La educación como un proyecto ciudadano de formación cívica

Es decir, estamos frente al desafío de entender la educación como un derecho humano. 

La educación es un derecho fundamental, pero también un elemento clave en la generación de culturas de paz y desarrollo sostenible, y un medio indispensable para participar eficazmente en los sistemas sociales, culturales, políticos y económicos del siglo XXI, afectados por una rápida globalización. 

Una educación de calidad es aquella que se materializa como bien público y derecho humano fundamental, incorporando íntegramente las dimensiones de relevancia, pertinencia y equidad y considerando a la eficacia y eficiencia como dos dimensiones operativas importantes pero no únicas de esta nueva comprensión de calidad. Por ello, la educación no puede ser considerada como un mero servicio o mercancía negociable, sino como un derecho que el Estado tiene la obligación de respetar, asegurar, proteger y promover Educación de calidad un asunto de Derechos Humanos. 

En coherencia con los mandatos y principios de la UNESCO, el Sector Educación de la Oficina de la UNESCO en Quito, Representación para Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela, orienta su trabajo a apoyar a los países en el ejercicio pleno del derecho de todas y todos a una educación de calidad a lo largo de la vida y en el cumplimiento del compromiso mundial plasmado de Educación para Todos.

El Sector Educación mediante su labor contribuye con la construcción de un mundo sostenible de sociedades más justas, que valoren el conocimiento, promuevan la paz y la diversidad y defiendan los derechos humanos. 

Fuente: http://www.unesco.org/new/es/quito/education/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *