La Ley 2069 de Emprendimiento, pauta para la siembra del crecimiento económico

La Ley 2069 de Emprendimiento, pauta para la siembra del crecimiento económico

‘No se avecina una situación financiera crítica’

‘hay una realidad nueva a la cual nos toca adaptarnos rápidamente. Aquí la excusa de que no puedo hacer nada, porque nos llegó la crisis de la pandemia ¡eso hay que superarlo!  si no vamos a desaparecer del mundo’.

‘El modelo cooperativo tiene una doble ventaja: da la posibilidad de hacer dueños a los trabajadores de sus empresas, a la vez atender las necesidades sociales, que en tiempo de crisis se aumenta, por eso se insiste en que el modelo cooperativo y solidario es el adecuado para atender las crisis económicas y eventualmente financieras’.

Diálogos Ecosolidario

Con Ricardo Lozano Pardo

Ricardo Lozano Pardo, siempre está en los centros de encuentro y opinión sectorial compartiendo criterios y recogiendo experiencias en función de la supervisión.

Superintendente de la Economía Solidaria para Colombia

Con la corrida de los tiempos de pago de los créditos a los asociados ¿las cooperativas y fondos de empleados en la pandemia pasaron el examen de las normas prudenciales, en lo contable lo financiero y lo económico?

Bueno, son 2 temas que si bien están relacionados son independientes: el de la coyuntura financiera que se está presentando derivado del fenómeno del coronavirus y tiene que ver mucho directamente con los deudores, porque es claro que han enfrentado situaciones complejas en el desarrollo de sus negocios, lo que ha impedido estar al día con las cooperativas en este caso; desde la Superintendencia de Economía Solidaria entendimos desde un comienzo estas implicaciones, de echo las primeras manifestaciones que hice públicas fue que el problema era fundamentalmente económico, además, del de salud , y que todavía no había visibilidad de una crisis financiera; en ese sentido creo que las decisiones que se tomaron en el momento atendieron fundamentalmente la crisis económica. ¡Entonces se dio todo el tema de alivios!

Otro tema diferente es el desempeño institucional: en principio depende de cada entidad la responsabilidad de cumplimiento, en eso hay una variedad inmensa de entidades que tienen distintos niveles de cumplimiento. En esa medida, también estamos trabajando fuertemente, porque consideramos que es la Superintendencia la llamada hacer las anotaciones pertinentes a cada entidad sobre el mejoramiento y cumplimiento de la normatividad, eso le da mayor confianza al sector, le da mayor presencia y naturalmente seguridad al manejo de los momentos financieros que lleguen a afectar al país.

Foto Archivo Ecosolidario. Reunión ACI 2019. Ricardo Lozano interviene en este encuentro internacional.

Hay preocupación en el riesgo crediticio porque las calificaciones viejas se congelaron y por cuenta de los alivios se están actualizando, ¿cómo se hace si están permanecieron constantes?

Bueno, el régimen de alivios contempló varias etapas: la primera fue la Circular 11 que hizo referencia a ese tema que usted está hablando, fue la primera consideración que tuvo la Superintendencia de acuerdo a los lineamientos que dio el presidente Duque, en el sentido de atender bastante bien a los deudores.

Así las cosas, se tuvo en consideración  que los deudores no solamente iban a enfrentar situaciones de no pago de sus deudas, sino que además iban a tener el reporte negativo en las centrales de riesgo, lo cual iba a generar una bola de nieve, reflejado en que en el futuro van a tener la dificultad para hacer recuperación de sus negocios; por esta razón se tomó la decisión de permitir –razonablemente–  mejorar la calificación de los deudores que estaban en mora, para efectos de que no tuvieran un peso adicional en el reporte en las centrales de riesgo, esto se hizo en consideración al deudor.

Pero a las en entidades financieras cooperativas se les encargó hacer los análisis pertinentes, hacer una recalificación prudencial moderada de acuerdo a las circunstancias, pero en definitiva no se cumplió con lo instruido; digamos que hubo un desafuero en la aplicación de alivios y todo porque esa situación de recalificación generaba liberación de provisiones.

En esa medida las Circulares 17 y 18 salieron después del término de la vigencia de la Circular 11, que fue en julio 2020 y fue así como tomamos la decisión de recoger esa primera medida y consideramos prudente volverlos a poner en su calificación original; en estos momentos todo el régimen de alivio sigue vigente, pero con la consideración de que la calificación de cada deudor debe ser la que tenía en el momento en el que pidió el alivio, lo cual supone naturalmente de que las entidades vuelvan a estos temas y hagan las provisiones correspondientes.

La dinámica sigue y ahora hay una 3ª etapa que ocurrió a finales de diciembre 2020 que es cuando se cumplió la vigencia de la Circular 17 y nosotros expedimos una nueva circular que da cuenta de la prórroga de alivios financieros hasta junio 30 de este año, sin embargo, hay una noticia que nosotros no hemos dado todavía y vamos sacarla pronto, y es que en la expedición que hicimos de la Circular Básica Contable y financiera, el tema de los alivios quedó incluido dentro de este régimen, esto quiere decir que la medida queda  permanente.

En esa consideración creo que vamos a dar un paso más allá para el sector cooperativo y solidario en general, en el sentido que esa actividad de alivios, esa facultad de otorgamiento, se incorpora formalmente y de manera estable en la Circular Básica Contable y Financiera.

O sea que los alivios van a permitir que cada cooperativa lo haga dirigido hacia su cliente especifico.

Si correcto, entendemos que el tema del efecto económico de la pandemia es prolongado, por lo menos consideramos que va hacer de mediano plazo y que no tiene mucho sentido  estar prorrogando sucesivamente la misma norma; por eso  consideramos que como alternativa práctica para el sector era que la norma la dejáramos permanente, pero sometida o condicionada a que la entidad tenga sus propias políticas de otorgamiento de alivios financieros y haga un análisis cuidadoso de los  estados financieros de cada deudor y consulte su sector económico y que determine  qué tan grave puede estar  la situación de cada deudor y en con esa consideración se otorguen los respectivos alivios financieros.

Dr. Ricardo a esta pregunta le cuelgo la mora que está arriba ¿cómo hacen las cooperativas que tienen asociados independientes, que buena parte están quebrados y desde luego en esta segunda etapa de la pandemia no tienen posibilidades de trabajar?

Si es una situación que afronta toda la economía –evidentemente– y la situación de los independientes es bastante difícil; aquí también cabe la consideración y los análisis sectoriales, hay actividades en estos momentos tienen mucho desarrollo, por ejemplo, independientes dedicados a la tecnología, a la comunicación que están desarrollándose, en fin. Pero a su vez hay muchas actividades económicas de independientes que están afectadas y otras que no y la consideración es darles plazo a los deudores para que se reorganicen y esta acción incluye que busquen nuevos nichos de mercado diferente a los que tenían, los cuales están afectados y en esa medida lo que necesitamos es ganar tiempo; por  eso la consideración que tuvimos de dejar estos alivios de manera permanente a disposición del sector, para que lo aplique en el monto y momento que consideren más adecuado.

¿El indicador de mora arriba o abajo?

Está subiendo y eso es el reflejo de lo que está pasando, sabíamos y sabemos que ésta es la tendencia que se iba a presentar, sin embargo, hay que advertir que los niveles que se están presentado son menores a los que originalmente habíamos estimado, el efecto ha sido negativo pero ¡no tan fuerte como lo pensamos en un momento! y esto se debe fundamentalmente a que las entidades financieras cooperativas y solidarias contactaron rápidamente a sus clientes y se adelantaron a  hacer planes de recuperación adecuados; entonces, si bien la cartera vencida está subiendo,  la tasa de crecimiento es moderada, es manejable, no se avecina una situación financiera critica. Estamos monitoreando.

Aquí está la Superintendencia al frente de cada tema de cada entidad revisando los indicadores pertinentes.

Gráfico ilustrativo de indicadores financieros. Fuente Lifideer

En promedio general la cartera vencida está en 7.1%, hay entidades que naturalmente están un poco por encima y hay otras que están por debajo Tenemos cierre de evaluación en 2020, después de la trasmisión de información, debe ser más o menos entre febrero – marzo que tendríamos una actualización de este asunto.

Dr. Ricardo Lozano Pardo Superintendente de la Economía Solidaria para Colombia, en esto de los alivios, el problema económico y financiero por la pandemia ¿a quién le fue mejor o peor a las cooperativas o a los fondos de empleados?

Es una pregunta curiosa en época de crisis, creo que a todos nos va mal…

¡Muy buena la respuesta!

En esa medida la pregunta sería que hay que determinar a quien le va menos mal comparado al otro, hay una combinación de entidades y hay que destacar, por ejemplo, una característica propia de los fondos de empleados y es que casi toda su actividad crediticia y su proceso de recaudo está atado a los descuentos de nómina a sus asociados que son  todos los empleados de los empleadores, entonces, en esa medida, esa característica facilita el proceso de recaudo y en esa medida su indicador de cartera vencida tiende a ser menor; la dificultad que se presenta para los fondos de empleados en esta época es que muchas empresas han cerrado. En esa medida la deuda queda vigente y ahí es donde se presenta la dificultad para los fondos, ahí es donde empieza a compararse con todo el sistema en general, porque hay desempleo, el desempleo ha subido, y tiene un impacto inmediato en el proceso de recaudo de cartera y, en ese orden hay que adoptar medidas para los fondos.

Las cooperativas piden préstamos a Coopcentral y a otros bancos, tienen plata en estos momentos, pero no la puede colocar, en razón, a que la gente está sobre endeudada ¿Qué pasa con esas cooperativas que le pagan una tasa de interés a los bancos, que sucede ahí?

Si es cierto, usted toca un tema de estructura financiera importante. Es evidentemente que las entidades solidarias con actividad financiera venían trabajando muy de cerca con endeudamiento con el Banco Coopcentral y el sector financiero tradicional, sin embargo, en estos momentos hay unos niveles adecuados y manejables. Es así que llega la crisis y naturalmente se paraliza la economía, baja la demanda de crédito y hay excedentes de liquidez que han hecho que las cooperativas, en ese caso, hayan prepagado la deuda, han bajado el nivel de endeudamiento con las diferentes entidades financieras.

El otro aspecto es que han reducido las tasas de interés, tanto en colocación como en captación, lo cual le permite adecuar su estructura financiera a la situación crítica que estamos viviendo; sigue habiendo endeudamiento, pero a un nivel menor, creo que esto tiene una connotación especial en el sentido que, para el supervisor, creemos que el endeudamiento actual es prudente y manejable.

En estas circunstancias, dado que tenemos al asociado independiente quebrado o en dificultades y sobra la plata ¿se podrían buscar fórmulas de emprendimiento para que pese a la deuda que tienen, esos asociados pudieran?

Si, eso sería lo ideal, esa acción hace parte, si se quiere, de la estructura de acciones generales que ha definido el Gobierno Nacional para el impulsar el proceso de recuperación del crecimiento económico del país.

Recientemente salió la Ley 2069 de Emprendimiento del 31 de diciembre de 2020, hay una serie de elementos importantes que están dirigidos hacia el sector privado y al sector solidario, que será la pauta para que lo que usted menciona tenga sentido y tenga efectos prácticos.

Esta ley menciona en varios artículos a la economía solidaria, le abre un espacio a su iniciativa, que me parece muy procedente y además están llamados –precisamente– todos los sectores de la economía, incluidos el solidario, a que comiencen con todas sus iniciativas de proyectos. Hay opciones en relación con varias entidades públicas, hay opciones de financiamiento para los diferentes proyectos de inversión desde los ministerios, en fin, hay una alternativa bien interesante, que, si se sabe aprovechar, yo creo que es una pauta para recuperar la senda del crecimiento económico.

La ley de emprendimiento contempla la financiación colaborativa ¿la economía solidaria está en capacidad de hacer esto?

Yo sí creo, si uno mira la historia y el presente hay recursos en el sector solidario, sector que ha venido  evolucionado positivamente, aprendiendo a manejar el recurso del que dispone y si uno lo piensa estratégicamente y hace líneas de trabajo conjuntas con el Gobierno Nacional, se puede lograr mayor capacidad de financiación, por ejemplo a través Innpulsa Colombia, igualmente se tienen recursos con diferentes ministerios, así como también el sector solidario dispone de fuentes de financiación para estos proyectos.

¿Cómo enfrentar con éxito la ley de emprendimiento, oportunidad única, además, hay un documento Conpes, si estos documentos no se aprovechan son letra muerta?

Así es; este es el llamado que hemos venido haciendo al sector solidario en particular, porque si bien la ley de emprendimiento no es una ley de emprendimiento solamente para el sector solidario, lo contempla y lo incluye. Es un llamado a muchas entidades, esta Ley está hecha para las MiPymes del país y hay muchas puertas que se están abriendo y se ponen a disposición de la economía nacional. En particular: el sector solidario tiene varias puertas en la Ley 2069 de Emprendimiento, solo es que decida abrirlas para impulsar al sector.

Pero como dijimos, si el sector solidario no abre las puertas y no hace propuestas y no se motiva para la aplicación y aprovechamiento de la ley, ésta definitivamente será letra muerta, entonces, en eso es un llamado importante al sector solidario, en el sentido que tiene que desarrollar una estructura adecuada de formulación de proyectos.

Eso tiene su ciencia, eso no es simplemente que salió la ley y ya tengo emprendimiento: hay que mirar qué tipo de emprendimiento es el apropiado, hay que hacer los proyectos bien estructurados, que dispongan de una estructura financiera adecuada para que los recursos realmente sean de utilidad; eso supone un reto grande para el sector.

Usted, Ricardo Lozano, que es un economista curtido, que conoce las finanzas del país ¿podría el cooperativismo salir de esa piscina de confort del crédito de consumo, a buscar hacer un tipo de crédito hacia la infraestructura para diversificar su actividad tradicional, para que en lo sucesivo que no sea el crédito de consumo un riesgo financiero y económico para las entidades?

Si totalmente de acuerdo Wilton, porque esa es una característica típica en estructura de los activos de las cooperativas y el sector solidario, y se puede decir en general, que ha dado sus beneficios, sin duda alguna, al atender ciertas necesidades de los asociados, pero, en cuanto a impacto de valor agregado en mi consideración tiene una observación de ser limitada, además de una consideración bien particular y es el  hecho que el crédito de consumo, teóricamente hablando, tiene un riesgo implícito mayor del que se puede derivar de una actividad crediticia al sector de la infraestructura o la actividad productiva. Esto es así, porque la cadena de garantías que se da en ese tipo de actividades productivas es mejor y más efectiva a la hora de tener que soportar una crisis. El crédito de consumo sencillamente es un crédito que va y se agota, sus garantías (televisores, carros, bienes de consumo…) pierden valor en el tiempo y el consumo realmente no es representativo de ninguna garantía; en esa medida la estructura de crédito a actividad productiva es la mejor porque representa menos riesgo relativo.

Lo otro que siempre se ha destacado es que, si usted ve la historia del desarrollo de las cooperativas a nivel mundial, especialmente en países de Europa, la actividad productiva cooperativa es inmensa, España es un ejemplo de eso: usted encuentra actividad productiva de alto impacto y de alto valor agregado, un impacto en el PIB muy grande, adicional al efecto social que se tiene detrás de toda esta actividad. Eso es una buena enseñanza de que se puede mejorar esa estructura crediticia del país y generar base para crecer.

Yo creo que todavía nos falta bastante en el sector en cuanto financiar la actividad productiva. Se destaca que hay cooperativas con actividad productiva que no están recibiendo financiación únicamente del sector cooperativo, sino que también lo reciben del sector financiero tradicional; uno no entendería esa figura ¿por qué tienen que ir al sector financiero tradicional, cuando hay todo un sistema de financiación bien interesante?

Y se endeudan Ricardo, para prestarle en su cooperativa para que compre un Ferrari, o un Mercedes Benz, pero no para que compre un tractor.

Esto es un buen ejemplo, creo, porque si uno mira en términos de valor agregado hay que mirar bastante cercano el tractor, cuantos tractores queremos financiar.

Le agradezco por su tiempo y compartir su conocimiento con los lectores de Ecosolidario ¿cuál sería su reflexión, no son solamente para el sector solidario, para el mundo en general?

En este momento y desde que empezó toda esta crisis tengo un conflicto emocional de entendimiento: en la actualidad el mundo nos cambió tan profundamente que todavía nos falta mucho camino por recorrer, en cuanto a la adaptación de la nueva realidad la educación, el entretenimiento, el relacionamiento social, nuestras propias actividades económicas cambiaron, hay una realidad nueva a la cual nos toca adaptarnos rápidamente. Aquí la excusa de que no puedo hacer nada porque nos llegó la crisis de la pandemia ¡eso hay que superarlo! si no vamos a desaparecer del mundo.

Y literalmente la gente se está muriendo porque no tiene los cuidados y eso es parte de la estrategia personal que uno debe de tener; a nivel de empresa es lo mismo, si seguimos quejándonos porque la pandemia llegó, no solamente la pandemia va a llegar y permanecerá, sino que nos va a llevar a desaparecer del mundo económico y eso no puede suceder, hay que levantar el ánimo, esto es una gestión de todos los días, ese es mi caso, estoy levantándome todos los días con el ánimo positivo.

Al final del día a veces me siento un poco resentido, pero, me animo muy rápidamente y muy fácilmente.

Desde la Supersolidaria usted apoyo las normas que aparecen en la ley de emprendimiento para que se baje el número de asociados de las cooperativas y las mutuales ¿cómo se va a manejar esta parte, porque va a presentarse multiplicidad de este tipo de empresas?

Sí, correcto, pero yo creo que hay que verlo desde el lado positivo. Realmente se puede entender que antes existía una barrera para la conformación de entidades cooperativas, lo que no ocurría para montar una sociedad limitada o una SAS. En estos momentos, usted se reúne con un número de socios que no son necesariamente 20 personas como existía para el sector cooperativo, sino un número plural y podía hacer la sociedad.

Aquí entendimos esa discrepancia que había, lo que queremos es apoyar el propósito que ha tenido el sector solidario de crecer y atraer a más gente bajo el modelo cooperativo y solidario que es importante para el país, entonces en esa medida yo creo que vamos a tener una repercusión interesante.

Sin duda puede haber una mayor constitución de cooperativas, pero en este momento Wilton yo le aseguro que la Superintendencia a mi cargo ha desarrollado muchas herramientas tecnológicas que nos está permitiendo tener un muy buen y acertado control de cada una de las entidades; no necesitamos ya de tanto personal en este momento, bueno, aclaro, necesitamos sí del personal porque estamos en ese proceso de mejoras institucionales, pero a lo que me refiero es que hemos logrado  avances tecnológicos importantes que los hemos hecho en estos 2 años y 5 meses que llevamos en esta nueva administración de la entidad y han sido importantes para los propósitos de supervisión y eso nos va a permitir seguir controlando eficientemente todas las entidades del sector solidario, las que hay y las que lleguen.

Foto ilustrativa archivo Ecosolidario Crediflores.

Entre pesimista y positivista me voy más por el centro, por la realidad, el sector solidario, las cooperativas, los fondos de empleados, las mutuales ¿van a salir adelante en esta crisis a prosperar?

Sí, pero hay una condición, como digo, no nos podemos quedar en lo que veníamos haciendo, nos tenemos que adaptar a una nueva realidad como tal. Es fundamental para cualquier país que en estos momentos de crisis que nos adaptemos, pero si no actuamos rápido y con decisión, y si no definimos una estructura productiva que corresponda con el modelo cooperativo, vamos a perder esta oportunidad, creo que hay mucho trabajo que hacer.

El modelo cooperativo tiene una doble ventaja: da la posibilidad de hacer dueños de sus empresas a los trabajadores, y a la vez atender las necesidades sociales, que en tiempo de crisis se aumentan; por eso se insiste en que el modelo cooperativo y solidario es el adecuado para atender las crisis económicas y eventualmente financieras.

 

………………………………………………………….

Comparto estas letras

Las mejores frases de Hemingway

  • “Un hombre de carácter podrá ser derrotado, pero jamás destruido”.
  • “Las personas más crueles son siempre las sentimentales”.
  • “Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar”.
  • “El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *