DAMIÁN, el habitante 8.000 MILLONES está en la tierra ¡no hay sobre cupo!

DAMIÁN, el habitante 8.000 MILLONES está en la tierra ¡no hay sobre cupo!

Edición wiltonrizzo@ecosolidario.com.co “Los hechos hablan por sí solos. Un puñado de multimillonarios controla la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial. Una quinta parte de los ingresos mundiales van a parar a los bolsillos del 1 % más rico, y la población de los países más ricos tiene una esperanza de vida hasta 30 años más prolongada que la de los más pobres. Pantallazo Google FP. Elsiglodetorreon.com.mx
Para el dirigente de la ONU, la población global alcanzará los 9,7 mil millones de habitantes en el año 2050, y procederá de ocho países: República Democrática del Congo (RDC), Egipto, Etiopía, India, Nigeria, Pakistán, Filipinas y Tanzania. Y a finales de siglo, las tres ciudades más pobladas del mundo serán africanas, Lagos (Nigeria), Kinshasa (RDC) y Dar es Salaam (Tanzania). Para el año 2.100, se llegará a los 11 mil millones de habitantes.
Es un incremento de mil millones en tan solo una década, lo que merece una reflexión. Vivimos un momento difícil, pero no exento de esperanza”, dice el secretario general de la ONU, António Guterres.
Damián Nació en República Dominicana 15 de noviembre de 2022, habitante 8 mil millones en el planeta tierra.
• Con unas inversiones relativamente pequeñas en atención de salud, educación, igualdad de género y desarrollo económico sostenible podría crearse un círculo virtuoso de desarrollo y crecimiento capaz de transformar las economías y las vidas.
• “India, un país de 1.400 millones de habitantes, que se convertirá en el más poblado del mundo en 2023, superando a China”

Damián, quien nació con 2,77 kilos y 52 centímetros en el Hospital Docente Universitario Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, en Santo Domingo, República Dominicana, quedará para la historia como el habitante 8.000 millones, de acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) Es sin duda el protagonista mundial.
Mientras que algunos expertos aseguran que el crecimiento de la población mundial tiene un fuerte impacto sobre los recursos naturales del planeta y que es necesario enfocarse en evitar el sobreconsumo y no solo en la sobrepoblación, Antonio Guterres afirma que los ocho mil millones de habitantes del mundo podrían representar enormes oportunidades para algunos de los países más pobres, donde el crecimiento demográfico es el más alto.
Este hecho que marcó un hito en la historia de la humanidad motivó a Antonio Guterres a escribir un artículo con una serie de reflexiones sobre el estado actual de la humanidad y las crisis por las que atraviesa, como la codicia. “Vivimos un momento difícil, pero no exento de esperanza.”
“A mediados de noviembre, la población mundial alcanzará la cifra de ocho mil millones de personas, lo que da testimonio de los avances científicos y las mejoras que se consiguieron en materia de nutrición, salud pública y saneamiento. Sin embargo, a medida que aumenta la familia humana, también se vuelve más dividida.
Miles de millones de personas tienen graves dificultades; cientos de millones pasan hambre e incluso hambruna. Hay cantidades sin precedentes de personas en tránsito, en busca de oportunidades y tratando de superar deudas y penurias, guerras y desastres climáticos. A menos que reduzcamos el enorme abismo entre los que tienen y los que no tienen, estamos allanando el camino hacia un mundo con ocho mil millones de habitantes dominado por tensiones y desconfianza, crisis y conflicto.
Los hechos hablan por sí solos. Un puñado de multimillonarios controla la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial. Una quinta parte de los ingresos mundiales van a parar a los bolsillos del 1 % más rico, y la población de los países más ricos tiene una esperanza de vida hasta 30 años más prolongada que la de los más pobres. En las últimas décadas, esas desigualdades fueron aumentando a la par de la riqueza mundial y la calidad de la salud.
Además de estas tendencias a largo plazo, la aceleración de la crisis climática y la recuperación desigual de la pandemia de Covid-19 están potenciando hasta el extremo las desigualdades. Vamos camino de una catástrofe climática, y las emisiones y temperaturas no dejan de aumentar. Las inundaciones, tormentas y sequías están destrozando países que prácticamente no contribuyen al sobrecalentamiento global.
La guerra en Ucrania agrava las crisis alimentaria, energética y financiera, y las economías en desarrollo son las más afectadas. Estas desigualdades se cobran el precio más alto entre las mujeres y las niñas, y entre los grupos marginados que ya sufren discriminación.
Muchos países del Sur Global se enfrentan a enormes deudas y una pobreza y hambre cada vez mayores, además de los efectos cada vez más amplios de la crisis climática, por lo que son mínimas sus oportunidades de invertir en una recuperación sostenible de la pandemia, la transición a la energía renovable o la educación y la capacitación para la era digital.
Resentimiento contra los desarrollados
El enojo y el resentimiento contra los países desarrollados están en su punto máximo. Las divisiones tóxicas y la desconfianza demoran y estancan multitud de cuestiones, desde el desarme nuclear hasta el terrorismo y la salud global. Debemos poner freno a estas tendencias dañinas, recomponer las relaciones y encontrar soluciones conjuntas a los retos que tenemos en común.
El primer paso es reconocer que estas desigualdades fuera de control son una elección, que los países desarrollados tienen la responsabilidad de rectificar desde este mismo mes, en la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) que se celebra en Egipto y la cumbre del G20 de Bali.
Espero que la COP27 logre un Pacto de Solidaridad Climática histórico en que los países desarrollados y las economías emergentes se unan en torno a una estrategia común y aúnen sus capacidades y recursos por el bien de la humanidad. Los países más ricos deben proporcionar apoyo financiero y técnico a las economías emergentes más importantes para que abandonen los combustibles fósiles. Es la única esperanza que nos queda para cumplir los objetivos climáticos.
Con unas inversiones relativamente pequeñas en atención de salud, educación, igualdad de género y desarrollo económico sostenible podría crearse un círculo virtuoso de desarrollo y crecimiento capaz de transformar las economías y las vidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *