Martha Lucía Ramírez, ocultó por conveniencia información del pago de la fianza de su hermano Bernardo Ramírez, procesado por narcotráfico y condenado en 1998, hace 22 años.

Martha Lucía Ramírez, ocultó por conveniencia información del pago de la fianza de su hermano Bernardo Ramírez, procesado por narcotráfico y condenado en 1998, hace 22 años.

Nota del editor.  ¿Qué más se sabrá?  El matrimonio de la política y el narcotráfico hace que se tapen muchos actos mafiosos, que se oculten otros, burlándose de la opinión pública, al callar información que debe conocer la ciudadanía. Porque el primer patrón en la democracia de los funcionarios y de los partidos políticos es el pueblo. Es tiempo de hablar en serio de la realidad del negocio de las drogas, desde allí sale el dinero para financiar campañas políticas Edición wiltonrizzo@hotmail.com

Por: Redacción Judicial EL ESPECTADOR

Bernardo Ramírez Blanco, hermano de Marta Lucía Ramírez, fue condenado a 57 meses de cárcel en los noventa por conspirar para ingresar heroína a Estados Unidos con mulas. “De estos hechos he dado cabal información a las personas que (…) debían conocerlos”, dice la vicepresidenta. Esta es la historia.

Marta Lucía Ramírez y su esposo, Álvaro Rincón, actuaron como deudores solidarios para pagar la fianza del hermano de la vicepresidenta, Bernardo Ramírez, quien estaba siendo procesado por narcotráfico y fue finalmente condenado en 1998.

Bernardo Ramírez Blanco, hermano de la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, fue condenado por narcotráfico en Estados Unidos. Esta información, que permaneció oculta por más de 20 años, la acaba de revelar el portal La Nueva Prensa y consta en documentos públicos del sistema judicial de EE.UU., que dan cuenta de su captura en julio de 1997 y de las pruebas en su contra.

El 27 de enero de 1998, el hermano de la alta funcionaria colombiana aceptó el cargo de haber conspirado para introducir heroína a EE.UU. desde la isla de Aruba. Por estos hechos, la Corte del Distrito Sur de la Florida lo condenó a 57 meses de prisión.

La DEA (Drug Enforcement Agency), una agencia que la vicepresidenta hoy conoce bien por su cercano trabajo con Colombia, dio con las acciones ilegales de Bernardo Ramírez a través de otros dos colombianos que hicieron de correos humanos para meter heroína a Estados Unidos por el aeropuerto de Miami en julio de 1997.

Así lo contó el agente Shaun Perry, quien para entonces llevaba apenas un año trabajando en la unidad de High Intensity Drug Trafficking Area de Florida, cuando una fuente humana con la que ya había trabajado le contó que Alejandra Vargas Osorio y Miguel José Aguilera llegarían en los próximos días desde Aruba con una carga de heroína en sus estómagos.

Esta es la sentencia contra el hermano de la vicepresidenta, Bernardo Ramírez. Allí se observa que aceptó uno de los cargos imputados.

El rol de Bernardo Ramírez

Allí surgió el nombre de Bernardo Ramírez, el hermano de la vicepresidenta. Según los dos capturados, fue él quien los condujo a Aruba por la heroína y a quien deberían contactar en Miami para que les recibiera la droga, una vez llegaran a Estados Unidos, según reza en la acusación en contra de los tres. Fue entonces que la DEA planeó una entrega controlada de heroína y le pidió a Alejandra Vargas llamar a Ramírez Blanco para cuadrar un encuentro, como si todo anduviera según lo planeado con la organización criminal para la que trabajaban. No obstante, Ramírez Blanco no contaba con que todo lo que dijo e hizo estaba siendo monitoreado.

Ese 18 de julio, Vargas llamó varias veces a Bernardo Ramírez. “Durante estas conversaciones, Vargas y Ramírez hablaron de establecer un lugar de reunión para que Vargas entregara la heroína a Ramírez y cuánto se le pagaría a Vargas por sus esfuerzos”, reza el indictment (acusación) contra Ramírez. Acordaron, entonces, que el encuentro sería en el exclusivo centro comercial Aventura, al norte de Miami, a donde ambos llegaron sobre las 7:52 de la noche. Mientras Ramírez Blanco pensaba que iba a terminar con normalidad su transacción de drogas, al lugar llegaron también agentes federales que, de nuevo, escucharon todo lo que dijo.

Vargas le dijo a Ramírez Blanco que la acompañara a su auto porque tenía la heroína allí. Caminaron con tranquilidad hasta el parqueadero y, una vez la maleta con la droga estuvo en manos de Ramírez, los agentes de la DEA hicieron presencia en el lugar, lo capturaron y tres días más tarde lo llamaron a juicio por tres delitos de narcotráfico. El nombre de la alta funcionaria colombiana quedó registrado unos días después, el 24 de julio, cuando Marta Lucía Ramírez, quien para entonces era presidenta de Invercolsa, se presentó en la Corte del Sur de la Florida junto a su esposo el empresario inmobiliario Álvaro Rincón para interceder por su hermano.

Este es el certificado de que a Bernardo Ramírez le otorgaron una fianza en la que actuaron como “sureties” su hermana, Marta Lucía Ramírez y el esposo de esta, Álvaro Rincón.

Este es el certificado de que a Bernardo Ramírez le otorgaron una fianza en la que actuaron como “sureties” su hermana, Marta Lucía Ramírez y el esposo de esta, Álvaro Rincón.

La vicepresidenta Ramírez y su esposo llegaron hasta Florida para actuar como codeudores de la fianza de Bernardo Ramírez Blanco. Al hermano de la alta funcionaria le habían impuesto una sanción de $150.000 dólares como requisito para quedar en libertad mientras el proceso en su contra avanzaba. Ramírez Blanco aceptó pagarlos el 25 de julio de 1997, reportó tener una cuenta bancaria que lo sustentaba y, además, la vicepresidenta y Rincón le sirvieron de personal surety. Es decir, intervinieron en su favor como deudores solidarios para que pudiera quedar libre.

El proceso siguió su curso y, durante todo el caso, Ramírez Blanco tuvo un defensor público. El hermano de la alta mandataria aceptó colaborar también con la justicia y firmó un preacuerdo con la Fiscalía para aceptar uno de los delitos de los que le acusaban a cambio de que le redujeran la sentencia. Esa negociación recibió luz verde de un juez el 27 de enero de 1998 y, así, Bernardo Ramírez, quien para entonces tenía 36 años, fue sentenciado a casi cinco años de prisión.

El castigo en su contra incluyó la orden de que, en el futuro, Ramírez Blanco no pudiera volver a obtener permisos para portar armas de fuego.

“Este país lo conoce a él como un delincuente”: la respuesta de Marta Lucía Ramírez a Nule.

La vicepresidenta se defiende

El Espectador reproduce en su integridad el comunicado que publicó la vicepresidenta Ramírez sobre la condena de su hermano:

“Bogotá, 11 de junio de 2020

Mi familia, como desafortunadamente tantas otras en Colombia, sin distingo de clase social, vivió hace 23 años -en 1997- una tragedia, derivada de que uno de mis hermanos siendo muy joven, se involucró en un negocio fácil y, en consecuencia, fue acusado y condenado de conspiración por tráfico de estupefacientes.

Su error ha costado muchos años de sufrimiento a nuestra familia y a él.

Vivimos con mucho dolor su circunstancia, pero también lo acompañamos con el amor de hermanos, como lo hicieron mis padres, porque los lazos de la familia no desaparecen frente a la adversidad y la vergüenza.

Como la mayoría de los colombianos, he luchado con ahínco contra el narcotráfico, con la experiencia de saber que es una actividad que ha dañado la vida de millones de familias en Colombia y en el mundo.

Tuvimos que ayudarlo firmando una garantía, no una fianza, para asegurar que se presentaría a la justicia, como en efecto lo hizo, acompañado de mi esposo y de mí, quienes lo llevamos a una corte de la Florida para que reconociera su falta y respondiera por ella.

Pagó pena de cárcel por 4 años y medio, y hace 23 años quedó en libertad por cumplimiento de la pena. Desde entonces, ha estado dedicado a trabajar honestamente, hoy es un hombre de bien y junto a su familia, lleva una vida decente y honrada.

Esta experiencia familiar, que lamentablemente hemos vivido, me ha llevado a luchar sin descanso por lograr que los jóvenes de nuestro país tengan oportunidades y trabajen honestamente por salir adelante, sin dejarse atraer por la tentación del dinero fácil.

De estos hechos he dado cabal información a las personas que, en los diferentes momentos de mi vida laboral, consideré que debían conocerlos. Son hechos obviamente ajenos a mi.

Lamento que mis enemigos políticos decidan acudir a la bajeza de estos ataques contra una mujer como yo que lo único que ha hecho es trabajar honestamente y sin descanso por Colombia. Los ataques contra mi familia hacen parte de una estrategia sistemática para desacreditarme.

Esa es la política que todos los colombianos rechazamos.

Seguiré, sirviendo al país con todas mis fuerzas y dedicación hasta el último de mis días”.

Mientras tanto, el presidente Iván Duque se pronunció al respecto desde su cuenta de Twitter defendiendo y respaldando a quien escogió como su fórmula presidencial:

@IvanDuque

Hace 23 años @mluciaramirez y su familia vivieron una tragedia por el delito cometido por un ser querido. Sobreponiéndose a esa lamentable situación, le ha servido al país con honorabilidad y entrega patriótica. #ApoyoALaVice

Esposo de vicepresidenta Marta Lucía Ramírez citado a la Fiscal

27 mayo 2020 – 3:49 p. m. Por: Redacción Judicial

El anuncio lo hizo el fiscal general Francisco Barbosa en el balance de sus 100 primeros días a cargo del ente investigador. Aseguró que Guillermo León Acevedo o “Memo Fantasma”, quien resultó en un negocio con el esposo de la vicepresidenta hace unos años, empezó su vida criminal en 1992.

Marta Lucía Ramírez y su esposo, Álvaro Rincón.Foto de @mluciaramirez

En marzo de este año, el portal Insight Crime sacó a la luz la identidad de un supuesto narcoparamilitar que habría evadido los radares de las autoridades. Se trata de Guillermo León Acevedo, más conocido como Memo Fantasma. Esta mañana, el fiscal general, Francisco Barbosa, le dijo a W Radio que las actividades criminales del hombre habrían empezado en 1992. Fue cuestión de tiempo para que empezaran a darse nombres que estarían vinculados en negocios con León Acevedo. Uno de estos nombres fue el de Álvaro Rincón, esposo de la vicepresidenta Martha Lucia Ramírez, quien fue citado a la Fiscalía.

La Fiscalía anunció que llamó a Rincón a declarar por el negocio inmobiliario que hizo su empresa, Hitos Urbanos, con Acevedo en 2008 para construir un edificio de oficinas en el lujoso barrio Cabrera, norte de Bogotá, llamado Torre 85. El fiscal señaló que “se habló de una presunta vinculación comercial con Álvaro Rincón Muñoz, quien es el esposo de la señora vicepresidenta. Esta persona fue citada a declaración jurada a las 9:00 am del próximo 27 de mayo en la Fiscalía”. La declaración será anexada al expediente sobre Memo Fantasma y según Barbosa, servirá para avanzar en la investigación contra el hombre, que actualmente vive en España.

Le puede interesar

El mundo político reacciona a la condena por narcotráfico del hermano de Marta Lucía Ramírez

Marta Lucía Ramírez: ¿Por qué condenaron a su hermano en Estados Unidos?

Así fue el negocio entre Hitos Urbanos y “Memo Fantasma” según la vicepresidenta

Según ha declarado la vicepresidenta Ramírez, en 2006 su esposo conoció a Memo Fantasma por medio de terceros, debido a que es usual que a la fiduciaria le ofrezcan lotes o predios. Asimismo, señaló que no conocía al hombre ni su relación con la ilegalidad. El 8 de abril, Ramírez le dijo a W Radio que Acevedo “no tiene ningún caso abierto en Colombia ni en Estados unidos. Yo me pregunto cómo puede uno ir a encontrar todo este prontuario, que como bien dice el señor McDermott (editor de Insight Crime), es aparentemente un fantasma”. Ante este panorama, el fiscal general también señaló que se han efectuado ordenes de policía judicial y que “ya se presentó un informe de policía judicial en ese asunto”.

“No me pueden venir a ensuciar”: vicepresidenta sobre caso ‘Memo Fantasma’

De acuerdo con la Fiscalía, la citación tiene como propósito recibir la versión de Rincón, por lo que el hombre no deberá asistir mañana con su abogado, sino que figurará como testigo. El fiscal Barbosa también aseguró que, si bien se enteró de su identidad y presunta actividad delictiva a través de medios de comunicación a principios de abril pasado, Acevedo al parecer también se hacía llamar Sebastián Colmenares. Además, “desde el año 2011 o 2012 (Acevedo) tiene trazabilidad en la Fiscalía, se empezaron a seguir sus bienes, se verificaron posibles testaferratos de miembros de su familia”, dijo Barbosa.

Sebastián Colmenares es un paramilitar que se desmovilizó en 2006 de las Autodefensas Unidas de Colombia y, se supone, es Guillermo León Acevedo. En entrevista con El Tiempo, Acevedo negó que él sea Sebastián Colmenares Memo Fantasma, aseguró que puso denuncias por injuria y calumnia a raíz de esas acusaciones en su contra y aseveró: “Nunca he tenido relación comercial, social o de amistad con ninguna persona, que yo tenga conocimiento, haya estado al margen de la ley”.

PUBLICIDAD

Tras el anuncio del fiscal, el abogado Francisco Bernate, que representa a Álvaro Rincón, aseguró que este caso es consecuencia de una “campaña de desprestigio” en su contra “a raíz de una actividad comercial sobre un inmueble que era de propiedad de Guillermo Acevedo”. Además, indicó que acudirán a la cita hecha por la Fiscalía para clarificar estos hechos. Según su exposición, antes de celebrar la transacción en 2006 del inmueble, Rincón solicitó antecedentes para comprobar la procedencia del predio “sin haber obtenido en ese entonces, ni después, ninguna información que generara sospechas (…)”.

“A raíz de algunos rumores surgidos durante la campaña política de la doctora Marta Lucia Ramírez, esposa de mi cliente, él solicitó a la Fiscalía en oficio de Octubre del 2017 información para conocer si entre el 2006 y el 2017 había surgido alguna investigación sobre el anterior propietario del inmueble y recibió como respuesta el oficio de Nov 1 de 2017, de la entonces Vicefiscal General de la Nación Doctora María Paulina Riveros, en el que se indicaba que no cursaba ninguna investigación contra la persona indicada”, indicó el abogado, explicó Bernate.

Tras las revelaciones de Insight Crime, Rincón solicitó a la Fiscalía General indicarle si existía alguna investigación en curso contra Guillermo Acevedo o, algún proceso que involucre el inmueble que fue objeto del proceso objeto “de la empresa a la que se encuentra vinculado mi cliente, ante la cual le contestan que no existe ninguna investigación contra él. Igualmente, se puso a disposición del ente acusador para rendir su versión sobre estos hechos”.

Nota de la editora: esta noticia se actualizó con el comunicado de prensa emitido por la defensa de Álvaro Rincó

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *