Las cooperativas debemos financiar el desarrollo local y regional

Las cooperativas debemos financiar el desarrollo local y regional

ꞌLas cooperativas debemos financiar el desarrollo local y regionalꞌ

Pero además, en momentos en que no lográramos despegar, que seguimos otra vez con estas intolerancias y con estas realizaciones, el modelo cooperativo que es esencialmente humanista -es decir- que pone al ser humano en el centro, está llamado a ser un factor de unidad para la prosperidad, un factor de un punto de encuentro para la convivencia y un factor de producción y desarrollo para la creación de una sociedad más próspera.

Con base  la evolución de las cooperativas en Colombia hicimos un análisis  hacia donde deben actuar, desde hace muchos años hemos podido resolver las necesidades básicas de millones de familias de colombianos y tenemos una presencia directamente en la mitad de los municipios del país con servicios que llegan a toda la comunidad.

La financiación del consumo del hogar la hacemos bien y mejor,  consideramos que ahora además de mejorar apoyemos con las tecnologías modernas esa tarea, así inició la conversación con Carlos Acero Sánchez, Presidente Ejecutivo de Confecoop, para los lectores de Ecosolidario.

 Entrevista Wilton Rizzo

Bogotá, 24 de mayo de 2017 

En el evento de la actividad crediticia, la propuesta es el bienestar ¡desde luego sean benefician y sobre endeudan muchos asociados!

Justamente por eso podemos trabajar el bienestar del servicio, las cooperativas se abren en este momento para Colombia tenemos una enorme oportunidad, además de continuar financiando el consumo responsable y sostenible de los hogares, debemos avanzar para convertirnos en las entidades que financiemos el desarrollo local y regional.

En la medida en que consolide el proceso de finalización del conflicto armado, que se asegure por parte del Estado y que las comunidades tengan las posibilidades de organizar territorios dentro de los cuales generen circuitos económicos y de desarrollo humano, las oportunidades son muy altas.

Está aprobado históricamente, porque así es el comportamiento de los seres humanos y ahí es donde el papel de las cooperativas de ahorro y crédito está llamado a ser impactante y trascendente.

El desarrollo local y regional no llega desde Bogotá, es la gente la que se organiza, gestiona su desarrollo personal y empresarial, con su  trabajo, su capital, su esfuerzo para crear estos espacios empresariales de desarrollo.

Ahí es donde las cooperativas como ocurre en  el mundo, porque este modelo cooperativo desde hace 150 años siempre piensa ser dinamizador del crédito y los emprendimientos productivos.

Las micros, pequeñas y medianas empresas que se organiza a través de circuitos  cooperativos para la producción, la transformación, el valor agregado, el transporte y la oferta de consumo de bienes y servicios es lo que consideramos empieza a ser un importante apoyo para las cooperativas.

Rodolfo Bacci de Finagro, Carlos Acero y Jorge Leal de Confecoop

¿Desde los territorios cooperativos, cómo se va a romper ese territorio insular que hay en las cooperativas, que cada una tiene su forma particular de ser?

Algo esencial, el verdadero nombre de la integración es la integración económica de las cooperativas, la creación, el fortalecimiento y el desarrollo de cadenas cooperativas y el modelo de integración a través de consejos cooperativos es el mecanismo mediante el cual se transforma esa realidad local y regional para el desarrollo cooperativo y eso es lo que estamos promoviendo desde la Confederación, es decir empoderando a las comunidades, organizando a las cooperativas surgidas en el territorio, encadenando los pequeños y medianos productores y generando estos territorios económicos cooperativos y solidarios, esa la forma como se transformó la Europa de la post guerra, esa es la forma como Canadá puede ser uno de los grandes actores en el desarrollo agroindustrial de mundo.

Y es como Argentina ha permitido que millones de productores campesinos puedan participar en condiciones favorables en el mercado alimentarios, ahí es donde estamos viendo el enorme potencial que tiene este modelo.

Condiciones objetivas

Está demostrado histórica, o sociológica, científica y económicamente que los seres humanos cooperan cuando encuentran las condiciones objetivas para hacer y ese es uno de los elementos poderosos del ADN cooperativo.

En la medida en que la gente en Colombia empieza a sentir que hay un territorio libre de conflicto armado, que el Estado hace presencia, que nadie va llegar desde Bogotá a resolverme la vida a la gente que vive en los territorios, entonces cuando la gente entiende que tiene que organizarse y encuentra que la organización tiene una forma empresarial que se llama cooperativa en donde el mundo participa de su esfuerzo, su capital y del trabajo,  los resultados ayudan a fortalecer esas empresas y a mejorar las condiciones de vida de los asociados y sus familias para entender que esto es posible.

¿Cómo se implementaría ese diseño desde Confecoop?

Es que no es Confecoop el que tiene que diseñar eso, hay que hacer un llamado él tiene su papel y su función, es promover el modelo, mostrar sus virtudes en los miles de casos  donde ha operado la forma cooperativa, esto es un proceso que va mucho más allá de una organización, esto es transversal -integrar, por eso se requieren varios actores.

  1. El Estado que defina una política armónica de mediano y largo plazo consistente.
  2. La academia o el aparato educativo más bien que enseña a la gente que hay otra forma de hacer economía y que de elementos para poder avanzar en la estructuración de esas formas diferentes de hacer economía.
  3. 3. La integración de estas empresas en territorio porque eso lo que hacen que se consoliden mercados, uno no puede tener una idea de negocio, una empresa con un buen producto y no hay mercado y por eso es muy importante avanzar desde el territorio en la consolidación de mercados y está es la historia del cooperativismo en el mundo

Porque en Colombia llevábamos 50 años de violencia, de guerra repetida, de zozobra permanente en el territorio.

Si entre todos logremos superar ese escenario entonces podemos avanzar y ojalá con los otros factores el Estado, el modelo, la academia y la educación son medios de comunicación para ir construyendo  un mensaje de confianza -las cooperativas como toda organización que asocia personas requiere la construcción de confianza que todos empezamos a acceder.

¿Para qué año avizora usted ese estado ideal?

En Colombia existen estos procesos, en Antioquía los hay de hace 40 años, en Santander este proceso existe desde hace 60 años, en el Huila viene un desarrollo en los últimos 25 años muy importante. Lo que necesitamos es ampliar la presencia.

¿La política pública para cuándo?

Esa es una pregunta que sigue quedando en el campo del Gobierno, le hemos hecho una propuesta de política pública al Estado colombiano, no ha sido posible hasta ahora que quede contenida de manera amplia, sin embargo, se han dado algunos pasos y hay que continuar.

En la organización de las comunidades el mundo siempre ha sido superior a la normatividad de los proyectos en el momento en que se actúa, quiere decir en la medida en que más gente en territorios pacíficos requieran organizarse para la producción y la transformación y así agregar valor a sus trabajos cada vez está más fácil.

Hoy en virtud de la trasformación de la sociedad y de la conectividad permanente entre  los seres humanos de utilización de plataformas de información y comunicación cada vez más la gente empieza a crear mercados de manera cooperativa, colaborativa.

Hay una nueva generación cooperativa que está formándose

Como vemos  a nivel mundial la actividad cooperativa está de regreso en la sociedad, particularmente en los jóvenes, un estudio de la Cepal presentado hace 2 semanas, señalaba una encuesta que la principal característica de los jóvenes de América Latina era que creían en valores como la solidaridad y la cooperación más allá del simple individualismo.

¿Esa nueva generación tiene mayor tendencia hacia la economía colaborativa?

Tiene más tendencia hacia la solidaridad en sus diferentes facetas, hacia la cooperación económica y hacia la colaboración del trabajo, luego hay un campo de desarrollo muy interesante.

Fíjate que muchos de los procesos que se están moviendo hoy en Europa, en los países del primer mundo de colaboración para el trabajo terminan finalmente convertidos en cooperativas, no todos, pero está generándose.

No todo lo colaborativo es cooperativo, todo lo cooperativo si demanda un intercambio de confianza, solidaridad y cooperación.

Quiero cerrar esta conversación diciéndole, que admiro su estoicismo- con hombres como usted el mundo cooperativo se podría dar con muchísimo éxito y con mejores características y beneficios para la sociedad.

Yo he visto en mi vida laboral – profesional como las cooperativas tocan la vida de las comunidades y de los seres humanos y cuando estos se preocupan en desarrollar el modelo como corresponde, como se transforma su entorno y como lo lleva por los caminos de la prosperidad colectiva.

Si eso es así y ha ocurrido en Colombia a través de las vicisitudes de los últimos 60 años, como no va a darse ahora, cuando todos debemos aunar esfuerzos para construir un país que crezca económicamente, que se desarrolle y que vierta los beneficios de ese desarrollo con la prosperidad en la sociedad.

Donde cabe como lo hemos propuesto con formas de producción basadas en la propiedad privada y abierta de carácter colectivo enfocadas a transformar la realidad social, económica, cultural y ambiental de nuestro país.

Así como en otras latitudes,  en este continente o en los países del primer mundo el cooperativismo es profundamente transformador de la sociedad, generador de bienestar nosotros tenemos la obligación, quienes conocen el sistema en levantar un nuevo nivel del respeto por los valores y principios y con una visión organizacional, empresarial y social de mediano y largo plazo, así es como transformamos las sociedades, así es como aportamos desde el trabajo a la transformación real de Colombia.

 

Reportería gráfica Andrea Pinzón M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *