El antes y el después de mayo de 2021

El antes y el después de mayo de 2021

Una expresión tan sencilla para tratar de darle un marco general al fenómeno nacional que a la velocidad de luz y en solo 30 días días, transformó la esperanza y los esfuerzos de varias generaciones de un País que trataba de superar tres mayúsculas pandemias, la de una guerra insulsa de más de 60 años, la corrupción en todos los frentes  y la bien conocida COVID 19 que ya ha matado en un año a un número de personas que supera el aforo completo del estadio del campin.

Carlos Rodríguez Molina.

Empiezo por la segunda pandemia, la de la corrupción, porque considero impresentable tratar de generar una fuente de recursos a través de una nueva reforma tributaria que recaudaría más de $20 billones, pero como por una alcantarilla, los succionará un agujero negro de una magnitud estimada en más de cuatro veces esa veintena de billones según cifras de la propia contraloría general de la nación y que conocemos como corrupción.

En su lugar y solo acudo a mi sentido común para expresar que  más que una reforma tributaria, con el solo hecho de cambiar un artículo del código penal disponiendo que cualquier empleado del sector público o privado a quien se le compruebe lavado de activos, peculado o en fin, hacerse a recursos mal habidos a su nombre o dispuestos para sus grupo familiar o de afinidad, se le impartiera cadena perpetua a él y a quien recibió igualmente esos recursos mal habidos, además de extinguir los recursos mal habidos. De esta manera ninguna persona se atrevería a tocar el dinero que es de todos y de nadie, es decir, de la comunidad, ejercicio que hoy día se estima en un desangre de $90 billones anuales, es decir, ocho o nueve veces lo que se estima que se recauda con una reforma tributaria en tiempos normales.

Ahora bien, en relación con lo que se va a requerir en el muy corto plazo mucho me temo que ya una reforma tributaria estructurada para superar la crisis acumulada hasta hace un mes no bastaría, necesariamente se deberá contemplar un complemento con otras medidas muy fuertes para tratar de sobreponernos a la creciente crisis social, política y económica que tenemos a la altura del cierre del mes de mayo, la cual es bien diferente a la que teníamos hace un mes, deberemos hacer esfuerzos para recuperar nuevamente el grado de inversión, una reforma tributaria que deberá estructurarse para tapar un hueco mucho más grande que el previsto hace un mes, la necesidad de acudir a vender activos estratégicos del País para poder atender en parte la creciente deuda externa que está comprometiendo las vigencias futuras, y a saciar la tendencia de nuestros gobernantes que pretenden calmar las protestas sociales a punta de subsidios sin límites en el tiempo y sin mayores condiciones, para los jóvenes, para la tercera edad, para los camioneros, para los paperos, para las madres cabeza de familia, y no continúo con la lista porque solo basta ubicar en Google la lista asistencialista de nuestro País y esa vaina no tiene fondo.

Pero lo más preocupante es que toda reforma fiscal está orientada al recaudo, nada de austeridad en el gasto público o ajustar el tamaño del Estado, nada de promoción concreta en favor del emprendimiento, nada sobre inversión en conocimientos, en fomento, en investigación, en todo aquello que le genere valor a un País que se precia de hacer parte del selecto grupo de buenas prácticas llamado OCDE.

Es decir, si los recaudos se continúan orientando para el asistencialismo y nada para apoyar el desarrollo real de las instituciones, empresas y personas, continuaremos en la vía hacia un País que tenderá a disecar a la clase media, solo se preservarían una clase concentrada en el poder y control en cabeza de 20 familias y las otras 30 millones de familias en el extremo de la miseria que serán gravadas hasta por respirar, con tal de continuar manteniendo a unos pulpos que no tienen fondo en su ambición de control y de poder.

Finalmente, alguien que me ayude a responder la siguiente pregunta: Si los recursos que vamos a recaudar son para salir de la problemática por todos conocida, quién o cómo se apoyarán las siguientes actividades que son indispensables y que tomo como ejemplos:

  • Todos sabemos que la movilidad es clave para nuestra economía, pero también que TransMilenio, el MIO, TransCaribe y demás sistemas masivos estaban quebrados antes de la actual crisis, la pregunta es, cómo hacerlos viables ahora que tienen gran parte de su estructura incendiada.
  • Cómo rehacer la hotelería y el turismo que ya no existen, teniendo en cuenta que para poder volver a operar van a requerir de apalancamiento financiero, y por lo tanto a estas entidades les van a exigir estados financieros, proyecciones de flujos de efectivo y demás insumos que demuestren su viabilidad. Igual con los restaurantes y negocios vinculados con la actividad nocturna, pero la relación contractual con quien los vaya a financiar requerirá de estados financieros repletos de notas en materia de riesgos que se ciernen sobre la hipótesis de negocio en marcha, producto de tanta incertidumbre sobre cierres y toques de queda que ahuyentan a cualquier turista.
  • Cómo convencer a los inversionistas extranjeros o entidades que apoyan organizaciones de nuestros País para que no se vayan, que se queden que esto va a cambiar en breve.
  • Cómo recuperar nuestra posición geoestratégica en el comercio internacional cuando ya las navieras más importantes del mundo cerraron sus puertas a Buenaventura, el puerto Colombiano que recoge más del 60% de nuestro intercambio internacional.

Pero aterricemos los siguientes tres ejemplos en nuestro hermoso sector cooperativo:

Cómo evitar que la creciente masa de nuevos desempleados acuda a nuestras organizaciones por sus recursos ahorrados o aportados porque requieren sobrevivir mientras recuperan sus empleos.

Cómo crecer en la actividad crediticia en momentos en que el apetito de riesgo debe tender a cero, porque la capacidad de pago de gran parte de las bases sociales está hoy día comprometida o bien porque el asociado tiene suspendido su contrato laboral o porque la empresa de donde depende su sustento cerró por no poder operar.

Cómo fomentar nuevas empresas cooperativas con una creciente normativa de supervisión que exige de unos mínimos de perfiles de los administradores y de condiciones para hacer viables cualquier insipiente modelo cooperativo conformado desde lo más básico, por ejemplo conformado por tres asociados fundadores emprendedores, porque como mínimo y antes de aceptar el reto de hacer empresa, deben conocer al menos, además de cooperativismo, las siguientes temáticas:

  • Administración de riesgos (para trazar y aprobar las políticas de riesgos aplicables)
  • NIF (para estructurar y aprobar las políticas contables)
  • Hacerse al acompañamiento de un profesional que conozca del sistema de seguridad en el trabajo
  • Un contador que domine aspectos básicos como el tipo de impuestos aplicable, conocer sobre facturación electrónica, nómina electrónica, sobre medios magnéticos con destino a la DIAN y de conocer el tipo de formatos que debe reportar a la Supersolidaria al menos cada seis meses
  • Entre otras nuevas obligaciones, es decir, esos tres fundadores deben contar con el respaldo de al menos un gerente-contador para poder responder ante estas nuevas exigencias que son transversales para cualquier tamaño de organización solidaria que pretenda constituirse.

La actual columna puede parecer un escenario de pesimismos, pero créanme solo estoy acudiendo a cifras oficiales y extraoficiales con todo lo que hoy tenemos, datos definitivos que conoceremos en breve a través del DANE y las que surjan de las decisiones inaplazables que deberá tomar en breve el congreso de la república, si es que antes no se ha generado un golpe de Estado ante tanta falta de diligencia y acciones concretas por parte de nuestros gobernantes, porque pregúntense, qué es lo que están esperando, que pasen otros 30 o 60 días de acabose cuando la olla quede raspada?.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *