Nivel de tasa de cambio evitó ruina en la caficultura: Vélez Vallejo

Nivel de tasa de cambio evitó ruina en la caficultura: Vélez Vallejo

En la apertura de Cafés de Colombia Expo 2019, la Federación Nacional de Cafeteros indicó que la apuesta del sector debe ser por granos con alto componente de valor agregado y totalmente diferenciados.

Los caficultores colombianos reconocieron abiertamente que de no ser por los niveles de la tasa de cambio, el sector cafetero estaría no solo en calzas prietas sino en banca rota por cuanto los precios de hoy a duras penas cubren los costos de producción, dejando a la caficultura muy lejana del factor rentabilidad.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia Roberto Vélez Vallejo, indicó que la mano amiga y generosa que resultó dando el precio del dólar evitó muchos problemas locales tal y como lo experimentan los países de Centroamérica que no han tenido devaluación porque la bolsa de Nueva York sigue con libra de grano por debajo de un dólar.

El dirigente gremial explicó que una cotización del café por libra que se ubica por debajo del dólar es una mala noticia con divisa a 3.000 pesos porque ello implicaría tener precios cercanos a 700.000 pesos o por debajo lo cual está en los niveles que no hacen viable la caficultura en Colombia.

Anotó que más allá de convencer a la bolsa de Nueva York, lo complicado es llegar a construir el consenso con toda la industria para que paguen unos precios rentables si quieren tener suficiente café y grano de todos los orígenes. El tema, sostuvo, no es fácil, pero manifestó que poco a poco se va logrando ese objetivo.

Colombia en cabeza de la Federación Nacional de Cafeteros y bajo el liderazgo de Roberto Vélez Vallejo, dio un paso importante para ponerle freno a la especulación y para mostrarle al mundo que los productores primarios y quienes ponen el café en las poderosas tostadoras o prósperas industrias son aquellos que están endeudados, sin un ingreso decente y al borde de la quiebra por una manipulación del mercado que mete en apuros al agricultor, pero que paradójicamente les llena los bolsillos a la industria y a las multinacionales.

“Vamos a seguir, no vamos a parar, creo que lo próximo es empezar a hablar con el gobierno de Estados Unidos, empero también con el legislativo porque uno siempre aboga por el mercado libre, pero ese tipo de mercado logró afianzarse para unos especuladores que no dejan prosperar a los productores y que no le brindan transparencia al precio. Uno quisiera ver el precio del café de manera diáfana que responda a la oferta y la demanda, pero no a esos injustos niveles de especulación de unos señores ganando plata cuenta de bajar o subir el precio del café”, declaró el señor Vélez Vallejo.

Los contactos con el ejecutivo y legislativo americano hacen parte de una tarea juiciosa que se cumplirá el próximo año en donde se buscarán citas del más alto nivel para exponer la situación compleja de la caficultura y así mirar cómo le va a un sector que demanda solidaridad y apoyo.

Dijo que por fortuna ha habido un acompañamiento de la tasa de cambio que de alguna manera a paliado los precios bajos internacionales de la bolsa de Nueva York que sigue con cotizaciones de café por debajo de un dólar, muy a pesar que el consumo de café en el contexto mundial ha venido absorbiendo las cantidades mayores de Brasil que se han venido produciendo, lo anterior explica por qué no hay un acumulamiento en los inventarios mundiales, factor que muestra que el consumo es mucho más alto de lo que la gente creé, pero afirmó que sin embargo la percepción del mercado es que hay suficiente café y el producto ha estado por debajo de un dólar.

Afortunadamente, expresó, para el caficultor colombiano la devaluación ha ayudado y con precios por arriba de los 800.000 pesos, por lo menos se puede sobrevivir una cosecha más y así esperar el próximo año mejores precios.

Insistió que en esos momentos en que los bajos precios internacionales del grano amenazan la sostenibilidad de la producción de café en diversos países, Colombia tiene con qué defenderse, la calidad del café que se consolida como una sola alma y como la llave del futuro en un duro y competido mercado en donde la calidad se impondrá sin vacilación alguna.

“Tenemos que seguir trabajando para que Colombia sea lo que ha sido durante todos estos años, el faro de los cafés de calidad en el mundo, los competidores se están marchitando. A esos niveles de precio los cafés de alta calidad empiezan a trastabillar, pero mientras Colombia tenga institucionalidad, la Federación de Cafeteros, a los caficultores no los vamos a dejar salir del mundo del café, no nos van a sacar y nos vamos a adueñar del mundo del café de alta calidad porque nos pertenece”, conceptuó.

En materia de producción, el gremio cafetero calcula que la cosecha del año civil 2019 podrá estar por el orden de los 13.8 millones de sacos. A criterio del Gerente General de la Federación, el año que empieza a expirar resultará mucho mejor de lo que no pocos tenían en sus cálculos o estimaciones.

El valor agregado, la defensa de Colombia en Café

En la décimo segunda versión de Cafés Especiales de Colombia Expo, el gremio cafetero aseveró que justo en cafés diferenciados es el mundo en el que Colombia tiene que jugar porque ese es el espacio en donde más cómodos se sienten los productores nacionales ya que Colombia es de hecho el adalid universal de los cafés de altísima calidad.

En opinión del Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros, en Colombia se les da la oportunidad a los actores del café en el ámbito internacional, pero igual a los locales que pueden aprender sobre las diferentes variedades y calidades del café colombiano que es producido en todo el país. Apuntó que de igual manera todas esas personas que se interesan por el grano colombiano tienen acceso a las degustaciones para que logren matizar sus conocimientos.

“Con los cafés diferenciados le estamos dando unas señales al mundo porque en primer lugar no estamos muertos, segundo, no vamos a echar marcha atrás y tercero, nos vamos a quedar con el mercado de los cafés especiales”, señaló el directivo.

Sobre diversificación, el dirigente anotó que ese es un tema que le preocupa a la industria internacional porque si llegado el caso quedan dos países productores, Brasil y Vietnam, el lío es que no hay diferencia entre un café y el otro ya que el producto es el mismo. El asuntó clave en una industria que está creciendo, recalcó, es lograr la diferenciación con el competidor a través de los diferentes sabores y precisamente en ese aspecto, comentó, es en donde Colombia jugará un papel fundamental de cara a lo que será el crecimiento del consumo de café a nivel mundial.

Con los volúmenes que pueden llegar al mercado el próximo año en materia cafetera, certificó Vélez Vallejo, a Colombia no le queda sino un camino y es la calidad del café y por ello estimó que el país no puede pensar en nada distinto a especializar su café y volverlo cada vez más fino, más exclusivo y más especial para llegar a todos esos mercados que tienen toda la disposición de pagar mejores precios por un café colombiano totalmente diferente.

Reveló que luego de hablar con la industria en Europa puede intuir que los precios, sin que sean muy altos, pueden ser mejores pues se puede pensar en precio de bolsa entre un dólar y 1,20 dólares para el próximo año lo cual resultaría más que afortunado con los niveles de devaluación que tiene el país.

La Federación no descartó una sobreoferta de café en 2020, pero dejó claro que la cosecha que acaba de recoger Brasil a duras penas da para tener suficiente café para el consumo internacional, hablando de robustas, pero el gremio insistió en que el mundo sigue demandando más y más café. En ese orden de ideas recordó que con crecimientos de dos por ciento en consumo las necesidades son de casi tres millones de sacos o más cada año para atender ese consumo, lo cual en diez años equivale a 30 millones de sacos.

El premio internacional del Cauca, un ejemplo de paz en el café

Un tema que generó regocijo en las altas esferas cafeteras fue el Premio Internacional del Café Ernesto Illy 2019 que ganó el Cauca con un grano de elevada calidad cultivado por excombatientes de las Farc.

Para Vélez Vallejo, está es una contribución adicional de sector cafetero a la paz en Colombia porque resulta grato darles a los reinsertados que son hoy ciudadanos colombianos, con los mismos derechos, la oportunidad de tener un negocio de largo plazo y de enrolarse en una actividad que es totalmente lícita, válida y que además hace sentir orgullosos a los colombianos, ellos dijo, están en el mundo del café.

Vélez dijo que la ayuda consistió en asesorar a un grupo de desmovilizados que querían sembrar sus parcelas con café, para lo cual hubo el mismo acompañamiento que se le da a cualquier caficultor. Agregó que un tema a tener en cuenta es que los temas de seguridad en zonas como el Cauca, hacen desde luego más compleja la dinámica cafetera, pero expuso que ese es un escenario en el que a los caficultores les toca navegar.

De los desmovilizados que optaron por la caficultura hay un grupo cercano a las 500 personas que vieron oportunidad y sosiego en una siembra noble y particular como el café, ese que siembran con tanta mística, cuidado y apego porque buscan que el que cultivan sea el mejor como ya lo pudieron demostrar.

El dirigente añadió que el gremio sigue acompañando la caficultura y los procesos de renovación para que el cafetero tenga una finca joven con cafetos jóvenes, pero igual dijo que la FNC también apoya los procesos de asociatividad para que los cafeteros crezcan en calidad y en volumen. La apuesta también, destacó, es por impulsar eventos como Expo Café que se afianza como una ventana o una enorme oportunidad para los cafeteros y la compra de café de alta calidad para el sector público con el programa “Colombia Compra Eficiente”.

Sobre Cafés de Colombia Expo 2019, la feria de cafés especiales más importante de América Latina y el Caribe se puede decir que irá hasta el próximo veinte de octubre en el recinto de Corferias con una serie de eventos y actividades que llaman la atención, no solamente del país cafetero, sino de toda una nación y una región que mira con admiración los avances colombianos en valor agregado. La feria reúne a toda la cadena de valor del café, desde la semilla hasta la taza y por ello será posible acceder a una espectacular muestra comercial que incluye la generosa diversidad de cafés especiales producidos en Colombia.

En Corferias estarán, los principales representantes de la industria, incluidos productores, entidades de la institucionalidad cafetera, fabricantes y distribuidores de maquinaria e insumos, cadenas de cafeterías, baristas, catadores, exportadores y comercializadores del grano. La agenda académica igual resulta atractiva toda vez que abarca los escenarios climáticos para la producción de café, pero igual las prácticas agronómicas para la rentabilidad cafetera tomando como ejemplo a Brasil.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *