El cooperativismo, tiene una deuda histórica con la producción rural

El cooperativismo, tiene una deuda histórica con la producción rural

Diálogo Ecosolidario con Hernando Zabala Salazar

Académico, historiador, abogado en derecho cooperativo

¿Cuál es su reflexión de este momento para el mundo?

Este fue un golpe bastante intenso y de la capacidad de movilización que tienen las estatales, también de la capacidad que tiene la gente de mantenerse, de seguir su espíritu activo, de tratar de volver a reconstruir lo que se haya perdido, esa capacidad está en sus posibilidades de asociaciones, es imposible que los seres humanos podamos superar crisis y sin que haya ejercicios ampliados de asociación.

La propuesta cooperativa es un ejercicio de asociación que permite dar esperanza desde el punto de vista económico de la gente, también dar esperanza de reconstruir una sociedad a través de la construcción de redes de razonamiento, esa es la esperanza el cooperativismo ha demostrado esa capacidad de mantenerse y mantener vivo el espíritu de transformación y la ilusión.

Para recuperar el país a los comienzos de los años 60, se hizo preponderante un cooperativismo de ahorro y crédito, del cooperativismo con actividad financiera y todos, también sabemos que ese tipo de producción de servicios financieros no es verdaderamente generadora de riquezas.

Medellín, 28 de octubre de 2021

Hernando muy buenas tardes.

Muy buenas tardes Wilton.

Es un placer volver a verte.

Lo mismo para mí.

Hernando este momento, se dice que es de cambio, no veo en realidad que haya un cambio verdadero, en la pandemia comulgaron de rodillas la mayor parte de las personas, casi íbamos a convertimos en ángeles. En el cooperativismo y el sector solidario tampoco dan esa transformación. ¿cuál es el cambio para ese cooperativismo? ¿A su vez le dejó amarrada otra pregunta, a ese cooperativismo cual economía le sirve para cambiar?

Definitivamente Wilton, la única economía que le sirve para que el cooperativismo pueda cumplir el papel que históricamente se le ha dado es la economía cooperativa, eso no quiere decir que deba producirse en los territorios o pudiéramos decir que en los complejos económicos haya una total preponderancia de cooperativismo.

Pero la economía cooperativa por si misma tiene un proyecto histórico, tiene un proyecto de organización de los circuitos de la economía, tiene un proyecto de transformación social y algunos consideramos. Que puede constituirse fácilmente en una economía reproductiva preponderante, pero, todos sabemos que los complejos económicos nunca son preponderantes, coexisten al interior muchos modos de producción y esperamos que, en algunos territorios, por lo menos de nuestro país, podamos hacer que el predominio del modo de reproducción cooperativa sea el fundamental.

El sistema realmente o el modo de reproducción que le pudiera servir al cooperativismo, porque ese es el que pretende construir y esa es la respuesta transformadora que ha construido el cooperativismo a través de sus más de 200 años.

Congente – Meta, foto Confecoop

Hernando, usted lo sabe más que nadie que la participación del cooperativismo de producción en Colombia es pequeña, hay algunas cooperativas como las de cafeteros, las lecheras y unas que otras pocas en tecnología, pese a que los dirigentes expresan en diferentes foros y congresos que lo que deben hacer es meterse a la producción agrícola ¿qué pasa, según usted como historiador que conoce la retrospectiva del cooperativismo ¿por qué no llegamos allá?  ¿de qué nos da miedo?  ¿o es no somos capaces y no podemos hacerlo?

A sido un asunto de la construcción histórica del cooperativismo, pero tengo por decirte que las primeras organizaciones cooperativas que se produjeron, luego de la primera ley del año 1931 de la Ley 134 fueron cooperativas que eran fundamentalmente de producción o por lo menos estaban directamente relacionadas con la producción del mundo agrario.

Por tanto creaban y pretendían crear unas cadenas productivas que pudieran llevar el producto que se desarrollaban a construir un mercado interno, en donde él cooperativismo de consumo pudiera ser también un escenario importante, pero todos sabemos que la historia colombiana a pasado por unos 90 años, un poco menos, pero, después de los años 30 empezó a pasar por diferentes fases, hoy lógicamente la fase más critica fue del 48 al 60, que es lo que llamamos la violencia política de liberales y conservadores,  luego empezamos  a pasar por estas otras etapas, que tienen que ver con el predominio del narcotráfico con el predominó de fuerzas armadas  en los territorios, etcétera.

Por cuanto, lo anterior era imposible que el cooperativismo pudiera construirse o pudiera desarrollar esas pretensiones iniciales, en una intervención directa en ese mundo de la transformación reproductiva.

Foto de referencia Agencia Prensa Rural -Hernán Durango 2013 Crean en el Eje Cafetero cooperativa de productores agropecuarios.

También hubo otro escenario importante del punto de vista histórico y es que con la aparición del Frente Nacional y diferentes estrategias socio económicas que reprodujeron para recuperar el país a los comienzos de los años 60, se hizo preponderante un cooperativismo de ahorro y crédito, del cooperativismo con actividad financiera y todos, también sabemos que ese tipo de producción de servicios financieros no es verdaderamente generadora de riquezas.

Es decir, si produce riquezas hoy en idea el área económica que más genera valor agregado o más que valor agregado mayores ingresos y utilidades, pero viene de la construcción de valores agregados de otros elementos de la producción o de otras áreas de la producción, entonces, es más un reciclador de valores agregados que un generador de valores agregados.

Entonces tuvimos toda esa pretensión histórica del cooperativismo colombiano de empezar a construirlas las cadenas productivas desde el mundo de la economía primaria y también por allá en los años 60 al final se hizo todo el intento por construir muchas cooperativas a rededor de los programas de los programas de la reforma agraria.

Esos procesos fueron truncados obviamente por todos esos actores históricos, porque al interior del cooperativismo se hizo preponderante la economía del ahorro y crédito, ósea la economía basada en los servicios financieros, más que en otros posibles procesos productivos, es una deuda histórica que tenemos y que probablemente si logramos desatar ciertas situaciones  podemos hacer que el cooperativismo realmente cumpla el papel histórico que es construir economía rural construir todas las cadenas productivas asía las áreas de transformación y desarrollo.

Foto contexto ganadero. Colácteos.

Hernando, ya con un sector financiero de ahorro y crédito interesante, que trabajo hay que hacer, para que se tome la bandera del cooperativismo de producción rural, de un emprendimiento productivo que conlleve riqueza y nos pueda fijar en el indicador del producto interno bruto – PIB.

Creo Wilton que ya algunas cooperativas van avanzando un poco en digamos corregir el error histórico, que consistió fundamentalmente en desarrollar un proyecto de actividad financiera centrada en la línea del consumo, y ese error histórico definitivamente hay que solucionarlo, poniendo al servicio todas esas capacidades de recursos, toda esa capacidad de buen manejo, porque eso es lo que uno observa en los últimos años en todo el proceso de subsector financiero cooperativo.

Poner toda esa capacidad de manejo de vínculos con la comunidad, para que los recursos sean puestos al servicio de la reproducción agraria en primer lugar y la reproducción agroindustrial y la producción transformadora en otras áreas más urbanas y también para construir proyectos de economía de servicios que sean definitivamente estratégico, en la economía de servicios que sea coyuntural.

Este es cooperativismo que a pesar de las vicisitudes de la economía crece un ritmo de 9 o 10% por año, muy por encima de lo que crece todas los de la economía del país, inclusive este año pasado, en medio de la pandemia es un cooperativismo que creció en activos creció en captación.

Pero enderezar el camino es fundamentalmente enderezar la línea de producción, ósea la vinculación de estas cooperativas de los productores, muchísimas de ellas o casi todas por lo menos un 80% están vinculadas a la producción agraria, entonces, lo que hay es que corregir los proceso y la intervención del campo, desde la producción de servicios financieros hacia procesos productivos ¡que sean viables! ¡que sean perdurables! ¡que sean sostenibles!

Gráfico tomado de El Colombiano.com

Escuela de formación política

WR. No se escucha un vocablo sobre cooperativismo en la voz de los de los candidatos políticos, ¿Qué pasa con los políticos de este país o el cooperativismo no se ha acercado en forma a esas fuentes, que son necesarias gústenos o no?

HZ. Yo pienso que hay dos cosas, la mayoría de los miembros de la clase política sea a nivel nacional o en los niveles regionales ha estado formada en escenarios académico que no tienen una fuerte promoción de cooperativismo.

Entonces, uno no les puede pedir que lleguen a un montón de conceptos ya definidos con sentimientos y demás ese es el primer escenario.

El segundo es que él cooperativismo le ha faltado hacerle fuerza a la formación de desarrollo de la clase política, no podemos darle esa tarea a la academia, tiene que ser el propio cooperativismo a través de sus expresiones de gestión social y de gestión educativa, y por eso es que se hace propuesta ya desde hace algunos años de hacer una escuela de formación política, donde parlamentarios Infiltrados concejales etcétera puedan ir degustando el mundo del cooperativismo.

Existe ya un grupo de parlamentarios, nada más esta semana tuve la oportunidad de estar en un conversatorio con ellos, a comienzos de semana un equipo de parlamentarios que están dispuestos a trabajar por este proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *