Nicaragua bajo las torturas de Rosario Murillo y su incondicional Daniel

Nicaragua bajo las torturas de Rosario Murillo y su incondicional Daniel

El diario El Confidencial ha sido asediado en varias ocasiones por la policía de la dictadura en Nicaragua. “Demandamos respeto a nuestros periodistas, Carlos Chamorro, director. Chamorro recordó que Ortega ordenó dos veces cerrar la redacción de Confidencial y reiteró que “no callarán al periodismo”. Régimen de Daniel Ortega mantiene acoso y persecución a la prensa libre y a la oposición

 wiltonrizzo@hotmail.com Un informe de la Redacción BBC News Mundo 22 junio 2021, muestra en todo la  extensión de Nicaragua, como Daniel Ortega, otrora revolucionario hoy dictador, busca llegar por cuarta vez al poder. Estos personajes de izquierda son dados a atornillarse en el poder. Pero, no es para desarrollar a sus países, es para seguir manteniendo la corrupción, enriqueciéndose y fomentado el odio entre los pueblos y tapar todos sus delitos y crímenes cometidos para ostentar el mandato.

Rechazamos estas posturas políticas que tanto desacreditaron a la izquierda, por ello, quien escribe esto hace rato dejo de creer en esos falsos líderes revolucionarios, hace muchos años pertenezco a la zurda, una línea de pensamiento libre, sin ataduras, sin compromisos con falsos promeseros, revisionistas y traidores de los pueblos.

Aquí ponchamos el informe BBC News Mundo, que hace el análisis de la situación de Nicaragua desde 2018

Daniel Ortega y su esposa la vicepresidenta Rosario Murillo. Foto AFP, buscan un cuarto mandato en las elecciones presidenciales de noviembre. Preocupación en México y Argentina por lo que ocurre en Nicaragua. Los gobiernos de ambos países llamaron este lunes a consultas a sus embajadores en la nación centroamericana por las “preocupantes acciones políticas-legales realizadas” por el gobierno de Daniel Ortega en los últimos días.

Protestas en Nicaragua: ¿qué piden los estudiantes? ¿qué puede pasar? ¿cómo se compara con Venezuela? El enviado de BBC Mundo responde tus preguntas

En un comunicado conjunto, ambos informan de que instruyeron al embajador de México, Gustavo Alonso Cabrera, y al de Argentina, Mateo Daniel Capitanich, a trasladarse a sus respectivas capitales para consultarlos sobre esas medidas.

“Han puesto en riesgo la integridad y libertad de diversas figuras de la oposición (incluidos precandidatos presidenciales), activistas y empresarios nicaragüenses”, señalaron.

¿A qué se refieren exactamente?

El anuncio se produce en medio de la oleada de arrestos en Nicaragua a cinco meses de las elecciones presidenciales en el país, en las que Daniel Ortega buscará su cuarto mandato consecutivo.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-57562753

Arturo Wallace

Enviado especial de BBC Mundo a Nicaragua 28 mayo 2018

Manifestantes en Niacaragua REUTERS

Una de las cosas que piden los manifestantes es justicia por las decenas de personas muertas durante las protestas, en su mayoría a manos de las fuerzas de seguridad del estado y grupos parapoliciales, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Nicaragua entró este lunes en la séptima semana de unas protestas que se han convertido en un verdadero alzamiento en contra del gobierno del presidente Daniel Ortega.

Y mientras los diferentes actores de la crisis están haciendo esfuerzos para resucitar un Diálogo Nacional, los episodios de violencia y el número de muertos siguen aumentando.

Cuando los estudiantes interpelaron a Ortega al inicio del diálogo, hace dos semanas, le gritaron los nombres de 55 fallecidos, el lunes pasado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reconoció 76 y esta semana empieza con un saldo de al menos 83 víctimas fatales.

Por qué la economía y los empresarios pueden ser decisivos para el futuro de las protestas en Nicaragua

Pero ni el gobierno de Ortega ni quienes reclaman su salida se ponen de acuerdo a la hora de asignar responsabilidades ni sobre lo que hay que hacer para evitar que la situación se siga deteriorando.

Las protestas se han convertido en un verdadero alzamiento en contra del gobierno del presidente Daniel Ortega.

¿A quién creerle? ¿Cómo se llegó aquí? ¿Qué puede pasar? ¿Cómo se compara la situación de Nicaragua con la que ha vivido Venezuela?

Saltar Quizás también te interese y continuar leyendo

Nayib Bukele

Bukele y la Justicia en El Salvador: “Es un hecho sumamente grave y nos retrotrae a los peores atentados a la democracia que afectaron nuestra región en el siglo XX”

Joven emerge entre la humareda en las protestas en Chile.

Protestas en Chile: el origen de la violencia subterránea que emergió en las manifestaciones

Bukele

El Salvador: la respuesta de los jueces destituidos por la Asamblea controlada por Bukele (y las duras críticas de EE.UU. y la comunidad internacional)

Daniel Ortega y su esposa en 2018.

Nicaragua: por qué México y Argentina llamaron a consultas a sus embajadores en el país centroamericano

Para tratar de arrojar algo de luz sobre la situación, nuestro enviado especial a Managua, Arturo Wallace, responde aquí una selección de las preguntas enviadas por los lectores de BBC Mundo.

 “¡Ríndase ante todo este pueblo!”, el reclamo de los estudiantes a Daniel Ortega

¿Qué piden los manifestantes y qué ofrece como salida el gobierno? (Carlos Correa Quezada)

Las principales demandas están contenidas en el nombre de la coalición de estudiantes y representantes de la sociedad civil, movimiento campesino y empresa privada que participa en el Diálogo Nacional solicitado por el gobierno: Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Piden justicia porque decenas de personas han muerto en el marco de la ola de protestas que estalló el pasado 18 de abril, en su mayoría como consecuencia del uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad del estado y grupos parapoliciales, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Los duros señalamientos de la CIDH contra el gobierno de Nicaragua por “graves violaciones de derechos humanos” tras las protestas

Y a esa demanda -que también se extiende a las denuncias por torturas, detenciones arbitrarias y otras “graves violaciones de derechos humanos” documentadas por la CIDH- se agrega la de una mayor democratización del país, que pasaría por una pronta salida del presidente Daniel Ortega.

Esa agenda fue sin embargo denunciada por el canciller nicaragüense, Denis Moncada, como una “ruta hacia para un golpe de Estado”, con el gobierno rehusándose a considerar una salida anticipada de Ortega e insistiendo en que cualquier salida política a la crisis debe darse dentro del marco constitucional vigente.

Las protestas se han convertido en un verdadero alzamiento en contra del gobierno del presidente Daniel Ortega.

En la práctica, eso significa que la única ruta hacia una mayor democratización que parece dispuesto a contemplar es la de unas reformas electorales ya consensuadas con la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA) para ser aplicadas en los comicios previstos para 2020 hacia el final del actual período de gobierno.

Y las autoridades también han insistido que el siguiente paso en cualquier negociación debe ser el fin de los bloqueos de calles y carreteras porque, además de afectar negativamente a la economía del país y a los pobladores más vulnerables, se han convertido en los nuevos focos de violencia.

Sergio Ramírez: “Los nicaragüenses lo que quieren es que les devuelvan la democracia”

Así las cosas, la mayor concesión del gobierno hasta la fecha es haber aceptado “hacer suyas” las recomendaciones de la CIDH, que incluyen la conformación de un mecanismo de investigación internacional sobre los hechos.

Pero públicamente las autoridades siguen responsabilizando por la violencia a grupos delincuenciales y “vándalos de la derecha”, y no parecen haber dado mayores pasos hacia la desmovilización de los grupos parapoliciales, incumpliendo así otras recomendaciones de la CIDH.

No hay duda de que la situación ha afectado negativamente la economía del país y la de numerosas familias, señala Wallace.

¿Esta rebelión social y cívica, ya se veía venir? (Luis Manuel Domínguez)

En realidad el alcance e intensidad de las protestas ciertamente ha tomado a todos por sorpresa, y probablemente a nadie más que al propio gobierno nicaragüense.

Y aunque la administración del presidente Ortega ya se había caracterizado por permitir e incluso facilitar el uso de violencia para minimizar las expresiones públicas de descontento, lo mismo se puede decir de la brutalidad de la represión con la que el oficialismo quiso controlarlas en un primer momento.

“Nosotros hemos puesto los muertos”: el impactante discurso de Lesther Alemán, el estudiante que plantó cara a Daniel Ortega en Nicaragua

En esta ocasión, sin embargo, la violencia solo sirvió para atizar las protestas originalmente convocadas en condena a una reforma del régimen de seguridad social, hasta ayudar a convertirlas en un verdadero alzamiento popular en contra del presidente Ortega.

Muchas de las personas con las que he podido hablar durante las marchas y plantones antigubernamentales -incluyendo algunos que se identificaban como antiguos simpatizantes sandinistas- me han dicho que fue la muerte de tantos manifestantes desarmados lo que los sacó y los mantiene en las calles.

“Al matar nos mataron el miedo”, se leía, por ejemplo, en uno de los carteles que vi en una de esas protestas.

Los simpatizantes sandinistas seguramente todavía son un porcentaje importante de la población de Nicaragua, dice Wallace.

Y las evidencias de uso excesivo de la fuerza -incluyendo posibles ejecuciones extrajudiciales- y los numerosos abusos documentados por la CIDH también terminaron por hacer que el sector privado e retirara su apoyo a Ortega, con una de sus representantes diciéndole a BBC Mundo que la situación los había obligado a reconocer que los profundos déficits de democracia y justicia habían creado una “estabilidad artificial” durante los últimos años.

También he conversado con simpatizantes sandinistas que me confesaron que siempre habían temido que el uso de la violencia para mantener el control de las calles eventualmente se volteara contra ellos, aunque muchos solo se explican el paso de las golpizas a los disparos como resultado de un complot de la derecha, el imperialismo norteamericano o incluso a lo interno del mismo FSLN.

Así fue el duro comienzo de la mesa de diálogo del presidente Ortega con estudiantes y líderes de oposición de Nicaragua

Otra explicación, sin embargo, es que “las dos p” del modelo que había ayudado a mantener la calma en Nicaragua durante los últimos años -plata para los amigos, palo para los enemigos- hicieron que este saltara por los aires de forma espectacular e inesperada como consecuencia de su progresión natural hacia una tercera p: plomo.

Y si uno también considera la historia reciente de Nicaragua y su tendencia a repetirse, entonces lo que está sucediendo no solo resulta deprimente familiar, sino trágicamente previsible. Y muy preocupante.

Los manifestantes también piden una mayor democratización del país, que pasaría por una pronta salida del presidente Daniel Ortega del gobierno.

¿Quiénes lideran las protestas? ¿Todo sucede en la capital de Nicaragua o es en todo el país las manifestaciones? (Ismael Gordon)

No hay líderes claros, aunque poco a poco los nicaragüenses se han ido familiarizando con nombres como el de Lesther Alemán, Víctor Cuadras o Madeleine Caracas, sólo por mencionar a algunos de los estudiantes que más valientemente confrontaron al presidente Ortega al inicio del diálogo (y parte de una lista de 13 para los que la CIDH pidió medidas cautelares).

Y en esa instancia también han asumido un papel protagónico delegados del movimiento campesino organizado en torno a la oposición al proyecto de canal interoceánico, así como representantes de la sociedad civil y del sector privado.

El simbolismo de las protestas contra Daniel Ortega en Niquinohomo, histórico bastión del sandinismo

Esto último ha facilitado que muchos simpatizantes sandinistas vean lo que pasa como una conspiración de la derecha, pero sin descartar los intentos de capitalización del descontento por parte de ciertos grupos o intereses todo apunta a una movilización de “autoconvocados” de distintos orígenes e ideas.

Y, en ese contexto, la falta de un liderazgo claro es una de las fortalezas pero también una de las debilidades del movimiento, que se ha ido organizando sobre la marcha y todavía trabaja en la construcción de consensos.

La diversidad, en cualquier caso, también es geográfica, con manifestaciones, bloqueos de carreteras y confrontaciones teniendo lugar en virtualmente todo el país, incluyendo zonas rurales y antiguos bastiones sandinistas.

Y también hay que destacar el rol de la Iglesia católica, que ha combinado su papel de mediador con una firme defensa del derecho de protesta y también está presionando por profundas reformas políticas, lo que hace que la mayoría de los simpatizantes sandinistas no la vean como un actor neutral sino como parte de la protesta.

Las protestas en la calle incluyen el derrumbe de símbolos del gobierno, como los llamados “árboles de la vida” o “Chayopalos” (por Rosario “Chayo” Murillo, la vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega).

¿Cuál es la posición de la población ante los tranques ubicados en las carreteras de Nicaragua? (Kevin Talavera) ¿Por qué los medios internacionales no están cubriendo la afectación a la seguridad alimentaria de los tranques y cómo el pueblo los rechaza? (Adolfo González)

No hay sondeos creíbles sobre la posición de la población con respecto a los tranques, pero el tema ciertamente divide a la población (aunque definitivamente es mucho más difícil encontrar simpatizantes sandinistas que los apoyen que opositores que los critiquen).

Y la falta de información confiable desde los numerosos puntos en donde se han producido bloqueos de carreteras probablemente es una de las razones por las que el tema no ha recibido mayor cobertura por parte de los medios internacionales.

“Es una conspiración pagada por Estados Unidos”: Jacinto Suárez, secretario de Relaciones Exteriores del FSLN, sobre las protestas en Nicaragua

En lo personal, yo he visitado varios tranques en donde la circulación de todos los vehículos se permite cada cierto tiempo, y pude ver cómo numerosos conductores apoyaban esta forma de protesta.

Pero claramente no todos funcionan así. Y no tengo forma de saber lo que pensaban los conductores que los atravesaron en silencio, ni cuanta gente ha dejado de movilizarse por causa de los bloqueos o por miedo.

Al mismo tiempo, no hay duda de que la situación ha afectado negativamente la economía del país y la de numerosas familias, y los medios afines al gobierno constantemente destacan los dramas personales de personas afectadas por el cierre de carreteras.

Pero parece prematuro hablar de problemas de seguridad alimentaria después de poco más de un par de semanas de tranques esporádicos. Y creo que es comprensible que se le ponga más atención al tema de la violencia, y especialmente a la posibilidad de que, ya sea por acción u omisión, el Estado sea el principal responsable de las muertes que siguen conmocionando a Nicaragua.

¿Esta siguiendo Nicaragua el mismo libreto que ocurrió en Venezuela en 2017? (Maximiliano Echenique Betancourt) ¿Existe consistencia en la posible conspiración de EEUU después de que Ortega apoyara a Maduro en la VIII Cumbre de las Américas? (Elisabet K. Parra Martinez) ¿La situación es similar a Venezuela y sus protestas en 2017?

En ese caso ¿no se espera un resultado trágico bajo otro régimen de izquierda? (Sergio Ponce) Teniendo Ortega la asesoría cubana, ¿no corre el riesgo el pueblo nicaragüense de acabar como el pueblo Venezolano? (Ernesto de la Fuente) ¿Hay mucha similitud con la crisis humanitaria venezolana ? ¿En cuáles aspectos? ¿El origen es el Castro-comunismo+narco? (Antonio Conti).

Las comparaciones con la situación de Venezuela son inevitables, pero creo que lo más revelador en este caso son las diferencias.

Para empezar, Managua no tiene ni los recursos ni la influencia política que tiene o llegó a tener Caracas, y lleva rato fuera de la lista de prioridades del gobierno estadounidense.

De hecho, a pesar de su encendida retórica, el gobierno de Ortega ha sido un excelente alumno del FMI y el Banco Mundial, y también mantenido excelentes relaciones con Washington, pues ha demostrado ser un aliado bastante confiable en temas de seguridad y migración.

Quién es Rosario Murillo, la extravagante mujer de Daniel Ortega y poderosa vicepresidenta de Nicaragua

Y aunque eso no significa que Ortega sea la alternativa preferida de la Casa Blanca -y solo un ingenuo descartaría de entrada algún nivel de injerencia- estos son factores a considerar en un momento en que el gobierno de EE.UU. claramente tiene otras prioridades globales.

Por otro lado, el tamaño y naturaleza de la economía nicaragüense también reduce significativamente la capacidad de cualquier gobierno para administrar una crisis.

A diferencia de Venezuela, por ejemplo, que tiene en el petróleo su principal fuente de ingresos, la riqueza de Nicaragua se tiene que generar a diario.

Y eso reduce tantos los incentivos de un actor político con grandes intereses empresariales para quedarse el gobierno a cualquier costo, así como los recursos con los que mantener la lealtad de su base y aliados (más ahora que se secó la cooperación venezolana).

La historia de un tirano en el poder Nico

José Daniel Ortega Saavedra (La Libertad11 de noviembre de 1945) es un político y dirigente nicaragüense, actual Presidente de la República de Nicaragua desde el 10 de enero de 2007 y líder del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Ejerció su primer mandato presidencial entre 1985 y 1990, convirtiéndose en el presidente que más tiempo ha permanecido en el cargo, ya que en la actualidad transcurre su tercer periodo, que culminará en 2022, sumándose 15 años en tres mandatos desde su retorno al poder en 2007.

A estos años en el poder se suma la gestión que ya tuvo entre 1981-1984 como «Coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional de Nicaragua». Es uno de los líderes más importantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), formando parte del directorio que se asumió el poder luego del triunfo de la Revolución Sandinista, que derrotó a la dictadura que la familia Somoza mantenía con apoyo de Estados Unidos desde 1934. Fue el jefe de Estado desde 1985 hasta 1990, año en que el FSLN perdió las elecciones ante la Unión Nacional Opositora (UNO), una coalición de 14 partidos que llevó a la presidencia a Violeta Barrios de Chamorro; fue derrotado en las elecciones presidenciales de 1996 y 2001, pero triunfó en las elecciones del 2006 realizadas el cinco de noviembre y desde entonces ha sido reelegido en dos oportunidades más: en las elecciones de 2011 y en las elecciones de 2016.

https://es.wikipedia.org/wiki/Daniel_Ortega

  Nicaragua: ante la persecución del régimen de Ortega, el opositor Carlos Chamorro dejó el país para resguardar su libertad El periodista lo anunció mediante su cuenta en Twitter. Además, reclamó la liberación de presos políticos y que se restablezcan las libertades de movilización, de prensa y expresión en el país

El diario El Confidencial ha sido asediado en varias ocasiones por la policía de la dictadura en Nicaragua. “Demandamos respeto a nuestros periodistas. Rechazamos una nueva amenaza de asalto y confiscación. No nos callarán. Seguiremos haciendo periodismo”, alertó en sus redes sociales Carlos Chamorro, director de este medio.

Y agregó: “Gracias por su solidaridad. Nuestras oficinas están rodeadas por las tropas antimotines. Demandamos respeto a la integridad física de nuestros colegas. Exigimos el retiro de la Policía”.

22 de Junio de 2021

El periodista y director del diario El Confidencial, Carlos Chamorro, anunció que salió de Nicaragua junto a su esposa Desirée Elizondo para preservar su libertad. “Mi esposa Desirée Elizondo y yo salimos de Nicaragua, para resguardar nuestra libertad. Hacer periodismo y reportar la verdad no es un delito. Seguiré haciendo periodismo, en libertad, desde fuera de Nicaragua”, dice el primero de una seria de cuatros tuits publicados por el periodista.

Chamorro denunció que efectivos de la policía nicaragüense efectuaron “acciones de asedio contra las viviendas de varios de nuestros familiares y contra trabajadores de mi casa. Exijo que cese el asedio policial contra nuestros familiares y compañeros de trabajo”. El anuncio se produce un día después de que su vivienda fuera allanada por la policía del régimen de Daniel Ortega.

“Tres vehículos con civiles abordo mantuvieron vigilancia afuera de la casa de mi madre, Violeta Barrios de Chamorro, hasta las 6.00 a.m de hoy”, dice otro de los mensajes. Todos encabezados con la frase “EXIJO QUE CESE EL ASEDIO POLICIAL”. “Demandamos la liberación de los 19 rehenes electorales del régimen, y de más de 120 presos políticos. Exigimos el levantamiento del estado policial, y que se restablezcan las libertades de reunión y movilización, de prensa y expresión”, añadió.

El allanamiento

El director del diario El Confidencial también estuvo exiliado en el año 2019

El régimen de Daniel Ortega allanó este lunes la casa del periodista Carlos Fernando Chamorro, director del diario Confidencial. El comunicador, quien no se encontraba en su hogar cuando las fuerzas de la dictadura centroamericana realizaron el operativo, denunció el hecho en su cuenta de Twitter.

“Tropas de la Policía ejecutan a las 8.30 PM un operativo ilegal de allanamiento en mi casa en Intermezzo del Bosque. Exigimos respeto a la integridad física de mi cuñada Amelia Elizondo, Amparo, y Alvaro, el guarda de seguridad”, escribió en la red social.

Chamorro recordó que Ortega ordenó dos veces cerrar la redacción de Confidencial y reiteró que “no callarán al periodismo”. “Ortega ordenó el asalto policial a la redacción de Confidencial en diciembre de 2018. Se robaron todos los equipos y confiscaron las oficinas. Hace un mes, el 20 de mayo, la policía asaltó por segunda vez la redacción de Confidencial y Esta Semana”, escribió Chamorro en su cuenta de Twitter.

El periodista es hijo de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro y hermano de Cristiana Chamorro, de 67 años, quien el pasado 2 de junio fue detenida por el régimen. La política era favorita para enfrentar a Ortega en los comicios del 7 de noviembre.

Régimen de Daniel Ortega mantiene acoso y persecución a la prensa libre y a la oposición

El encarcelamiento de Chamorro inició una persecución contra todo aquel que presente un desafío a Ortega. Este domingo, el régimen detuvo al quinto aspirante a la presidencia de Nicaragua. El periodista Miguel Mora es investigado por delitos contra la soberanía.

Persecución al diario El Confidencial

Esta no es la primera vez que Chamorro es acosado por las fuerzas de la dictadura nicaragüense. Durante el mes de mayo las fuerzas de seguridad del régimen de Daniel Ortega rodearon las inmediaciones de la redacción del diario El Confidencial.

“Demandamos respeto a nuestros periodistas. Rechazamos una nueva amenaza de asalto y confiscación. No nos callarán. Seguiremos haciendo periodismo”, alertó en sus redes sociales Carlos Chamorro, director de este medio. Y agregó: “Gracias por su solidaridad. Nuestras oficinas están rodeadas por las tropas antimotines. Demandamos respeto a la integridad física de nuestros colegas. Exigimos el retiro de la Policía”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *