ECOSOLIDARIO

Economías endebles empacadas en mentiras ¿Desconcierto mundial?

Este resumen de notas sobre el trasegar del pueblo colombiano en tiempo de pandemia, desde marzo hasta julio 31 de 2020, es la narrativa de como las  diversas manifestaciones de corrupción, la improvisación, el desentendimiento y otras formas de desprecio y menosprecio -que de los dirigentes del feudalismo democrático tenemos que soportar- en un país manejado por la soberbia de los feudalistas, los mercantilistas, los financieristas y sus fichas en el poder, que se inventan o improvisan dictámenes o normas en nombre de la constitución y las leyes para jodernos y ellos llevarse la mejor parte del presupuesto nacional, como rifa que les corresponde cada 4 años. wiltonrizzo@hotmail.com

Sería noticia verdadera, saber que contratos publicitarios con motivo del Covid19, recibieron del gobierno nacional y la Alcaldía de Bogotá, Caracol Radio, Caracol TV, BLU Radio, RCN, El Tiempo, El Espectador y La República, empresas de Luis Carlos Villegas, el Grupo Santo Domingo y Ardila Lulle.

Medios masivos fletados en su bla bla bla sueltan su cantinela mentirosa, de esta pandemia vamos a salir fortalecidos ¡claro para ellos sí! como en todas las pandemias, la de corrupción ligada al reparto de los presupuestos que a manera de publicidad llegan a los medios del monopolio, los otros colombianos seguimos siendo damnificados.

¿Cómo salimos fortalecidos? Paren esa publicidad engañosa, que promociona las mentiras gubernamentales.

¡Se hablaba! de sistemas fuertes económicamente, sociedades insuperables, de familias fundamentadas en no sé qué principios, universidades costosísimas llenas de sapiencias, de enseñanzas inútiles, fábricas de muchos corruptos para que administren el erario público y las empresas privadas.

¿Cuál es la riqueza empresarial, industrial y de reservas financieras, si prácticamente lo que existía, la pandemia Covid lo arrasó en 2 meses, era la gran economía del mundo?

Nos empacaron las fortalezas de la humanidad en mentiras de papel, en periódicos, revistas, radios, televisiones y redes sociales, sobre todo en Twitter.

Vivimos engañados reposando en el sofá y el televisor a crédito, las viviendas a cuotas, igual tiran a amortizar los cerebros, esos dirigentes y sus ejércitos de lambones y maletineros mentirosos, embusteros, economistas, financieros, expertos, gurús, escuadrones de piratas siglos 20 y 21, pensaron que no los tocaría el viento leve de una tormenta.

El feudalismo democrático está en la carpa y fuera de ella. Los domadores son los mismos en América.

¿Veremos a los reinventadores rebajándose sus monumentales salarios? No lo creo.

Esos que hablan de reinventarse, con salarios desorbitantes, entre $30 y $100 millones mensuales en los sectores productivos, financieros y especulativos de Colombia ¿será que se van a rebajar sus ingresos de entre $1 uno y 3 millones diarios, para recuperar empleos en las empresas.

La estulticia fue general, escalamos como arribistas, enfurecidos compradores de pendejadas, no ahorramos, nos olvidamos de los otros -los explotados por el gran capital, el capitalito y las falsas promesas del emprendimiento salvador.

¿El convenio de Prestación de servicios es ilegal?

Se dejaron dos décadas de no generar empleos a plenitud y se inventó en Colombia la contratación por prestación de servicios, un embeleco inútil para la estabilidad de los hogares, porque no tiene ninguna garantía por parte del Estado, con ese paralelismo laboral pernicioso al estilo de los gobernantes mediocres que elegimos. ¡Que hacen leyes a la medida de sus patrocinadores de campaña política!

Nos envanecimos como sociedad, el planeta se llenó de autos fiados y autopistas, en Colombia mal hechas, construidas con el sobrante de la corrupción.

Consumo arribista

Montamos la olla boca abajo y el ataque de un tal Covid 19, acabó con los grandes conglomerados industriales, especuladores, contaminadores y nos quedamos con la jeta abierta viendo a los corruptos alardear de sus conquistas, sean narcos o distinguidos señores y señoras.

Aplaudimos las extravagancias de las archimillonarios de las ganancias de la banca internacional y multilateral, que nos robaba con la firma de pagarés en blanco, por eso el sector financiero se regodea con la grasa que lo asfixiará en su recalentamiento del cobro de intereses desorbitantes.

Ese quehacer pervertido de la banca en su poder dominante, es aquello que tenemos que empezar por trasformar en beneficios ¡reinventarnos, reinventar no es nada, es una gran tontería!

Zanahoria, salario solidario y circo. 

Medios comprometidos con el Sistema

Es mover los medios de comunicación a que sean útiles a la sociedad y no sigan de rodillas

como –este caso de la pandemia, con esas consejas desabridas para salir victoriosos del Covid19 ¡como si para sobrevivir se necesitara esa cantidad de publicidad gubernamental mentirosa.

El pueblo exige salud, educación y comida, más no una serie de recomendaciones soltadas a garganta empachada de publicidad gubernamental, que quita el alimento a los niños que por desnutrición mueren a diario.

Esa millonada que se gastó en redes sociales y publicidad para sostener la imagen del Presidente Duque y su gobierno debería llegar a los más necesitados, los medios en Colombia son esos multiplicadores del -morbo benefactor-, corneta que alaba a los inhumanos complejos multimillonarios, que tienen en la requiebra al mundo.

Ahora se conoció la realidad del desempleo gracias a la pandemia, desgracia social, venía en caída libre desde el año pasado, en abril se reveló una cifra cercana a la verdad 5millones 300 mil desocupados.

Hay cifras como en todo, que los gobiernos ocultan, aquí no es la excepción, como no lo es, esa competencia de Egos entre el Presidente y la Alcaldesa de Bogotá, tal parece que gobernaran en países diferentes, Bogotá es Colombia y Colombia una sola patria.

 

En Colombia estamos en pandemia Covid 19

EDICIÓN 169

Entre pugnas de poderes y de partidos revueltos con chauvinismos caducos se regodea la pandemia Coronavirus Covid 19

 ¿Cómo nos vamos a reinventar?

Oigo plegarias, admoniciones y ruegos que confiando en el sinnúmero de dioses vamos a transformarnos después del Covid19 y que nos reinventaremos.

De tal forma que se abren las puertas de la cuarentena y los colombianos salimos convertidos en angelicales seres por arte de magia virus, luego que aquel cobró medio millón de vidas y 5 millones de contagiados, ese sería el costo por tan maravillosa transformación, sí es así aporto mi pellejo.

Nos falta seriedad para asumir la realidad y no dejar a la suerte de los dioses la responsabilidad que tenemos sobre el planeta, desde el estrato 00 hasta el 100.

¿Qué clase de nación somos?

¿Preguntamos, de qué textura o ADN estamos hechos, versión de qué ancestro venimos? que los políticos desde el Congreso de la República no dan soluciones, solo hacen pedidos al Presidente Iván Duque, que la Vicepresidenta Martha Lucia se desespera por su protagonismo, a punto formaba un grupo elite paralelo a las IAS. Los políticos en la práctica desaparecieron.

Que alcaldes y gobernadores con sus funcionarios se jalen de las mechas por entregar o mandar las ayudas de mercados a nombre de ellos, estos fueron electos con el voto 7 de millones compatriotas, hoy damnificados por quienes les arrebatan el dinero para la compra de un mercadito y hasta las muletas a los inválidos.

Tampoco cómo comprender a los tenderos que son amigos de sus clientes de barrio y se presten para hacer tumbados, inflando los precios en complicidad con los funcionarios de gobierno encargados de las compras para los más vaciados. ¡Los que siempre llevan del bulto!

¡Qué tal el maltrato, la discriminación y las amenazas a médicos y enfermeras! Son ellos quienes nos salvan la vida, a donde acudimos, cuando estamos enfermos, accidentados o intoxicados.

Sistema financiero sin responsabilidad social y ausencia del Superintendente

Detestable la forma como la banca tradicional cogió el dinero para desembolsos a pequeñas y familiares empresas vía Bancoldex, para restituir sus créditos y con su dinero recogido prestar a tasas más altas. Demostró el poderoso sector financiero que cuanto quiere es seguir inflando sus arcas y el descontento, claro que la puntilla a estos despropósitos la puso el Superintendente, al salir a los medios a defender a los banqueros, que no tienen responsabilidad social sino explotación social. ¿Salió el Superintendente a buscar coloca? más no a defender a los ahorradores, a los bancarizados.

Estamos inmersos en una tragedia rodeados de un mar de pirañas.

¿Cómo vemos a los empresarios que encarecen los productos en momentos de elevada dificultad, y en grado mayor a esos que especulan con los precios engordados de los respiradores que de $ 6 millones de pesos llegan a hasta $60 millones, por escasos que estén?

Son vampiros de la desgracia ¿por qué no se llevan a las autoridades de comercio internacional para que castigue a esas empresas y que la justicia de cada país encarcele a los apátridas mundiales? ¡Estos bandidos no son de otro planeta!

Los investigadores dicen: el Ministro de Agricultura, Rodolfo Zea aprovechó la declaratoria de la emergencia para adicionar contrato de equipos de computación violando la ley.

Una cosa dice Duque y otra hace Rodolfo

«Estamos listos para irrigar en el campo colombiano créditos por $1 billón, a las tasas más baratas del mercado, DTF1%, que es 3.5% una tasa de interés, que está incluso por debajo de la inflación. Estamos hablando de una tasa que podría estar en 0%»

“Tenemos dos indagaciones preliminares abiertas de entidades nacionales: DNP y Finagro, en el marco de un trabajo con la Contraloría y la Procuraduría, donde hay un aforado constitucional con nota preliminar abierta, es el ministro de Agricultura” Rodolfo Zea, reveló el fiscal Barbosa.

La investigación inició en la Contraloría, gracias a una denuncia de un campesino que no pudo acceder a ningún crédito, BLU Radio la reveló en primicia.

Este organismo de control alcanzó a enviar una alerta en la que revelaba que solo 2 % de los créditos subsidiados llegaba a los pequeños productores. “Finagro expidió la circular reglamentaria P-11, la cual puso en operación la línea de crédito antes mencionada, de manera extraña y en menos de dos horas se agotaron los subsidios de crédito $10.000 millones para los grandes productores, cuando un trámite de una solicitud de crédito ante cualquier entidad bancaria dura alrededor de dos semanas para su estudio y aprobación”

Para el denunciante, “es sospechoso que después de la apertura de la línea de crédito, Finagro re descontó más de 20 créditos en tiempo récord para 20 grandes industrias del país, con ventas anuales entre $100.000 millones y $1.2 billones, subsidios que no necesitaban y que debieron ser asignados a pequeños y medianos productores del campo”.

“No es justo que $10.000 millones de los impuestos de los colombianos vayan a grandes industrias del país, cuando debieron ser asignados a los productores del campo, que somos los que más riesgos tenemos en la cadena productiva de alimentos y materias primas”, sostuvo.

¿Ahí está la peste negra, que hace parte de las ratas de alcantarilla incrustadas en las paredes de los despachos públicos estatales, a que refería Duque?

¿Con este tejido de hampa elitista es que vamos a reinventarnos?

Con un ejército de muertos de hambre y desempleados, que en aislamiento obligatorio le ganaron la mano a la pandemia Covid 19, porque los poderosos con honrosas excepciones no dan la cara para mitigar las necesidades de los batallones de rebuscadores, el bulto de la elite sale por los contratos con el escudo de su trayectoria de corrupción.

EDICIÓN 170

Reinventar ¿La corrupción?

La palabrita reinventar, es el ripio, la muleta y el bastón del lenguaje siglo 21, donde Covid19 arrasó vidas, no se llevó la corrupción, nos puso a usar guantes y caretilla, que benefician a los corruptos. ¡Contradicciones de vectores! Porque a los que llevan del bulto, los mandó a mamar hambre.

El Covid19 nos lleva a la renovación generacional obligatoria, a la interrelación sanitaria entre las personas, al rebusque para el día a día que el desempleo aceleró.

Covid19 permitió que muchos de los “gran” directivos de las empresas privada y públicas mantuvieran sus escandalosos salarios y privilegios e intensifiquen las brechas sociales, los problemas en una sociedad con ingresos extremos arriba que chocan con las pobrezas extreman de quienes sobreviven entre las migajas y los restos de comidas de los pulpos económicos.

Es el vergonzoso feudalismo democrático de estos últimos siglos.

Tecnología monopolio élite

La tecnología demostró que es un producto que agudiza las diferencias sociales, no hay diversidad, es una, costosa para enriquecer a las multinacionales.

Entre tanto, Duque y su gobierno pregonan de una conectividad inexistente, la que hay es inalcanzable, profundiza las diferencias clasistas.

El gobierno a la pandemia respondió sobre endeudando a la gente productiva estirando los plazos de los créditos, inflando las cuotas y al paso de los días trepando los impuestos y los intereses por parte de su consentido financierismo, la peor amenaza a la estabilidad macroeconómica y la soberanía de las políticas económicas nacionales las cuales reproducen estructuras sociales ajenas al talento, adictas a ganancias inmediatas como el sistema colombiano en su amplia extensión.

Cariñitos DIAN

Por ahora desde la DIAN, con extraña ternura se llama a los deudores de impuestos a negociar, endeudados hasta el techo, sin trabajo y pocos o nulos ingresos, lo que viene es una escalada de embargos, perdidas de bienes y tras ellos un desfile de suicidas.

 Tacañería feudo democrática

Las políticas de salud, digamos, fueron aceptables, las económicas y post pandemia recaen en las espaldas y el estómago de los colombianos, los alivios y las mitigaciones un engaño con pañitos húmedos y agua de panela con limón, para quienes tuvieron suerte, en los mal llamados donativos de los gobiernos, donde los 100 corruptos patrocinadores de campaña políticas de beneficiaron con los sobrecostos de la contratación.

El gobierno fue tacaño con su pueblo, que sumiso como siempre, borrego como de costumbre asumió con dignidad las pésimas decisiones socio económicas. Duque fue generoso con sus patrocinadores de campaña autorizando contratos multimillonarios para compra de camionetas y publicidad en redes sociales.

El gobierno debió asumir los costos de la pandemia y no hacernos masajes cerebrales con el Presidente presentador donador de bondades virtuales, eso sí mostrando a sus ministros comprometidos alguno con posibles actos de corrupción como patriarcas de no sé qué nación.

-El Fiscal General, Francisco Barbosa, firmó la Resolución 0525, solicita al Fiscal Delegado ante la Corte Suprema, asuma hasta su culminación el conocimiento de las investigaciones con el aforado ministro de Agricultura, Rodolfo Enrique Zea. La alerta la envió la Contraloría General sobre el manejo opaco de una línea especial de crédito para el campo, a raíz de la emergencia del Covid19.

Hay que reconocer a la Contraloría, la Fiscalía y la Procuraduría su control oportuno, que puso freno a la oleada de criminales ensañándose como lo poco que alcanzó para el pueblo.

A los verdaderos patriarcas que lo eligieron los trató como a muebles inservibles, con el mote despectivo de “abuelitos” como personas inútiles y en tan poco tiempo olvido sus halagos de campaña política.

EDICIÓN 171

Fango político desborda codicia de los poderosos

Adónde vamos con este Covid 19 de incertidumbres, en un país confundido por esa locura propia de los políticos en su biodiversidad sin evolución en los procesos democráticos y sin variaciones, aunque fuesen moderadas en la genética de su conducta para administrar con decencia, transparencia y honradez los impuestos del pueblo, los bienes y el patrimonio nacional.

Al camino se encuentra una gran porción de pueblo que se complace con ser una masa informe – coyuntural – linfática y funcionarios estatales acomodados al paternalismo de los intereses mezquinos de sus patrones, que entran y salen por la puerta giratoria del feudo al despacho.

Vamos por masificación del descontento, calentando el parche prendiendo fuegos artificiales, para luego reventar las polvorerías cubiertas con necesidades y carencias básicas, inflando su volumen, cuando del lado de los gobernantes, patrones y mayordomos, desde la cima de sus pedestales lanzan regaños a grito abierto, el Fiscal, el Presidente, la Alcaldesa y Zapateiro el Comandante del Ejército, vanagloriándose de sus ejércitos, su bunker, como sus palacios.

Envanecidos con el poder que les dio una minoría electoral, para insuflar sus egos con el gas de la arrogancia.

En esa confrontación de poderes, en el desgaste malsano del sistema económico y social, en los peores momentos para la vida de una nación y un planeta que se debaten entre la pandemia, camino a endemia, el desempleo de 5 millones de colombianos y el riesgo de contagiarse los que trabajan con CV19, en razón que muchos de ellos se lanzan al rebusque por las calles.

Negación de derechos

Y así entre tanta mentira que nace en el primer mandatario y la resonancia mediática nos quieren meter que vamos a salir fortalecidos de esta ola de contagios, no hay nada más engañoso para un pueblo que viene buscando reivindicaciones, que a causa de CV 19 se redujeron al mínimo sus opciones, se le diga lo contrario con mentiras.

Las discusiones con altavoces por los costados del Corabastos político, muestra que a estos dirigentes les falta tiempo para gobernar y les sobra para pleitear, lo hacen con las horas que deberían utilizar para cumplir con el compromiso ético de buen gobierno.

Estos mandatarios de esta Colombia domesticada a punta de privaciones, perdida en la politiquería, la corrupción el narcotráfico, las guerrillas y las bandas criminales está domesticada a punta de privaciones.

Sin embargo, la Colombia maltratada continúa presenciando el circo y los payasos, pagando con sus impuestos la boleta más cara, para asistir al teatro del abuso gubernamental, de los entronques entre empresarios privados, hombres y mujeres del estamento público y los narcos o lavadores de dinero, que niegan el futuro a la gente que los eleva a las encopetadas magistraturas.

Y ellos y ellas siguen en sus cargos, saltan, chillan con sus bravuconadas en los medios de comunicación: Caracol TV, Caracol Radio, Blu Radio, Red + Noticias, RCN, El Tiempo, El Espectador y otros cercanos al imán del voraz de la manipulación de la prensa, propiedad de los complejos financieros, causante por su especulación del desmoronamiento de esta economía especulativa, que va en picada arrastrando a las clases media y ellos con las pérdidas del patrimonio de los trabajadores fortalecerán sus caudales. ¡Estos saben hasta quebrarse para adentro!

Este es un país donde se encubre a los delincuentes, los presentan ante las cámaras encapuchadas, les hacen la foto de su propia burla, los esconden en los cuarteles así sean confesos criminales – violadores.

Es tanto que venezolanos se dan el ancho en las redes sociales, contando sus fechorías asesinas, en especial en Facebook, así, y con más nada pasa, nada cubre de vergüenza a quienes desgobiernan haciendo de domadores y payasos.

Aquí, se trata de mostrar que los ventiladores para los afectados por Covid 19 son un regalo del presidente, de los alcaldes o los gobernadores, mientras por la puerta del Congreso, La Presidencia, la Policía y demás derrochan el presupuesto en camionetas, redes sociales y reparaciones locativas innecesarias, olvidan lo elemental que en pandemia los países requieren equipos médicos y quirúrgicos y para este caso que atravesamos de alta complejidad.

Se patenta la validez en los contratos torcidos, con los padrinos de las campañas, se da con largueza a las ambiciones desbordadas con la chequera gubernamental, así vengan de manos de empresarios que hacen parte del régimen venezolano que detestan los partidos, pero que son bien recibidos lo dólares, los bolívares o los pesos, haciendo el esquince a las leyes echas a la medida para manejar la caja en la alegría de las contabilidades paralelas.

Nos llevan en la avalancha de la alcantarilla politiquera que crece y aumenta su caudal de vulgaridad sin límites porque el desbordamiento es incontenible que no llena la codicia de los corruptos.

EDICIÓN 172

Si queremos una transformación social con dignidad, se requiere que los gobernantes empiecen por decir la verdad.

Que publiquen las cifras reales de aquello que hacen y del descontento que son objeto, también.

Y den respuesta precisa y correcta a quienes desean participar en las políticas públicas, como grupos socio-económicos con demostrada validez, para el mejor desempeño de los motores de la economía.

Presidente Duque, la economía solidaria existe ¿por qué la desconoce?

El lado oscuro

Vamos en el tren de un gobierno insuficiente e ineficiente que no atiende las propias dificultades de la población y tercamente quiere con el modelo mercantil fracasado, encontrar soluciones en el paternalismo estatal, aumentando de manera exponencial la población mendicante, que acumula votos cautivos y generan el mendrugo populista de la derecha que gobierno. Es necedad.

Con distractores como las comisiones sectoriales, las mesas de trabajo, nunca se logrará llegar a implementar una política pública que surta efectos, para que la economía solidaria, el modelo cooperativo y la asociatividad muestren en las grandes ligas del desarrollo sus ganancias sociales. ¡Es aquello que quiere la gente!

Lo anterior, no es la respuesta a la propuesta de un decreto de emergencia que conoció usted y su gobierno, para superar la crisis en emergencia sanitaria, tampoco a la “Propuesta al gobierno colombiano, desde el Sistema de Integración Cooperativo 2016- 2020 – Programa Cooperativas por Colombia – Estrategias para apoyar la construcción de una paz sostenible y avanzar hacia la superación de la profunda desigualdad y de la concentración de la riqueza mediante la promoción de las cooperativas”.

En su clase política las iniciativas de respetables grupos sociales, de economía solidaria gozan del menosprecio y el desprecio juntos. A pesar, que en la gente recae el peso del modelo económico que perdió credibilidad y vigencia, con dolor, vemos como se quiebran las empresas medianas y pequeñas.

Porque usted favorece a las grandes empresas, que se quedan con un elevado porcentaje del IVA, desde su presidencia con los decretos de emergencia se arropó al poderoso grupo financiero de Luis Carlos Sarmiento y otros, que recibieron esos recursos, dineros que pudieron en algo aliviar la tragedia económica de los colombianos, cuya compañía es la pandemia y sus consecuencias de empobrecimiento acelerado.

¿El modelo económico mundial faltón, repleto de resabios y corrupción en su círculo está en el entramado de ausencia de liderazgo, de la alta dirigencia mundial, a la cual usted pertenece, que no fue capaz de detener el crecimiento mutable anunciado que viene de 2002 de SARS-CoV, MERS-CoV?  y la infección SARS-CoV-2. Dirigencia que estaba ocupadísima disfrutando las mieles del consumismo.

Desde el comienzo de la pandemia, salió de su Presidencia dinero para apañar a las empresas de tecnologías afines a su tormenta, a los fabricantes de camionetas, a la par, echando una cortina desde Palacio de Nariño a la Ñeñe política, al caso Merlano y las repetitivas metidas de pata de su vicepresidenta, que hace el juego del menosprecio al pueblo, para después disculparse con languidez de aristócrata.

La claridad

A vuelo de colibrí, referenció algunas facetas socio – económicas del modelo solidario, pertinentes para salir del patinodromo de la incertidumbre del desarrollo: con acciones elementales de voluntad política.

En el modelo solidario, en pandemia, aún no se ha quebrado ningún fondo de empleados o cooperativa alguna.

  • Las cooperativas de transporte están resistiendo, esperando los alivios, su insistencia está en que les dejen entrar en movilidad. Este es un modelo que financiado y fortalecido puede resolver el problema del transporte multimodal en Colombia, tanto en la cadena del frio, la recolección y el transporte rural.
  • Las cooperativas financieras y de ahorro y crédito pueden financiar, si Bancoldex, abre sus cupos las vías veredales y rurales y otros proyectos de infraestructura y agroindustria.
  • Las Cooperativas de lácteos que las hay en Nariño, la Costa Atlántica, Antioquia y el Huila por mencionar una parte, son un prototipo para un desarrollo agroindustrial integral.
  • Las empresas de salud prestan un gran aporte en Colombia al bienestar, con respaldo en las políticas públicas, son la solución a los desajustes salubristas que hay en el país.
  • Las cadenas de droguerías como Copservir–La Rebaja y Copoidrogas son ideales para el acompañamiento en tiempos normales, como para crisis sanitarias.
  • La Red de seguros funerarios Coopserfun – Los Olivos es un sistema que merma el impacto social y económico a la población, da tranquilidad en los momentos de duelo, ese beneficio se puede llegar a millones de connacionales desprotegidos por el estado desde los gobiernos.
  • Las compañías de seguros La Equidad y la Solidaria, son otros baluartes para desarrollar nivel elevados de productividad en los proyectos que se implementen en la economía nacional.
  • La muestra de Cooperación Verde y de Canapro Ambiental para crear biomasa coloca a las cooperativas y demás empresas solidarias en el pedestal del cuidado del medio ambiente con productividad.
  • Confiar, Cotradecum y otras entidades con la filosofía mutual construyen vivienda digna, de calidad y otras infraestructuras, con costos inferiores a los que paga el gobierno.

Son algunos ejemplos que pueden mover los motores de la economía en concordia con el progreso y en convivencia con las comunidades, que dicen con claridad que las propuestas para desintoxicar la economía de Cooperativas por Colombia están sobre el territorio colombiano, las tiene a su disposición Presidente, para hacer economía real, esa que necesita la gente en esta nación.

Aléjese por un momento de ese sistemático feudalismo democrático, usted es un pasajero en la Casa de Nariño y tiene la gran oportunidad de modificar la economía de sus compatriotas y dejarnos mal parados a quienes nos produce hilaridad, su fanfarria de: vamos a salir fortalecidos, que usted repite, por los 20 canales de TV, cuyo abuso de poder es latente.

Corolario

No siga patinando en la estática de esa democracia feudalista. Brillantes congresistas del Centro D, califican con excelencia las bondades y ganancias sociales de la economía solidaria, es más cámbiele el nombre y póngala en práctica, como una iniciativa personal. Le garantizo que en un año baja el desempleo de 22% a un digito.

Mi independencia como periodista y mi credibilidad en el sector, me permite tomar los nombres demostrativos de las empresas y sectores que menciono, para expresar el dolor de muchos colombianos que viven mal y exigen una recuperación económica y una respuesta adecuada del gobierno – estado.

 

Superfábrica de resoluciones

www.ecosolidario.com.co

 

 

Deja un comentario

Abrir chat
Powered by