Mundo de ideas, Pavo en Navidad, Vuelta al cole del cooperativista

Mundo de ideas, Pavo en Navidad, Vuelta al cole del cooperativista

Ángel Matas Martín
Instructor en soluciones creativas para cooperativas
CEO & Founder Creativenomics.
Málaga (España)
www.creativenomics.com
amatas@crnomics.com

Por desgracia, la gran mayoría de las cooperativas ignora el poder de una cultura organizativa basada en la idea y no, en el mejor de los casos, perseguidores de ella.

1.El mundo de las ideas

La teoría de las ideas fue un elemento clave de la filosofía platónica. La idea, en sí, era para el filósofo tan importante que el mundo que nosotros definimos como real simplemente era, en el mejor de los casos, una copia de aquella.

Sin llevar a cabo un debate profundo de los planteamientos del heleno lo que es cierto es que la idea era esencial sobre todo para entender nuestra realidad. Por desgracia, veinticinco siglos después la idea ha perdido totalmente la batalla frente al mundo material que la ha relegado a un plano imaginativo e insustancial. Lo que podemos tocar es cuantificable, y como cuantificable puede generar valor: esta es la clave del mejor sistema productivo.

Por desgracia, la gran mayoría de las cooperativas ignora el poder de una cultura organizativa basada en la idea y no, en el mejor de los casos, perseguidores de ella.

Como cooperativistas en un mundo de cambios frenéticos es necesario aliarse con el ejército en retirada de las ideas desde ya. Ser esencialmente creativos, es decir, contar con un ADN capaz de – como expone Frank Levy, economista del MIT – “saber qué hacer cuando las reglas se agotan o no hay ninguna para empezar”. Por otro lado, este enfoque está íntimamente unido a nuestra condición de seres humanos insatisfechos en continua búsqueda frente al status quo por lo que en cierta medida es connatural a nosotros.

Desde que un cooperativista asume su rol como tal (generalmente este hecho se produce a los pocos segundos de tomar esa decisión, cuando descubre que los obstáculos se suceden al ritmo de los gastos) casi a la par reconoce que su tabla de salvación o de éxito la encontrará en la diferenciación, y al doblar la esquina siguiente, se da cuenta que esa añorada diferenciación está íntimamente ligada a la creatividad (aunque él pueda llamarla de cualquier otro modo).

Siempre he tenido la sensación de que la creatividad, al menos en su encuentro en la cooperativa, se minimiza en una serie de recursos cuyo objetivo principal es preocuparse solo de atender a nuestro potencial imaginativo mediante técnicas como juegos, efectos visuales, post-it de colores, etc.

Todo esto está muy bien, puede llegar hasta ser necesario, pero entiendo que no es suficiente para abordar la problemática de la creatividad en un entorno tan complejo como la cooperativa. El mero hecho de imaginar y creer que hemos roto esquemas aprovechando el resultado de la genialidad de alguna herramienta creativa no es suficiente para garantizar que esa idea creativa generará un proyecto competitivo. La creatividad tiene mucho de antes, mucho de durante y mucho de después.

Por ese proceso de mimetismo cooperativista-cooperativa el conocimiento técnico y el intelectual del cooperativista se ha de ligar a otra serie de capacidades humanas, incluidas las emocionales, las habilidades manuales o la espiritualidad para identificarse con un estilo creativo permanente y productivo.

En este sentido la idea cooperativa es el resultado de un cruce mucho más complejo que la convicción de que la idea precede y supedita al éxito cooperativo, aunque esta última reflexión nos la aportará – y que apropiada en estas fechas navideñas – un pavo.

2.Un pavo en Navidad

Un porcentaje muy elevado de las dicotomías y conflictos de nuestras vidas y cooperativas se resuelve de alguna de estas tres maneras:

    A. Por inercia: dejamos que todo suceda sin intervenir. Al carecer del control sobre los elementos que conforman una determinada situación el resultado es fruto de una tendencia desconocida. Imaginemos por ejemplo un pavo que todos los días picotea los granos de maíz que encuentra esparcidos por su parcela vallada de la granja. Mientras haya granos el pavo vivirá, cuando no los encuentre morirá irremediablemente.

Numerosas cooperativas se encuentran en este grupo. Sobreviven sin procesos claros, tapando urgencias, sin análisis de información preciso, sin realmente una cultura de ideas. Recuerden: lo contrario del éxito en un modelo de negocio no es el fracaso, es la inercia.

B. Por propia experiencia: queremos interactuar para evitar el desastre al que en la mayoría de las ocasiones nos condena la pura inercia. No somos ingenuos, plicamos ante una situación concreta los mismos patrones como consecuencia de haber obtenidos en repetidas y semejantes circunstancias unos mismos resultados excelentes

Entonces, ante ese éxito el propio cerebro nos premia generando – y aquí entra en escena – serotonina, una sustancia química presente en las neuronas que realiza funciones de neurotransmisor que si bien su ausencia puede llevarnos a la depresión en grandes dosis puede engañar a la “persona” sobre su verdadera capacidad a la hora de valorar, por ejemplo, los resultados favorables alcanzados en un negocio, sin entrar a analizar la raíz del porqué del éxito que en muchos casos, no lo olvidemos, es pura consecuencia del azar o de la probabilidad estadística.

Por así decirlo, nos nubla la vista con una cortina de autoplacer. Se produce el efecto “Lake Wobegon” de la ciudad fantástica propuesta por Garrison Keillor, un lugar en donde todas las mujeres son fuertes, todos los hombres son atractivos y todos los niños están por encima de la media. Es decir, describe cualquier fenómeno en el que los seres humanos sobreestiman sistemáticamente sus aptitudes.

Uno se encuentra en racha y se “infla”. Se ha demostrado que los monos a los que se les ha inyectado serotonina suben en el escalafón social. Todos recordamos cuando hemos acabado conquistando o hemos ligado a nuestro amor a esa persona excepcional a la que ahora lamamos pareja. La serotonina nos impide ver mientras dura su influencia sus defectos. Imaginemos aquel otro pavo que observa feliz como el granjero le alimenta a diario, sabe que acercándose al plato a la misma hora todos los días comerá, lo que él desconoce – como apuntaba hace siglos David Hume – es que al menos existen dos fatídicas jornadas llamadas de Acción de Gracias y cena de Navidad.

C. O, como tercer mecanismo para solucionar conflictos (gestionar una cooperativa que en definitiva es un conflicto permanente), aprovechando la experiencia de otros, o los llamados los 8 minutos y 20 segundos trágicos que es el tiempo en que tardaríamos en percibir que el sol ha explotado en un cataclismo cósmico.

Hemos vistos que otros hacen muy bien las cosas y nosotros las copiamos. El profesor Max Planck tras recibir el premio Nobel de Física en 1918 comenzó una gira por toda Alemania dando siempre la misma charla. Con el tiempo, su chófer se aprendió la exposición de memoria. Éste se apostó con el físico que sería capaz de suplirle y dar la misma conferencia en Múnich, la última ciudad alemana que esperaba al galardonado físico. Así ocurrió.

El Nobel se sentó en la primera fila y el conductor subió al estrado repitiendo sin un solo error, palabra por palabra, la charla que tantas veces había escuchado. Al concluir la gente aplaudía a rabiar. Incluso el conductor se atrevió a responder a las preguntas de los asistentes – que curiosamente coincidían a las realizadas en cualquier otra ciudad de las que había visitado – con la misma precisión que Max Planch.

Pero toda historia mágica tiene su parte incontrolable: una persona del público le cuestionó sobre un tema que él jamás había escuchado responder al profesor. Con aplomo, sin perder la compostura, con cierto grado de incredulidad y sorpresa, miró al individuo y le dijo: “Nunca me hubiera imaginado que en una ciudad tan avanzada como Múnich me platearían una pregunta tan sencilla. Le pediré a mi chófer que le responda por mí “y apuntando con su dedo a la primera fila señaló a un atónito Max Planch.

En este caso la serotonina la generamos tras ver los exitosos resultados de aplicar los consejos del chófer en otras cooperativas. ¡Peligro! La inercia y la experiencia sin la dosis justa de serotonina es mortal para las cooperativas.

Y no digamos que nadie nos viene avisando ante el riesgo que generan los modelos centrados en la inercia y la experiencia. Mientras hay modelos de negocio de cooperativas que se miran el ombligo o contemplan ensimismados el ombligo de otros, otros modelos llevan cambiando desde hace décadas y están marcando la pauta de un nuevo tipo de innovación, por ejemplo, la llamada “innovación frugal” impulsada por el deseo de recortar el coste de los productos y servicios no solo de manera gradual, en un diez por ciento, sino espectacularmente, en noventa por ciento.

Ejemplos de esta nueva innovación son el coche de dos mil doscientos dólares de Tata y la nevera de setenta dólares de Godrej&Boyce´s – “Schumpeter Inc.”. Adrian Wooldridge -. ¿De qué valdrá nuestra inercia o nuestra experiencia cuando lo global sea auténticamente una realidad?

3.La vuelta al cole del cooperativista

Por desgracia hay una razón de peso que no podemos ignorar y que fuerza que ese binomio inercia-experiencia esté siempre presente en nuestros modelos de negocio y nos hace acumular cantidades ingentes de serotonina. Estamos condenados hoy por hoy a vivir con ello: el sistema educativo desde la más tierna infancia nos ha adiestrado para resolver ejercicios no para solucionar problemas.

Dos más dos son cuatro al mismo nivel que una oposición de doscientos cincuenta temas conduce a una plaza en la administración pública. Son simplemente tipologías de un concepto global que podemos denominar como ejercicio.

Existen unas premisas perfectamente definidas y una sola solución concreta.

En cambio, “¿Por qué no tengo clientes?”, una cuestión transcendental para todo negocio, se convierte en esencia de un problema. El grado de incertidumbre es inmenso. Incluso es posible que más allá de la imposibilidad de obtener una respuesta no lleguemos ni a acertar a formular adecuadamente la pregunta que enfocará correctamente el problema. Tal vez haya que sustituir la pregunta “¿Por qué no tengo clientes?” por “¿cuál es mi cliente?”.

En muchas ocasiones centrar adecuadamente el problema es la mitad de la solución o la solución completa.

De este modo resulta totalmente lógico que un sistema que valora solo la obtención de alcanzar respuestas correctas y nunca la formulación de pregunta haya generado una mentalidad social garantista que supone una importante limitación a la hora de transgredir lo establecido, característica muy ligada a la creatividad.

No se trata de evitar la transmisión de conocimiento, evidentemente, lo que resulta preocupante es marcar las reglas de juego en el sistema educativo sobre la base intrínseca de que el conocimiento es una foto fija en blanco y negro que apenas admite matices y desde ahí establecer la base de una economía competitiva.

Una sociedad, una cooperativa, que tiende casi exclusivamente para capacitar a las personas en la resolución de ejercicios es una sociedad y una cooperativa que se ha colocado un lienzo de serotonina sobre su rostro con el objetivo de garantizarse seguridad. Y comienza una auténtica tragedia.

Por la seguridad hay que pagar un precio muy alto: eliminar la tensión. La eliminación de la tensión elimina la curiosidad-observación. La eliminación de la curiosidad-observación elimina la capacidad de cuestionarnos. La eliminación de hacerse preguntas (que es exactamente lo que hacían los pavos o los que no cuestionaban las respuestas del chófer del profesor Planck) entierra a las cooperativas.

Israel: Milagro económico

El país del mundo con mayor número de start-up es Israel (Start-up Nation. La historia del milagro económico israelí. Dan Senor & Saul Singer. New York Time Best Seller. 2011). En líneas generales todos conocemos la problemática de Israel. De hecho para muchas personas Israel es el problema. En este país, cuestionar una orden es parte esencial de su código militar, es una norma de superviviencia de una sociedad ante el error de un mando.

La inseguridad hace que cada miembro de la sociedad asuma un rol de contribución directa a la supervivencia del bien común y frente a nuestras sociedades seguras, y nuestras cooperativas, las soluciones importantes en Israel surgen de abajo a arriba, del que está en el campo de batalla al que toma las decisiones.

¿Creatividad?

¿Qué significa todo esto? Que nuestras cooperativas no deben huir de los peligros asociados a la seguridad, sino hacerles frente. Uno de ellos es pensar que la inseguridad está ligada solo a la existencia de conflictos y no al día a día sereno y en calma; otro de ellos es pensar que los resultados económicos positivos son garantía de seguridad. Este es un consejo esencial para los que hoy comienzan a emprender o lideran una iniciativa cooperativa.

Hay que estar en todo momento alerta porque el principal indicador que muestra el peligro asociado a la seguridad es la estabilidad del modelo de negocio, cuando orgullosos sentimos que es firme y, curiosamente, competitivo.

La creatividad tiene el principal don de cuestionar el status quo. Nada se da por seguro salvo precisamente la garantía de movernos en un entorno inseguro. Sin preguntarnos continuamente no hay creatividad. ¿Cuál serán los modelos de negocio tras la pandemia? ¿Por dónde hacen agua los modelos actuales? Un empresario ha de establecer la base de su estrategia empresarial en cuestionarse todo. La creatividad, en la medida que tiene su origen en interrogar profundamente la realidad, es una fiel aliada de nuestra cooperativa. Fotografías bajo licencia Premium de Freepik.com

Desde España muchas felicidades en Navidad y Año Nuevo para todos.

 Bienvenido al Universo Digital Ecosolidario, Ángel Matas, contigo podemos construir un futuro hispanoamericano promisorio. Es un honor tu presencia en Ecosolidario.

 Ángel Matas Martín.

CEO at Founder Creativenomics.

Licenciado en derecho por la Universidad de Málaga (Andalucía-España).

Es instructor de soluciones en creatividad e innovación en numerosas organizaciones empresariales, universidades, escuelas de negocio y empresas de España y América Latina.

  • Es Miembro del Panel de expertos del proceso de certificación de mentores “Businessmentor madri+d” de la Fundación para el conocimiento madri+d, Programa Early Warning-SOS Empresa.
  • Experto docente en el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE).
  • Director de programas en el Instituto Cameral para la Creación y Desarrollo de la Empresa (Fundación INCYDE) de la Cámara de Comercio de España.
  • Colaborador docente en programas de emprendimiento universitario (Universidad de Jaén, Universidad CEU San Pablo, Universidad de Extremadura, Universidad de Castilla La Mancha, Universidad de La Rioja, entre otros).
  • Profesor experto en el Plan de Formación e Innovación Docente (FIDO) y en el Programa Talento Emprendedor. Universidad de Granada.
  • Asesoramiento, mentorización y/o capacitación en diferentes organizaciones, entre otras, Ayuntamiento de Málaga, Concello de Lugo CEI-NODUS, Sociedad Pública PROMESA Promoción Económica de Melilla, Ávila Activa, Asociación Arrabal AID, Cantabria empresarial (CEOE _ CEPYME Cantabria), Asociación Andaluza de Centros de Enseñanza de la Economías Social (ACES), Andalucía Lab, Espacio Link by UMA-ATECH The Green Ray, Extenda Agencia Andaluza de Promoción Exterior, Instituto de Fomento de la Región de Murcia, Fundación CEFORCOM, Cooperativo CACENEEP, Escuela de Ciencias de la Administración Universidad a Distancia (UNED) – Costa Rica, Régimen de Aportación Privada (RAP) ProHonduras en Honduras, Cooperativa de Ahorro y Crédito de Educadores de Honduras Limitada (Coacehl).

Es creador de la metodología creativa empresarial “Creative Washing Program®” y del modelo de ideación “Calle de la observación creativa®”. Ha publicado un libro sobre emprendimiento titulado “Aemprendo, para que sus hijos no se asusten si alguna vez viene el lobo”

Ha sido miembro del claustro de profesores de la Escuela Andaluza de Economía Social (EAES), entidad para la capacitación y mejora del sector cooperativista.

Durante muchos años ha llevado a cabo funciones de dirección estratégica, promoción empresarial, emprendimiento y empleabilidad en el ámbito del desarrollo territorial local español, en concreto en el municipio de Vélez Málaga-Andalucía y en la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental-Marbella. También ha sido gerente en Bruselas del Grupo Eurovías, Asesoría Integral Comunitaria.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *