Necesaria una clase dirigente para recomponer al país, el poder dominante fracasó

Necesaria una clase dirigente para recomponer al país, el poder dominante fracasó

La crisis social se agudiza, pero los estómagos llenos, las ganaderías creciendo, los condominios de los multimillonarios nadando en excesos, no les permite leer las condiciones que crearon, el caldo de cultivo está hirviendo y ellos van para Miami, París, Tokio y Dubái. Las balas de la Policía matan.

La gente con hambre se enfrenta a la pandemia, a la policía y al ejército, pese al abuso de la fuerza pública, en la calle prefieren exponerse al Covid19, a perder un subsidio que no llegará, porque 42.5% de los colombianos están en pobreza extrema o económica. No justificó ningún tipo de violencia, pero lo visto es la realidad.

wiltonrizzo@hotmail.com En la gráfica www.google.com/url Jóvenes, en su mayoría mujeres protestan sobre la Carrera 7ª de Bogotá. 3 mayo 2021. Llegamos donde esperábamos, al desbordamiento de las incontenibles aguas sociales,  hay una Resistencia creada por los malos gobiernos, la masa informe se extendió como una gelatina, sin importarle enfrentarse a las autoridades, las manifestaciones se hicieron en pandemia, la gente abandonó el tapabocas y las mascarillas. A este mar de inconformismo se sumaron los grupos residuales de guerrillas, ELN, terroristas, vándalos y delincuencia común.

Información oficial manipulada:

De 431 capturados por acciones delictivas en protestas, solo 14 son venezolanos. Solo el 3.4% de detenidos en desmanes son extranjeros, confirmó la Policía, dijo El director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas. 

Respuesta. Sr. Vargas, las estadistas no son para desorientar, esta modalidad es una parte de la mentira gubernamental, de maquillar aquello que conviene o no al establecimiento. Ese porcentaje corresponde a los capturados, no a la totalidad de los extranjeros, entre ellos, la mayoría venezolanos y otros extranjeros que participaron en los actos vandálicos.

Tomamos como ejemplo de la situación actual la vieja costumbre de banalizar las informaciones que no convienen y de ponderar las convenientes.

Lo anterior es una de las causas por las cuales las instituciones perdieron la credibilidad en los ciudadanos. Vamos en picada por muchas circunstancias aparte de las mencionadas.

11.37 a.m.  – 3 de mayo 2021. En la Avenida Caracas de Bogotá con calle 45 y en la Carrera 7ª más otros 13 puntos donde los estudiantes protestan por las muertes de jóvenes en estas jornadas de protestas. Entradas y salidas de Bogotá están bloqueadas, son estudiantes, taxistas y camiones, un país bloqueado.

Piden un corredor del pueblo para suministrar oxígeno a los hospitales de Villavicencio. Hay emergencia alimentaria y sanitaria por en este aspecto no se recogerán las basuras en algunas ciudades.

Y se toma la protesta la reforma al sistema de salud. Es la peor situación que vive Colombia es una crisis social anunciada, que los únicos que no entendieron fueron los aristócratas del poder dominante.

El orden público en Neiva está alterado, hay enfrentamientos en los protestantes y el Esmad para retirarlos de la vía que conduce a Bogotá.

Las marchas se dieron entre 8 mil a 45 personas.

Lo sencillo, sin entender

Hay un fenómeno que no es necesario de psiquiatras, ni de pagar millonadas, para saber cuál es la percepción que tiene el público, de los enfrentamientos con las fuerzas de policía y militares.

Es que los manifestantes perdieron el miedo –aquí aprovechan los vándalos para hacer su teatro de desgracia, el respeto se lo hicieron perder “las autoridades”, por factores como la corrupción económica y en estrados judiciales, los falsos positivos y el ocultamiento de asesinatos, de pruebas, violaciones y otros casos de que se conocen.

Sin dudarlo es la corrupción el mayor destructor de esta nación, fenómeno que impera en las clases dominantes y dueñas del poder, si hubiese clase dirigente la realidad sería otra.

La realidad de este país en los 20 años de este siglo se caracteriza por maquillar las mentiras del gobierno, desconocer las necesidades del pueblo, ser incapaces, con el Congreso regular las plataformas de transporte, por ello hoy está paralizada Colombia por los paros de los taxistas.

Quienes integran el poder dominante fracasaron en su cometido, se preocuparon por enriquecerse y extender la riqueza de Colombia al sector financiero, a las multinacionales, favorecer a paramilitares y fomentarlos, hacer acuerdos temporales con las guerrillas, manejar la migración de venezolanos, como arma política para enfrentarse al gobierno de Maduro, lo cual tiene ardiendo la frontera, por los enfrentamientos que se presentan en esas colindantes.

Duque quería ser el gobernador de Venezuela olvidando que es el Presidente de Colombia.

Falló el estruendoso aparato de comunicaciones de la Presidencia Duque, Dapre, el descontento se incrementa todos los días, porque los presupuestos manejados con corrupción y favorecimientos a los archimillonarios, en cambio al pueblo le llegan las migajas en subsidios.

Dejen la terquedad, tienen que educar, alimentar y dar salud a los 42 millones de pobres colombianos, pobreza agudiza por sus mañas, sus mentiras, su burlesca permanente.

Por su desprecio, señores del gobierno Duque a las clases populares, a los sindicatos, a los medios de comunicación alternativa, ustedes están comiendo la sopa de amargura, que llevan sazonando desde hace 20 años desde la eufemística Seguridad Democrática, las mentiras santistas, y el engaño al pueblo de esta administración.

En los últimos 4 periodos y en su afán, por llegar como héroes electorales al poder dominante hipotecaron la infraestructura vial a odebrecht.

Aclarando que las migajas que reciben los mismos excluidos de la nación, no es un mendrugo que les tiran de sus bolsillos, esos dineros salen de los impuestos que pagamos, y que este, como muchos rubros, ustedes mal administran.

Fracasaron hasta en los 30 mil millones que se ha gastado Duque en comunicaciones entre 2020 y 2021 para conocer las percepciones que los colombianos y como le va en redes sociales, porque el pueblo nos le come de eso. Y la reforma tributaria se cayó, junto con ella la plataforma del Ministerio de Hacienda y el Departamento de Planeación Nacional.

La gente con hambre se enfrenta a la pandemia, a la policía y al ejército, pese al abuso de la fuerza pública, la gente que está en la calle prefiere exponerse al Covid19, a perder un subsidio que no llegará, porque 42.5% de los colombianos están en pobreza extrema o económica. No justificó ningún tipo de violencia, pero lo visto es la realidad.

Los ciudadanos que no tienen dinero le temen a la Fiscalía, a la Procuraduría y a la Contraloría.

Quienes están en el poder saben que allá nació un Cartel de la Toga, como la sal se corrompe, pueden ser objeto de una casa por cárcel o de quedar libres, porque se archivan sus procesos, así, no más.

Hoy el vocero de los taxistas, el Sr Ospina, por los medios de comunicación, les dijo a los congresistas, que no sean mentirosos, porque durante 8 años no han podido reglamentar las plataformas del servicio público de taxis.

La crisis social se agudiza, pero los estómagos llenos, las ganaderías creciendo, los condominios de los multimillonarios nadando en excesos: no les permite leer las condiciones que crearon, el caldo de cultivo está hirviendo y ellos van para Miami, París, Tokio y Dubái.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *