No tiene agua el pato para nadar e invita a la pata

No tiene agua el pato para nadar e invita a la pata

¡Otra vez padre celestial! ¿Qué le pasó al Duque de la Presidencia de esta República de Colombia? se olvidó de los principios de su religión: que la justicia entra por la casa.

Le abrió la puerta a la migración venezolana con desabrochada generosida,d, para que estos hermanas y hermanos venezolanos coparan las calles, autopistas, carreteras parques y andenes con su miseria, dolor y tristeza.

Les ofreció salud, comida, educación, registros de nacimiento, pasaportes y trabajo, aquello que carecen millones de colombianos.

A esta hora del juego los discursos populistas se callaron, los micrófonos se silenciaron y las lentes de las cámaras se oscurecieron, millones de hombres, niños, niñas y mujeres no pueden recibir beneficios con insultos a Maduro y alabanzas a Guaidó.

Donde todo quedó, como no quedó, porque nada se solucionó y tanto los dos presidentes de Venezuela están manejando a sus anchas millones de dólares y usted de shopping por el mundo.

Entre tanto, las nubes de compatriotas divagan por las calles, piden limosna unos y otras, se disparó la mendicidad y en los semáforos hay peajes de toda índole generados por la migración, que nada pueden aportar al país como respuesta a la manga ancha del actual gobierno.

Estamos de acuerdo con la solidaridad, pero no a costas del poco o precario bienestar de los colombianos, para el caso de la salud, con unas entidades colapsadas y muchas quebradas o en quiebra que no pueden atender a los de casa y tienen -que como sea- dar prioridad a los migrantes.

Mi apreciado Presidente Duque, usted se gastó $1.500 millones en viajes ¿dónde está ese pacto por la equidad que cacarea? Es conveniente que con sus comitivas viajeras se den una pasadita por las calles de Bogotá y carreteras de Colombia, para que vean la desgracia que viven los migrantes y de allí las consecuencias que arrastran.

Lo anterior, lo hago al filo del conocimiento de causa, en razón que  la degradación social en oleadas, a quien más afecta es a las mujeres, en especial a las más humildes que son  de aquellas familias donde lo único que las cubre es la oscuridad de los gobiernos.

Esta nación está llena de maltrato, violencia sexual y muerte a las mujeres, que nos toca tomar las riendas de los hogares, trabajar para sacar adelante a los hijos, porque en Colombia la manada de  irresponsables dejan notar que hay más penes que hombres y usted y su equipo Presidente importando más, para postrar a esta nación en la desesperanza de la miseria.

¡Padre Celestial cúbreme con el manto de María!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *