La fiebre del oro tecnológico

La fiebre del oro tecnológico

Está en alza en el universo de los negocios la invasión tecnológica que las empresas viven y sufren en avalanchas de propuestas comerciales espectaculares, las cuales vienen con el descreste terminológico en inglés para cautivar incautos y lo pertinente de la oferta, el valor se muestra en español con el cambio del dólar a la fecha.

A Colombia llegan día a día asesores cargados de sabidurías ajenas, tras de ellos vienen los “contenedores o conteiner” cargados de piezas tecno que son la solución a las dificultades de conexión financiera PC, móvil y tabletas de todo origen.

Estos solucionadores mágicos tienen, inmersos procedimientos capaces de entender lenguajes del futuro y códigos alienígenos ancestrales, como extra terrestres de los agoreros de la 4ª dimensión y la 5ª generación de inteligencia artificial.

Son fervientes seguidores de Erick Von Däniken y de los canales History

Los cargamentos imaginarios de software vienen del sur de América, también de Europa y Asia, sus “expertos – experts” encuentran en Colombia unos aliados que están interesados de hacer parte de los súbditos del dinero fácil.

Son varias las empresas víctimas y entre ellas algunas del sector solidario que terminan pagando la implementación de sus sistemas de software de manera excesiva.

Porque los “especialistas – specialists”  lo que entregan es un cascarón o la copia de programas que hicieron de originales que funcionan en otras latitudes.

Estos emprendimientos entre el fantasma y el avivato, en su proceso tienen como jalador a un “conferencista charlatán – talkative speaker” que es mago porque asistió a una presentación del Circo del Sol en Santiago,  pasó una semana en la escuela de mercado de Harvard, asistió a una conferencia de un día en la Bolsa de New York y es columnista de algunas publicaciones que salen cada que se puede o se quiere sorprender a incautos.

¡Por favor no caigan en la viveza del bobo! Que pierde su dinero y el de su propia mamá.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *