Fuerte subida en los fletes marítimos amenaza economía mundial: Analdex

Fuerte subida en los fletes marítimos amenaza economía mundial: Analdex

Por Germán Enrique Nuñez

Las buenas proyecciones de recuperación económica se están viendo disminuidos por los absurdos sobrecostos. Fletes y contenedores, el talón de Aquiles del Comercio exterior.

El sector de comercio exterior en Colombia manifestó su total preocupación por los impactos adversos que está teniendo la competitividad como consecuencia de la escasez de contenedores y el alto costo de los fletes. Los importadores de producto asiático acusan unos valores increíbles que de no meterse en cintura, acabará con el negocio de muchos empresarios importadores o fabricantes dependientes de materias primas.

La recuperación de la economía China y la demanda que ya es visible en países como Estados Unidos ha hecho que los contenedores tengan una limitante y por consiguiente un mayor precio. Cabe anotar que ante la falta de vagones o depósitos, el precio de adquisición de las nuevas unidades aumente y por consiguiente las tarifas de arriendo, hoy en valores muy superiores al 50 o 100 por ciento.

Los expertos del mercado aseguran que el importante repunte, notorio desde la segunda mitad del 2020, se mantendrá, de manera que los volúmenes de dichos contenedores cerrarán el año en niveles afines a 2019.

Cabe anotar que el mundo cuenta con 35 millones de conteiner aproximadamente en los cuales se hacen 170 millones de viajes por año. De ese monto, 55 millones hacen parte de llamado despacho en vacío, es decir por devolución o ajustes en demanda.

Esta tendencia de escasez, suponen los expertos, podría ir hasta febrero de 2021. Las grandes ganadoras de la situación son las empresas chinas que fabrican contenedores porque son las dueñas del mercado toda vez que el 95 por ciento de firmas productoras de los enormes cajones metálicos están ubicadas en China.

Los precios de los fletes, dicen los empresarios, espantan porque entre el pasado 15 y 30 de agosto la carga marítima tipo FCL, llevado al español, carga de contenedor completo, costaba 1.650 dólares, estos precios pasaron a 3.600 y 5.100 dólares en septiembre y a valores de 5.500 y 4.900 dólares en octubre. Los datos anteriores significan ajustes en el transporte de carga de 122, 203, 233 y 197 por ciento respectivamente, como dicen una locura.

La situación tiene a los empresarios en alerta máxima porque el costo de la logística marina se salió de control, haciendo que las pequeñas y medianas empresas empiecen a sentir los impactos, situación que puede terminar en una reducción en la nómina y en otros rubros. Hoy muchos industriales del sector pyme hacen un llamado para que desde las instancias gubernamentales logre paliarse la incómoda realidad porque el detrimento económico se focaliza en los pequeños ya que las grandes empresas y las multinacionales conforman un contexto totalmente diferente puesto que la musculatura financiera les permite comprar por adelantado espacio en las navieras con el beneficio de tarifas estándar por los elevados volúmenes que suelen manejar, una situación que lleva a los conglomerados a reportar ajustes que oscilan entre el 20 y el 30 por ciento, pero aclaran que el escenario pyme es totalmente opuesto.

El asunto es más que apremiante porque a los altos precios en los fletes debe sumarse la devaluación, habida cuenta que la apreciación del dólar sigue por las nubes. Así las cosas, los empresarios pyme siguen perdiendo terreno en competitividad y les resulta muy costoso adquirir materias primas importadas, de manera que si llegan, el costo de producción aumenta en ensamblaje o en producto terminado para exportación o mercado interno.

El problema igual es la escasez en los cupos de navieras y todo porque en ese mercado hay una concentración que se reduce a unos pocos agentes por alianzas, fusiones y adquisiciones. En 1992 el mundo contaba con 30 compañías dedicadas al tráfico marítimo, actualmente tres grupos manejan el 71 por ciento, un control que les permite tener influencia en los costes y eficiencia en el transporte marítimo de mercancías.

La preocupación de los empresarios es consecuente porque la logística marítima es considerada la columna vertebral del comercio exterior pues se trata de un modo que moviliza el 84 por ciento del volumen comercializado en el mundo.

Lamentablemente América Latina y el Caribe que representan el 17 por ciento del total global de carga marítima no es relevante para las navieras que tan solo destinan el dos por ciento de la flota para esta dinámica región. Como es palpable, el problema es muy grande y bastante delicado.

Javier Díaz Molina

En plática con Diariolaeconomia.com, el presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex, Javier Díaz Molina, indicó que en la medida en que cedió la crisis en China con el origen de la pandemia, las cadenas de abastecimiento y de distribución se rompieron, dejando ver unos fletes muy bajos, sin embargo lo que el mundo experimenta ahora es que hay una tendencia muy acentuada a crecer, disparando el valor del transporte marítimo, un hecho ya real que está causando todo tipo de afectación en la industria, básicamente en las pequeñas y medianas empresas.

El tema de los fletes, un asunto de marca mayor, aseveró Díaz, afecta las posibilidades de crecimiento del comercio mundial. Anotó que la Organización Mundial del Comercio, OMC, había estimado que el comercio mundial caería este año entre un 13 y un 32 por ciento y recientemente realizó otro estimativo y aseguró que el desplome sería de 9.2 por ciento, una cifra mucho más suave porque todos están viendo que la recuperación de China permite reavivar el comercio global.

Consideró que los mejores precios de los productos básicos es una buena señal, empero subrayó que al gremio del comercio exterior en Colombia le preocupa el tema de los fletes que han subido de manera extraordinaria, particularmente en el área de América lo cual resulta un duro golpe a la competitividad porque buena parte de los productos que venden los industriales y algunos sectores productivos colombianos, necesariamente deben ir en barco.

“Uno ve que en esta coyuntura, el comercio electrónico ha tomado fuerza y creció a razón del 30 por ciento en todo lo que tiene que ver con paquetería que termina siendo un producto de consumo, pero nuestras ventas en la región de petróleo, carbón, ferroníquel, plata, cobre, café, banano, ganado, soya, cereales y otros productos alimenticios así como de manufactura generalmente van en embarcaciones y con el crecimiento de los costos de transporte marítimo, hay una gran preocupación por lo que esto pueda significar para la recuperación del comercio mundial”, declaró el presidente de Analdex.

Las cifras de crecimiento en fletes, señaló, son absurdas y preocupantemente estrambóticas e irregulares.

Los analistas ven con optimismo el 2021

En opinión del presidente de Analdex, el año económico que asoma permite ser optimistas porque los analistas coinciden en que podría ser el periodo de la recuperación. De todas maneras al dirigente gremial le preocupa el rebrote de Covid-19 que se ha presentado en Europa, un fenómeno que puede afectar a Colombia y a otros países en la región.

“En este 2020 cuando se cerró la economía y fueron confinadas las personas, la caída económica fue demasiado fuerte y eso puede verse en la cifras. En exportaciones nosotros caímos 52.3 por ciento y en la medida en que la economía se fue abriendo, empezó a darse una recuperación. Los estimativos dicen que el 2021 será de redención, pero yo veo que el primer semestre del año próximo tiende a ser difícil puesto que la incertidumbre que ha sido la característica de esta coyuntura no desaparecerá y el mundo la tendrá presente mínimo seis meses adicionales. Uno espera que sea un mejor año y supere el 2020 en donde buena parte de las economías terminan con cifras negativas. Realmente el único país que logró sobreponerse fue China que muestra un crecimiento del 1,9 por ciento en la culminación de este lapso, por lo demás, el resto de las economías cerraron en terreno negativo”, comentó el señor Díaz Molina.

Recalcó que los expertos han leído el mercado y le apuestan a que buena parte de los países afectados dejarán el rojo, una teoría que llama al optimismo.

A criterio del directivo ya puede verse un proceso de recuperación en la economía, pero acentuó que los fletes se afianzan como el talón de Aquiles del comercio internacional, una situación alarmante que invita a revisar estructuras porque en medio de la pandemia no hay chequera que aguante.

Estados Unidos genera algo de incertidumbre

Para los exportadores colombianos el capítulo Estados Unidos genera algo de reserva y reconocen que indudablemente la situación de tire y afloje una vez terminadas las elecciones que le dieron la presidencia a Joe Biden, genera más incertidumbre en la economía mundial ya que hay de por medio un acertijo geopolítico por la marcada polarización de los estadounidenses.

Díaz consideró que un gobierno demócrata como el del Presidente electo Joe Biden, puede significar un mejor relacionamiento de los Estados Unidos con sus socios comerciales, una razón para pensar que se puede volver al multilateralismo y a que los temas sean manejados de manera consensuada de tal manera que una fuerzas entre las partes y permita dialogar para sellar acuerdos en la OMC, estableciendo unas reglas, ver como se le ponen dientes a esa instancia para que haga cumplir las reglas que establece.

Joe Biden

“Lo que hemos visto en los últimos cuatro años de la administración Trump, es que se abandonó ese multilateralismo para imponer medidas de fuerza por parte de Estados Unidos, estableciendo unilateralmente aranceles para proteger sus producciones, pero eso indudablemente afecta a países pequeños como Colombia donde hay interés de resolver conflictos en derecho y no forzosamente”, apuntó.

Desde su perspectiva, a Colombia le conviene mucho más un esquema multilateral en la OMC que uno unilateral en donde la fuerza impone las decisiones. Tradicionalmente los republicanos, hasta la llegada de Trump, eran partidarios del libre comercio y los demócratas más proteccionistas, pero las cartas fueron cambiando y actualmente se ve una administración republicana totalmente atada a una política económica encaminada a blindar la producción y el comercio, gravando sin ninguna consideración los bienes extranjeros que ingresan a su país.

La experiencia de Colombia con los demócratas, dijo el dirigente gremial, ha sido favorable, aclarando que al país le ha ido bien en Estados Unidos por el buen relacionamiento con los dos partidos, país con el cual ha habido un trabajo intenso y comprometido en la lucha contra el narcotráfico, razón por la cual los presidentes del país del norte han entregado preferencias arancelarias, Plan Colombia, ayudas y un TLC que finalmente fue aprobado pese a la oposición demócrata.

De igual manera, afirmó que lograr una “normalización” de ese relacionamiento y que los temas multilaterales lleguen nuevamente a la mesa es un paso y un avance importante como igual lo será en su momento, dejar de priorizar en la agenda todo lo concerniente al narcotráfico, un asunto que domina el cartapacio pues se hace perentorio mirar otros temas, incluida la paz en donde hubo un decidido apoyo de Estados Unidos al proceso, igual derechos humanos, lucha contra la violencia y los actores ilegales en Colombia. En esos temarios, todos importantes, señaló Díaz, es muy importante contar con el apoyo de Estados Unidos. 

Europa, de tumbo en tumbo

El tema Europa concita el interés de los analistas por cuanto muestra situaciones complicadas porque desde hace varios años, la región no encuentra un punto de equilibrio mostrando que en economía el Viejo Mundo va de tumbo en tumbo.

Los exportadores dicen que la economía europea reportará este año una caída de grandes proporciones pues los expertos en cifras ya hablan de un indicador negativo de menos ocho por ciento, un asunto serio, complicado y muy desalentador si se tiene en cuenta que Europa es un cliente habitual de América Latina. En estos momentos de aguda crisis, aumentan los interrogantes y se exacerba la incertidumbre con el terrible rebrote.

Hay que decir que Europa estuvo por largo rato con crecimiento en cero y como si tener indicadores negativos no fuera suficiente, llegó la pandemia que acentuó las tendencias que estaban mostrando economías, particularmente la europea que venía con dificultades y no es sino hacer algo de memoria e ir años atrás para ver el caso de los países pequeños como Grecia, Portugal, España, Bélgica, pero además los déficits, los rescates y la crisis que vivió la economía europea hoy en el ojo del huracán por el Covid-19 que perfectamente puede afectar esa situación.

Díaz manifestó que no dejan de preocupar las proyecciones de los analistas que prevén que Europa tendrá este año, las mayores cifras en materia de caída de su economía conjuntamente con América. Expresó que dadas las circunstancias, lo que se espera es el retorno a unas reglas de juego para dinamizar una economía mucho más aferrada al común acuerdo que permita entrar por el sendero de recuperación, un asunto que no será, según sus cálculos, ni fácil y mucho menos rápido, pero aguardando que el 2021 cambie las tendencias y empiece a mostrar unas mejores cifras tanto en Europa como en las Américas.

El futuro está en el campo

 Luego de ver el comportamiento de los agricultores colombianos, que sin temor a nada, eso sí, con toda la bioseguridad, hicieron su tarea para abastecer al país en una de las peores crisis conocidas, hay motivo para creer que la ruralidad es promisoria más apreciando una caficultura robusta, productiva y exportadora de imagen y valor agregado.

Todo lo bueno que pasa en el campo invita a reflexionar sobre el rumbo que debe tomar la economía, el valor añadido y la importancia de las cadenas de valor. El país que concentró sus exportaciones en los últimos años en la extracción minero-energética empezó a ver cambios en las tendencias y por ello en la marcada decadencia del petróleo, recurso que tiene los años contados, Colombia tiene que explorar sus alternativas que muy seguramente están en las siembras y la cría de animales.

Desde antes de la pandemia, Analdex venía en esa tarea con el Gobierno Nacional, en el sentido de ver cómo diversificar la oferta exportable y meterle muchos más productos a esa canasta exportadora porque fue indudable que el país optó por concentrarse en la industria extractiva que si bien hay que seguir trabajando en ella, de lo que se trata es no depender de ella porque la idea es contar con muchos más sectores y un sinnúmero de cosechas, bienes y servicios que puedan llegar sin dificultad a los mercados internacionales.

Justo en medio de esos menesteres, reveló Díaz, llegó el Covid-19 y le pegó muy duro al aparato productivo por el cierre de las economías, pero manifestó que de manera afortunada, el sector agrícola no cerró y pudo seguir trabajando, dejando ver su potencia con una tasa de crecimiento sostenida y un ejemplo de ello, indicó, es lo que ha venido pasando con el café sector que tuvo una muy buena cosecha, excelentes precios y ello indudablemente ayudó a que la situación de tener una economía cerrada con crecimiento negativo no fuera tan adversa.

“El ingreso cafetero fue vital para oxigenar la economía porque hubo plata y el comercio no colapsó. También vimos dinámica en otros sectores exportadores del campo como el banano, el azúcar, que tuvo recuperación, carne, pesca, flores y unos productos que mostraron crecimientos importantes. El mundo sigue demandando alimentos y Colombia puede ser un jugador interesante en ese mercado internacional, entonces creo que hay que seguir trabajando en esa dirección, de diversificar nuestra canasta exportadora, meterle muchos más productos agroindustriales, ojalá con mayor valor agregado, con mayor transformación para lograr variedad y no depender de un solo mercado sino de muchos apoyos, pues si uno falla los otros están ahí”, concluyó el presidente de Analdex, Javier Díaz Molina. https://diariolaeconomia.com/acuerdos-comerciales

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *