“Estamos cansados de recoger muertos” el himno de Bojayá

“Estamos cansados de recoger muertos” el himno de Bojayá

Briseida Olademar
20 de enero de 2020
Desde alguna parte

Un pueblo en guerra habla de paz, un político deshonesto de transparencia, un empresario correcto habla poco, actúa en función de negocios y comercio justo, un funcionario incorrecto pregona intachable conducta.

Un pueblo estresado por las 7 potencias del consumo eructa derechos humanos, alardea de la unión de familia, propone la Navidad como un pretexto para acercar la familiaridad a los principios, entrega a dios sus problemas difíciles, porque en su mediocridad ineficiente no es capaz de dar solución a los fracasos creados y los descarga en un  vacío desconocido, qué ni siquiera por gracia del Topoderoso nadie se hace cargo de solucionar  problemas paridos por tanto irresponsable o por la irresponsable acción degradante de personajes siniestros, que se vanaglorian de sus insignificantes conquistas de poder y abandono de  sus compromisos.

¡Padre Celestial! Porque pasa lo que sucede en este mi país.  Explícame como el simpático presidente Duque, fue a Bojayá a repartir confites, cuando allá los niños, necesitan salud, medicamentos, odontología, nutrición comida, ropa, educación, asesoría jurídica para que no les quiten las tierras que algunos colombianos “para” o bacrim o juntos con otros bandidos les arrebatan, las tierras para levantar ganado en pastura extendida, como dicen los que saben criar ganado en las tierras que arrebatan a sus dueños naturales y estos pierden sus parcelas, mientras aquellos llenan sus arcas de billetes, con procedencia roja, manchados de sangre.

Claro que el dinero que llega y sale de los bancos tiene impresiones tipográficas más no éticas y menos con sentido social.

Mi simpático Presidente de Colombia, no olvide que las migajas que se tiran al pueblo, así sean de oro no dejan de ser migajas.

El comunicador Hassan Nassar alto consejero para las comunicaciones de la Presidencia de la República, salió con el pie izquierdo y patinando, el agraciado y dominante,

Hombre público, aconsejando llevar confites o dulces baratos a los niños de Bojayá. Confundió su actuación. El espectáculo era para el Presidente, que inauguraba un acueducto.

Quizá a este chinito no le dé por lanzarse más adelante a la presidencia, porque termina volviendo diabéticos a los niños de esta nación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *