Responsabilidad de administradores en el sistema de control interno

Responsabilidad de administradores en el sistema de control interno

A los administradores generalmente se les identifica en razón a su rol, funciones y responsabilidades en materia de gestión empresarial y de la información financiera, pero, producto de los diversos roles que asumen los contadores en la preparación y presentación de la información financiera, al menos en Colombia, al contador se le ha confundido y “trasladado” la responsabilidad de administrar el sistema de control interno.
Luego de hacer estas aclaraciones, debemos complementarlas indicando que el control interno es el plan mediante el cual una organización establece principios, métodos y procedimientos que, coordinados entre sí, buscan proteger los recursos de la entidad, además de prevenir y detectar fraudes y errores dentro de los diferentes procesos desarrollados en la empresa, en torno al cumplimiento de los objetivos planteados para determinado tiempo.
Con el paso de los años, se han generalizado varias tendencias de orden técnico con el ánimo de buscar la mayor cobertura que cubra estas responsabilidades y se ha consensuado que para estos propósitos se deben establecer políticas sobre componentes como son el de ambiente de control, la evaluación de los riesgos, las actividades de control, la información y comunicación de estas actividades y finalmente las de monitoreo, último componente que asegura que el sistema no se deteriore o caiga. Para el caso del revisor fiscal, le corresponde evaluar el sistema de control interno de la entidad auditada, a comunicar sobre las deficiencias que identifique en su funcionamiento de manera permanente y a emitir una opinión sobre el sistema en su informe anual a la asamblea general.
Dicho lo anterior, la regulación Colombiana y la estatutaria de las organizaciones establecen que la responsabilidad para que el sistema de control interno salga avante y se afronten los riesgos que se ciernen sobre la organización producto de la materialización de los riegos que se derivan en las fisuras del sistema de control interno, recae sobre los administradores (entiéndase, representantes legales, miembros de consejos de administración, juntas directivas y quien detente o tenga a bien delegadas facultades para la toma de decisiones).
El sistema de control interno no obedece a una estructura rígida que busque satisfacer los componentes antes descritos, precisamente dadas las necesidades de cada País o la interpretación que cada jurisdicción le brinde a sus propios modelos económicos, así mismo se eligen los sistemas a aplicar, ello explica que para la administración del control interno en el mundo se establecieron modelos como, el COSO (Estados Unidos) que es tal vez el más generalizado y de mayor aplicación en nuestro País, pero igualmente existen modelos como el COCO (Canadá), el Cadbury (Reino Unido), el Vienot (Francia), el Peters (Holanda), King (Sudáfrica) y MICIL (adaptación del COSO para Latino- américa).
A propósito de este recorderis, lo aprovecho para también recordar que en lo que hace a las políticas contables para la aplicación de los nuevos marcos técnicos normativos contables, corresponde a los contadores la aplicación de las políticas que aprueben los administradores para la preparación y presentación de los estados financieros, el contador orienta, apoya y aplica, pero el administrador traza la política y la aprueba para su posterior aplicación, por ello, recae en los administradores la responsabilidad que los actuales manuales de políticas contables se encuentren vigentes y sean aplicables respecto de la realidad económica de su organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *