Líderes y lideresas sociales: defensores de los Derechos Humanos

Líderes y lideresas sociales: defensores de los Derechos Humanos

El año pasado, entre 1º de enero y 30 de marzo, asesinaron 42 líderes. Este año y en el mismo período se incrementó el número de muertes y al menos 52 líderes sufrieron la misma circunstancia, según datos de la Defensoría del Pueblo, en el informe “Observatorio de Derechos Humanos”

Foto Mundo Obrero.

Bogotá, 5 de junio de 2022

Stella Henríquez Jiménez

Stellahenriquez53@gmail.com

Los líderes sociales son personas que representan un grupo social, cuya misión se fundamenta en la defensa de los derechos humanos, de la protección del medio ambiente, de los territorios, de la educación y de la cultura en las comunidades de Colombia.

Su propósito es trabajar en pro del bien común, con capacidades de liderazgo bien definidas para incentivar, motivar y manejar actitudes y comportamientos del personal del equipo de trabajo del cual son responsables y con el cual se deben obtener los mejores resultados.

La preparación y formación de los líderes sociales depende del Ministerio Del Interior con la escuela de defensores de Derechos Humanos y líderes sociales. Una oportunidad de formación que llegara a todos los rincones del país en alianza con la escuela Superior de Administración Pública, ESAP.

Lamentablemente en Colombia, el ejercicio de ésta labor significa un peligro inminente para los implicados, a tal punto que nuestro país está catalogado por la ONU como uno de los países más peligrosos para ejercer como líder social en defensa de los Derechos Humanos, condición que ha aumentado en los últimos años y no sólo en Colombia, sino en toda América Latina.

Vulneración de derechos

Los líderes sociales en Colombia, ejercen su oficio dentro de un contexto plagado de violencia y de falta de garantías; viven en constante temor por el permanente riesgo que corren sus vidas, vulnerando sus derechos a la libre expresión, a su integridad personal, a su derecho a la libertad de asociación, a su participación en política, entre otros.

El miedo, la zozobra y la incertidumbre, superados muchas veces por la valentía de nuestros líderes y lideresas, es el día a día de éstos defensores de los Derechos Humanos en Colombia. Las estadísticas de asesinatos de líderes sociales son espeluznantes.

En lo que va corrido de este año, han sido asesinados cincuenta líderes sociales, cifra que demuestra el incremento de la violencia y vislumbrando el comienzo de un año que se presenta como el más sangriento desde la firma del acuerdo de paz.

El año pasado, entre el primero de enero y el treinta de marzo, fueron asesinados cuarenta y dos líderes. Este año y en el mismo período se incrementó el número de muertes y al menos cincuenta y dos líderes han sido asesinados según datos de la defensoría del pueblo, en el informe “Observatorio de Derechos Humanos”

De acuerdo con dicho informe en enero se cometieron trece homicidios, en febrero, dieciocho y en marzo, veintiuno, siendo los Departamentos del Cauca y Putumayo, donde se presentaron la mayoría de los casos y durante el mes de mayo, según INDEPAZ, el número de líderes asesinados alcanzó la escabrosa cifra de setenta y seis personas.

Pero los homicidios no son la única forma de violencia contra los defensores de los Derechos Humanos, también ocurren atentados, desapariciones forzadas, estigmatización, violencia sexual, amenazas individuales y colectivas se viven a diario dentro de ésta colectividad.

¿Quién está detrás de los asesinatos de los líderes sociales?

La respuesta no es sencilla, porque no hay una sola. De hecho, existen varios grupos responsables de éste tipo de violencia, lo que dificulta un análisis global de la situación. La violencia en contra de los líderes sociales en Colombia, se podría comparar con el flujo de una cascada: Igual que parece imposible detener el movimiento del agua, parece imposible detener los homicidios contra ésta población.

Lo único penosamente cierto es que según los informes de Front Line Defenders y de Global Witness de hace cuatro años, Colombia se destaca por ocupar los primeros puestos en los países con más defensores de los Derechos Humanos asesinados en el mundo.

Protección gubernamental

  Museo en Bogotá en Homenaje a los líderes sociales asesinados. Foto: Colprensa.
Museo en Bogotá en Homenaje a los líderes sociales asesinados. Foto: Colprensa.

El Gobierno Nacional ha manifestado en repetidas ocasiones, estar comprometido por resguardar la integridad física de los líderes y defensores de los Derechos Humanos con algunas dificultades en la solución de ésta problemática, por el difícil acceso a algunas zonas rurales objeto de los hechos, a la ausencia de cámaras de seguridad, la falta de  testigos oculares por amenazas e intimidaciones y represalias por parte de los autores de los hechos de violencia, lo cual se resume en una precaria información. Sin embargo la fiscalía cuenta con equipos de información y de reacción inmediata como la Unidad Nacional De Protección encargada de brindar seguridad y protección a los defensores de los Derechos Humanos y prevenir agresiones en contra de éstos líderes por parte de grupos armados al margen de la ley.

“Los homicidios contra los líderes sociales y personas defensoras de los Derechos Humanos, constituyen una grave afectación a las bases de la democracia, porque son ellos quienes consagran sus vidas para defender los derechos de sus comunidades”. Aseguró en su momento, el Defensor Del Pueblo, Carlos Camacho.

Aunque las cifras de muerte y actos violentos son alarmantes, tanto políticos como miles de defensores de Derechos Humanos, continúan sus trabajos arriesgando sus vidas, pero la falta de garantías para éstas personas en Colombia se constituye en uno de los principales motivos del descontento contra el gobierno y una razón más que explica el alto índice de desfavorabilidad del presidente Duque que asciende a 67%. La aprobación del presidente es de 27.5%, según Invamer a mayo 22 de 2022.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *