ECOSOLIDARIO

Otro ismo clasista el feminismo

Briseida Olademar

Desde alguna parte del Cosmos en tiempo de pandemia Covid 19

Que se puede decir desde el disfraz del feminismo a las mujeres del pueblo que somos fuertes físicamente, por esta razón la recarga de obligaciones exageradas que enfrentamos cada día para terminar al final de la jornada mentalmente agotadas.

Precisamente por desempeñar diferentes roles. Por eso, es muy importante la educación es tabla de salvación de las mujeres y si esa tabla es buena madera mejor no va.

Así la mujer puede disminuir la carga laboral para poder pagar su educación y esa energía enfocarla en el objetivo de crecer en su atributo intelectual, que de allí se da por enlace el ingreso social.

Con todo el respeto a mis congéneres feminista que las admiro por su capacidad para trepar políticamente a nombre de la opinión de todas las mujeres, vocería que se toman porque sí.

Las mujeres con apoyo familiar de: padres, hermanos, amigos y esposos logran subir vertiginosas en la escala social, son ellas políticas, que utilizan como los hombres el circulo de nepotismo para acomodarse ellas, su familia y su clase, hasta allí llega su discurso feminista, es la punta de la pirámide, que tanto soñaron, lograron y acarician.

El rango feminista es la política

La vanidad feminista contemporánea y sus abalorios se inflan en el rezago de la politiquería, las campanillas doradas y plateadas más el adoquín esmeraldifero hacen parte de ese afán por hacerte de las monarquías existen que en los recintos políticos encuentran al parecer el trono de su falso reinado.

Y se cae por elemental gravedad que la presencia de feministas en la política y otras grandes ligas, sirve para su propia majestad, al igual que los politiqueros en esta Pandemia Covid19, ni zongan ni rezongan.

Como se puede ver y mirar, si quieren las feministas están ocupadas en tiempo de pandemia organizando algún homenaje póstumo a Covid19 para ser presentadores, ceremoniantes o hacedoras del discurso plañidero.

Si las mujeres que están bien colocadas en el gobierno y en la empresa privada en conjunto buscarán la ruta para la promover políticas públicas de igualdad a la mujer y de opciones reales para que las mujeres estudiemos Colombia habría dado el paso más grande que cambiaría a nuestras comunidades de plano, una mujer educa es transformadora, porque es misión de educarse, irriga sus conocimientos y su ejemplo a la familia, la comunidad y la sociedad.

La mujer es el paradigma positivista, la ciencia sostiene que el positivismo se caracteriza por afirmar, que: el único conocimiento verdadero es aquel que es producido por la ciencia, lo importante es encontrar el método adecuado para llegar a esa realidad, así dicen los científicos del pensamiento.

Al otro ismo clasista el feminismo, tiene que pensar en nuevos retos, para suplir las necesidades después de la pandemia o si esta empieza a disminuir.

Tendrán que venir cambios en muchas costumbres y es necesario descubrir y encontrar muchos líderes, por ejemplo, en materia de construcción y de comercio, Colombia los tiene, hay que ayudarlos e impulsarlos, sin descuidar el peligro que significa la pandemia para lo cual hay que seguir y cumplir las advertencias que han hecho los médicos o los expertos o el gobierno.

La hora de la politiquería ha desaparecido, el pueblo necesita soluciones frente a la pandemia y respecto de la salud y el trabajo de quienes pueden realizarlo. Estamos también frente a una crisis que ha puesto en real riesgo la salud, el empleo, desde luego la estabilidad social y económica de los colombianos.

Y de paso las acciones del gobierno de mitigación y alivio sobre endeudaron a la población productiva, ahora hay que salir a pagar deudas con cuotas altas.

A esperar demandas y embargos. Queridas y queridos ciudadanos del mundo.

 

Deja un comentario

Abrir chat
Powered by