Cooperativismo herramienta ideal para el emprendimiento y bienestar social

Cooperativismo herramienta ideal para el emprendimiento y bienestar social

Bogotá, 30 de septiembre de 2021

wiltonrizzo@ecosolidario.com.co

Carlos Acero Sánchez, presidente ejecutivo de Confecoop, analiza el comportamiento del modelo cooperativo con respecto a los procesos económicos y sociales en Colombia

CAS. Las circunstancias que estamos viviendo a nivel global y nacional, ponen en evidencia que hay las personas y las comunidades buscan o tienen diversas formas de organización social, económica y productiva para desarrollar proyectos, emprendimientos para crear y gestionar empresas de manera diferente. Este no es un fenómeno nuevo surgido con ocasión de la pandemia. Viene de tiempo atrás, se ha consolidado en diferentes partes del mundo. Es la economía social, solidaria y cooperativa, basada en los principios del bien común.

En muchos casos lo que está ocurriendo es que, a raíz del impacto de la pandemia sobre la economía y el mundo del trabajo, se empiezan a hacer evidentes estas otras formas de hacer economía, de organizar y gestionar empresas, de abordar desde la solidaridad económica los procesos productivos y de consumo.

En el último año hemos conocido muchas historias de personas que habiendo estado asociadas por años a las cooperativas, solo hasta ahora, debido a la crisis, pudieron apreciar en la práctica cómo es que funciona el modelo, sintieron que la solidaridad económica y la ayuda mutua no es un “cuento bonito” sino que es real, que al momento de una crisis, sus cooperativas, sus fondos, sus mutuales procuraron atender de la mejor manera, de acuerdo con sus características, circunstancias y posibilidades a los asociados que tuvieron mayor afectación.

Las cooperativas las mutuales y los fondos llegaron a los hogares de los asociados con servicios a través de las plataformas, con acompañamiento de asistencia médica, psicológica, de recreación, bienestar, capacitación y creo que esto se hizo evidente para muchísimos asociados, y de allí el hecho de reconocer la importancia de estar vinculados a este tipo de organizaciones de bienestar y ayuda mutua.

Respecto del ámbito laboral y de generación y conservación de puestos de trabajo también se están abriendo espacio para mostrar como las cooperativas pueden constituirse en fuentes de trabajo estable, digno sostenible que permita la generación de ingresos a cientos de miles de personas que están en la informalidad o que han perdido sus puestos de trabajo o que no han podido incorporarse a la vida laboral de una manera estable o formal.

Alrededor del mundo se está viendo un resurgir de las cooperativas, que se ve expresado en más cooperativas desarrollando actividad socioeconómica en muchos sectores, pero especialmente en aquellos relacionados con la economía creativa y digital, la generación de servicios sociales, la producción agroalimentaria, la electromovilidad, las plataformas cooperativas, la generación de energías alternativas, los emprendimientos sociales, el consumo de cercanías, entre otros.

WR ¿Cómo va el acercamiento de las pymes y las cooperativas?

CAS. Seguimos esperando que el Gobierno reglamente el artículo de la Ley de Emprendimiento que abrió el camino para que las Mipymes puedan asociarse a las cooperativas, para recibir de ellas sus servicios, como el ahorro, el crédito o la cadena de valor logística. Sorprende que en momentos en que tanto se habla de reactivación y recuperación económica no se haya avanzado en esta sencilla reglamentación, pero por otra parte, algunas cooperativas ya adecuaron sus estatutos para facilitar el ingresos de este tipo de empresas como asociadas, pues la realidad económica no da espera y, en todo caso, cualquiera sea el sentido de la reglamentación que se expida no va a cambiar el espíritu del Legislador, que fue el de facilitar el acceso de las Mipymes al mundo cooperativo.

En la medida que la mipyme interesada cumpla con los requisitos de vinculación que tiene la cooperativa se puede asociar y empezar a recibir sus servicios y beneficios. Es importantísimo que se dé esa reglamentación, sencilla y funcional. Hay mucha expectativa al respecto.

Muchos micro negocios de familia y emprendedores reclaman mayor acceso financiero. Muchos de esos emprendimientos y microempresarios están buscando la manera de organizarse, acceder a recursos necesarios para capital de trabajo, relacionamiento con el mercado, etc. Por ello es necesario que se faciliten estos procesos, para que desde el cooperativismo se puedan apoyar a esos pequeños y medianos productores, comerciantes, artesanos, pequeños industriales, profesionales independientes.

  1. Debido a la competencia financiera, las cooperativas de ahorro y crédito y financieras empezaron abrir sus portafolios a la gente, se desprende de ahí, que hay muchas cooperativas sin cooperativistas, que se pierde la calidad de asociado por el cliente ¿qué hacer, es cierto o no es cierto?

CAS. La crisis puso de presente que las formas de organización basadas en la solidaridad económica, en la ayuda mutua, en la cooperación están siendo muy valoradas, y esto la gente lo está entendiendo mucho mejor, se reconoce y valida que, en momentos difíciles, podemos soportar de mejor manera cualquier crisis, producto de desastres naturales o de fenómenos económicos si actuamos juntos, si cooperamos, si nos ayudamos recíprocamente.

Ahí radica el gran valor cooperativo, que lo hace más atractivo: Tenemos que hacer valer la diferencia cooperativa, que se fundamenta en un modelo de gestión socioeconómico basado en valores y principios y con un sistema de gobernanza democrática, que atiende las necesidades de las personas.

En Colombia con mayor énfasis tenemos que trabajar en el fortalecimiento y expansión del cooperativismo en el sector real de la economía y convertirlo en un mecanismo poderoso para ofrecer mejor calidad de vida, bienestar de la población y sostenibilidad económica en los territorios.

  1. ¿Cuáles son los tres grandes objetivos del Conpes 4051 para el sector solidario?

CAS. El Consejo Nacional de Política Económica y Social -CONPES- expidió el documento 4051, el cual contiene la propuesta de política pública para el desarrollo de las Organizaciones de Economía Solidaria (OES).

En este documento se formulan algunas acciones que buscan el reconocimiento, fortalecimiento y desarrollo del modelo cooperativo y de la economía solidaria en Colombia, de manera que se consolide como herramienta para el desarrollo económico y social del país, a partir de su modelo de gestión basado en su filosofía, principios y valores, haciendo énfasis en las necesidades y realidades de los territorios, así como en los sectores estratégicos de la economía.

Los ejes principales de la propuesta de política planteados por el documento son:

  1. Fomento de la economía solidaria por medio de la promoción, creación, fortalecimiento, desarrollo, integración y protección del sector.
  2. La Educación en economía solidaria a través de estrategias para el conocimiento y crecimiento del modelo
  3. La Supervisión para la inspección, vigilancia y control de las empresas del sector.

Es el momento de pensar en una política de promoción, fomento y fortalecimiento con una visión de mediano y largo plazo, innovadora, pensado en los nuevos ámbitos del desarrollo y reconociendo el poder de la forma cooperativa y solidaria para el desarrollo económico de comunidades, colectivos, grupos sociales, Mipymes. Hay que cambiar de paradigma en materia de fomentos y promoción.

Es de vital importancia dar un giro de 180° en materia de educación cooperativa y solidaria. Se abre un horizonte de posibilidades para que el movimiento estructure las estrategias encaminadas a fomentar una cultura de la solidaridad económica, la cooperación y la ayuda mutua. Algunos instrumentos de esta política ya quedaron contemplados en la ley de emprendimiento. Pero, sobre todo, lo más importante es volver a lo esencial, al modelo de educación del que habla la Ley 79 de 1988, que debe ser orientada por el movimiento y que debe contar con lineamientos del Ministerio de Educación, pues implica una presencia transversal en el proceso educativo y formativo de los ciudadanos.

En cuanto a la supervisión, se tiene que avanzar hacia un ajuste estructural del sistema de supervisión, vigilancia y control como lo ha planteado Confecoop de tiempo atrás, de manera tal que la regulación se adecue a la naturaleza de este tipo de organizaciones, además, que no genere asimetrías regulatorias que pongan a cooperativas, fondos de empleados y mutuales en desventaja normativa y de supervisión frente a otras formas societarias u organizativas que desarrollan procesos productivos o de servicios similares a los que ofrecen las cooperativas a sus asociados y, eventualmente, a terceros.

Un cambio estructural como el que se ha venido proponiendo permitirá que estas organizaciones sean atractivas para los emprendimientos sociales y los desarrollos organizacionales de cientos de miles de personas en el país, además, que puedan enfocarse más en la atención de las necesidades de sus asociados, que es el propósito esencial de este tipo de entidades.

WR ¿Tenemos Conpes: es bueno tener ese documento o no?

CAS. Sin lugar a duda contar con un documento Conpes para el desarrollo de la economía solidaria es algo significativo y muy relevante para el desarrollo del sector de la economía cooperativa y solidaria del país. Así lo consideramos desde hace varios años, cuando Confecoop formuló su Programa “Cooperativas por Colombia – Nuestro aporte para la paz”, por eso fue que desde el 2015 le propusimos al gobierno de turno avanzar en este proceso. Por eso fue que presentamos a este Gobierno el “Pacto por la Economía Cooperativa y Solidaria”. Por eso fue que aportamos más de 44 acciones de política pública en la mesa técnica de la Comisión Intersectorial de Economía Solidaria, las que, junto con los aportes de los fondos de empleados y asociaciones mutuales, sirvieron de línea de base para estructurar el CONPES.

El CONPES 4051 se convierte en una herramienta de posicionamiento y visibilidad para el movimiento cooperativo y solidario en el país y, quizás, el primer documento de estas características en casi cuatro décadas, lo que de por sí representa un hecho que debe ser valorado por el sector, pero especialmente, aprovechado para avanzar hacia un nuevo escenario de desarrollo de la economía social, cooperativa, solidaria y del bien común.

Este documento es un paso importante y un pilar para consolidar una real política de Estado que favorezca la promoción, el fomento y el desarrollo del cooperativismo y la economía solidaria, por ello el seguimiento de las acciones formuladas, las cuales deben concretarse a más tardar en 2025, de acuerdo con las Recomendaciones contendidas en el Documento, y su complemento con otras que se diseñen desde diferentes agencias del Estado, serán determinantes para el logro de los objetivos de largo plazo que el gremio ha venido planteando a través de su propuesta “Cooperativas por Colombia”.

También es un referente y, quizás, un desafío que como movimiento debemos asumir para orientar los desarrollos de nuestras organizaciones hacia nuevas, innovadoras y múltiples actividades económicas, a través de las cuales se atiendan las necesidades de la gente, lo que podría significar una transformación real de la economía, la producción, el trabajo, la inclusión económica y financiera y las oportunidades en nuestro país.

En el mismo sentido, el desarrollo de esta política pública abre un amplio campo para la conformación de nuevas empresas cooperativas y de la economía solidaria por personas y comunidades que encuentren en este modelo el camino para atender, por la vía de la autogestión, sus necesidades y aspiraciones.

Las recomendaciones y las acciones que derivarán de este documento CONPES deberán ser materializadas de aquí al 2025. Se convierte este Documento en la hoja de ruta para el nuevo gobierno.

El sector tiene que empoderarse del documento, para impulsar su desarrollo, lograr los ajustes normativos necesarios, generar procesos locales y regionales de desarrollo y fortalecimiento de este tipo de organizaciones y empresas sociales y de bienestar.

De lo contrario se convertirá en un documento más, pero, sobre todo, perderíamos la oportunidad magnífica que nos está dando el contexto global y local para que nuestras cooperativas y empresas de la economía solidaria sean reconocidas y valoradas como gestoras del desarrollo humano y social con equidad.

WR ¿Documento Conpes y sistema financiero, ¿qué pasa?

CAS. El CONPES es un documento de recomendaciones, ahora viene el trabajo de materializar eso en múltiples instrumentos, ajustes normativos y reglamentarios, ajustes institucionales.

En ese escenario esperamos que los programas de gobierno que establecen líneas de apoyo y fomento a los procesos productivos formulen líneas de crédito innovadoras, que reconozcan la realidad de los micro y pequeños empresarios, así como de los emprendimientos productivos de carácter cooperativo.

Vamos a trabajar con toda intensidad para incidir en estos temas. Hay que replantear los esquemas de apoyo estatal de fomento, poner el sistema cooperativo financiero y de ahorro y crédito como vehículo de transmisión indispensable e idóneo para apoyar el desarrollo local. Tenemos que insistir que las agencias de financiamiento de programas especiales del Estado reconozcan, valide, valore y facilite el papel de este tipo de organizaciones, en función de sus características.

Somos actores de inclusión para el desarrollo. ¡no estamos pidiendo que nos regalen nada! Estamos ofreciendo ayudar para responder desde la cooperación al cambio social.

One Response
  1. Es una realidad que viene apoderando la población trabajadora para, ayudar al empleado a pertenecer a fondos y asociaciones, lo grave es cuando estos fondos de ahorro los pueden declarar en quiebra, y la mayoría de las veces, se pierden los ahorros y nadie responde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *