Para el PND hay que separar las empresas productivas sin ánimo de lucro de las organizaciones asistencialistas

Para el PND hay que separar las empresas productivas sin ánimo de lucro de las organizaciones asistencialistas

Fabio Chavarro, Gerente Corporativo del Grupo Juriscoop, recomienda que en las cooperativas tengan un sistema fuerte de Gobierno Corporativo, basado en planeación estratégica, planes y metas, donde los administradores cumplan los roles y se exijan altas competencias y calidades a directivos y gerentes.

Entrevista Wilton Rizzo

Ecosolidario, 9 de julio de 2019 y

En las empresa hay personas que llevan muchos años en  juntas directivas,  consejos de administración, como trabajadores o clientes y son productivas; otras llevan muchos años y son improductivas. ¿Cómo mejorar ese asentamiento en las entidades del sector solidario?

Todo eso se enmarca en un concepto amplio que se llama gobierno corporativo, una estructura de gobierno corporativo inicia con un plan de negocios donde debe quedar claro cuál es la misión,  la visión, cuáles son los objetivos y metas, al igual que las estrategias, para tener claro para dónde va la empresa, una vez definido para dónde va la empresa, en el caso de las cooperativas -el consejo de administración- tiene que buscar quién va a ejecutar ese plan de negocios, es decir que se haga realidad la misión, la visión, los objetivos y el cumplimiento de las estrategias.

Ahí es donde el gerente tiene que asumir su rol, que es ejecutar el plan de negocios, aplicar las estrategias para lograr los objetivos esperados y el Consejo de Administración debe fijar políticas, aprobar la estructura y presupuestos, así como controlar que la Gerencia aplique las estrategias y logre los resultados y metas propuestos. Si estos roles se cumplen, con competencia y aplicando los principios y valores definidos, el tiempo en que permanezcan en sus cargos no es relevante. 20 años puede ser poco para un buen administrador, pero un año puede ser mucho para un mal administrador.

Como es una tarea conjunta es importantísimo que haya un esquema de pesos y contrapesos, eso que quiere decir: que la junta directiva se fija las políticas, las directrices generales, fija el curso de acción y el gerente tiene que ejecutarlo de manera conjunta.

En muchos casos no existe ni independencia entre el Consejo y la Gerencia, ni tampoco sistema de pesos y contrapesos.

Encontramos otra debilidad

Es la falta de conocimientos, de compromiso o de competencia de los administradores. Vemos algunos casos de consejos de administración y juntas directivas que no ejercen bien su labor, no aportan al desarrollo del negocio, no participan activamente en la fijación de políticas y su papel es completamente pasivo ¡no tienen las competencias! o teniéndolas guardan un papel demasiado pasivo en las reuniones y en general a la gestión que es un tema permanente.

¿Entonces por qué no se cumple el procedimiento?

Primero: no está clara la misión, visión, estrategias, políticas, objetivos y metas o no se miden los mismos y evalúan los resultados; segundo falta sistema de pesos y contrapesos; tercero por falta de capacitación o competencias; cuarto, porque no hay un sistema de evaluación de la gestión individual de los miembros de esos consejos de administración, ni siquiera evalúan anualmente la gestión de la gerencia. ¡Todo eso va debilitando la estructura de Gobierno corporativo!

Rol del principal y del agente

En muchos casos este tipo de empresas de la economía solidaria y las cooperativas que tienen tantos dueños al final del día no tienen dueño, no tienen doliente que vele por el interés general y de la empresa; en muchos casos predominan los intereses particulares o el administrador termina actuando como tal, confundiendo los roles, lo que llaman los economistas el problema del agente-principal.

El Consejo de administración y la gerencia son agentes del principal, es decir de los asociados como un todo, que finalmente son los dueños, cuyos intereses están expresados en el plan de negocios con sus objetivos y propósitos. Por lo tanto, son los resultados la base para evaluar la gestión de los agentes, pero ese se pierde de vista el verdadero objetivo de la empresa, porque en las cooperativas a veces se tiende a ideologizar o politizar demasiado los conceptos. ¡En eso terminamos enredándonos!

Considero que deberíamos discutir la posibilidad de tener miembros independientes en los consejos de administración, personas expertas en el negocio, que conozca el manejo de la empresa y con eso nos ayuden a mejorarlo. Ese es un procedimiento que al final del día es de los elementos importantes en una estructura fuerte de Gobierno Corporativo.

Y el otro elemento es el tema de la estructura de control. Lo que no se controla no se administra y las estructuras de gobierno al final del día no tienen sino sólo un objetivo, primero que se cumpla el plan de negocios o estratégico, en segundo lugar que la empresa evolucione, se fortalezca, que cumplan los propósitos en los cuales se creó y en el caso de las cooperativas, el primer objetivo es generar rentabilidad y darle beneficios a los asociados y distintos grupos de interés  acorde con el plan de negocios.

Una estructura fuerte de control debe garantizar que todo se haga bien, que se apliquen las políticas, los principios y valores, que la calidad del servicio sea bajo altos estándares, que las personas permanezcan por sus méritos y que haya una verdadera generación de valor en la gestión administrativa y empresarial.

¿Cómo  llegar allá a la política pública del PND?

Un elemento importante en la ´definición de políticas públicas es que no se confundan a las empresas de la economía solidaria con el de otro tipo de organizaciones sociales. Aunque las unas y las otras tienen algunos elementos y fines en común, pero hay grandes diferencias en la actividad de unas y otras, pues las primeras tienen una actividad empresarial bajo reglas del mercado, mientras las segundas tienen principalmente una actividad social o de asistencia. Lo medios y formas de cumplir los propósitos de unas y otras son diferentes.

En últimas no es correcto hablar de ese concepto genérico del sector solidario o de organizaciones solidarias, o como lo llama en el nuevo estatuto tributario de entidades sin ánimo de lucro, donde terminábamos todos metidos en un mismo costal.

Empresas solidarias

En el sector de la economía solidaria, donde estamos las cooperativas, fondos de empleados y otros, debemos tener claro que son empresas, por lo tanto el objetivo principal es generar beneficios a los asociados, fortalecer la empresa, ser eficientes, competitivos y sostenibles en el tiempo.

El fin último es generar beneficios a los asociados que son los dueños y fortalecer la empresa para su sostenibilidad, por eso la rentabilidad es importante, y parte de la responsabilidad social con la comunidad tiene que estar a través de la generación de empleo, del pago de impuestos y de ofrecer productos y servicios de calidad, es decir que haya una eficiencia en el mercado.

Organizaciones asistencialistas

A mí me parece importante tener claro y separar las empresas de la economía solidaria de las organizaciones sociales, porque estas tienen actividades y medios distintos, a través del asistencialismo, del voluntariado, del trabajo social; su principal actividad no es la empresarial. ¡Ahí es donde creo que se ha cometido el error!

¿Es válido decir que las cooperativas se crearon para producir dinero y con eso atender las responsabilidades de sus principios y su filosofía?

¡Por supuesto que sí! no debe darnos miedo decir eso, porque el medio es una actividad empresarial, el fin es una actividad de beneficio para los asociados y para la comunidad, por lo tanto, siendo una empresa tiene que producir excedentes, utilidades, ser rentable para los asociados que son los dueños. Y en segundo lugar el compromiso con la comunidad se tiene que dar a través de generación de empleo, de pago de impuestos, de ser eficiente en el mercado y de producir productos y servicios de calidad de manera principal.

Ahí radica la esencia y es donde hemos terminado confundiendo, porque nos metieron en un mismo costal con el resto de organizaciones sociales, que  tienen unos fines en común, pero  el medio y la actividad para lograr esos objetivos es distinto.

Nos echamos al agua en el tobogán de las redes sociales. ¿Son la solución las RS para los negocios de las empresas o para la imagen o es una panacea?

Yo creo que estamos en medio de una revolución tecnológica, que llaman, pero también es el tema de una revolución cultural. La tecnología, las redes sociales, los celulares, la inteligencia artificial y todo eso que estamos viviendo de la revolución tecnológica está generando una revolución cultural; esa revolución cultural cambia los hábitos, las costumbres y el comportamiento de la gente, es una realidad de la que no podemos sustraernos.

 Los negocios se mueven cada vez más en medios tecnológicos y redes sociales, por lo tanto, es inevitable estar ahí porque corremos riesgos de quedarnos por fuera del mercado y perder competitividad.

Pero, será necesario que se regule y se establezcan controles, porque las redes sociales y la tecnología en general pueden tener un lado oscuro, prestarse para abusos y para violar la intimidad y la información de las personas, por lo tanto debemos actuar con moderación, respeto y ética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *