Hay incertidumbre económica y nerviosismo por posible recesión: Leibovich

Hay incertidumbre económica y nerviosismo por posible recesión: Leibovich

Por .

El reconocido analista y experto en temas económicos indicó que el mundo no puede descartar una nueva crisis por los ciclos económicos para lo cual hay muchas razones.

Nada resultó más grato que tomar café excelso colombiano y hablar de economía con toda una autoridad en el tema, un hombre de números y supremamente acertado a la hora de hacer pronósticos. El asunto es que en economía hay todavía mucha tela que cortar y por la coyuntura, el tema se salpica más de acertijos e incertidumbres, apartándose de elementos claves para el buen desempeño económico como certeza y tranquilidad.

En charla con Diariolaeconomia.com, el Director de Investigaciones Económicas de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, José Leibovich Goldenberg, aseguró que con todas las dificultades que experimenta el mundo, bien sea por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el proteccionismo americano, o por el Brexit que sigue de tumbo en tumbo y con dilaciones por parte del legislativo en Inglaterra, las proyecciones de crecimiento siguen siendo lánguidas y preocupantes.

Según el experto, hay una serie de analistas y economistas que le dan alguna probabilidad importante a que la economía mundial entre en una fase de menor crecimiento e inclusive de recesión en un par de años lo que obliga a estar muy pendientes de la situación.

La situación, dijo, es delicada y exige un inquieto ojo avizor porque en sus cálculos puede venir algo aún más complejo con una caída de la economía mundial por los llamados ciclos, pero aclaró que el asunto podría estar incubándose ya que no hay certeza de si se va a dar o no, empero resaltó que ya hay unos indicadores que muestran cierta preocupación en ese tema pues no en vano los pronósticos del Fondo Monetario Internacional fueron revisados a la baja en general para 2020 y hay otros puntos que conllevan a tener ciertas reservas como es el rendimiento de los bonos del tesoro en los Estados Unidos a diez años que están más bajos que los rendimientos de bonos a corto plazo, reporte complicado porque según Leibovich, cuando eso sucede la tranquilidad de afecta porque ese suele ser un indicador que anticipa una situación de recesión en la economía norteamericana, lo que ratifica que el mundo, el país y la región pasan por un momento realmente difícil.

“Hay que decir también que de pronto no sucede nada extraordinario porque todo depende de que toda esta guerra comercial se tranquilice un poco y personalmente creo que eso puede darse después de este par de años tan complicados porque se viene el próximo año la campaña electoral en Estados Unidos y por eso me imagino que vendrá una relativa calma para que las aguas estén más tranquilas en ese proceso electoral. De otro lado será clave si habrá una salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europea porque eso aliviaría la situación y podría empezar a cambiar el panorama y a no contemplar el peor escenario”, expuso el señor Leibovich.

 

Foto PixabayEl tema Brexit sugiere una salida gradual y ordenada que no genere sobresaltos porque una salida abrupta conllevaría a alarmas que resentiría la economía mundial lo cual no es para nada conveniente ni consecuente.

Al ver el mundo y los cambios de escenario ya que se pasó en algunos países del libre comercio al proteccionismo, se puede pensar, comentó el analista, en una encrucijada muy compleja porque no solamente impacta el tema económico sino todo lo referente a la crisis en las instituciones globales que fueron construidas en la posguerra como el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de Comercio y las propias Naciones Unidas porque hoy todo está muy resquebrajado.

De todas maneras y ante los escenarios del mundo, José Leibovich Goldenberg, expresó su optimismo y dijo que más temprano que tarde el mundo pasará ese chasco y en unos años las naciones seguirán por caminos más tranquilos, sin embargo recalcó que el momento actual es muy difícil, no solo en lo económico sino en la institucionalidad global.

Indicó que una crisis como la actual no la aguanta Estados Unidos, China y menos el planeta porque obviamente se trata de las economías más importantes y por ende las economías más pequeñas como es el caso de Colombia, sufrirían enormemente las consecuencias de una crisis de gran tamaño.

La región pasa por momentos difíciles

Foto PixabayAl mirar el escenario Latinoamericano, Leibovich sostuvo que las cosas no se ven nada fáciles por lo que igual se puede hablar de encrucijada porque las economías en la región no están creciendo satisfactoriamente y frente a ello Colombia, comentó, es de las que está creciendo mejor, pero no a un ritmo o a unos indicadores anhelados pues la cifra sigue siendo bajita para lo que demanda un país y sus agentes económicos.

Apuntó que Chile sigue siendo una economía robusta en sus instituciones y sobre Perú manifestó que pese a las dificultades políticas, es una economía que ha mostrado fortaleza y crecimiento importantes. Brasil, señaló, está en una disyuntiva porque hubo cambio de modelo económico y de gobierno que dicho sea de paso no ha logrado construir la confianza suficiente para que este país despegue nuevamente.

Brasil es muy importante, es una economía muy grande y dejó de decrecer porque tuvo dos años de caída en su producto y ya por lo menos logró ponerle freno al desplome por lo que se espera que de manera paulatina empiece a recuperarse”, afirmó.

Subrayó que la otra economía importante es México que también está en una situación difícil y de travesía porque también por razones políticas está en un embrollo. Todo lo anterior, opinó el experto, deja ver que la región está pasando por un periodo embarazoso en donde curiosamente Colombia es de las economías que está mostrando mayor fortaleza hoy en día.

El modelo económico y sus opciones

Foto PixabayUn tema que no pasó desapercibido con el magister en economía de la Universidad de los Andes fue el del modelo económico, sus potenciales, sus ventajas y sus vicisitudes. Sobre el particular anotó que básicamente Colombia tiene que terminar de superar un problema fiscal el cual no se termina de resolver y dijo que la reforma tributaria que se vino abajo en la Corte Constitucional, finalmente irá al Congreso sin cambios y posiblemente salga adelante.

Al margen de todo lo que suceda, dogmatizó Leibovich, el país sigue teniendo una relativa debilidad fiscal porque la tributación aún no resuelve temas estructurales y consideró que Colombia adolece de una tributación mucho más pareja por parte de las personas porque hay muy pocos contribuyentes y pocas empresas pagan sus impuestos en la medida justa y obvia.  Así las cosas, opinó, hay una inequidad muy grande en tributación y dijo que por otro lado se requiere de un estado que funcione mejor.

“Aquí lo vemos con los temas concretos de la caficultura porque necesitamos un estado más presente en los territorios rurales por cuanto la política pública tiene que concentrarse en apoyar a toda esta población que sigue generando riqueza, paz y tranquilidad en muchas de las zonas del país y eso requiere un apoyo y una presencia estatal que todavía no tenemos, luego yo diría que el país no lo ha hecho mal porque si miramos en perspectiva, en los últimos 20 años el país ha mejorado y progresado, pero todavía tenemos unas brechas muy grandes y creo que a eso hay que trabajarle. Entiendo que el Plan Nacional de Desarrollo del actual mandato tiene algo de énfasis en tratar de continuar con el cierre de esas brechas, esperemos que eso se concrete y que vayamos avanzando, pero esta es una agenda de largo aliento porque en un par de décadas queremos tener mejores resultados puesto que falta mucho por mejorar”, estimó el analista.

Lo cierto, dijo, es que hay dificultades para largo tiempo, pero estimó que en medio de todo hay que mirar hacia atrás y mirar de dónde viene el país y las mejoras que se han alcanzado, aspecto que anima para seguir hacia adelante.

Un talón de Aquiles de Colombia es su déficit en cuenta corriente porque de presentarse una crisis económica el país no la pasaría nada bien. Leibovich dijo que en efecto el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos es muy alto y eso en parte explica la devaluación reciente del peso porque hay una brecha importante.

“Por ahora ese faltante se ha venido financiando con inversión de portafolio de corto plazo, pero si llega a haber una crisis a nivel global, haciendo que salgan disparados esos capitales podríamos estar en problemas, eso es verdad, luego es urgente que desde el punto de vista de la política macroeconómica, tratemos de ver como cerramos esa brecha y una parte importante es metiendo en cintura algunos aspectos porque el país está gastando más de lo que produce y ese gasto adicional lo estamos apalancando con recursos foráneos y si esos dineros se van podría venir una situación crítica”, sostuvo el economista.

Colombia tiene caficultura para rato

Foto Caficosta
Foto Caficosta

En los temas cafeteros que no son pocos, el Director de Investigaciones Económicas de la Federación de Cafeteros de Colombia dijo que amen de las vicisitudes, hay caficultura para rato porque los estudios que se han venido haciendo revelan que a pesar de las dificultades que se originan en los precios bajos que ha soportado el país cafetero por más de año y medio, hay razones para pensar que todo será superado.

Afirmó que los caficultores son resilientes y trabajadores incansables que siguen en su labor diaria aportando con su optimismo y por todo eso Colombia saldrá de la coyuntura posiblemente próximamente porque se calcula que van a mejorar relativamente los niveles de precios para seguir avanzando con una caficultura sostenible. Agregó que lo anterior no quita los retos que el sector tiene para poder ser más rentable y para hacer que a los caficultores les vaya mejor. Añadió que el país demanda una caficultura mucho más eficiente, es decir con costos de producción menores.

Ante un panorama de dificultad económica, aseveró, el café no sufrirá por ese aspecto porque la gente en época de recesión sigue tomando café.

En materia de ingresos, dijo, hay todo un horizonte claro de que es posible obtener mayores ganancias en la medida en que se logre hacer valer la mejor calidad del café en los mercados internacionales y por eso ahí hay unas tareas que se están haciendo y que deben concretarse en negocios más adelante en donde la mayor parte de la producción colombiana se venda con unas primas importantes, por encima del precio base de la bolsa de Nueva York porque es reconocido el valor agregado que tiene el café de Colombia.

Por el lado de los costos y la mayor eficiencia hay avances promisorios en las innovaciones tecnológicas porque hay unos paquetes tecnológicos que han demostrado mucha más eficacia en la recolección del grano que es en donde está el mayor costo de la caficultura, la misma que escasea de manera recurrente en épocas de cosecha haciendo que la caficultura sea más difícil. Es por eso que Cenicafé desarrolló unas soluciones muy importantes en donde la recolección no requerirá de canastos sino de unas lonas con las cuales aumentará entre un 20 y un 30 por ciento la eficiencia en la recaudación de café y con las lonas hay unas ventajas adicionales porque no se pierde café y se combate mejor la broca.

Otra solución está por el lado de la derribadora que es un instrumento que fue diseñado por Cenicafé y una empresa de Brasil que permite de una manera muy adecuada y sin dañar los árboles, usar esa herramienta para que por vibración la cosecha de los granos maduros caiga en las mencionadas lonas con lo cual la eficiencia podrá llegar a tasas de 40 y 50 por ciento en la mano de obra, lo cual es un camino ideal para bajar los costos de producción que pueden generar finalmente un margen interesante también para que los caficultores obtengan mayores beneficios.

Teniendo en cuenta que el mundo y el país están tomando más café, no sería descabellado trabajar en mayor productividad y para ello hay oportunidad por mejores prácticas de renovación en zonas rezagadas, con análisis de suelos y aprovechando que aún hay posibilidades de crecer en algunas regiones en donde el café puede entrar a jugar un papel importante en la sustitución de cultivos ilícitos como ya lo hace una organización americana que le apuesta a esa labor en Nariño y en el Catatumbo, sitios en los cuales puede haber una expansión cafetera interesante lo cual sería vital en momentos en los que crece la demanda mundial de café así como la doméstica y por eso hay optimismo en la Federación porque creen que esa meta se va a lograr.

Al término de la plática un sorbo final al café colombiano, una mirada a la calle que está recibiendo agua lluvia de manera copiosa y un mensaje de esperanza pues se quiere que reaccione la economía, que las apuestas productivas mejoren, que la nación trace una hoja de ruta inteligente y audaz para superar los líos fiscales y desde luego que el mundo siga tomando café colombiano, sin duda alguna el mejor del mundo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *