No frena la corrupción, que mal vestido sale este agónico gobierno

No frena la corrupción, que mal vestido sale este agónico gobierno

En manos de quienes estamos, comentario wiltonrizzo@hotmail.com  Que tipo de irresponsables manejan los dineros de los colombianos, que, desde el Dapre, el departamento que administra la Presidencia de la República se volantean todo tipo de contratos que se hicieron con la misma Presidencia de Iván Duque, con la Presidencia del Senado, la Alcaldía de Bogotá, el Icetex, el Departamento de la Prosperidad Social, la Esap, el Notariado, La Aeronáutica Civil, la Gobernación de Cundinamarca, el Ministerio de Cultura ¡y nadie sabe nada! cuando los chismes en estas entidades pasan por todos los medios, desde el voz a voz, hasta la última red social que se inventa.

Cuatro años de desastres producidos por la corrupción con los bienes y los dineros de los impuestos de los colombianos, se abusa de la información privilegiada, se aprovecha la relación de Marroquín, asesor predilecto de la Presidencia de Colombia y de sus principales funcionarios, ojos y oídos de María Paula Correa, jefa de la presidencia de Iván Duque, para que el matrimonio hiciera contratos por $1.245.494.985 a nombre de la Vaquiro,  esposa del asesor con quien el “simpático tonto” se toma fotos triunfales. Y nadie sabe cómo fue lo que pasó.

Así que todos sordos y mudos ¿con qué tapabocas los callaron?

Aquí no pasa nada, está Iván Duque, sus alfiles y lugartenientes del feudalismo democrático. Foto tomada de Internet – Google.

Se utilizó la posición de Mayorquín para tener un enlace en la Presidencia de la República por parte de los gerentes, presidentes, senadores o directivos de las entidades del gobierno de Duque.

Por ello, Mayorquín contrataba a nombre de su esposa, quien era una ilustre desconocida, que tomó figura pública a punta de contratos acomodados por las empresas contratantes del gobierno de Duque, entidades mal llamadas del Estado, que como tal, no puede hacer contrataciones para robarse a sí mismo.

Así así, se bajaron los contratos del Secop, en el Senado, su presidente no sabía que había contratado con una economista una asesoría jurídica o de abogado.

“Tras la revelación de Mañanas BLU, la Casa de Nariño confirmó la desvinculación del funcionario. Después de trabajar cinco años como profesor, contratista y miembro de UTL en el Congreso, Andrés Mauricio Mayorquín, un abogado bogotano a quien un exalto funcionario del Gobierno define como “alguien que se sabe mover y que conoce a los que hay que conocer” llegó a la Presidencia como asesor en la Consejería para Asuntos Políticos”. Foto letramenuda.com. Andrés Mauricio Mayorquín y Karen Liseth Vaquiro. Duque y su amigo. Foto BlurRadio.

Luego de que BLU Radio revelara la lista de millonarios contratos que obtuvo la esposa de Andrés, Mayorquín la Casa de Nariño confirmó el funcionario fue desvinculado de su cargo de asesor y trabaja hasta este martes 11 de enero en el Dapre.

La historia comenzó en septiembre del 2021 después de que el Gobierno eliminó esa y otras dos consejerías, Mayorquín ganó poder. Sin la figura del consejero para Asuntos Políticos terminó siendo los ojos y los oídos de María Paula Correa en el Congreso, pues su labor consiste en hacer seguimiento del proceso legislativo, del comportamiento de los congresistas y del curso de los proyectos que más le interesan al Gobierno.

Es una tarea de pura cocina política. Por su preparación académica y trayectoria laboral es una persona idónea para el rol. Conoce bien los secretos y los pasillos del Congreso.

duque_mallorquin.jpg

Mayorquín está casado con Karen Liseth Vaquiro, una economista caqueteña egresada de la Universidad Sergio Arboleda en el 2017 y quien se convirtió desde enero del 2020, tres meses después de que su esposo llegara a la Presidencia, en contratista de más de quince entidades del Estado.

Antes de eso, la única experiencia laboral que Vaquiro certifica es haber trabajado 20 meses en el Banco de Bogotá como gerente de oficina, ganando tres millones seiscientos mil pesos ($3.600.000) como último sueldo devengados según el mismo banco; así como otros siete meses en Link Consultores SAS, una empresa en la que ella y su esposo son fundadores y representantes legales.

No obstante su limitada experiencia, la joven economista, desde enero de 2020, ha firmado 24 contratos con el Estado. El primero de ellos fue con el Departamento de Prosperidad Social (DPS) por un valor de 88 millones de pesos y en noviembre del 2021 firmó el más reciente que fue con la Aeronáutica civil por un valor de 10 millones de pesos. De los 24 contratos de acredita Vaquiro, 22 han sido por contratación directa y dos por Contratación de Régimen Especial. En total los contratos adjudicados a esta economista suman 1,245 millones de pesos.

Revisando el objeto de varios de sus contratos es evidente que las obligaciones e intereses laborales de la señora Vaquiro orbitan alrededor del congreso en donde su esposo el abogado Mayorquín se mueve en representación del Gobierno.

De hecho, para un contrato con la Agencia nacional de Tierras de julio del 2021 por 32 millones de pesos, Vaquiro fue contratada para: “Prestar servicios profesionales a la Agencia Nacional de Tierras para brindar acompañamiento y seguimiento a los tramites legislativo ante el Congreso de la República que sean de interés para la Entidad”. La misma historia se repite con el contrato que tiene en la Gobernación de Cundinamarca firmado en mayo del 2021 por 62 millones pesos. Igualmente sucede con otro contrato en la Secretaría Jurídica de la Alcaldía de Bogotá por 56 millones de pesos. En todos esos contratos, Vaquiro debía velar por los intereses legislativos de varias entidades teniendo de pareja a la persona que quizás mejor conoce y maneja la telaraña política en el congreso.

Contratos chéveres a lo Mayorquín amigo de Duque

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *