La EPOC, una enfermedad pulmonar agresiva que mata

La EPOC, una enfermedad pulmonar agresiva que mata

 

La enfermedad es la tercera causa de muerte y una de las razones por las cuales un 40% de estos pacientes visitan salas de urgencias.

El cambio climático, las variaciones del entorno, la resistencia bacteriana, los precarios hábitos y otros factores están potenciando enfermedades que no solo llevan al hospital o a la clínica sino que sepultan miles de personas en Colombia y en todo el mundo. La EPOC, una enfermedad crónica inflamatoria que obstruye el flujo de aire desde los pulmones afectando las vías respiratorias y dificultando la respiración, es una de esas patologías a combatir con prevención y tratamiento oportuno. Cabe anotar que esta patología suele desarrollarse por la exposición prolongada a irritantes como el humo del cigarrillo.

Año tras año, la capacidad de respirar de cerca 11.811 colombianos se ha visto apagada debido a la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). De hecho, en el 2018, está enfermedad ocupó la tercera causa de muerte por enfermedades crónicas en Colombia . La alta prevalencia de la EPOC en el país está sobre el 8.9% de personas mayores de 40 años.

Por este motivo, en este 20 de noviembre, día en que se conmemora la enfermedad a nivel mundial, desde GSK invitamos a la población en general, a pacientes, cuidadores y la comunidad médica a repensar la EPOC y a entender su gravedad e impacto en la salud pública para transformar la historia de la enfermedad.

¿Por qué muere un paciente con EPOC?

Se habla de una muerta lenta, pero anunciada, para el paciente con EPOC que no toma medidas a tiempo y deja progresar la enfermedad, mientras se expone a factores de riesgo y no accede al tratamiento adecuado para combatir la progresión de la enfermedad.

La mayoría de pacientes con EPOC mueren por tres causas, según los especialistas el deceso llega luego de síntomas respiratorios de difícil manejo, disminución de capacidad respiratoria o ahogo y por las llamadas exacerbaciones, episodios de crisis, de la enfermedad siendo la causa más frecuente de ir al camposanto.

Después de ser diagnosticado, un paciente sintomático tiene un 77% de probabilidad de sufrir una exacerbación (episodio de crisis) como disnea, tos, la producción de esputo y la obstrucción de la vía aérea baja , lo que puede poner en riesgo su vida y requerir hospitalización. De este porcentaje, un 40% no va a emergencias por ende no se trata de manera adecuada.

Así mismo, el pulmón del paciente luego de un episodio de crisis nunca vuelve a ser el mismo. La función pulmonar se deteriora después de cada exacerbación, generando un detrimento de este órgano de manera acelerada y aumentando la probabilidad de mortalidad, a tal punto que el 50% de los pacientes con EPOC probablemente estarán muertos después de cinco años de tener una hospitalización por una agudización.

¿Qué pasa con las exacerbaciones y la mortalidad?

Foto de Kern Pharma
Foto de Kern Pharma

 

Los pacientes con EPOC experimentan 1-4 exacerbaciones/año. Después de la primera visita a urgencias, los episodios de agudizaciones serán comunes en estos pacientes , al tiempo que se disminuye su esperanza de vida. Es como si cada exacerbación matara una parte del pulmón, llevándose poco a poco la vida de quien padece EPOC.

Según las cifras en la primera hospitalización hay una mortalidad del 4.5 – 10.6%, a los 90 días de la hospitalización, la mortalidad asciende a 13.2 – 16.8%, al año, la probabilidad de mortalidad es de 27.3 – 33% y finalmente, a los cinco años la mortalidad es del 52%.

Mayores exacerbaciones, peor calidad de vida

Después de un episodio de exacerbación la disnea empeora, con una sensación de ahogo prolongada así haya pasado la crisis aguda , lo que genera una mayor dificultad en el paciente para hacer actividades cotidianas básicas cómo ir al supermercado, subir escalares, actividades de ocio y tener una vida sexual activa.

El aumento de la dificultad para respirar en los pacientes con EPOC se asocia con inactividad, y dicha falta de movimiento y ejercicio se relaciona con peor supervivencia y mayor probabilidad de tener una próxima hospitalización en la siguiente exacerbación .

El futuro de la enfermedad

El devenir de la enfermedad está en mejorar su control; en retrasar la progresión de la enfermedad , sintomatología y detener las exacerbaciones y mortalidad. Esto a través del uso de terapias innovadoras que retrasen la muerte del paciente.

De hecho, en EPOC ya existen estrategias farmacológicas para la disminución efectiva de las exacerbaciones, que reducen también la mortalidad al año, con investigaciones que incluyen población colombiana. No obstante, la EPOC no parece no tener fin y se prevé que los casos aumenten en más de un 30% en los próximos 10 años, convirtiéndose en el 2030 en la tercera causa de muerte en el mundo, según lo ha informado la OMS.

Luchar porque los pacientes accedan a mayor calidad de vida es un lema que debemos promover en este 20 de noviembre día mundial del EPOC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *