ECOSOLIDARIO

Fango político desborda la codicia de los poderosos

Silvania 30 de junio de 2020

wiltonrizzo@hotmail.com

Adónde vamos con este Covid 19 de incertidumbres, en un país confundido por esa locura propia de los políticos en su biodiversidad sin evolución en los procesos democráticos y sin variaciones, aunque fuesen moderadas en la genética de su conducta para administrar con decencia, transparencia y honradez los impuestos del pueblo, los bienes y el patrimonio nacional.

Al camino se encuentra una gran porción de pueblo que se complace con ser una masa informe – coyuntural – linfática y funcionarios estatales acomodados al paternalismo de los intereses mezquinos de sus patrones, que entran y salen por la puerta giratoria del feudo al despacho.

Vamos por masificación del descontento, calentando el parche prendiendo fuegos artificiales, para luego reventar las polvorerías cubiertas con necesidades y carencias básicas, inflando su volumen, cuando del lado de los gobernantes, patrones y mayordomos, desde la cima de sus pedestales lanzan regaños a grito abierto, el Fiscal, el Presidente, la Alcadesa y Zapateiro el Comandante del Ejército, vanagloriándose de sus ejércitos, su bunker, como sus palacios.

Envanecidos con el poder que les dio una minoría electoral, para insuflar sus egos con el gas de la arrogancia.

En esa confrontación de poderes, en el desgaste malsano del sistema económico y social, en los peores momentos para la vida de una nación y un planeta que se debaten entre la pandemia, camino a endemia, el desempleo de 5 millones de colombianos y el riesgo de contagiarse los que trabajan con CV19, en razón que muchos de ellos se lanzan al rebusque por las calles.

Negación de derechos

Y así entre tanta mentira que nace en el primer mandatario y la resonancia mediática nos quieren meter que vamos a salir fortalecidos de esta ola de contagios, no hay nada más engañoso para un pueblo que viene buscando reivindicaciones, que a causa de CV 19 se redujeron al mínimo sus opciones, se le diga lo contrario con mentiras.

Las discusiones con altavoces por los costados del Corabastos político, muestra que a estos dirigentes les falta tiempo para gobernar y les sobra para pleitear, lo hacen con las horas que deberían utilizar para cumplir con el compromiso ético de buen gobierno.

Estos mandatarios de esta Colombia domesticada a punta de privaciones, perdida en la politiquería, la corrupción el narcotráfico, las guerrillas y las bandas criminales está domesticada a punta de privaciones.

Sin embargo, la Colombia maltratada continúa presenciando el circo y los payasos, pagando con sus impuestos la boleta más cara, para asistir al teatro del abuso gubernamental, de los entronques entre empresarios privados, hombres y mujeres del estamento público y los narcos o lavadores de dinero, que niegan el futuro a la gente que los eleva a las encopetadas magistraturas.

Y ellos y ellas siguen en sus cargos, saltan, chillan con sus bravuconadas en los medios de comunicación: Caracol TV, Caracol Radio, Blu Radio, Red + Noticias, RCN, El Tiempo, El Espectador y otros cercanos al imán del voraz  de la manipulación de la prensa, propiedad de los complejos financieros, causante por su especulación del desmoronamiento de esta economía especulativa, que va en picada arrastrando a las clases media y ellos con las pérdidas del patrimonio de los trabajadores fortalecerán sus caudales. ¡Estos saben hasta quebrarse para adentro!

Este es un país donde se encubre a los delincuentes, los presentan ante las cámaras encapuchadas, les hacen la foto de su propia burla, los esconden en los cuarteles así sean confesos criminales –  violadores.

Es tanto que venezolanos se dan el ancho en las redes sociales, contando sus fechorías asesinas, en especial en Facebook, así, y con más nada pasa, nada cubre de vergüenza a quienes desgobiernan haciendo de domadores y payasos.

  La endemia de la arrogancia de los corruptos se da en Venezuela, Perú y Colombia.

Aquí, se trata de mostrar que los ventiladores para los afectados por Covid 19 son un regalo del presidente, de los alcaldes o los gobernadores, mientras por la puerta del Congreso, La Presidencia, la Policía y demás derrochan el presupuesto en camionetas, redes sociales y reparaciones locativas innecesarias, olvidan lo elemental que en pandemia los países requieren equipos médicos y quirúrgicos y para este caso que atravesamos de alta complejidad.

Se patenta la validez en los contratos torcidos, con los padrinos de las campañas, se da con largueza a las ambiciones desbordadas con la chequera gubernamental, así vengan de manos de empresarios que hacen parte del régimen venezolano que detestan los partidos, pero que son bien recibidos lo dólares, los bolívares o los pesos, haciendo el esquince a las leyes echas a la medida para manejar la caja en la alegría de las contabilidades paralelas.

Nos llevan en la avalancha de la alcantarilla politiquera que crece y aumenta su caudal de vulgaridad sin límites porque el desbordamiento es incontenible que no llena la codicia de los corruptos.

Deja un comentario

Abrir chat
Powered by