La quema de pólvora tragedia contra la humanidad y los ecosistemas

La quema de pólvora tragedia contra la humanidad y los ecosistemas

En 2018, se presentaron 753 casos de personas quemadas con pólvora, 827 en 2019, la cifra de estas tragedias familiares hasta 24 de diciembre 2020 según el INS es de 323 afectados. Adjuntamos un video UDEA para ayudar a sus mascostas a evitar en parte la irracional actitud de quemar pólvora como un atavismo inveterado. Imagen www.vanguardia.com   Google.

Aumentará el número de lesionados para Año Nuevo en la sinrazón de los mal denominados juegos pirotécnicos, que es incendiar a punta de pólvora la atmosfera terrestre o capa que se extiende entre los 10 y los 50 km de altitud La atmósfera es la capa gaseosa que envuelve la tierra y que se mantiene unida al planeta por la fuerza de la gravedad.

Entre sus funciones más importantes cabe destacar que provee a los seres vivos de gases imprescindibles para la vida, forma parte del ciclo hidrológico, nos sirve de protección frente a los rayos cósmicos y distribuye la energía del sol por toda la Tierra.

Tiene un espesor de aproximadamente 1000 kilómetros y a su vez se divide en varias capas concéntricas sucesivas, que se extienden desde la superficie del planeta hacia el espacio exterior. Atendiendo a una clasificación en función de la distribución de temperatura la podemos dividir en troposfera, estratosfera, mesosfera y termosfera. Fuente Wikipedia Edición wiltonrizzo@hotmail.com

Un estudio de la Universidad de Antioquia de 2019

Describe los daños que causa la quema de pólvora, para que no se destruya el sistema nervioso de las personas y de los animales. Además de quemaduras, intoxicación y enfermedades respiratorias en los humanos, la pólvora puede causar infartos, abortos y conducta agresiva en los animales. Expertos en toxicología, calidad del aire y fauna doméstica y silvestre alertan sobre los impactos de la alborada.

La Universidad de Antioquia hace un llamado a la comunidad por un entorno libre de pólvora y así evitar que la fiesta decembrina se vea opacada por accidentes o dolores de cabeza.

En este artículo, un grupo de expertos de la Alma Máter realiza una serie de alertas desde distintos aspectos, sobre cómo afecta la salud de las personas, el ambiente y a los animales la quema de pólvora masiva en eventos como la alborada (que se realiza en Medellín para recibir el mes de diciembre) y en festividades como la navidad y año nuevo.

Salud y medio ambiente

La pólvora representa varios riesgos para la salud. Cualquier elemento explosivo por pequeño que sea, puede causar lesiones en niños y adultos. Otro riesgo es la intoxicación por la ingesta, particularmente de totes y papeletas, que podría llegar a ser mortal.

Los accidentes con menores de edad más comunes durante la época decembrina son las quemaduras por pirotecnia, por líquidos calientes e incidentes relacionados con el juego, de acuerdo con la profesora de cirugía plástica de la Facultad de Medicina, Ana María Salinas Rendón.

La principal recomendación es no dejar solos a los niños en la casa o en la calle, la supervisión de un adulto responsable que no esté bajo los efectos del alcohol o alucinógenos es el mejor método de prevención.

«Los componentes de la pólvora, entre ellos el carbón, nitrato de potasio, bario y fósforo blanco, afectan el hígado principalmente, causan fallas hepáticas, neurológicas, alteraciones del potasio y alteran el transporte del oxígeno en la sangre (…) una inhalación prolongada del humo en espacios cerrados puede ocasionar daños neurológicos y enfermedades asociados con la movilidad como el párkinson, alteraciones cognitivas, en la memoria y el aprendizaje», explicó María Gabriela García, toxicóloga y docente de la Facultad de Medicina.

El día de las velitas, se recomienda que los niños no usen ropa sintética debido que este material propaga las llamas con mayor rapidez, evite que usen faldas o vestido y prefiera la ropa de algodón. Recoger el cabello puede evitar quemaduras en el rostro y la cabeza.

Amputaciones, daño ocular y auditivo, laceraciones en extremidades superiores e inferiores y rosto, son las principales afectaciones por pólvora. Imagen cortesía.

La calidad del aire también se ve comprometida durante la alborada y demás celebraciones. A las partículas contaminantes por combustibles fósiles, se suman los residuos de monóxido de carbono y otros químicos que se concentran en el ambiente debido a las detonaciones de pólvora.

Las estaciones de medición de la calidad del aire del Valle de Aburrá han reportado históricamente durante y después de la alborada, un incremento en el sur del Valle, de hasta del 133% las concentraciones habituales de PM2.5 (partículas menores a 2.5 micrómetros de diámetro), según autoridades.

«Cada año, con la llegada del mes de diciembre, cubrimos el Valle de Aburrá con una capa gris con un alto contenido de material particulado y gases como el azufre, producto de las detonaciones de pólvora, este ritual genera altos niveles de contaminación que no solo ensordecen y causan traumas acústicos, sino que lleva una carga de material particulado a nuestro sistema respiratorio, agudizando los problemas de salud de aquella población más vulnerable (niños, ancianos y mujeres en estado de gestación)» afirmó el profesor de la Facultad de Salud Pública, Alexander Cubaqué.

Animales de compañía y silvestres

La quema de pólvora masiva afecta considerablemente a la fauna doméstica y silvestre. Puede provocar muerte súbita, trastornos de hipertensión, problemas cardiacos, colapsos nerviosos y otras dificultades de salud.

Según el médico veterinario y docente de fauna silvestre de la Facultad de Ciencias Agrarias, Juan Gonzalo Ochoa Zuluaga, las detonaciones de pólvora causan estrés a la fauna doméstica y silvestre, la reacción ante este estrés puede ser distinta en los animales; algunos podrían sufrir infartos, abortos y reacciones nerviosas como salivar, llorar, aullar, volverse agresivos o correr.

«Para el caso de las aves, el abandono de sus nidos pone en riesgo a los pichones o que los huevos no eclosionen, además de posibles colisiones con vidrios o paredes (…) es probable que posterior a la alborada, en las zonas rurales de Medellín se afecte o altere la producción avícola o de leche, debido al estrés al que se exponen los animales, sin embargo, en Colombia, el departamento o la ciudad, no se han realizado estudios sobre el tema”, señaló Ochoa.

La etóloga del Hospital Veterinario de la UdeA, Luisa Fernanda López Becerra, sugiere iniciar la preparación de las mascotas para estos eventos días previos y seguir algunas recomendaciones durante todo el mes.

Horas antes a las quemas excesivas de pólvora, ubique a los perros y gatos en un lugar aislado del ruido y el humo con un equipo de sonido o televisor. Incremente el volúmen del aparto paulatinamente, esto hará que la mascota se familiarice con altos índices de ruido y no diferencie entre la pólvora y el ruido de los electrodomésticos. Para el caso de las aves ornamentales, cúbralas más temprano de la acostumbrado y ubíquelas al interior de la vivienda en un lugar oscuro y aislado del ruido y el humo.

De acuerdo con la veterinaria, el uso constante en los hogares de feromonas apaciguantes como la valeriana, lavanda y pasiflora ya sea en infusiones en el ambiente o para trapear, tendrán un efecto relajante en los animalitos. Úselas los días previos a diciembre y durante todo el mes. Antes de suministrar a las mascotas medicamentos homeopáticos veterinarios (que producen un efecto relajante natural en el organismo), es necesario consultar con un médico veterinario.

No automedique a los animales, evite el uso de sedantes como el tranquilan, estos calmantes inhiben la capacidad de respuesta del animal, pero no la percepción del  ambiente, es decir, su mascota estará consciente del ruido pero no podrá reaccionar.

http://www.udea.edu.co/wps/portal/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *