Democracia maltrecha y economía en deterioró, deja Duque

Democracia maltrecha y economía en deterioró, deja Duque

wiltonrizzo@ecosolidario.com.co

Bogotá 14 de mayo de 2022

El deterioro de los sistemas económicos y democráticos en Colombia van en su nivel más intenso, viaja en un contenedor de concentrada acidez, lo está demostrando la actual campaña política, que lleva en sus actuaciones coyunturales la verbalidad en su máxima generosidad, concediendo todos los pedidos que la galería hace a los diferentes candidatos, tal parece que cada uno tuviese una inmensa bolsa de regalos, más grande que la de Santa Claus y más inmensa que las montañas cordilleranas de Colombia.

Populismo es el engaño que con promesas al pueblo responden los candidatos 2022 – 26 en cualquier escenario, es el síntoma más agitado de cada aspirante a la primera magistratura de la República de Colombia, que ni se es magistrado, tampoco estadista.

Al tanto, que el frondoso árbol promesero esparce ramas y hojas por diversos e infinitos recodos de la patria. Claro está que nunca dicen –exactamente- ni cerca siquiera como harán esa entrega de compromisos y ofrendas, porque el presupuesto nacional no da para mitigar los males de la nación y las reformas desde lo laborar, pasando por lo pensional, fiscal y económico tienen que hacer para que esta Colombia no se quiebre, están embolatadas en la caverna de las irrealizaciones, que en un pasado lejano y cercano se quedaron engavetadas, por la miopía de sus gobernantes, en sus afanes de llegar a la tan anhelada meta, la Casa de Nariño.

Sin las necesidades básicas

Las cifras del hambre que sufren muchos colombianos son escalofriantes y miedosas, menos para el Gobierno de Iván Duque, que prefiere comprar aviones usados a Ecuador, invertir en redes sociales para inflar su egocéntrico globo de vanidades en excesivos viajes al exterior, en mover a sus alfiles para congratularlos con cargos y tener sus huestes contentas, al estilo de los cesares romanos, que premiaban con –soldi-, dinero o con latifundios o tierras, por lo cual estos se convertían en comprometidos escuderos o soldados de la guardia cesariana o duquista –CD,  centro democrática.

Para cualquier desprevenido visualizador o acostumbrado a ver vistas, “Pulso Social del DANE, hizo la siguiente publicación en febrero 2022, antes de la pandemia 88,9% de las familias colombianas consumían tres comidas al día.

Para diciembre del 2021, esta cifra se redujo a 69.1%, en diciembre de 2021, 14.399.043 personas comían 2 veces al día, 1.445.065 comían 1 vez al día y 154.828 comían menos de 1 vez al día.

La Encuesta Nacional de Situación Nutricional – ENSIN 2015 – da estas cifras en Colombia 54,2% vive en inseguridad alimentaria, 10.8% de niños menores de 5 años sufren desnutrición crónica, más de 500 mil niños menores de 5 años padecen de este mal que no les deja crecer y desarrollarse”.

Democracia en desmadre

En el desorden de un  gobierno de las manos a Duque, como a sus ministros, congresistas y a su partido el Centro Democrático, sus actitudes se salieron de madre, su afán por la figuración,  mostrarse con mentiras en los ámbitos internacionales, con un doble discurso para Europa, Asia Y EE.UU, otro para Colombia, lo único que nos queda de su arrogancia, también, es el mal comportamiento con los vecinos cerrando las rutas del dialogo con Venezuela y Nicaragua, para citar dos naciones, cuya responsabilidad por lo menos era mantener relaciones diplomáticas o consulares, que faciliten la vida fronteriza y la solución a las dificultades sociales y económicas de los migrantes; como acatar las sanciones limítrofes marinas en el Caribe, con naciones consideradas hermanas. Por el solo hecho que no pensarán como él en su envejecido conservatismo de feudo.

En este gobierno creció la producción de cocaína y Colombia volvió a ser el primer productor del mundo, también aumentó la inseguridad impuesta por las bandas criminales y los enfrentamientos con las disidencias y otras formas de lucha como el ELN.

Su manoseo a la política en la Alcaldía de Medellín con claras intervenciones, después de la sanción que le aplicó a Daniel Quintero, su amiga, la procuradora, Margarita Cabello Blanco, es un accionar sin atenuantes de participación en política, sin freno alguno. Así dejar a la capital de Antioquia en un conflicto político, buscando que su candidato predilecto Federico Gutiérrez, tenga ganancias electorales.

Son algunos aspectos que muestran como Iván Duque, como presidente de este país vulneró la imparcialidad política en la grandeza que un mandatario debe observar, quebró los principios en busca de la continuidad de su casta politiquera en el poder, para  perpetuar a los mismos con los mismos y las mismas mañas, Álvaro Uribe, César Gaviria, Germán Vargas Lleras, Ingrid Bentancourt, Omar Yépez Álzate, Andrés Pastrana, entre otras añejas celebridades de la política con tinte nepotista y feudalista en esta democracia maltrecha.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *