Fico buen amigo de sus amigos de Envigado ¿Falsos positivos?

Fico buen amigo de sus amigos de Envigado ¿Falsos positivos?

Fico evitó captura de Gustavo Villegas: capo de la Oficina de Envigado. Julio Perdomo era vocero de la Oficina, líder de 9 grupos delincuenciales y enlace del secretario de Seguridad de Medellín. Edición wiltonrizzo@ecosolidario.com.co Las Cuentas Claras de Caracol Radio difundieron como Federico Gutiérrez, sin permiso del Gobierno nacional dispuso de medios propios de la alcaldía de Medellín para trabajar con los miembros de la Oficina de Envigado.

Además, evitó la primera captura de su amigo y secretario de Seguridad de Medellín Gustavo Villegas, este era el campanero de las órdenes de captura en contra de los combos, por tanto, existían acuerdos en la Alcaldía de Medellín y la Oficina de Envigado para que se sometieran los delincuentes, luego eran presentados como logros de la estrategia de seguridad del alcalde.

Fico cual teatrero, en julio de 2017, emprendió un operativo para simular capturas que envidiaría Hollywood.

“De la declaración de Julio Perdomo hay tres apartes que llaman la atención sobre los nexos de Villegas con la Oficina. El primero es que el secretario alertaba a los combos de las órdenes de captura en su contra, el segundo tiene que ver con los acuerdos entre la Secretaría de Seguridad y la Oficina de Envigado para el sometimiento de miembros de combos delincuenciales que luego eran presentados como capturas y logros de la estrategia de seguridad. Y el tercero, entre muchos apartes reveladores de la declaración de Perdomo, involucra al exalcalde de Medellín.

Según el exvocero de la Oficina, Federico Gutiérrez evitó un primer intento de la Fiscalía para capturar a Gustavo Villegas.”

Ver informe de El Colombiano al final de esta nota.

“Cada vez que se presentaban las entregas, Villegas y su jefe Federico Gutiérrez lo atribuían públicamente a “la presión de las autoridades”, lo que evidentemente no era cierto”.

Investigación de las Cuentas Claras de Caracol Radio, comienza así:

I.A D. El general Óscar Gómez, comandante de la Policía Metropolitana; el secretario de Seguridad de Medellín, Gustavo Villegas; y el alcalde Federico Gutiérrez. Foto: Róbinson Sáenz. Pie de foto El Colombiano. 2ª. foto El País.

Gustavo Villegas —capturado por ser el colaborador principal de la Oficina de Envigado, según la Fiscalía General— tuvo una estrecha relación con dos de los candidatos que aspiran hoy a la Presidencia de Colombia: Sergio Fajardo y Federico Gutiérrez. Villegas fue secretario de Gobierno del primero y de Seguridad del segundo.

Comentarios Juan Pablo Barrientos 29/03/2022 – 09:19 COT

La captura de Villegas ocurrió el 4 de julio de 2017.Tres meses antes, por orden de la Fiscalía, fue capturado Julio Perdomo, alias JP o el Viejo, vocero de la Oficina de Envigado para una promesa de Gustavo Villegas que nunca llegó a feliz término: negociaciones para el sometimiento a la justicia de miembros de organizaciones criminales. 

Gustavo Villegas: el personaje oscuro que une a Fico y a Fajardo

Sin contar con un permiso del Gobierno nacional para liderar negociaciones, Villegas dispuso medios de la Alcaldía de Medellín para trabajar mancomunadamente con los miembros de la Oficina de Envigado, según se lee en el expediente judicial.

Negociar para lograr la paz o el sometimiento de personas al margen de la ley es absolutamente loable, como lo dijo en el juicio el fiscal del caso, pero esa no era la situación de Gustavo Villegas, quien utilizó las relaciones con la Oficina de Envigado para proteger su empresa familiar, Surtialimentos, y para mostrar resultados en seguridad que se atribuían como acciones de las autoridades cuando en realidad eran pactos con miembros de organizaciones criminales.

Alias JP, de 51 años, delinquía desde 1992 y hasta su captura, el 17 de marzo de 2017, era el máximo cabecilla de una organización criminal con presencia en las comunas 8, 9 y 10 de Medellín. Perdomo fue desmovilizado del Bloque Metro de las Autodefensas en 2003, estuvo en la cárcel entre 2010 y 2015, y en 2017 fue capturado de nuevo por orden de la Fiscalía por dos casos de desplazamiento forzado. Secretario de Fico era el principal colaborador de la Oficina de Envigado

Perdomo, líder de unos nueve grupos delincuenciales y enlace de la Oficina de Envigado con el secretario de Seguridad de la ciudad, contó a la Fiscalía todo lo que sabía de Gustavo Villegas. Su testimonio fue clave para la captura del funcionario.

De la declaración de Julio Perdomo hay tres apartes que llaman la atención sobre los nexos de Villegas con la Oficina. El primero es que el secretario alertaba a los combos de las órdenes de captura en su contra, el segundo tiene que ver con los acuerdos entre la Secretaría de Seguridad y la Oficina de Envigado para el sometimiento de miembros de combos delincuenciales que luego eran presentados como capturas y logros de la estrategia de seguridad. Y el tercero, entre muchos apartes reveladores de la declaración de Perdomo, involucra al exalcalde de Medellín. Según el exvocero de la Oficina, Federico Gutiérrez evitó un primer intento de la Fiscalía para capturar a Gustavo Villegas.

#LasCuentasClaras le escribió al candidato presidencial para preguntarle por esta supuesta obstrucción a la justicia, pero no respondió.

Las reuniones que enredaron al secretario Villegas

  • jul. 2017

La detención del secretario de Seguridad de Medellín, Gustavo Villegas Restrepo, se veía venir desde que accedió a apoyar una estrategia de la organización criminal “la Oficina” para someter a algunos de sus integrantes de menor rango, a cambio de beneficios judiciales para los cabecillas.

Sin conocer a fondo cuáles eran las motivaciones del funcionario público, estaba claro que las reuniones con delincuentes y sus delegados, como ha ocurrido en el pasado, siempre terminan pasando factura.

En la imagen, el general Óscar Gómez, comandante de la Policía Metropolitana; el secretario de Seguridad de Medellín, Gustavo Villegas; y el alcalde Federico Gutiérrez. Foto: Róbinson Sáenz.

La directora Seccional de Fiscalías de Medellín, Claudia Carrasquilla Minami, relató que la investigación en contra de Villegas comenzó el 22 de julio de 2016. Por aquellos días, varios miembros de combos, en especial del nororiente de Medellín, empezaron a entregarse “voluntariamente” a las autoridades.

En realidad, estas personas recibieron la orden directa de cabecillas encarcelados como “Douglas”, “Pichi Gordo” y “Barny”, para que se sometieran a la justicia a modo de un “gesto de paz”. Lo que querían estos líderes de “la Oficina”, a su manera, era montarse en el bus de los Acuerdos de Paz de La Habana y lograr, por medio de entregas de armas y de jóvenes delincuentes, lo mismo que les dieron a las Farc: la excarcelación

Algo que llamó la atención es que la mayoría de los sometidos se entregaban en sede de la Secretaría de Seguridad de Medellín. Así pasó con alias “el Cabe”, “Vikingo”, “Victor”, “Gallego” y “Tocineta”, de la banda “la Terraza”; y con “Chómpiras”, del combo “la Libertad”.

Cada vez que se presentaban las entregas, Villegas y su jefe Federico Gutiérrez lo atribuían públicamente a “la presión de las autoridades”, lo que evidentemente no era cierto.

Para estas diligencias, el enlace entre las bandas y la Secretaría de Seguridad era el desmovilizado paramilitar Julio Perdomo (“el Viejo”). Tras pagar cinco años de cárcel por concierto para delinquir, regresó a la calle y recibió el aval de varios jefes condenados de “la Oficina” para adelantar las gestiones pro sometimiento en las comunas. Dicha autorización la dieron “Douglas”, “Pichi Gordo”, “Barny” y “Carlos Pesebre”, cuyas penas en prisión superan los 15 años.

Julio Perdomo visitaba las cárceles y las esquinas de los combos, para después conversar con Villegas. Con su captura, el pasado 15 de marzo, comenzaron a derrumbarse los planes de “la Oficina” para obtener beneficios judiciales El siguiente golpe fue la detención de Mara Toro, la directora de la ONG Guadalupe Social, otra pieza importante en el proyecto (25 de abril).

Para la Fiscalía, la participación de Villegas en estas diligencias, al parecer, buscaba facilitar beneficios a los jefes de la organización. Incluso, de acuerdo con las pesquisas preliminares, se habría compartido información altamente sensible para la seguridad de la ciudad. Esto, bajo el agravante de que la situación cada vez más mancillaba la imagen de la Secretaría más importante de la Administración Municipal.

El ente acusador expidió una orden de captura en contra del funcionario y en la mañana de este martes 4 de julio, agentes de la Dijín llegaron a su despacho. Villegas no estaba presente, pero al enterarse de que lo buscaban, acudió con su abogado a la Fiscalía. Allá le notificaron la detención, por el cargo de concierto para delinquir agravado.

El alcalde Federico Gutiérrez convocó a una rueda de prensa de urgencia. Informó lo ocurrido y confirmó que el secretario había renunciado a su cargo. “Ante la gravedad de esta situación, yo mismo me pongo al frente”, indicó.

Para el mandatario local es un duro golpe. La seguridad es el eje de su política y el arresto de Villegas la deja en entredicho. Pero también surgen otras cuestiones: ¿estaba enterado Gutiérrez de las reuniones entre el secretario y los delegados de “la Oficina”? ¿Ocurrieron las cosas a sus espaldas?

“Mi única instrucción es y siempre ha sido enfrentar a las estructuras criminales con toda la contundencia en el marco de la Constitución y la Ley”, reiteró.

En la mañana de este miércoles se realizarán las audiencias de control de garantías, donde se conocerán las evidencias de la Fiscalía y la Policía en contra de Villegas, al igual que los argumentos de la defensa. Por lo pronto, la moraleja de la historia parece ser que todo lo que se acerca a “la Oficina”, se marchita.

https://www.elcolombiano.com/blogs/revelacionesdelbajomundo/las-reuniones-que-enredaron-al-secretario-villegas/8886/comment-page-1

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *