Ley 2069 está sin estrenarse. Sin reglamentar en el Gobierno Duque

Ley 2069 está sin estrenarse. Sin reglamentar en el Gobierno Duque

Gremios  Confecoop

Diálogo Ecosolidario con Carlos Acero Sánchez, presidente ejecutivo de Confecoop

Hay que salir del patinodromo de la regulación utópica

La regulación de la Supersolidaria es estrambótica, no se ajusta a la realidad social, económica y financiera de las diferentes formas de cooperativismo, mutualismo y fondismo. Exigencias fuera de la realidad de la economía moderna y del comportamiento de los mercados, la velocidad de las tecnologías y los cambios implícitos en las maneras de actuar, consumir, comprar y vender en el mundo de hoy.

‘Que la Supersolidaria siga siendo una moneda de cambio burocrática no le ayuda a nadie, ni al Estado, ni al sector, ni al sistema técnico’.

‘5 meses después no ha habido posibilidad de que el gobierno expida el decreto reglamentario, porque han entrado en unas dilaciones y en unas objeciones que realmente nada que ver con la realidad’.

‘Aquí se requiere voluntad política de un gobierno, política pública transversal orientada a la promoción, fortalecimiento de cooperativas para el desarrollo rural integral, esto crea oportunidades en las personas, en las comunidades, en las organizaciones y por supuesto transforma territorios’.

Bogotá, 30 de abril de 2022

wiltonrizzo@ecosolidario.com.co

Carlos Acero Sánchez, presidente ejecutivo de Confecoop

¿Tanto en la producción agrícola como en los insumos cómo puede aportar el sector cooperativo a la seguridad alimentaria en Colombia?

Es un tema que para el movimiento cooperativo, no es nuevo a  nivel global ni local, adicionalmente es un asunto que, en la últimas dos décadas cobra un especial interés por parte de los organismos multilaterales, es bien reconocida la expresión de la FAO y de la OIT en los documentos de la ONU sobre el  desarrollo social de las cooperativas, como se remarca en el ciclo desde hace casi 2 décadas,  en la necesidad que los gobiernos den un fuerte impulso a los procesos de organización y  autogestión de la comunidad, con el propósito de fortalecer e impulsar,  organizar y consolidar proyectos y procesos productivos en el sector agroindustrial y cada vez va teniendo un ámbito más amplio, porque  está probado como las comunidades auto gestionan su producción de los alimentos desde lo que llamamos tradicionalmente los minifundios.

Por ejemplo, en las ciudades y esto se está viendo en los países desde tiempo atrás, huertas comunitarias o huertas cooperativas en ciudades del primer mundo, esto ya está inventado, es ahí  donde vemos la enorme oportunidad que tenemos en Colombia, que tiene una serie de condiciones que sean reiterado una y mil veces, para que con una voluntad política del Gobierno Nacional y  local, con una firme y concreta política pública de  promoción de cooperativas para el desarrollo rural, integral no solamente producción de alimentos, sino de proveedor de una serie de servicios e inclusive de obras locales, que se requieren en los territorios.

Siempre ponemos de referencia para ilustrar estos  datos la forma como Europa después de la Segunda Guerra Mundial reorientó y reorganizó su aparato productivo y rural a partir de cooperativas 80 años después el desarrollo agroindustrial cooperativo es extraordinario, con oferta múltiple de servicios, con producción de calidad y garantizada, pioneros en las tecnologías limpias para procesos de producción, si eso lo traemos a la situación de Colombia, está en una oportunidad extraordinaria por ubicación, por recursos naturales disponibles porque hay mano de obra, en fin.

¿Por qué el sector financiero cooperativo no apoya al sector productivo?

Son varios temas, digamos una de las autopistas por la que debería andar ese proyecto de desarrollo cooperativo en relación con el desarrollo rural integral tiene que contar con el sistema cooperativo financiero.

¿Qué ha pasado? 80% del modelo cooperativo en Colombia es de servicios financieros, por múltiples razones, por el conflicto armado y social de más de 60 años en Colombia, por las condiciones del modelo desarrollo.

¿En el lenguaje de pueblo, sin papá gobierno las cooperativas no pueden funcionar, para el desarrollo agroindustrial?

Se requiere de una política pública como cualquier actor, no solo las cooperativas, cualquier micro, pequeña, mediana, cualquier empresario, Industrial, comerciante requiere que el estado de unas condiciones básicas mínimas, que garantice seguridad y estabilidad jurídica, eso es lo que nosotros le estamos pidiendo al estado colombiano.

¿Entonces qué pasó con los objetivos de la Ley 2069?

La Ley de Emprendimiento en lo que tiene que ver con lo cooperativo, está prácticamente sin estrenarse, porque el gobierno nacional no obstante las solicitudes reiteradas de la Confederación de Cooperativas de Colombia –Confecoop, no ha reglamentado algunos de los acuerdos, cuando hablamos de falta de voluntad política, es que estamos con hechos, en el papel todo es más bonito y está perfecto, pero hay una lentitud y eso obedece  justamente a qué no hay una visión de mediano y largo plazo por parte del alto gobierno.

En el mundo hoy hay un auge de la economía social solidaria y cooperativa impresionante, ese auge está liderado por gobiernos y por redes de economía social y cooperativa,  no podemos estar aislados o enfrentados  gobiernos y modelo de economía social cooperativa, necesitamos avanzar en paralelo, con unas condiciones objetivas, no es que estemos pidiendo que el gobierno nos ponga plata para crear cooperativas,  no es así,  lo que necesitamos es que haya respuesta a las solicitudes de Confecoop.

Por ejemplo en el caso de la Ley de Emprendimiento, genera un mecanismo para impulsar el emprendimiento a través de formas cooperativas, se dijo de manera clara como deberían operar estas entidades de  manera impropia desde el punto de vista de la técnica jurídica, además, nunca entendimos, porque se estableció un párrafo, que decía que ese artículo  que ya tenía todos los elementos para entrar en vigencia, tenía que ser reglamentado, 15 meses después no ha habido posibilidad de que el gobierno expida el decreto reglamentario, porque han entrado en unas dilaciones y en unas objeciones que realmente  nada que ver con la realidad. LEY 2069 DEL 31 DE DICIEMBRE DE 2020 https://contratacionenlinea.co/index.php

¿Nos toca esperar que salga Duque, para que presidente 2022 2026 con los compromisos adquiridos con el sector solidario, pueda dar forma real a la norma?

La sociedad colombiana, el estado colombiano debería estar frente al tanto del cooperativismo, la economía social y solidaria, quiero recalcar eso y quiero inclusive generar este análisis para el debate, de promover la economía cooperativa no es un problema de Confecoop como gremio, ni de las 3200 cooperativas que reportamos, ni de un grupo de dirigentes ¡no!

Este es un tema estratégico de sociedad, los únicos que no se han dado cuenta que esto se está moviendo a nivel global: son muchísimos de funcionarios del Estado, esto tiene que ver con el desarrollo mismo de la sociedad, con el futuro del país, la organización de las comunidades, la superación de la pobreza, la lucha contra la desigualdad, contra los procesos de inequidad social, tiene que ver con el tema inclusión económica y financiera.

Tampoco se ha llamado al sector cooperativo y solidario para los proyectos del Acuerdo de paz

Vuelvo insisto, esa reflexión que tú haces, no hace otra cosa que validar la crítica que hemos hecho desde Confecoop y es que, en el Estado o el Gobierno, miran el tema cooperativo como algo accesorio, adyacente o marginal que haya gente marginal y no es así.

En el mundo moderno en la economía contemporánea y lo que viene hacia adelante, hay comprensión de que otras formas de hacer economía son vitales para la organización de los procesos productivos, para la seguridad alimentaria, inclusión económica en la lucha contra las exclusiones e inequidades.

Hemos venido insistiéndole al Gobierno Nacional que apoye decididamente, la resolución o las manifestaciones que sobre el punto apruebe la OIT, conversamos con los sindicatos respecto a eso, esto es de interés de todos, vuelvo e insisto la promoción de la economía cooperativa y solidaria no es un tema de un grupo de ciudadanos, que quiere buscar beneficios o privilegios ¡no!  desde el punto de vista social, económico, humano es un tema de interés público social.

Hay que empoderar a las personas para la autogestión en procura de su desarrollo y satisfacer necesidades, eso también tiene que ser de manera diferente, porque el modelo económico que ha imperado entre 40 y 50 años ya hizo agua ya no funciona más.

Entonces dentro de un sistema de mercado y respetando y garantizando la propiedad privada y la iniciativa privada, esta forma está   cobrando mucho y lo estamos viendo en el mundo, inclusive en Colombia, no solamente para impulsar y por fortuna a las personas que aceptaron dejar las armas y venir a la vida civil han creado una buena batería de cooperativas y organizaciones de la economía solidaria.

Asimismo, para el espacio territorial, se empieza a ver un incremento sostenido y uno empieza a ver la creación de nuevas cooperativas para la producción y el desarrollo agropecuario en diferentes departamentos de Colombia.

Regulación y tropiezos para el desarrollo de las cooperativas sin tratamiento diferencial ¿la Supersolidaria sigue patinando?

Hay un problema, pongamos en estos términos con una mejor palabra, la Superintendencia es una instancia técnica, tiene unas funciones de supervisión vigilancia y control determinadas, reglas o establecidas por la ley, ese servicio o esa función pública de supervisión – vigilancia es muy importante para el sector.

Quiero como acortar el terreno, para poder seguir usando esta discusión pública y es ¿cuál es el tipo de supervisión que el estado colombiano está desarrollando en relación con las cooperativas, fondos de empleados y asociaciones mutuales?  igual a la luz del desarrollo socioeconómico y cultural actual y de lo que viene adelante debe ser un sistema de supervisión vigilancia y control regulatorio, que permita el fortalecimiento de este tipo de entidades.

Primero. Las entidades tienen que tener un sistema de control y supervisión ¡no podríamos decir que no!

Segundo. Por eso le  propusimos al gobierno tiempo atrás, se recogió en el documento Conpes, se está revisando por el Ministerio de Hacienda a través de la Unidad de Regulación Financiera, en la necesidad de analizar y hacer una serie ajustes estructurales al sistema de supervisión, por  ejemplo,  que las 376 cooperativas de ahorro y crédito en Colombia, que son heterogéneas, unas grandes, otras medianas, otras pequeñas, unas están en ciudades y otras en municipios rurales, si bien  desarrollan  una actividad común, que es financiera, tienen  autorización del Estado para captar ahorros, colocar créditos, no tienen las mismas características operacionales, funcionales, su base social es diferente, con base en el Artículo 53 de la 454, ley de hace 22 años, le estamos diciendo al estado colombiano con todos los cambios que ha habido, usamos el sistema de supervisión, en ese caso que las cooperativas de ahorro y crédito sometidas a supervisión y vigilancia tiene que hacerse por categorías

No es lo mismo revisar una cooperativa que tiene 400 mil asociados que supervisar una cooperativa que tiene 1000 asociados, no se puede medir en el mismo racero, no se puede utilizar la misma plantilla, no se le puede exigir las mismas 35 o 40 anexos, pero, si se puede establecer unos mínimos en cada caso, eso es en virtud del principio de la proporcionalidad, que el Gobierno está evaluando esos temas ¡uno quisiera que esto fuera urgente!

Tercero. El hecho de que le pida a todas hoy lo mismo, lo que genera son cargas imposibles de cumplir para las pequeñas, solicitud de información o requerimientos que se hacen porque están en una norma, que cuando uno va a ver el sentido práctico y útil no le aporta nada al buen desempeño de la cooperativa.

Por ejemplo en el otro lado, en las cooperativas de producción y trabajo o producción agropecuaria  las del sector real de la economía, a una cooperativa que creamos hoy con 15 o 20 personas, que arranca con 20 millones de pesos y que tiene que reportar y todas esas cosas, entonces, se le exige que cumpla los requisitos de una empresa que  puede tener 10, 15, 30, 50 años de funcionamiento, y qué tiene 30, 40, 50 mil millones de activos, no es posible, cuando el Estado a través de la Superintendencia de Sociedades no exige lo mismo, a  las formas  jurídicas que son empresas SAS, que a partir de 24 mil millones de pesos hacia arriba que reporten información adecuada.

Entonces, cuando hay todas estas diferencias la promoción, el fomento, el desarrollo, el estímulo, hace que la figura cooperativa no sea atractiva para mucha gente organizarse encuentra limitaciones.

Cuarto. Es una profesionalización primero, una estabilidad de la Superintendencia de Economía Solidaria para que no siga siendo una moneda de cambio burocrática, eso no le ayuda a nadie, ni al Estado, ni al sector, ni al sistema técnico.

La supervisión ayuda a generar confianza entre los asociados, también confianza pública sobre el modelo, hay un proyecto de ley que está radicado por el mismo gobierno, en donde buscan fortalecer el acceso a servicios financieros por parte de pymes y de pequeños empresarios rurales, incluye como corresponden a las cooperativas, a las entidades de la economía solidaria, y hay un artículo que habla de la elección del superintendente financiero.

Porque ese proyecto, habla para todo el sistema financiero, que esa elección sea de tiempo fijo, 4 años, como se había establecido en un decreto, que luego la Corte Constitucional lo  declaró nulo,  estamos pidiendo al Gobierno, al Congreso qué esa misma posición se aplique para la superintendencia, que tenga periodo fijo, que el proceso de selección sea técnico, que la persona que llegue a dirigir la superintendencia tenga autonomía, experiencia, conocimientos del sector, que no obedezca a  procesos electorales y que se pueda hacer un período mínimo de 4 años.

Miremos el caso de la Superintendencia Financiera, la de Sociedades o la de Industria y Comercio que son independiente en procesos técnicos, y se definen por política de mediano y largo plazo. no por el momento o  la administración que llegue.

Claro, que en este proyecto de ley que le menciono que radicó el Ministro de Hacienda,  contemplan justamente impulsar por el Estado la inclusión financiera de Pymes y de pequeños productores agropecuarios, a través entre otros de cooperativas y de entidades de la economía solidaria, el Gobierno diseñara unas líneas de crédito con una serie de garantías especiales, que permitan de verdad  acceder a ese crédito,  entonces, para ponerlo en términos comunes,  para evitar que vayan a los paga diario y a los cuenta gotas y todo esas cosas.

Por eso, estamos trabajando sobre el desarrollo legislativo, con tal que podamos seguir fortaleciendo el proceso de las cooperativas, como factores fundamentales para el desarrollo de la gente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *