Estrategia de EEUU frente al auge China y Rusia – sanciones a Moscú

Estrategia de EEUU frente al auge China y Rusia – sanciones a Moscú

MOSCÚ, RUSIA -: Muñeca matrioshka de los presidentes de Estados Unidos, en Moscú, Rusia el 23 de marzo de 2021. (Sefa Karacan – Agencia Anadolu). La actitud de la nueva administración en Washington, que intenta marginar con sanciones a Turquía y otros países que mantienen relaciones con Pekín y Moscú, no va a darle buenos resultados a corto plazo.

La nueva estrategia de EEUU frente al auge de China y RusiaMOSCÚ, RUSIA – MARZO 23: Muñeca matrioshka de los presidentes de Estados Unidos, en Moscú, Rusia el 23 de marzo de 2021. (Sefa Karacan – Agencia Anadolu).

ESTAMBUL, Por: Mehmet A. Kanci

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha empezado su mandato de manera rápida. Durante una entrevista televisiva llamó “asesino” al presidente de Rusia, Vladimir Putin, y por si fuese poco dijo que haría pagar a Moscú debido a su intervención en las elecciones presidenciales de 2016.

Parece ser que la Casa Blanca posee mucha información sobre las actividades de Rusia en territorio estadounidense, pero se desconoce cuanta de esta información se hará pública. Mientras siga clasificada, será difícil entender el alcance de la ira de Estados Unidos hacia Rusia.

Da la impresión de que la percepción de amenaza de la nueva administración de Estados Unidos ha cambiado de China a Rusia en comparación con la del expresidente Donald Trump. Esto no significa que la lucha contra China haya finalizado. Se trata de un cambio de planes.

Con la ascensión de China al primer puesto en la precepción de amenazas de Estados Unidos (en el Gobierno Trump) la cooperación entre Rusia y China (ahora) se presenta más clara que nunca. Empezó en el sector energético y se ha extendido al de defensa en los últimos años. Hoy, aviones rusos y chinos patrullan el Pacífico juntos.

En la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos logró derrotar a Japón y Alemania con la ayuda de los aliados, mientras que en la Guerra Fría consiguió separar a China de la Unión Soviética.

Hoy, la guerra en dos frentes se ha vuelto más compleja debido al aumento de los ámbitos como el cibernético. La actual estrategia de Estados Unidos frente a sus dos principales adversarios parece centrarse en la creación de aliados y alianzas más que en mantener una superioridad armamentística.

La nueva estrategia de Estados Unidos parece centrarse en la creación de una “OTAN” en el indopacífico. En este sentido, el grupo de Diálogo de Seguridad Cuadrilateral (QUAD), formado por Japón, Estados Unidos, Australia e India, cobra importancia. Este se trata de un foro estratégico informal entre los cuatro países que se mantiene mediante cumbres semirregulares, intercambios de información y ejercicios militares entre los países miembros. La incorporación de Francia y Emiratos Árabes Unidos (EAU) al grupo el pasado abril no es sino un nuevo mensaje a Rusia, China e Irán.

Estados Unidos publicó su estrategia de seguridad preliminar el 3 de marzo. En esta deja claro que China, Rusia, Corea del Norte e Irán son sus enemigos potenciales y subraya la importancia de reforzar las alianzas contra estos.

Otra alianza de Estados Unidos es la que ha formado con Reino Unido, Dinamarca y Noruega con el propósito de seguir de cerca los movimientos de la flota norteña de Rusia desde el polo norte has el canal de la Mancha.

En su primer cambio de política exterior tras la salida de la Unión Europea (UE), Reino Unido anunció su intención de convertirse en un actor en Asia. Así mismo, calificó a Rusia como a su “amenaza más grave”, mostrando un paralelismo con la percepción de amenaza de Estados Unidos. Por último, Reino Unido declaró que aumentará su arsenal nuclear a un total de 260 ojivas, con el objetivo de incrementar su disuasión ante Rusia y China.

Estados Unidos ahora busca crear alianzas parecidas en diversas regiones del planeta como el Mediterráneo, el mar Negro y el Golfo Pérsico. Los países que reúsen ser parte de estas alianzas serán marginados por la administración estadounidense a través de sanciones u otros medios. Alemania y Turquía son un ejemplo de esto: Alemania por su participación en el gaseoducto North Stream y Turquía por su adquisición del sistema de defensa antiaérea ruso S-400.

Mientras tanto, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, se reunió con su homólogo chino, Wang Yi. En declaraciones a la prensa tras la reunión, Lavrov recalcó la necesidad de preservar la independencia tecnológica de ambos países y de dar prioridad al comercio entre los dos con sus respectivas monedas frente a las sanciones de Estados Unidos.

Rusia expresó la urgencia de encontrar una alternativa a los sistemas financieros actuales, controlados por Occidente. Esto da a entender que a mediano plazo el frente económico también será disputado.

La tensión entre las alianzas de Estados Unidos-Reino Unido y Rusia-China obligarán a los demás países a elegir una de las dos. La única diferencia es que esta vez, al contrario que durante las dos guerras mundiales, esta elección influirá en ámbitos tan dispares como la economía, la energía, el espacio, la ciberseguridad, las tecnologías G5 y las guerras por las vacunas. Esta nueva polarización podría traer consigo el resurgir de un nuevo movimiento de países no alineados como el de 1961.

La situación en el norte del mar Negro, por ejemplo, se está complicando. En cualquier momento Ucrania podría lanzar una ofensiva para recuperar sus territorios ocupados y anexionados ilegalmente. En una situación así Turquía se convertiría en un país clave para la OTAN. Sin embargo, las declaraciones del secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, sobre el Mediterráneo Oriental, Chipre, el Egeo y Oriente Medio no hacen sino alimentar el conflicto entre Ankara y Washington.

La actitud de Washington a través de la cual intenta arrinconar a Turquía mediante sanciones no va darle buenos resultados a corto plazo, especialmente en el marco de su nueva estrategia de buscar aliados.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de la Agencia Anadolu. *Traducido por Daniel Gallego.

https://www.aa.com.tr/es/an%C3%A1lisis/la-nueva-estrategia-de-eeuu-frente-al-auge-de-china-y-rusia/2188553

DIPLOMACIA

Estados Unidos castiga a Rusia con duras sanciones económicas y la expulsión de diez diplomáticos

Putin rechaza una cumbre con su homólogo estadounidense en plena guerra de sanciones lanzada por Washington

El presiden de Rusia, Vladimir Putin.REUTERS

Diplomacia Joe Biden, listo para emitir sanciones contra Rusia por ciberespionaje

www.elmundo.es presenta en su portal la situación de las sanciones de EE. UU a Rusia y la posición del Kremlin

 La Casa Blanca ha impuesto este jueves nuevas sanciones a Rusia y deportará a 10 empleados de la embajada rusa en Washington. También prohíbe a las instituciones financieras estadounidenses invertir en bonos rusos emitidos después del 14 de junio de este año por el Banco Central de Rusia. También ha sancionado a seis empresas tecnológicas rusas bajo la acusación de dar soporte a Moscú en inteligencia digital.

Es la respuesta que Estados Unidos llevaba semanas preparando contra Rusia por su presunta interferencia en las elecciones estadounidenses y por ataques cibernéticos ocurridos el año pasado. Pero al mismo tiempo intenta acercar posturas con el Kremlin de cara al futuro.

Por su parte, Vladimir Putin no tiene prisa por verse con Joe Biden. Al menos mientras EEUU siga ‘cocinando’ nuevas sanciones contra Rusia. El Kremlin dice que no es posible organizar una reunión a corto plazo y que la participación de Putin en la cumbre climática impulsada por Biden aún está en discusión.

El pasado martes, Putin y Biden mantuvieron una conversación telefónica por iniciativa de Washington. El presidente norteamericano manifestó su intención de “construir una relación estable con Rusia consistente con los intereses” de EEUU y propuso reunirse en los próximos meses en un tercer país para “discutir todos los temas que enfrentan a EEUU y Rusia”.

El Kremlin avisó hoy jueves de que respondería de la misma manera a cualquier nueva sanción “ilegal” de Estados Unidos contra Rusia y advirtió de que cualquier nueva medida reduciría las posibilidades de que se lleve a cabo una cumbre entre el presidente estadounidense y el líder ruso.

“Si van a ser un obstáculo [las nuevas sanciones] o no, eso será decisión del presidente [Putin]. Hay una propuesta del mandatario de EEUU, y decidirá el presidente de Rusia”, respondió el portavoz del Kremlin, Dimitry Peskov, en referencia a la reciente invitación de Biden.

Rusia no quiere que las relaciones con Washington sean un caso de “un paso adelante y dos pasos atrás”, agregó citado por Reuters. “No, una reunión bilateral, por supuesto, no se puede organizar tan rápido, el tema está todavía en discusión” dijo al ser preguntado directamente por una eventual cumbre.

CASTIGOS A LA DEUDA RUSA

El Kremlin ha negado las acusaciones de Estados Unidos de que Rusia intentara entrometerse en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020 o que estuviese detrás del ataque cibernético que afectó al software creado por SolarWinds Corp, una empresa que trabaja para entidades del gobierno de EEUU.

La Casa Blanca cree que en el ataque a SolarWinds los piratas informáticos rusos obtuvieron acceso al software utilizado por miles de entidades gubernamentales y empresas privadas. Pero no está claro el alcance ni las consecuencias.

Las sanciones de EEUU incluyen la expulsión de un número limitado de diplomáticos, según publicó The New York Times. Pero además afectan a la deuda soberana de Rusia. El país tiene relativamente poca deuda, pero una sanción amplia dirigida al sector financiero de Rusia supone una escalada significativa y un coste extra para Moscú. Además de todo esto, Washington ha asegurado que algunas represalias serán “secretas”. EEUU ya llevó a cabo una ronda de vetos contra Rusia por el envenenamiento del opositor Alexei Navalny.

La Unión Europea y la OTAN han expresado su apoyo a la medida emprendida por Biden. La respuesta por parte del Kremlin ha sido convocar al embajador de EEUU en Moscú, John Sullivan, para lo que se ha avisado de que será “una conversación difícil”. La portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zakharova, ha señalado que “la respuesta a las sanciones será inevitable”.

TENSIÓN EN UCRANIA

Occidente ha expresado su preocupación por la gran concentración de fuerzas rusas cerca de la frontera de Ucrania. Pero fue Moscú la que se puso en guardia la semana pasada al saber que Washington enviaría dos buques de guerra al Mar Negro. Durante la pasada noche se supo que Estados Unidos ha cancelado su despliegue naval.

La decisión llega en medio de la preocupación por el aumento de fuerzas militares rusas en las fronteras de Ucrania. Hoy los rusos siguen con sus maniobras en el Mar Negro y advierten de que evitar una escalada militar en Ucrania depende sobre todo de que Kiev se olvide de una ofensiva en su territorio. 

Peskov cree que la situación en Ucrania sigue siendo tensa, culpando a la OTAN y las fuerzas estadounidenses aún desplegadas cerca de las fronteras de Rusia. Por lo tanto, dijo, es prematuro hablar de una reducción de la escalada a pesar de las informaciones de que Estados Unidos ha cancelado el despliegue de sus dos buques de guerra en el Mar Negro.

https://www.elmundo.es/internacional/2021/04/15/60783034fdddffca048b4646.html

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *