Messi”, el triunfo de Argentina en los diarios del mundo.

Frases sueltas

La amistad por sobre todas las cosas: conmovedora charla entre Lionel Messi, Neymar y Paredes después de la final de la Copa América.

Lionel Messi elogió al grupo y a Scaloni, recordó a los viejos compañeros y avisó: “Hay que aprovechar este envión”

Un premio millonario que se llevó Argentina por ser campeón de la Copa América

Las calles de Calcuta, India, copadas por hinchas “argentinos”. Foto DIBYANGSHU SARKAR / AFP

A ellos no les importa. Ni los kilómetros, ni la distancia, ni que nada tenga que ver con ellos. A ellos sólo les importa que Lionel Messi ahora, así como Diego Maradona en su momento, los han hecho felices. Y cuánto vale eso para cualquier pueblo, especialmente cuando no sobran las razones para festejar. Tal vez hasta sean más hinchas de la Selección que muchos argentinos. ¿O acaso no tuvieron detractores los dos más grandes futbolistas nacidos en este suelo?

Pero eso no es cosa suya. A ellos no les importa. Por eso salen a las calles, se enfundan en la bandera de un país ajeno, se calzan la camiseta con la 10 en la espalda, agarran una cacerola y una cuchara, un redoblante, un tambor o cualquier elemento que les permita hacer una batucada o algún ruido que los ayude a demostrar que sí, que están contentos y que van a celebrar.

Hasta hay torta, que se reparte entre amigos y también entre desconocidos. Hay fuegos artificiales y petardos, por supuesto.

Podría ser desde Ushuaia hasta La Quiaca, pero no. Es de Bangladesh hasta la India.

Claro, ambos países han estado bajo el control de la corona británica en su momento, por lo que no sólo por el talento magistral de Maradona, sino también por aquellos goles a los ingleses, es que le cobraron un especial afecto al fútbol argentino.​

Ocurre en Daca, capital de Bangladesh. Pasa en lugares tan separados en el mapa de India como Calcuta; Kochi, al sureste, pero en los suburbios, lejos de la majestuosidad de sus playas y de sus edificaciones modernas; o Siliguri, cerca del límite con Nepal.

Son los fanáticos de Messi y la Selección, contra viento y marea, que hoy celebran tanto (o más, ¿por qué no?) como los habitantes del suelo albiceleste la consagración en el Maracaná.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *