Mujeres cooperativistas, equilibrio de la humanidad

Mujeres cooperativistas, equilibrio de la humanidad

1 de septiembre 2020 desde algún lugar navegable

Briseida Olademar    

En el recorrido de este cambiante siglo 21, cuatro lustros cargados de novedades tecnológicas, donde aprendimos las chuso grafas a escribir a dos manos en el celular, a llamar a la escritura conversación y a entender que el tiempo y espacio son reducidos, como la vida bajo la brújula de un celular y las órdenes van y vienen desde un diminuto teclado.

Aquí en esta franja de la historia de la tierra las mujeres aprendimos más de la vida que en el siglo anterior, ese aparatico celular, desde la flecha hasta el más avanzado Smartphone o iOS o iPhone, Galaxy o marca asiática o ensamble nacional.

Ese celular se metió a la cocina, a la alcoba, no hay que salir corriendo a contestar el teléfono, sino dar vueltas para saber dónde lo dejamos.

Y las mujeres trabajadoras en general que se resistían a tener entre sus manos este invento, ahora hacen redes sociales, usan las aplicaciones y prefieren recibir transferencias bancarias, que hacerlas. Lo primero que recuerdan en la lista de la canasta familiar es la recarga, el pago de la Internet o del pos pago.

En este rango global de las comunicaciones están las mujeres cooperativistas, fondistas y mutualistas, como asociadas, en su calidad de integrantes de consejos de administración, juntas directivas, gerentes, contadoras, conferencistas, defensoras de sus derechos, lideresas sociales y en las diversas ejecuciones del día a día.

Esas damas dueñas por pertenencia de sus empresas solidarias sintieron los cambios, se reusaron en unos casos, sin embargo, su desarrollado sexto sentido las puso jugarse el día en las expresiones de las imágenes, de las caritas, de ser expertas en lenguaje celular y semiótica [nombre femenino] ciencia que estudia los diferentes sistemas de signos que permiten la comunicación entre individuos, sus modos de producción, de funcionamiento y de recepción. Wikipedia

Esa ejecución facilitó la vida, porque el mundo rota en torno a las mujeres y hace su traslación en parejas, al ritmo de la tierra. Sin negar en la discusión adhesiones y adicciones.

Cooperativas, mutuales, fondos de empleados y demás formas asociativas encuentran con la participación femenina un mejor rumbo para sus principios y valores, allí hay mujeres que por su libre pensamiento y su autonomía económica orientan el progreso hacia los hogares, fortalecen la familia y hacen fácil el día a día comunitario.

Desde esta esquina, va mi reconocimiento a las mujeres empresarias, incluidas las unidades familiares, que, desde cualquier rincón de la Tierra, con su carácter, su amor, entrega, cuidado del hogar y su férrea motivación por el alumbramiento vital permiten la continuidad de la especie humana.

HistoriaEco   

XV Congreso Nacional Cooperativo Confecoop 25 y 26 de agosto de 2016 

 

 

La presencia de la mujer está en cada evento participando en las diferentes actividades que conlleva la organización y ejecución de estos encuentros de cooperativistas, invitados y demás muestras que se dan para el éxito y la línea que da orientación a estas empresas mutuales.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *