Generación de empleo en el modelo solidario, como responsabilidad social

Generación de empleo en el modelo solidario, como responsabilidad social

Julio Herrera

Gerente de cooperativas y fondos de empleados

Máster en Economía Social

  Wilton Rizzo                                                               

Director Universo Digital Ecosolidario

Bogotá, 20 de diciembre de 2020

Finalizando año surgen todos los deseos y procedemos a escribir las listas que nos acercan a nuestros sueños, parte fundamental de ello es la motivación permanente por el crecimiento y por sentirnos humanamente útiles la cual se canaliza a través de tener empleo.

Por ello, creo que el mejor valor  y a su vez el mejor deseo para todos, es ocuparnos y no preocuparnos; pero cómo no hacerlo cuando recordamos que el desempleo llegó a un escalofriante 25% y que hoy se ubica en 14%?; en el ámbito latinoamericano el 2020 dejó a 34 millones de personas sin trabajo; el ranking lo lidera Brasil, seguido por México y Colombia, ahora bien tengamos presente que Brasil tiene 212 millones de habitantes, México 127 millones y Colombia 50 millones, es decir, el caso es  grave.

Antes de la pandemia nos jactábamos por la característica colombiana de ser una fuente de emprendimiento, por la generación de empleo en las Pymes, que a su vez generan 80% de la fuerza productiva del país; pero, no confundamos el emprendimiento con la informalidad, para llevar el pan a la mesa, muchos de quienes no lograrán conseguir un trabajo formal o recuperar el que tenían previamente, engrosarán la informalidad del país.

¿Pero cómo está apoyando el sector solidario la generación de empleo en el país?

Si la información que encontramos en el portal de la Supersolidaria basada en el reporte que hacen las entidades supervisadas está adecuadamente alimentado encontramos el siguiente comportamiento de empleo para cooperativas y fondos de empleados para 2018 y 2019:

2018 2019
Cooperativas 56.374 51.291
Fondos de Empleados 17.191 16.052

Sin conocer la información del peor año de nuestra generación en materia laboral, nos debe preocupar la disminución de empleos en cooperativas y fondos de empleados, para estos últimos, el 2019 marcó 16.052 puestos de trabajo, frente a 17.191 del 2018, es decir se ha perdido casi un 7% de empleos; más preocupante resulta que en las cooperativas para el mismo periodo la pérdida de fuerza laboral es de 9%. No queremos ni imaginar el sendero del 2020.

El compromiso con el empleo

Este puede ser un momento preciso para utilizar los fondos de desarrollo empresarial que han constituido los fondos de empleados durante los últimos 10 años, hay que generar empleo para ser coherentes con la búsqueda permanente de incrementar las bases sociales, los fondos deben romper el cascarón y ser motores de la economía en todas sus formas posibles, no sólo en la estática actividad de captar recursos y ofrecerlos a través de crédito, de hecho, en esta actividad será la más fácil de sustituir la mano de obra por inteligencia artificial.

Es una responsabilidad para las próximas generaciones y para la sostenibilidad del modelo, la imperiosa diversificación de las actividades ¿o sino para que los congresos? los cursos? ¿los webinars?

No nos olvidemos de quienes aportan su conocimiento, su energía y sus expectativas por sentirse orgullosos de laborar para y por el sector solidario.

Agradezco a quienes muy honrosamente me dan la oportunidad de tenerlos como lectores, sus comentarios y opiniones son vitales para construir en común nuevas visiones; a Wilton Rizzo por la oportunidad de expresarme en esta columna, le auguro el mejor de los años. A mi familia por regalarme parte de nuestro tiempo para las investigaciones. Feliz navidad 2020 y próspero 2021.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *