Invasión a la privacidad, restricción familiar para Navidad, aglomeraciones a granel

Invasión a la privacidad, restricción familiar para Navidad, aglomeraciones a granel

♦ El gobierno de Duque y su ministro de salud Ruíz, consideran que tienen la potestad para decidir por nosotros,  con cuantas personas podemos reunirnos en familia en estas navidades. Ya sabemos, de presentarse aglomeraciones como en San Victorino, se suspendería el llamado Madrugón, por culpa del periodista David Rodríguez. Según el Oráculo CL.  wiltonrizzo@hotmail.com #Ecosolidario15Años. Foto Yahoo Noticias.

Pareciera para la actual administración del estado, que los habitantes de esta nación somos un rebaño, que se maneja con las restricciones y las libertades que ellos definen, de ahí se desprende en la vacunación el concepto de -inmunidad de rebaño- “para protegerse de un determinado virus, si se alcanza un umbral de vacunación”. Rebaño, entre tanto, es un grupo de animales, de ganado doméstico –lanar, que se crían juntos.

Aquello que más condenan los gobiernos con sistema feudalista – democrático es aquel totalitarismo, que ellos le aplican a sus pueblos. Se consideran dueños del comportamiento humano, este año a parte de la pandemia Covid19, nos tocó sufrir la rigidez de autoritarios gobernantes. ¿Por qué no hacen esto con la corrupción?

El gobierno de Duque y su ministro de salud, Fernando Ruíz, definen por nosotros cuantas personas pueden reunirse en familia en estas navidades, que vienen con Día de las Velitas, Novena de Aguinaldo, 24, 25, 31 de diciembre y 1º y 6 de enero. ¿Cumplirán ellos los presidentes y sus séquitos?

Dónde quedó el concepto de libertad de reunión con cuidado responsable, para donde tiraron el derecho elemental a la movilidad y a sentirse en familia en navidades y año nuevo. Exageran su poder dominante. ¡No sufrimos de invalidez mental!

Acaso la gente colombiana que está sana es porque durante la pandemia estuvieron bajo el paraguas ministerial, la población en su mayoría se cuida de las gripas, del VIH, de las enfermedades vergonzantes, de caer en la corrupción, que no es práctica de buena parte de los políticos.

Si no fuese que nos cuidáramos sin necesidad de un decreto, un policía o un presidente presentador de televisión ¿cómo llegarían los impuestos a las arcas del gobierno? para que puedan cometer tanta locura, para joder a este pueblo de personas, no de animales solitarios o de rebaño.

Consideran que somos incapaces de cuidarnos en familia, que tienen que darnos ordenes como a niñitos, que la toma de decisiones es un decreto caprichoso, al estilo dictadura, que la movilidad de las personas depende de la óptica o mejor la miopía del gobernante.

En esta pandemia le reversaron las exageradas normas prohibiciones de movilidad a quienes el gobernante tilda de viejitos y otras resoluciones antojadizas, por eso, porque atentan contra los derechos fundamentales.

Las reuniones que no tienen riesgo son aquellas que hacen en la Casa de Nariño y donde el presidente y su comitiva van y vienen sin riesgo alguno.

Foto Yahoo Noticias.

La casa vecina

En el Palacio de Liévano el populismo verde se exacerba ante el desorden en las aglomeraciones autorizadas, que pasan porque algo falla en el plan.

La burgomaestre distrital leyendo su bola de cristal, hábilmente le echa la culpa, por si le vuelve a fallar la estrategia, a la pregunta del periodista, David Rodríguez, con una premonición que causa hilaridad:

“¡Pero mi hermano, no hemos empezado y ya nos está echando mala onda! Ahí está este man pintado. ¡No! pongámosle buena onda, tenemos mil organizaciones, los ciudadanos tienen autocuidado, la gente tiene tapabocas, tenemos nuestros gestores de convivencia.

Ya sabemos de presentarse aglomeraciones como en San Victorino, se suspendería el llamado Madrugón, por culpa de la pregunta de David Rodríguez.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *