La mujer en la primera línea, el gobierno en reversa

La mujer en la primera línea, el gobierno en reversa

A recoger firmas para reafirmar la presencia política de las mujeres en Colombia 

Briseida Ola de Mar – 31 de mayo de 2021 desde cualquier Resistencia

 El lenguaje de negociación de las partes en conflicto es confuso, se va más tiempo en labia, en labial, en maquillaje encarnado que encienden los discursos y no resuelve los problemas.             

Explotó el valor de la mujer con las manifestaciones que iniciaron en 28 de abril y aún a 31 de mayo siguen, sin que se haya dado el primer paso de la negociación, el Gobierno firma un acuerdo en Buenaventura y en Bogotá se echa para atrás. Está enredado en el hilo de los bloqueos, que son como brasieres invisibles que salen en un lado y se quitan en otro.

El lenguaje de negociación de las partes en conflicto es confuso, se va más tiempo en labia, en labial, en maquillaje encarnado que encienden los discursos y no resuelve los problemas.

“Si no hay instrucciones para levantar los bloqueos, es muy difícil la negociación”: Duque al Comité del Paro. También se dan graves hechos de vandalismo y terrorismo urbano de baja intensidad, así como bloqueos que atentan contra los derechos fundamentales”, dijo Duque a El País de España.

“Hemos venido haciendo desescalonamiento de los puntos de resistencia. Desde el domingo orientamos a través de un comunicado y ese es el resultado y una demostración de la voluntad que tenemos para buscar una solución negociada al paro nacional”, dijo a medios de comunicación Néstor Alarcón, directivo de Fecode y uno de los integrantes del Comité. EL País.com

Somos mejores las mujeres para poner orden donde estamos, desde el hogar las oficinas y en las calles, eso está mostrado por las manifestaciones, en las mesas de diálogos las mujeres fueron quienes levantaron la voz para rechazar, como en las mesas de dialogo, los voceros gubernamentales decían una cosa y en las calles se vivía otra, cuando se pedía que la fuerza pública dejará de ser fuerza bruta agresiva y provocadora contra las manifestaciones pacíficas.

Las mujeres se mostraron mejor preparadas, consistentes con las ideas y dejaron ver aparte de su sentido maternal, su feminidad, capacidad negociadora y con decisión.

Lo anterior da a las mujeres colombianas un plus, para participar en política renovadora de los fracasados partidos político. Ahora, falta que las mujeres se paren en su raya y organicen sus representaciones políticas, sea por firmas u otras formas, también puede ser por personería jurídica, pero ese paso sería más adelante, cuando haya fuerza legislativa, para que los órganos de poder no saboteen la formalización de esos nuevos partidos.

 

 

                                       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *